Es­ce­nas im­po­si­bles de la vi­da co­ti­dia­na

Con vi­bran­tes co­lo­res en goua­che, Ma­ría Lu­que crea poé­ti­cos mun­dos in­te­rio­res sin con­ta­mi­na­ción di­gi­tal. Los mues­tra en Mar Dul­ce.

Revista Ñ - - ARTE - LAURA CASANOVAS

Una ar­tis­ta que lee las imá­ge­nes de ma­ne­ra pla­na, que re­pre­sen­ta es­pa­cios in­te­rio­res y los su­mer­ge en el co­lor, que re­cu­rre a la his­to­ria del ar­te y a la vi­da co­ti­dia­na pa­ra dar for­ma a una obra. Es Ma­ría Lu­que (Ro­sa­rio, 1983), que ex­hi­be su pro­duc­ción más re­cien­te en la ga­le­ría Mar Dul­ce. Son 26 pin­tu­ras de pe­que­ño for­ma­to rea­li­za­das ha­ce me­ses, du­ran­te la re­si­den­cia pa­ra ar­tis­tas São João, al nor­te de Río de Ja­nei­ro. En ellas pre­do­mi­na el re­gis­tro ho­ri­zon­tal de la ima­gen, el es­pa­cio di­vi­di­do por una lí­nea que de­fi­ne un arri­ba y un aba­jo, los pla­nos re­ba­ti­dos has­ta vol­ver im­po­si­ble la es­ce­na, la abun­dan­cia de ob­je­tos, un po­ten­te cro­ma­tis­mo y una lí­nea tan sin­té­ti­ca co­mo de­fi­ni­da. Y el goua­che sus­ti­tu­yó con pa­sión a la acua­re­la y el acrí­li­co em­plea­dos en su obra pre­via.

To­das las re­pre­sen­ta­cio­nes re­mi­ten a in­te­rio­res con mue­bles, li­bros, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, cua­dros, al­gu­nos ani­ma­les, al­gu­na que otra fi­gu­ra hu­ma­na. “Veo los in­te­rio­res co­mo con­te­ne­do­res don­de pue­de pa­sar ca­si cual­quier co­sa. Me sien­to más am­pa­ra­da en ellos que en un ex­te­rior. Y me gus­ta mu­cho in­cor­po­rar los ob­je­tos que ten­go a mi al­re­de­dor”, di­ce Lu­que a Ñ. La re­si­den­cia te­nía lu­gar en una enor­me ca­sa con par­que. La ar­tis­ta cons­truía las imá­ge­nes mien­tras re­co­rría el lu­gar.

“Es­tas pe­que­ñas obras, más que un dia­rio de via­je, son in­ven­ta­rios de via­je”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta Da­niel Gar­cía en el tex­to in­tro­duc­to­rio a la mues­tra. Co­mo en to­do in­ven­ta­rio, en ca­da tra­ba­jo los ele­men­tos se dis­po­nen se­gún un or­den que per­mi­te in­di­vi­dua­li­zar­los en una com­po­si­ción cla­ra y por mo­men­tos sor­pren­den­te.

¿A qué res­pon­de el pre­do­mi­nio del for­ma­to pe­que­ño en la obra de Lu­que? La ar­tis­ta no tra­ba­ja en un ta­ller sino en ba­res y con un ta­ma­ño de pa­pel acor­de a las di­men­sio­nes de las me­sas. Aun­que en la re­si­den­cia te­nía es­pa­cio, se sien­te có­mo­da con las me­di­das re­du­ci­das al tras­la­dar los tra­ba­jos.

Le­jos de in­ter­net es el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción. Fren­te a las obras pen­sa­mos que to­do lo ale­ja­do es la vi­da mis­ma (por lo menos des­de cier­ta pers­pec­ti­va): li­bros de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas, mú­si­ca, ani­ma­les, plan­tas, los se­res hu­ma­nos en su con­tac­to fí­si­co.

El co­lor se vuel­ve un mo­ti­vo de gran dis­fru­te pa­ra la ar­tis­ta al co­men­zar a pin­tar. Tra­ba­ja mu­cho pa­ra com­po­ner una ví­vi­da pa­le­ta con pre­do­mi­nio de ama­ri­llo, ocre, ber­me­llón, ro­sa, ma­rrón, azul. “Un día co­pié unas es­tre­lli­tas que Giot­to ha­bía he­cho en el her­mo­so te­cho de la ca­pi­lla de Pa­dua (la Ca­pi­lla de los Scro­veg­ni) y des­pués de eso no pu­de pa­rar. El ges­to de di­bu­jar esa es­tre­lla es per­fec­to, es lin­do pa­ra la mano”. La ar­tis­ta se re­fie­re a su pin­tu­ra “Una chi­ca pa­só con una va­li­ja del ta­ma­ño de un si­llón de dos cuer­pos”, don­de tres cuar­tas par­tes de la su­per­fi­cie es un pi­so em­bal­do­sa­do en to­nos azu­les con es­tre­llas, que rinden ho­me­na­je al cie­lo pin­ta­do por el gran ar­tis­ta del pri­mer Re­na­ci­mien­to ita­liano. En el cen­tro de es­ta com­po­si­ción se ob­ser­va una me­sa en plano re­ba­ti­do con un ja­rrón, en­tre otros ob­je­tos tam­bién en pla­nos re­ba­ti­dos –to­da una mar­ca de la es­té­ti­ca de Lu­que–. “Me gus­ta cuan­do to­do es­tá me­dio ex­tra­ño. Esa me­sa no po­dría exis­tir, pe­ro cuan­do yo la es­toy di­bu­jan­do tie­ne to­do el sen­ti­do”, cuen­ta.

Tam­bién el cua­dro “El agua que no to­mo se con­vier­te en so­da” re­pre­sen­ta en una fran­ja un pi­so con las mis­mas es­tre­llas, pe­ro en un tono ocre, y sir­ve de apo­yo a una ca­ma don­de una pa­re­ja tie­ne un en­cuen­tro se­xual. La ima­gen se ex­tien­de en un for­ma­to apai­sa­do, que pre­do­mi­na en la obra de Lu­que por la in­fluen­cia de Cán­di­do Ló­pez, al­go más que una re­fe­ren­cia ar­tís­ti­ca. Teo­do­sio Lu­que, ta­ta­ra­bue­lo de la ar­tis­ta, in­te­gra­ba el mis­mo ba­ta­llón que Ló­pez en la Gue­rra del Pa­ra­guay y era es­tu­dian­te del úl­ti­mo año de me­di­ci­na. Pa­ra su ta­ta­ra­nie­ta Ma­ría, es muy po­si­ble que Teo­do­sio ha­ya si­do quien ope­ró al gran cro­nis­ta vi­sual de es­ta gue­rra. En su ca­sa fa­mi­liar hay un da­gue­rro­ti­po del ta­ta­ra­bue­lo y Ló­pez era el úni­co da­gue­rro­ti­pis­ta en la zo­na. Una his­to­ria fa­mi­liar de la cual na­ció la pri­me­ra y her­mo­sa no­ve­la grá­fi­ca de la ar­tis­ta, La mano del pin­tor.

La his­to­ria del ar­te y la bio­gra­fía de Lu­que se fil­tran y com­bi­nan una y otra vez de ma­ne­ra sor­pren­den­te en su pro­duc­ción. Co­mo un leit­mo­tiv ob­ser­va­mos en la ma­yor par­te de sus obras un re­tra­to fe­me­nino ins­pi­ra­do en el que Ma­tis­se hi­zo de su hi­ja Mar­ga­ri­ta. El pa­re­ci­do con Lu­que es evi­den­te, quien le va mo­di­fi­can­do el pei­na­do de acuer­do con el su­yo.

La ilus­tra­ción y los li­bros lle­ga­ron a su vi­da ha­ce po­cos años, cuan­do bus­ca­ba de qué vi­vir. Que­ría de­di­car­se só­lo a pin­tar. La ten­sión en­tre es­ta pa­sión y la sub­sis­ten­cia se re­sol­vió a fa­vor de la pri­me­ra. Su se­gun­da no­ve­la grá­fi­ca, Ca­sa Trans­pa­ren­te –se pre­sen­ta­rá el 28 de abril en la Fe­ria del Li­bro–, re­la­ta los días en que la ar­tis­ta se de­di­có a cui­dar ca­sas de ami­gos que via­ja­ban pa­ra no pa­gar un al­qui­ler y vi­vir con el me­nor di­ne­ro po­si­ble lue­go de de­jar su tra­ba­jo en una agen­cia de pu­bli­ci­dad. El li­bro ob­tu­vo el año pa­sa­do el Pre­mio No­ve­la Grá­fi­ca Ciu­da­des Ibe­roa­me­ri­ca­nas. El ju­ra­do des­ta­có la ca­li­dad en el di­bu­jo y en el re­la­to, el co­lo­ri­do de la obra y su jo­via­li­dad.

“So­ñé que sin que­rer ha­cía una fies­ta”, “Nues­tra ca­ma en el mu­seo”, “Di­ce Bas­quiat que ir ca­mi­nan­do a lu­ga­res es un lu­jo” son al­gu­nos de sus tí­tu­los en es­ta ex­po­si­ción que con­den­san el hu­mor, la in­te­li­gen­te sim­ple­za, la fan­ta­sía, la his­to­ria del ar­te y la vi­da co­ti­dia­na que Lu­que reúne en una obra mag­né­ti­ca.

Le­jos de In­ter­net. Tres de las pe­que­ñas obras en pa­pel que Ma­ría Lu­que pro­du­jo du­ran­te su re­cien­te re­si­den­cia en Brasil y aho­ra ex­po­ne en la ga­le­ría Mar Dul­ce: “Nues­tra ca­ma en el mu­seo” (iz­quier­da), “Le vin” (de­re­cha, arri­ba) y “Hui­le d’oli­ve”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.