Ma­yo del 68, ¿el fin de la uto­pía re­vo­lu­cio­na­ria?,

La re­vuel­ta pa­ri­si­na ha si­do re­leí­da du­ran­te 50 años y en al­gu­nos ca­sos se nie­ga su in­ten­ción de cam­bio ra­di­cal. Sin em­bar­go, es un ca­pí­tu­lo cla­ve en la his­to­ria de la in­sur­gen­cia mun­dial.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Lu­cía Ál­va­rez

Con ca­da aniver­sa­rio, la pre­gun­ta se re­pi­te: ¿cuál es el le­ga­do de Ma­yo del 68?, o in­clu­so más uti­li­ta­ris­ta, ¿qué de­jó? ¿Qué nos que­da de él? Aun­que es una in­te­rro­ga­ción que le ca­be a cual­quier acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co re­sul­ta es­pe­cial­men­te sen­si­ble en es­te ca­so por­que los efec­tos no son ob­vios ni evi­den­tes. A di­fe­ren­cia de otras re­vo­lu­cio­nes en el si­glo XX, Ma­yo del 68 no mo­di­fi­có un or­de­na­mien­to glo­bal, ni plan­teó una ma­ne­ra no­ve­do­sa de or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do, la po­lí­ti­ca o la eco­no­mía. Ni si­quie­ra cam­bió en for­ma in­me­dia­ta las re­la­cio­nes de fuer­za de su país.

De un mo­do apre­su­ra­do, uno es­ta­ría ten­ta­do de ad­ju­di­car­le el fin del go­bierno de Char­les de Gau­lle, en abril de 1969, pe­ro lo cier­to es que ya en ju­nio del 68 esa co­mu­na que con­mo­vió y pa­ra­li­zó a Fran­cia em­pe­zó a de­caer len­ta­men­te y sin nin­gún tin­te trá­gi­co, sin ho­rror, ca­si sin muer­tes. Lo que ex­pli­ca por qué sus más fer­vien­tes ad­ver­sa­rios le nie­gan aún hoy cual­quier re­le­van­cia his­tó­ri­ca. “¿Aca­so pa­só al­go en Ma­yo del 68?”, pre­gun­ta­ba iró­ni­co en una de las re­cien­tes con­me­mo­ra­cio­nes Mi­chel Houe­lle­becq.

Quie­nes in­ten­tan reivin­di­car­lo su­po­nen que Ma­yo del 68 de­jó un le­ga­do de otro or­den, que an­ti­ci­pó o per­mi­tió un con­jun­to de trans­for­ma­cio­nes en las re­la­cio­nes so­cia­les o, me­jor aún, que mo­di­fi­có sus­tan­cial­men­te el víncu­lo en­tre po­lí­ti­ca, so­cie­dad y cul­tu­ra. Ma­yo del 68 apa­re­ce co­mo una fuer­za de­mo­cra­ti­za­do­ra y an­ti­au­to­ri­ta­ria, la inau­gu­ra­ción de una ra­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca que re­cha­za cam­biar el mundo a tra­vés de la to­ma del po­der por­que im­pug­na al po­der en sí mis­mo, así co­mo la vi­da gris y opa­ca que ofre­ce el ca­pi­ta­lis­mo, aun en su ver­sión Es­ta­do de Bie­nes­tar.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Ma­yo del 68 se pre­sen­ta co­mo una nue­va hi­pó­te­sis de mi­li­tan­cia, el sur­gi­mien­to de mo­vi­mien­tos so­cia­les, la re­no­va­ción de un pen­sa­mien­to de iz­quier­da en el que el su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio no es uno (un pro­le­ta­ria­do de fá­bri­ca, asa­la­ria­do, ur­bano, mas­cu­lino y adul­to) ni pre­exis­te a la Re­vo­lu­ción. Tam­bién de él se re­cu­pe­ra la em­bria­guez pro­pia de to­da re­vuel­ta, el de­seo de una for­ma de vi­da en la que ha­ya lu­gar para la es­pon­ta­nei­dad, la crea­ción, la pa­sión, lo in­de­ter­mi­na­do.

Pe­ro qui­zá el le­ga­do más evi­den­te y con­cre­to que ha­ya de­ja­do Ma­yo del 68 sean los tex­tos, cien­tos de li­bros, no­tas, en­tre­vis­tas, pro­duc­cio­nes, en­sa­yos fo­to­grá­fi­cos interpretando al acon­te­ci­mien­to. El his­to­ria­dor mar­xis­ta Eric Hobs- bawm re­gis­tra que para di­ciem­bre de 1968 ya se ha­bían pu­bli­ca­do en Fran­cia cin­cuen­ta es­cri­tos so­bre los su­ce­sos, ra­zón por la cual en ese ve­rano los se­sen­ta­yo­chis­tas re­par­tían un vo­lan­te que de­nun­cia­ba: “quie­ren desechar una su­ble­va­ción tan in­quie­tan­te, aplas­tán­do­la ba­jo una pi­la de li­bros”.

Esa pro­li­fe­ra­ción que Ma­yo del 68 des­per­tó ca­si in­me­dia­ta­men­te nun­ca se de­tu­vo. En es­tos cin­cuen­ta años, se in­ten­tó una y otra vez dar­le un nom­bre y ce­rrar su sen­ti­do: in­su­rrec­ción, es­ta­lli­do, re­vo­lu­ción cul­tu­ral, fra­ca­so po­lí­ti­co. Ca­da in­ten­to de clau­su­ra, sin em­bar­go, fue exi­to­so par­cial­men­te. An­tes que ter­mi­nar

con él, la dispu­ta in­ter­pre­ta­ti­va lo man­tu­vo co­mo un su­ce­so vi­vo y vi­tal, una pie­za de con­tro­ver­sia, un te­ma de re­fle­xión, un ob­je­to de con­su­mo cul­tu­ral.

Por eso, Ma­yo del 68 to­da­vía pue­de re­sul­tar in­tere­san­te, por­que ade­más del Ma­yo-acon­te­ci­mien­to, ese su­ce­so ines­pe­ra­do e irre­pe­ti­ble de la his­to­ria de los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res, es­tá el Ma­yo-in­ter­pre­ta­ción, un te­ji­do de lec­tu­ras que des­de dis­tin­tas tra­di­cio­nes po­lí­ti­co-in­te­lec­tua­les, lo con­de­na­ron, lo glo­ri­fi­ca­ron y tam­bién lo con­ser­va­ron co­mo una in­cóg­ni­ta.

No to­das esas mi­ra­das, sin em­bar­go, tu­vie­ron el mis­mo pe­so a lo lar­go de es­tos cin­cuen­ta años. La his­to­ria de la his­to­ria de Ma­yo del 68 mues­tra que des­de ha­ce un tiempo do­mi­na una mi­ra­da más bien ca­ri­ca­tu­ri­za­da de él, una que lo re­du­ce a un con­flic­to ge­ne­ra­cio­nal, ju­ve­nil, ca­si hor­mo­nal, a un con­jun­to de con­sig­nas que to­dos re­co­no­ce­mos y que hoy sue­nan más pu­bli­ci­ta­rias que poé­ti­cas. Y no es ca­sual que esa lec­tu­ra ten­ga sus orí­ge­nes en el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la re­vuel­ta fran­ce­sa, mo­men­to que coin­ci­de con la de­cli­na­ción de la iz­quier­da y los prin­ci­pa­les teó­ri­cos del mar­xis­mo en Eu­ro­pa, así co­mo con la de­silu­sión ge­ne­ra­da por el de­ve­nir de las ex­pe­rien­cias co­mu­nis­tas.

Has­ta fi­na­les de los se­ten­ta, Ma­yo del 68 se ins­cri­bía en un cua­dro in­ter­pre­ta­ti­vo mar­xis­ta-li­ber­ta­rio, es de­cir, aun quie­nes, co­mo el fi­ló­so­fo con­ser­va­dor Ray­mond Aron veían en él un psi­co­dra­ma, o co­mo Cor­ne­lius Cas­to­ria­dis, una re­vo­lu­ción fa­lli­da, pen­sa­ban el su­ce­so en re­la­ción con el eje re­vo­lu­cio­na­rio: cuán­to se ale­ja­ba o no de los pro­gra­mas clá­si­cos de la iz­quier­da de los se­sen­ta. De mo­do si­mi­lar, le­ni­nis­tas, maoís­tas y trots­kis­tas veían en Ma­yo una re­vo­lu­ción trai­cio­na­da; de­nun­cia­ban al Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés y la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo de ha­ber des­apro­ve­cha­do un mo­vi­mien­to de ma­sas sin pre­ce­den­tes, ge­ne­ra­do en el cen­tro de Eu­ro­pa.

Mu­chos de los de­ba­tes in­te­lec­tua­les de esos pri­me­ros años tam­bién gi­ra­ron en torno al eje re­vo­lu­cio­na­rio: al pro­ble­ma de la in­te­gra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la so­cie­dad de con­su­mo; la crí­ti­ca a la alie­na­ción y la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo; la adop­ción de for­mas au­to­ges­tio­na­rias;

“Un pen­sa­mien­to que se es­tan­ca es un pen­sa­mien­to que se pu­dre”. Sor­bo­na “Abra­mos las puer­tas de los ma­ni­co­mios, de las pri­sio­nes y otras fa­cul­ta­des”. Ca­sa de la Mú­si­ca, Nan­te­rre “Aba­jo la ob­je­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria de los gru­púscu­los. La in­te­li­gen­cia es­tá del la­do de la bur­gue­sía. La crea­ti­vi­dad es­tá del la­do de las ma­sas. No vo­ten más”. Hall Ri­che­lieu, Sor­bo­na “Que­re­mos: las es­truc­tu­ras al ser­vi­cio del hom­bre y no al hom­bre al ser­vi­cio de las es­truc­tu­ras. Que­re­mos te­ner el pla­cer de vi­vir y no la des­gra­cia de vi­vir”. Tea­tro Odeón

el re­cha­zo a la to­ma del po­der; el lu­gar de la es­pon­ta­nei­dad.

Sin em­bar­go, en el pri­mer aniver­sa­rio un im­pul­so re­vi­sio­nis­ta mo­di­fi­có ca­si ra­di­cal­men­te el sen­ti­do del acon­te­ci­mien­to, y así ga­nó te­rreno un mar­co in­ter­pre­ta­ti­vo ela­bo­ra­do des­de el pen­sa­mien­to li­be­ral. El hi­to que inau­gu­ró una nue­va mi­ra­da so­bre Ma­yo fue la pu­bli­ca­ción de Ma­yo del 68, una con­tra­rre­vo­lu­ción exi­to­sa del fi­ló­so­fo fran­cés Ré­gis De­bray. Quien fue­ra ase­sor del ex pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Mit­te­rrand, pro­pu­so en­ton­ces leer ese su­ce­so co­mo el cli­va­je que ha­bi­li­tó el trán­si­to en­tre una Fran­cia an­qui­lo­sa­da en sus vie­jas tra­di­cio­nes (y por ello, an­ti­eco­nó­mi­ca) y una Fran­cia mo­der­na y pro­duc­ti­vis­ta. Para De­bray, Ma­yo del 68 ha­bía co­la­bo­ra­do tan­to con la eli­mi­na­ción de la fi­gu­ra del pro­le­ta­ria­do co­mo con la mer­can­ti­li­za­ción del in­di­vi­duo, y por eso, ha­bía si­do el alia­do pre­ci­so que el ca­pi­tal ne­ce­si­ta­ba para avan­zar ha­cia el mo­de­lo neo­li­be­ral. Si la re­pú­bli­ca bur­gue­sa fes­te­ja su na­ci­mien­to en la to­ma de la Bas­ti­lla –di­jo en­ton­ces– fes­te­ja­rá su re­na­ci­mien­to en la to­ma de la pa­la­bra de 1968.

En la dé­ca­da si­guien­te, en los ochen­ta, ese gi­ro in­ter­pre­ta­ti­vo se vol­vió aún más ra­di­cal y el in­di­vi­dua­lis­mo se con­vir­tió en uno de los con­cep­tos cla­ve que or­de­na­ron el sen­ti­do de Ma­yo del 68. No con­ten­tos con pro­cla­mar la idea de que fue fun­cio­nal al desa­rro­llo de una bur­gue­sía mo­der­na y li­be­ral, un gru­po de in­te­lec­tua­les pro­mo­vió la idea de que esa so­cie­dad de con­su­mo y pos­mo­der­na era, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la rea­li­za­ción en los he­chos de los de­seos más pro­fun­dos de Ma­yo del 68. Se so­bren­ten­día de ello que Ma­yo del 68 no ha­bía si­do una re­vo­lu­ción en la re­vo­lu­ción, co­mo pro­cla­ma­ban los jó­ve­nes fran­ce­ses, sino el fin de to­da uto­pía re­vo­lu­cio­na­ria.

Qui­zá por es­can­da­lo­sa, o por ex­ce­si­va­men­te acor­de a su tiempo, esa mi­ra­da de Ma­yo del 68 fue con­vir­tién­do­se en he­ge­mó­ni­ca y ter­mi­nó por con­so­li­dar­se en otro aniver­sa­rio, en el año 2008, du­ran­te un ac­to pro­se­li­tis­ta en Bercy del en­ton­ces can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Fran­cia, Ni­co­lás Sar­kozy. En su dis­cur­so, Sar­kozy acu­só a Ma­yo del 68 de ser el res­pon­sa­ble de ca­si to­dos los ma­les de la so­cie­dad fran­ce­sa con­tem­po­rá­nea: el cul­to al di­ne­ro, el pro­ve­cho a cor­to pla­zo, la es­pe­cu­la­ción, el re­la­ti­vis­mo mo­ral e in­te­lec­tual, el fin de la au­to­ri­dad, el odio a la fa­mi­lia, a la so­cie­dad y al Es­ta­do. “Mí­ren­la, es­cú­chen­la, es­ta iz­quier­da que des­de Ma­yo del 68 de­jó de ha­blar­le a los tra­ba­ja­do­res, de sen­tir­se preo­cu­pa­da por la suer­te de los tra­ba­ja­do­res, de amar a los tra­ba­ja­do­res,

por­que re­cha­za el va­lor del tra­ba­jo”, se­ña­ló. Así, se ter­mi­na­ba de se­llar aque­lla mi­ra­da del Ma­yo pa­ri­sino y ju­ve­nil, el de las ba­rri­ca­das-ado­qui­nes-slo­gans, que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la po­lí­ti­ca ins­ti­tui­da y el sa­ber in­te­lec­tual (to­do aque­llo que Ma­yo del 68 ata­có) fue­ron mo­de­lan­do du­ran­te años jun­to a las me­mo­rias de mu­chos de sus pro­ta­go­nis­tas, con­ver­ti­dos por esos años en in­te­gran­tes de dis­tin­tos es­pa­cios de po­der.

Qui­zá la evi­den­cia más gran­de del éxi­to de esa ope­ra­ción sea que hoy ca­si na­die aso­cie a Ma­yo del 68 con la gi­gan­tes­ca huel­ga obre­ra que des­per­tó. Nue­ve mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, ca­si to­da la fuer­za la­bo­ral de Fran­cia de esos años, en huel­ga: pa­ro de trans­por­te, de ban­cos, de re­co­lec­ción de ba­su­ra, de co­rreos, de te­le­vi­sión, des­abas­te­ci­mien­to. Una in­te­rrup­ción to­tal de la vi­da tal co­mo los fran­ce­ses, y no so­la­men­te los pa­ri­si­nos, la co­no­cían.

Y si esa ca­ri­ca­tu­ra fue po­si­ble se de­be, prin­ci­pal­men­te, a la pro­pia car­ga de am­bi­güe­dad del acon­te­ci­mien­to, a su im­pu­re­za. Por­que Ma­yo del 68 fue mu­chas co­sas con­tra­dic­to­rias a la vez: de­seo de re­vo­lu­ción y crí­ti­ca de la re­vo­lu­ción; cues­tio­na­mien­to a una so­cie­dad de con­su­mo y de­man­da de in­te­gra­ción a ella; un mo­vi­mien­to de ma­sas que re­cha­za­ba la fi­gu- ra del po­der tan­to co­mo lo si­tua­ba en el cen­tro de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca. Fue ade­más una re­vuel­ta es­tu­dian­til, con re­cla­mos y agen­das es­pe­cí­fi­cas, que ne­gó al es­tu­dian­te co­mo su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio y se so­ñó (y pro­yec­tó) co­mo re­vuel­ta obre­ra. Y fue una huel­ga obre­ra he­cha por tra­ba­ja­do­res que, an­tes que pro­vo­car una cri­sis re­vo­lu­cio­na­ria, desea­ban una in­te­gra­ción ple­na a la so­cie­dad de bie­nes­tar.

Di­fí­cil pre­de­cir qué se ha­rá de él en es­te cin­cuen­ta aniver­sa­rio, si al­go de su crí­ti­ca ra­di­cal po­drá evi­tar la coa­gu­la­ción de es­tos años. Si Ma­yo del 68 po­drá ser al­go más que una an­ti­ci­pa­ción de es­te pre­sen­te en el que, co­mo di­ce Sla­voj Žižek, po­de­mos reír­nos del fin de la his­to­ria, mien­tras so­mos to­dos fu­ku­ya­maís­tas, por­que hoy la ma­yo­ría de no­so­tros cree que la me­jor so­cie­dad po­si­ble es una so­lo un po­co me­nos in­jus­ta y de­sigual que es­ta. Co­no­ce­mos el es­ce­na­rio en Eu­ro­pa: li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, con­ser­va­du­ris­mo cul­tu­ral, desáni­mo, una rup­tu­ra ca­da vez ma­yor del prin­ci­pio de igual­dad. Un tiempo es­qui­vo para que Ma­yo del 68 pue­da re­no­var sus es­pe­ran­zas.

AP

Re­duc­cio­nis­mos. Des­de ha­ce un tiempo do­mi­na una mi­ra­da más bien ca­ri­ca­tu­ri­za­da que lo re­du­ce a un con­flic­to ge­ne­ra­cio­nal, ju­ve­nil, ca­si hor­mo­nal; a un con­jun­to de con­sig­nas que to­dos re­co­no­ce­mos y que hoy sue­nan más pu­bli­ci­ta­rias que poé­ti­cas.

AFP

El ba­rrio la­tino de Pa­rís ama­ne­ció el 11 de ma­yo con un pai­sa­je de au­tos, al­gu­nos ro­tos, en po­ses no con­ven­cio­na­les: re­sul­ta­do de los dis­tur­bios de la no­che an­te­rior.

Nan­te­rre. El mo­vi­mien­to na­ció en la uni­ver­si­dad que que­da a po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro pa­ri­sino; hoy lla­ma­da Pa­rís 10.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.