MIJAÍL BULGÁKOV

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Quien ja­más se apre­su­ra siempre en­cuen­tra tiempo para to­do.

A ve­ces la me­jor for­ma de des­truir a un hom­bre es de­jar que él mis­mo es­co­ja su des­tino.

Siempre hay al­go ma­lo es­con­di­do en los hom­bres que hu­yen del vino, de las car­tas, de las mu­je­res her­mo­sas o de una bue­na con­ver­sa­ción. Esos hom­bres o es­tán gra­ve­men­te en­fer­mos, o tie­nen un odio se­cre­to a los que los ro­dean.

El mor­fi­nó­mano tie­ne una fe­li­ci­dad de la que na­die pue­de pri­var­lo: la ca­pa­ci­dad de pa­sar la vi­da en el más com­ple­to ais­la­mien­to. Ais­la­mien­to sig­ni­fi­ca pen­sa­mien­tos pro­fun­dos y ele­va­dos, con­tem­pla­ción, se­re­ni­dad, sa­bi­du­ría…

Si us­ted se preo­cu­pa por su di­ges­tión, es­cu­che mi con­se­jo: du­ran­te las co­mi­das nun­ca ha­ble de bol­che­vis­mo ni de me­di­ci­na. Y so­bre to­do, ja­más de los ja­ma­ses lea dia­rios so­vié­ti­cos an­tes de co­mer.

¡Nun­ca pi­da na­da a na­die! Nun­ca y, so­bre to­do, na­da a los que son más fuer­tes que us­ted. Ya se lo pro­pon­drán y se lo da­rán.

No hay hom­bres ma­los en la tie­rra, hay so­lo hom­bres des­gra­cia­dos.

Las per­so­nas in­te­li­gen­tes han ob­ser­va­do des­de ha­ce tiempo que la fe­li­ci­dad es co­mo la sa­lud: cuan­do la tie­nes, no la per­ci­bes. Pe­ro, cuan­do pa­san los años, có­mo re­cuer­das la fe­li­ci­dad, ¡oh, có­mo la re­cuer­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.