El fal­so bie­nes­tar de la pos­gue­rra ita­lia­na,

Se ha­bla­ba de un boom eco­nó­mi­co que no se sen­tía, y eso cau­só dos años de re­vuel­tas, uno pro­ta­go­ni­za­do por es­tu­dian­tes, otro por tra­ba­ja­do­res.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Ma­ri­na Ar­tu­sa

El 68, para no­so­tros, nun­ca exis­tió. No creas que te es­toy to­man­do el pe­lo”, le di­ce a su hi­jo de 14 años en una car­ta que se trans­for­mó en li­bro – Car­ta a mi hi­jo so­bre el Se­sen­ta y ocho– Ma­rio Ca­pan­na, el Da­niel Cohn-Ben­dit ita­liano que li­de­ró, co­mo es­tu­dian­te de fi­lo­so­fía, las re­vuel­tas en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Mi­lán. “Con es­ta pa­ra­do­ja in­ten­to afir­mar que, en lo que res­pec­ta a Ita­lia, se de­be ha­blar de dos años de gran­des lu­chas y trans­for­ma­cio­nes: 1968 co­mo el año prin­ci­pal­men­te (pe­ro no ex­clu­si­va­men­te) de los jó­ve­nes, de los es­tu­dian­tes, y 1969 co­mo el año prin­ci­pal­men­te (pe­ro no ex­clu­si­va­men­te) de los obre­ros y de los tra­ba­ja­do­res”.

En Ita­lia, el Vie­ta­to vie­ta­re (Prohi­bi­do prohi­bir), ver­sión ver­ná­cu­la del Il est in­ter­dit d’in­ter­di­re! –gri­to de ba­ta­lla del ma­yo fran­cés– tu­vo ma­ti­ces pro­pios. El re­cla­mo des­bo­ca­do de los es­tu­dian­tes que ha­cía fo­co en la re­vi­sión de los pro­gra­mas de es­tu­dio mi­nis­te­ria­les, la ne­ce­si­dad de nue­vos mé­to­dos di­dác­ti­cos y el de­re­cho a ex­ten­der el ac­ce­so al es­tu­dio a las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das desem­bo­có en la ocu­pa­ción de la pri­me­ra uni­ver­si­dad to­ma­da, la de Tren­to, en 1967. Si­guie­ron la Ca­tó­li­ca de Mi­lán y la de Le­tras de Turín. Por pri­me­ra vez, los es­tu­dian­tes to­ma­ban con­cien­cia y sen­ti­do de per­te­nen­cia a un mo­vi­mien­to que se des­pe­re­za­ba y des­per­ta­ba en los prin­ci­pa­les paí­ses in­dus­tria­li­za­dos de Oc­ci­den­te. “El 68 en Ita­lia co­men­zó un año an­tes y ter­mi­nó un año des­pués”, sue­le iro­ni­zar Ca­pan­na.

En Ro­ma, las to­mas, los des­alo­jos y las ocu­pa­cio­nes de las fa­cul­ta­des de Le­tras y de Ar­qui­tec­tu­ra se trans­for­ma­ron en una co­ti­dia­nei­dad con vai­vén de ma­rea.

La fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, fue­ra de la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria y ve­ci­na a Villa Borg­he­se, en una zo­na par­qui­za­da lla­ma­da Va­lle Giu­lia, fue es­ce­na­rio de una mar­cha de uni­ver­si­ta­rios que lle­gó des­de el cen­tro de Ro­ma en apo­yo a los ocu­pan­tes y ter­mi­nó en un en­fren­ta­mien­to en­tre es­tu­dian­tes y po­li­cías.

Tal vez per­dien­do lu­ci­dez so­bre la dis­tin­ción en­tre poé­ti­ca y po­lí­ti­ca, Pier Pao­lo Pa­so­li­ni le de­di­có unos cues­tio­na­dos ver­sos al epi­so­dio que aún hoy Ita­lia re­cuer­da co­mo “la ba­ta­lla de Va­lle Giu­lia”:

“Te­néis ca­ra de hi­jos de pa­pá./Bue­na ra­za no mien­te./ Te­néis el mis­mo mal ojo./ Sois te­me­ro­sos, in­cier­tos, de­ses­pe­ra­dos/ (bue­ní­si­mo) pe­ro sa­béis tam­bién có­mo/ ser/ pre­po­ten­tes, ex­tor­sio­na­do­res y se­gu­ros:/ pre­rro­ga­ti­vas de pe­que­ños bur­gue­ses, ami­gos./ Cuan­do ayer en Va­lle Giu­lia les die­ron/ gol­pes/ a los po­li­cías,/ yo sim­pa­ti­za­ba con los po­li­cías!/ Por­que los po­li­cías son hi­jos de po­bres”.

Los ver­sos, que Pa­so­li­ni in­ten­tó lue­go aguar de iro­nía, le va­lie­ron me­ses más tar­de una llu­via, li­te­ral, de re­pu­dio que los es­tu­dian­tes es­cu­pie­ron so­bre él du­ran­te un en­cuen­tro en la Uni­ver­si­dad de Ve­ne­cia.

Pá­gi­nas de Marx, Ro­sa de Lu­xem­bur­go y Le­nin guia­ban la ho­ja de ru­ta de la ocu­pa­ción de La Sa­pien­za de Pi­sa. Sus es­tu­dian­tes to­ma­ban su pro­pia fá­bri­ca de ideas para pe­dir re­for­mas e in­clu­sión.

Un po­co an­tes se ha­bía pu­bli­ca­do en La zan­za­ra (El mos­qui­to), el dia­rio es­tu­dian­til del Li­ceo Pa­ri­ni mi­la­nés, la in­ves­ti­ga­ción “La po­si­ción de la mu­jer en la so­cie­dad ita­lia­na” que se per­mi­tía, con sol­tu­ra y sin pu­dor, al­gu­nos jui­cios so­bre la edu­ca­ción se­xual y las re­la­cio­nes pre­ma­tri­mo­nia­les. El es­cán­da­lo de­ri­vó en un jui­cio contra los au­to­res del ar­tícu­lo, el di­rec­tor del dia­rio es­tu­dian­til y el del ins­ti­tu­to, acu­sa­dos de obs­ce­ni­dad. Al fi­nal fue­ron ab­suel­tos. Ita­lia vi­vía re­vuel­ta y so­bre­sal­ta­da. Los re­cla­mos que los es­tu­dian­tes pre­go­na­ban a gri­tos por las ca­lles die­ron en­vión a la cla­se obre­ra que de aquel boom eco­nó­mi­co del que to­do el mundo ha­bla­ba no ha­bía vis­to un ges­to sim­bó­li­co. Ni un cen­ta­vo. Así, los tra­ba­ja­do­res sa­lie­ron a con­quis­tar sus de­re­chos: pe­dían la re­no­va­ción de los con­tra­tos de tra­ba­jo, au­men­to de sa­la­rios, dis­mi­nu­ción de los tur­nos y ju­bi­la­cio­nes.

En Turín, los ope­ra­rios de la Fiat, la fá­bri­ca em­ble­má­ti­ca del bie­nes­tar de la post­gue­rra, de­cre­ta­ron tres me­ses de huel­ga. Hu­bo sus­pen­sión de sa­la­rios y la tér­mi­ca en la ciu­dad ar­dió has­ta que la fá­bri­ca ce­dió y co­mu­ni­có que es­ta­ba dis­pues­ta a acep­tar ca­si to­das las con­di­cio­nes con las que pre­sio­na­ban los sin­di­ca­tos. El mo­vi­mien­to obre­ro ob­te­nía, con ple­na lu­ci­dez y con­cien­cia, dig­ni­dad y po­der.

“La re­vo­lu­ción de 1968 no tie­ne pre­ce­den­tes por­que no te­nía co­mo ob­je­ti­vo la to­ma del po­der, se­gún los cá­no­nes de una re­vo­lu­ción clá­si­ca, pe­ro sí la ra­di­cal pues­ta en dis­cu­sión de los pre­su­pues­tos so­bre los que el po­der, en cual­quie­ra de sus for­mas, ha si­do cons­trui­do his­tó­ri­ca­men­te”, re­fle­xio­na Ca­pan­na, que lue­go fue par­la­men­ta­rio eu­ro­peo en los 80 y dipu­tado na­cio­nal en­tre 1983 y 1992.

En la mar­cha de uni­ver­si­ta­rios de Ro­ma a Va­lle Giu­lia hu­bo en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía. Pier Pao­lo Pa­so­li­ni pu­bli­có un cri­ti­ca­do poe­ma a par­tir de eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.