Re­cuer­dos de las uto­pías y las tra­ge­dias,

Así lla­mó Hobs­bawm al con­jun­to de re­vuel­tas, pro­tes­tas y sue­ños de es­ta épo­ca. Al­gu­nos lo­gra­ron me­jo­ras po­lí­ti­cas y so­cia­les pe­ro otros fue­ron ani­qui­la­dos.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Héc­tor Pa­vón

Cuán­to du­ró el 68? Fue mu­cho más que do­ce me­ses, fue un es­pí­ri­tu de épo­ca com­bi­na­do en es­pa­cios di­sí­mi­les pe­ro con­flic­ti­va­men­te co­mu­nes. Fue el epi­cen­tro po­lí­ti­co y cul­tu­ral de una dé­ca­da fue­ra de to­do al­ma­na­que. Tu­vo re­vo­lu­ción, rock y ar­te. Sue­ños y tam­bién muer­te. Y en su oca­so aso­ma­ron nu­ba­rro­nes den­sos que ade­lan­ta­ban el peor es­ce­na­rio en Pra­ga, los paí­ses de la ex URSS, Asia, Áfri­ca y en la muy gol­pea­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

El 68, año cla­ve de la po­lí­ti­ca de la dé­ca­da del 60, en­cuen­tra raí­ces en va­rios he­chos his­tó­ri­cos re­par­ti­dos por el mundo. La Ar­gen­ti­na no fue la ex­cep­ción, por el con­tra­rio se con­vir­tió en es­ce­na­rio cla­ve. En el ca­so ar­gen­tino, 1958 mar­ca el fin de la eta­pa mi­li­tar au­to­de­no­mi­na­da Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra que con un gol­pe de Es­ta­do ha­bía de­rri­ba­do al go­bierno de Juan Pe­rón en 1955. Las elec­cio­nes traían una de­mo­cra­cia dé­bil con la au­sen­cia del pe­ro­nis­mo, pros­crip­to por el go­bierno mi­li­tar. La era fron­di­cis­ta inau­gu­ra­ba el pa­no­ra­ma de un país en ebu­lli­ción que re­cu­pe­ró los es­pa­cios prohi­bi­dos y las pa­la­bras cen­su­ra­das. Fal­ta­ba muy po­co para que la Re­vo­lu­ción Cubana se trans­for­ma­ra en el fa­ro que iba a ilu­mi­nar y a pro­vo­car un en­sue­ño per­ma­nen­te en ca­si to­da Amé­ri­ca La­ti­na en las ju­ven­tu­des po­lí­ti­cas y en las que bus­ca­ban su pa­raí­so per­di­do. La fa­mo­sa fo­to del Che que Kor­da le to­mó iba a ser mu­cho más que una ban­de­ra y una re­me­ra. A ese mo­men­to de én­fa­sis e ím­pe­tu in­ter­na­cio­nal Eric Hobs­bawm de­no­mi­nó “Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral” para re­fe­rir­se a có­mo la ju­ven­tud pro­ta­go­ni­zó en esa dé­ca­da lu­chas y cam­bios so­cia­les, po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les. Y en ese arco, el his­to­ria­dor in­clu­yó la Re­vo­lu­ción Cubana, el Ma­yo Fran­cés, la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga y el Cor­do­ba­zo, las lu­chas en Es­ta­dos Uni­dos, en­tre mu­chas otras por to­do el mundo.

En Es­ta­dos Uni­dos las pro­tes­tas contra la par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra de Viet­nam se mul­ti­pli­can con el co­rrer de los 60. El 22 de no­viem­bre de 1963 se pro­du­ce un he­cho que par­te en dos la his­to­ria de EE.UU. del si­go XX: el ase­si­na­to del pre­si­den­te John Fitz­ge­rald Ken­nedy en Da­llas. De ese mo­do, asu­mió el vi­ce­pre­si­den­te Lyn­don John­son y au­to­má­ti­ca­men­te au­men­tó la es­ca­la­da mi­li­tar en Viet­nam has­ta que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron de­rro­ta­das en 1973. Las pro­tes­tas pa­ci­fis­tas tu­vie­ron uno de sus ma­yo­res im­pac­tos du­ran­te la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta de 1968. El Mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les su­frió ese mis­mo año el ase­si­na­to de dos lí­de­res fun­da­men­ta­les: Mar­tin Lut­her King y Ro­bert Ken­nedy. Tres años an­tes ha­bía si­do acri­bi­lla­do el lí­der ne­gro Mal­colm X.

En el 1963 ar­gen­tino asu­me Ar­tu­ro Illia, quien cae­rá en otro gol­pe que lle­vó al mi­li­tar Juan Car­los On­ga­nía al po­der tres años des­pués. En Bue­nos Ai­res se en­sa­yan cruel­men­te ma­nio­bras re­pre­si­vas co­mo ocu­rrió con La No­che de los Bas­to­nes lar­gos en 1966 cuan­do la fla­man­te dic­ta­du­ra de On­ga­nía apa­leó do­cen­tes, es­tu­dian­tes e in­ves­ti­ga­do­res. A con­ti­nua­ción, mi­les de ellos emi­gra­ron y la ma­yo­ría nun­ca vol­vió ya al país. “Los lar­gos se­sen­ta fue­ron, así, bi­sa­gra del de­cur­so his­tó­ri­co; tras­to­ca­ron las cer­te­zas pro­pias de la mo­der­ni­dad; gol­pea­ron a la puer­ta del es­tan­ca­do dog­ma­tis­mo de los gran­des cor­pus doc­tri­na­rios –mar­xis­mo, psi­coa­ná­li­sis– que re­na­cie­ron con ím­pe­tu nue­vo”, es­cri­bió Alberto Giu­di­ce en el ca­tá­lo­go de la mues­tra Ar­te y po­lí­ti­ca en los 60 que se reali­zó en el Pa­lais de Gla­ce en el año 2002.

El clan Ken­nedy. Des­pe­di­da a JFK, ase­si­na­do en Da­llas el 22 de no­viem­bre de 1963. Bob Ken­nedy (der.) tam­bién fue ase­si­na­do el 6 de ju­nio de 1968.

Tla­te­lol­co. Ma­sa­cre de ca­si 300 jó­ve­nes en la ca­pi­tal me­xi­ca­na que pe­dían re­for­mas po­lí­ti­cas y so­cia­les. Se per­pe­tró el 2 de oc­tu­bre de 1968.

Cor­do­ba­zo. Una de las pro­tes­tas y re­vuel­tas más im­por­tan­tes de la his­to­ria ar­gen­ti­na en el cen­tro del país. Mo­vi­li­za­da por los sin­di­ca­tos tam­bién con­vo­có a es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y pro­vo­có la caí­da de On­ga­nía.

La Pri­ma­ve­ra de Pra­ga, con su pro­pues­ta de so­cia­lis­mo de ros­tro hu­mano, sue­le ser in­ter­pre­ta­do co­mo des­en­ca­de­nan­te o in­cen­ti­vo del mo­vi­mien­to del Ma­yo Fran­cés. Fue un pe­río­do de “li­be­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca” en Che­cos­lo­va­quia, du­ran­te la Gue­rra Fría, en­tre el 5 de enero y el 20 de agos­to de 1968, cuan­do el país fue in­va­di­do por la URSS y sus alia­dos del Pac­to de Var­so­via (sal­vo Ru­ma­nia y Al­ba­nia). La re­pre­sión so­vié­ti­ca fue un gol­pe muy du­ro para la opi­nión pro­gre­sis­ta oc­ci­den­tal. El ob­je­ti­vo del mo­vi­mien­to era re­for­mar los as­pec­tos to­ta­li­ta­rios y bu­ro­crá­ti­cos que el ré­gi­men so­vié­ti­co te­nía en Che­cos­lo­va­quia y avan­zar ha­cia una for­ma no to­ta­li­ta­ria de so­cia­lis­mo, le­ga­li­zan­do la exis­ten­cia de múl­ti­ples par­ti­dos po­lí­ti­cos y sin­di­ca­tos, pro­mo­vien­do la li­ber­tad de pren­sa, de ex­pre­sión, el de­re­cho a huel­ga, etc. En sín­te­sis, una vía de­mo­crá­ti­ca so­cia­lis­ta co­man­da­da por Ale­xan­der Dub­cek, lí­der del par­ti­do y del mo­vi­mien­to re­for­ma­dor que fue­ra rem­pla­za­do en abril de 1969, ex­pul­sa­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y con­fi­na­do co­mo guar­da­bos­que.

Un ejér­ci­to de 200.000 sol­da­dos y 2.300 tan­ques in­va­die­ron Che­cos­lo­va­quia y pu­sie­ron fin a es­ta Pri­ma­ve­ra. Ca­si no hu­bo crí­ti­cas des­de Oc­ci­den­te; es­cri­to­res de iz­quier­da, co­mo Ta­riq Ali, ar­gu­men­ta­ron que es­to se de­bía a que los es­ta­dos de Oc­ci­den­te veían en el “so­cia­lis­mo hu­mano y de­mo­crá­ti­co” de Che­cos­lo­va­quia una ter­ce­ra vía, es de­cir, “una ame­na­za más gran­de a los in­tere­ses ca­pi­ta­lis­tas en Oc­ci­den­te” de lo que lo era el co­mu­nis­mo so­vié­ti­co, para aquel en­ton­ces ya mun­dial­men­te des­acre­di­ta­do.

Por su par­te, Mé­xi­co se de­san­gra­ba en la ma­tan­za de la pla­za de Tla­te­lol­co que coin­ci­dió con el año en que se ce­le­bra­ron los Jue­gos Olím­pi­cos. Es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios jun­to con pro­fe­so­res, in­te­lec­tua­les, amas de ca­sa, obre­ros y pro­fe­sio­na­les en la Ciu­dad de Mé­xi­co y otros es­ta­dos co­mo Pue­bla sa­lie­ron a lu­char por la li­ber­tad de pre­sos po­lí­ti­cos y la re­duc­ción o eli­mi­na­ción del au­to­ri­ta­ris­mo. De fon­do, el mo­vi­mien­to bus­ca­ba un cam­bio de­mo­crá­ti­co en el país, ma­yo­res li­ber­ta­des po­lí­ti­cas y ci­vi­les, me­nor de­sigual­dad y la re­nun­cia del go­bierno del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) al que con­si­de­ra­ban au­to­ri­ta­rio.

El mo­vi­mien­to fue re­pri­mi­do en va­rios epi­so­dios, has­ta que el go­bierno per­pe­tró el 2 de oc­tu­bre de 1968 la “ma­tan­za en la Pla­za de las Tres Cul­tu­ras de Tla­te­lol­co” lo di­sol­vió en di­ciem­bre de ese año. La ac­ción mi­li­tar fue un ata­que con­jun­to de­no­mi­na­do Ope­ra­ción Galeana en la que par­ti­ci­pa­ron el gru­po pa­ra­mi­li­tar Ba­ta­llón Olim­pia y otras fuer­zas de se­gu­ri­dad. Aún se des­co­no­ce la ci­fra exac­ta de muer­tos y he­ri­dos. El go­bierno mexicano de en­ton­ces sos­tu­vo que só­lo hu­bo vein­te muer­tos du­ran­te la re­pre­sión. Tres años más tar­de, Ele­na Po­nia­tows­ka, en su li­bro La no­che de Tla­te­lol­co, pu­bli­có la en­tre­vis­ta de una ma­dre que bus­có en­tre los ca­dá­ve­res a su hi­jo y re­ve­ló que por lo me­nos ha­bía con­ta­do 65 muer­tos en un so­lo lu­gar. El pe­rio­dis­ta in­glés John Rod­da en­tre­vis­tó a so­bre­vi­vien­tes y tes­ti­gos en los hos­pi­ta­les y cal­cu­ló que los muer­tos ha­bían si­do 325. Años más tar­de, en una se­gun­da in­ves­ti­ga­ción, el nú­me­ro se es­ta­ble­ce­ría en 250.

En la Ar­gen­ti­na el 68 se ex­ten­dió un año más –por lo me­nos– y pre­ci­sa­men­te el 29 de ma­yo de 1969 es­ta­lló una de las ma­yo­res pro­tes­tas de ori­gen obre­ro es­tu­dian­til en Cór­do­ba y por eso se la co­no­ce co­mo Cor­do­ba­zo. Fue li­de­ra­da por El­pi­dio To­rres y Ati­lio López, se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de los sin­di­ca­tos SMATA (me­cá­ni­cos) y Unión Tran­via­rios Au­to­mo­tor, per­te­ne­cien­tes a la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo (CGT), y Agus­tín Tos­co del sin­di­ca­to de Luz y Fuer­za de la CGT de los Ar­gen­ti­nos. El Cor­do­ba­zo for­mó par­te de una se­rie de pue­bla­das ocu­rri­das en­tre 1969 y 1972 contra la dic­ta­du­ra. Es­tas re­vuel­tas de 1969 y co­mien­zos de 1970 de­bi­li­ta­ron al go­bierno mi­li­tar y fue­ron un fac­tor fun­da­men­tal (es­pe­cial­men­te la ocu­rri­da en Cór­do­ba) que lle­va­ron al gol­pe den­tro de las fuer­zas ar­ma­das que ter­mi­na­ron sa­can­do del po­der a On­ga­nía en ju­nio de 1970. Así se abrió una puer­ta elec­to­ral que ter­mi­nó con­cre­tán­do­se con las elec­cio­nes de 1973 en las que triun­fó Héc­tor Cám­po­ra. En el Cor­do­ba­zo hu­bo cua­tro muer­tos a ma­nos de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y 104 per­so­nas fue­ron juz­ga­das por la jus­ti­cia mi­li­tar. El mo­vi­mien­to se pro­pa­gó a Rosario (Ro­sa­ria­zo) y Men­do­za (Men­do­za­zo) y dos años des­pués se pro­du­jo otra pro­tes­ta bau­ti­za­da co­mo el Vi­bo­ra­zo.

La es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Joan Di­dion es­cri­bió en el li­bro El ál­bum blan­co que “en un sen­ti­do los se­sen­ta ter­mi­na­ron abrup­ta­men­te el 9 de agos­to de 1969; ter­mi­na­ron en el mo­men­to exac­to en que la no­ti­cia de los ase­si­na­tos en Cie­lo Dri­ve via­jó co­mo un fue­go arra­sa­dor por la co­mu­ni­dad”. Se re­fe­ría a los crí­me­nes del Clan Man­son. En otros es­ce­na­rios del mundo tam­bién se per­ci­bía el fin de una épo­ca. Los sue­ños em­pe­za­ban a ter­mi­nar­se. Al­gu­nos se vol­vie­ron pe­sa­di­llas.

JO­SEF KOUDELKA/ MAGNUM

Pra­ga. Un ejér­ci­to de 200.000 sol­da­dos y 2.300 tan­ques de los paí­ses del Pac­to de Var­so­via in­va­die­ron Che­cos­lo­va­quia y pu­sie­ron fin a es­ta pri­ma­ve­ra de “li­be­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca” .

AR­CHI­VO LA RA­ZÓN

EFE

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.