Lo bre­ve, si bueno

Ca­so úni­co en la li­te­ra­tu­ra, ad­mi­ra­do por Bor­ges, An­to­nio Por­chia es­cri­bió una obra frag­men­ta­ria que fue am­plian­do a lo lar­go de su vi­da.

Revista Ñ - - LIBROS - OS­VAL­DO AGUI­RRE

“Ja­más di­gan que es­cri­bo afo­ris­mos. Me sen­ti­ría hu­mi­lla­do”. La in­co­mo­di­dad de An­to­nio Por­chia an­te un gé­ne­ro aso­cia­do con los lu­ga­res co­mu­nes no re­sul­ta sor­pren­den­te. Pe­ro tam­po­co se re­co­no­ció en el su­rrea­lis­mo, don­de lo ubi­ca­ron al­gu­nos, ni en nin­gu­na de­fi­ni­ción en par­ti­cu­lar. Vo­ces, el tex­to úni­co que es­cri­bió a lo lar­go de su vi­da, es un li­bro ri­gu­ro­sa­men­te in­cla­si­fi­ca­ble, y tam­bién mis­te­rio­so en cuan­to a su con­cep­ción y a sus pro­ce­di­mien­tos.

Vo­ces reuni­das, la edi­ción co­rre­gi­da y au­men­ta­da que pre­pa­ra­ron Da­niel Gon­zá­lez Due­ñas y Ale­jan­dro To­le­do, pro­po­ne un am­plio con­jun­to de re­fe­ren­cias y de es­tu­dios para com­pren­der ese mis­te­rio, co­mo el pró­lo­go que Bor­ges es­cri­bió para la edi­ción fran­ce­sa de 1979, una ta­bla de va­rian­tes de los tex­tos y una pro­pues­ta de re­co­rri­do te­má­ti­co. Ade­más in­cor­po­ran 103 tex­tos de dis­tin­tas fuen­tes, no pu­bli­ca­dos en li­bro, y re­vi­san de ma­ne­ra ex­haus­ti­va las edi­cio­nes an­te­rio­res para sal­var erra­tas y cam­bios aje­nos a la de­ci­sión del au­tor.

La fas­ci­na­ción que pro­vo­can las Vo­ces des­de su pri­me­ra edi-

ción, en 1943, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la ex­tra­ña ca­pa­ci­dad de su­ges­tión de los tex­tos y el au­ra de ilu­mi­na­ción poé­ti­ca y mís­ti­ca que los ro­dea. La fi­gu­ra de Por­chia, con su mo­do de vi­da re­ti­ra­do y aus­te­ro, co­mo el pro­to­ti­po del sa­bio que re­nun­cia al mundo para ob­ser­var­lo me­jor y ac­ce­der a un co­no­ci­mien­to pleno, agre­gó otro fuer­te mo­ti­vo de in­te­rés. Sin em­bar­go, Por­chia tam­po­co se con­si­de­ró un maes- tro, y no so­lo por mo­des­tia. En­tre­vis­ta­do po­co an­tes de su muer­te por la re­vis­ta Con­fir­ma­do, no tu­vo na­da es­pe­cial para de­cir. Más que un con­jun­to de má­xi­mas, lo que trans­mi­tía era su per­ple­ji­dad y su in­cer­ti­dum­bre an­te lo real.

El des­cu­bri­mien­to fue obra de Ro­ger Cai­llois, quien res­ca­tó por ca­sua­li­dad un ejem­plar de Vo­ces de la pi­la de li­bros para co­men­tar en la re­vis­ta Sur e ini­ció su di­fu­sión. Na­die co­no­cía al au­tor, un obre­ro ma­nual que ha­bía es­ta­do li­ga­do a pu­bli­ca­cio­nes de iz­quier­da y que en lo su­ce­si­vo man­tu­vo esa po­si­ción ex­cén­tri­ca res­pec­to del am­bien­te li­te­ra­rio. Su obra, di­cen Gu­tié­rrez Due­ñas y To­le­do, cir­cu­ló co­mo un se­cre­to com­par­ti­do en­tre lec­to­res que se con­ver­tían en ini­cia­dos.

Los tex­tos de Por­chia, di­jo Bor­ges, “van mu­cho más allá del tex­to es­cri­to; no son un fi­nal sino un co­mien­zo. No buscan pro­du­cir un efec­to”. Más bien des­ba­ra­tan cual­quier ex­pec­ta­ti­va y son des­con­cer­tan­tes en tan­to no es­ta­ble­cen una con­clu­sión sino una pre­gun­ta, o en to­do ca­so una de­cla­ra­ción que es­ca­pa a la ló­gi­ca o se de­sen­tien­de de cual­quier ra­zo­na­mien­to (“La bon­dad no es vi­da”). Por­chia con­tra­di­ce con ple­na con­cien­cia las ideas co­rrien­tes so­bre el bien, el amor, la be­lle­za, des­de una mi­ra­da que se fi­ja con fre­cuen­cia en el do­lor. Si ha­ce una con­ce­sión al lu­gar co­mún es para cues­tio­nar­lo me­jor: “Com­pren­do que la men­ti­ra es en­ga­ño y la ver­dad no. Pe­ro a mí me han en­ga­ña­do las dos”.

Si bien no si­gue una fór­mu­la, cons­tru­ye mu­chas de las Vo­ces a par­tir de tér­mi­nos opues­tos –la eter­ni­dad y el ins­tan­te, la dis­tan­cia y la cer­ca­nía, el bien y el mal– y de su con­si­de­ra­ción pa­ra­dó­ji­ca. La bre­ve­dad es una mar­ca de su es­ti­lo, y la bús­que­da de ma­yor con­ci­sión fue un cri­te­rio de sus co­rrec­cio­nes. En una for­ma fre­cuen­te, es­cri­be con una cláu­su­la que es­ta­ble­ce cier­ta pre­mi­sa y otra que, en lu­gar del cie­rre pre­vi­si­ble, abre la re­fle­xión: “Ve­mos por al­go que nos ilu­mi­na; por al­go que no ve­mos”. En un jue­go de es­pe­jos, una par­te re­pi­te a la an­te­rior de mo­do di­fe­ren­te: “Lo que ne­ce­si­to ha­cer, ca­si siempre, no es lo que ne­ce­si­to”.

El ar­tis­ta vi­sual Lí­be­ro Ba­dii, uno de sus ami­gos, con­tó que Por­chia es­cri­bía po­co, pe­ro tra­ba­ja­ba con ex­tre­mo ri­gor ca­da frase, co­mo “un ar­tí­fi­ce del len­gua­je”. Su preo­cu­pa­ción al­can­za­ba tam­bién a la eu­fo­nía y el rit­mo de la voz, a tra­vés de las reite­ra­cio­nes de pa­la­bras y cláu­su­las. Ba­dii so­lo lo ha­bía vis­to eno­jar­se por las erra­tas de im­pren­ta, “por una co­ma equi­vo­ca­da”. La ex­haus­ti­va ta­bla de va­rian­tes que ofre­ce Vo­ces reuni­das do­cu­men­ta ese pro­ce­so de es­cri­tu­ra, que a me­nu­do con­sis­tía en un cam­bio mí­ni­mo, apa­ren­te­men­te im­per­cep­ti­ble pe­ro de­ci­si­vo en las po­si­bi­li­da­des de sig­ni­fi­ca­ción.

La fór­mu­la de su vi­gen­cia es­tá pre­ci­sa­men­te en la po­si­bi­li­dad de sen­ti­do que con­tie­nen sus tex­tos a tra­vés de lo en­tre­di­cho, lo su­ge­ri­do, la ne­ga­ción, el sus­pen­so don­de per­ma­ne­ce ca­da frase. Sin em­bar­go, nin­gu­na ex­pli­ca­ción po­dría si­len­ciar las Vo­ces ni de­te­ner su ele­men­to bá­si­co: “el mis­te­rio apa­ci­gua mis ojos, no los cie­ga”.

VO­CES REUNI­DAS An­to­nio Por­chia Gár­go­la 340 págs. $ 390

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.