Qué nos de­jó la re­vuel­ta di­vi­na,

Gus­ta­vo Sie­rra re­cons­tru­ye el mundo del 68 y eva­lúa esos años que mar­ca­ron la his­to­ria del si­glo XX.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Isi­do­ro Gil­bert

Se cum­ple me­dio si­glo del Ma­yo Fran­cés, esa re­be­lión contra una uni­ver­si­dad y una so­cie­dad an­qui­lo­sa­da que pre­ten­dió trans­for­mar en ideal. Si bien no pu­do ha­cer­lo, la lu­cha es­tu­dian­til y obre­ra lo­gró am­pliar li­ber­ta­des o pro­du­cir cam­bios en las cos­tum­bres, nue­vos de­re­chos, otros so­ni­dos mu­si­ca­les.

El pe­rio­dis­ta Gus­ta­vo Sie­rra se ba­só en ese su­ce­so para pa­sar re­vis­ta a gran­des acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en 1968 con su li­bro El 68. El año que mar­có a fue­go la Ar­gen­ti­na y el mundo du­ran­te los si­guien­te cin­cuen­ta años. En ri­gor lo que se afir­ma en el sub­tí­tu­lo no se en­cuen­tra en el tex­to y el mundo de hoy es prue­ba de ello. In­ter­pre­ta­cio­nes se leen en las con­clu­sio­nes de es­te la­bo­rio­so do­cu­men­to his­tó­ri­co: “el 68 fue un gran fra­ca­so… no hu­bo una re­vo­lu­ción pe­ro hu­bo un cam­bio so­cial pro­fun­do”, cree Sie­rra.

Atra­vie­sa el es­cri­to la ju­ven­tud, la lu­cha contra la es­cla­vi­tud y los de­re­chos de los ne­gros en Es­ta­dos Uni­dos; la gue­rra en Viet­nam y la opo­si­ción sin pre­ce­den­tes que se des­plie­ga en sue­lo nor­te­ame­ri­cano; las pe­leas vic­to­rio­sas de los jó­ve­nes ale­ma­nes por la des­ma­si­fi­ca­ción o la fi­gu­ra del Che que sur­ge co­mo ícono para las nue­va ge­ne­ra­cio­nes.

Sie­rra ini­cia su tra­ba­jo con los úl­ti­mos días del gue­rri­lle­ro en Bo­li­via y su ase­si­na­to, con su pro­pia re­cons­truc­ción de los he­chos que lle­va­ron a ese trá­gi­co fi­nal, ca­si me­dio si­glo más tar­de, tre­pan­do has­ta Va­lle­gran­de jun­to a Ca­li­ca Fe­rrer, un ín­ti­mo del Che. Así va re­cons­tru­yen­do esos días con el tes­ti­mo­nio de ve­ci­nos que lo vi­vie­ron en su mo­men­to –lo que aña­de al­gu­na no­ve­dad al re­la­to del cri­men–, el des­tino de su Dia­rio y li­bros. Me­ses des­pués co­mo si la re­bel­día del ar­gen­tino aci­ca­tea­ra otras al­mas, su nom­bre y ros­tro, apa­re­ce­rá en Pa­rís, en uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas o in­clu­so en las ca­lles de Pra­ga du­ran­te su Pri­ma­ve­ra –con un re­la­to mi­nu­cio­so de las mo­vi­li­za­cio­nes, el pa­pel de Dub­cek y la in­ter­ven­ción de Ejer­ci­to Ro­jo– o en Var- so­via don­de las de­man­das li­ber­ta­rias de los es­tu­dian­tes en ese mo­men­to no fue­ron acom­pa­ña­das por los tra­ba­ja­do­res co­mo ocu­rri­rá en los 80 cuan­do apa­rez­ca So­li­da­ri­dad.

Años de lu­chas, tiem­pos de re­pre­sio­nes. Co­mo la del Ejér­ci­to mexicano en La Ma­tan­za de Tla­te­lol­co con 400 muer­tos, co­mo res­pues­ta a de­man­das de de­mo­cra­ti­za­ción y mo­der­ni­za­ción de las uni­ver­si­da­des, mo­vi­mien­tos que ca­si se to­can con las Olim­pía­das en Mé­xi­co. Sie­rra no des­car­ta que la ma­tan­za sea el re­sul­ta­do de in­tri­gas por la su­ce­sión pre­si­den­cial, el se­xe­nio, que se de­fi­nía en esos me­ses y de la que sal­da­ría vic­to­rio­so Luis Eche­ve­rría, lue­go pre­si­den­te, quien, co­mo mi­nis­tro de Go­bierno de Díaz Or­daz, en­ca­be­zó la re­pre­sión. Una cu­rio­si­dad: Eche­ve­rría se­rá co­mo pre­si­den­te un pro­tec­tor de los exi­la­dos ar­gen­ti­nos y de otros paí­ses.

Ese año se fun­da­rá el Mo­vi­mien­to de Sa­cer­do­tes el Ter­cer Mundo (MSTM), re­vul­si­vo en la con­ser­va­do­ra Igle­sia ar­gen­ti­na. Se cuen­tan de­ta­lles de có­mo na­ce y se desa­rro­lla ese mo­vi­mien­to que in­clui­rá a fi­gu­ras co­mo Car­los Mu­gi­ca y que tu­vo pa­dri­naz­gos de he­cho en al­gu­nos obis­pos, don­de des­cue­lla la his­to­ria de Mon­se­ñor En­ri­que An­ge­le­lli, ase­si­na­do en La Rio­ja du­ran­te la dic­ta­du­ra, y el cu­ra Car­los de Dios Mu­rias, muer­to jun­to a otros sa­cer­do­tes por hom­bres del ge­ne­ral Me­nén­dez. Ape­nas un­gi­do co­mo Pa­pa, Francisco co­men­tó que le gus­ta­ría san­ti­fi­car al cu­ra, cuen­ta Sie­rra.

En el re­la­to so­bre las for­ma­cio­nes gue­rri­lle­ras el au­tor se equi­vo­ca al ca­li­fi­car co­mo “co­mu­nis­ta” a Ali­cia Egu­ren. Pe­ro hay una ex­ce­len­te re­crea­ción del Cor­do­ba­zo y su sig­ni­fi­ca­do en la his­to­ria que no po­cos ho­mo­lo­gan al re­vul­si­vo Ma­yo Fran­cés, am­bos co­mo par­te del es­pí­ri­tu de una épo­ca. Los su­ce­sos pa­ri­si­nos, co­mo los de Ber­lín, Mi­lán, Lon­dres, Nue­va York o To­kio, no in­tere­sa­ron a la iz­quier­da his­tó­ri­ca o la del pe­ro­nis­mo, des­ta­ca el au­tor. Hay ca­pí­tu­los que se re­fie­ren a la in­fluen­cia en la dé­ca­da de los se­ma­na­rios Pri­me­ra Pla­na y Con­fir­ma­do, al pa­pel del Ins­ti­tu­to Di Te­lla, a las vi­si­tas de Indira Gand­hi y Gol­da Meier, co­lor para tan­tos da­tos du­ros.

AFP/GERRY DEITER

Da­le una opor­tu­ni­dad a la paz. John & Yo­ko contra la gue­rra de Viet­nam.

EL 68 Gus­ta­vo Sie­rra Edi­to­rial Pla­ne­ta 568 págs. $ 489

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.