Las pe­leas ol­vi­da­das de Mar­tin Lut­her King,

Ade­más de su lu­cha contra el ra­cis­mo, el lí­der pen­só la ma­la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za co­mo cau­sa de la de­sigual­dad más allá de las et­nias.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Joa­quín Lu­na

Mar­tin Lut­her King se ha­bía con­ver­ti­do en un clien­te del mo­tel Lo­rrai­ne de Memp­his, uno de los epi­cen­tros del mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les. El 4 de abril de 1968 te­nía pre­vis­to ce­nar al­go an­tes de acu­dir a un mi­tin de apo­yo a la huel­ga de un mi­llar de em­plea­dos de la lim­pie­za de sa­ni­ta­rios pú­bli­cos, en su ma­yo­ría ne­gros. Cuen­ta The New Yor­ker que dos can­cio­nes le­gen­da­rias, “In the Mid­night Hour” (Wil­son Pic­kett) y “Knock on Wood” (Amii Ste­wart), fue­ron com­pues­tas en el Lo­rrai­ne, allí don­de Lut­her King fue he­ri­do de muer­te por los dis­pa­ros de un bus­ca­vi­das con an­te­ce­den­tes de de­li­tos co­mu­nes. Su nom­bre es Ja­mes Earl Ray.

Mar­tin Lut­her King vi­vió 39 años, pe­ro su fi­gu­ra si­gue pre­sen­te me­dio si­glo des­pués del ase­si­na­to.

¿Qué fue del le­ga­do de Mar­tin Lut­her King? ¿Cuán­to le de­be el con­jun­to de la so­cie­dad de Es­ta­dos Uni­dos? ¿Han pro­gre­sa­do tan­to los ne­gros co­mo el res­to de los ciu­da­da­nos des­de aquel 4 de abril de 1968? “No ha ha­bi­do otro co­mo él. Fue pro­fé­ti­co”, di­ce Ber­nard La­fa­yet­te, pro­fe­sor de Teo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Emory de Atlanta. El mo­vi­mien­to po­lí­ti­co de la cau­sa afro­ame­ri­ca­na ha tra­ta­do una y otra vez de ha­llar un re­le­vo, una voz po­de­ro­sa que tu­vie­se la ca­pa­ci­dad de in­fluir en la po­lí­ti­ca. Qui­zás esa es­pe­ran­za blan­ca, dis­cul­pen la pa­ra­do­ja, fue el re­ve­ren­do y ac­ti­vis­ta Jes­se Jack­son, que as­pi­ró en dos oca­sio­nes –sin éxi­to– a la no­mi­na­ción a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos por el Par­ti­do De­mó­cra­ta. Por­que Ba­rack Oba- ma no fue –y su pre­si­den­cia lo de­mues­tra– un ac­ti­vis­ta ne­gro sino un pre­si­den­te de­mó­cra­ta cu­yas po­lí­ti­cas fue­ron aje­nas al co­lor de su piel y que se sal­da­ron sin el es­pe­ra­do y es­pe­cial efec­to en la co­mu­ni­dad ne­gra, cas­ti­ga­da con una se­rie de bru­ta­li­da­des po­li­cia­les.

La lu­cha tu­vo dos fren­tes. Hay un Lut­her King pri­me­ri­zo que se ba­tió por la igual­dad en el plano le­gis­la­ti­vo. Por ter­mi­nar con la dis­cri­mi­na­ción pu­ra y du­ra, aque­lla con­sa­gra­da en tex­tos le­ga­les. Y otro me­nos pre­sen­te, más di­fu­mi­na­do, que es el Lut­her King que diag­nos­ti­ca un pro­ble­ma de fon­do: la in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca, las ba­rre­ras in­vi­si­bles y no ne­ce­sa­ria­men­te es­cri­tas que po­dían di­fi­cul­tar en el fu­tu­ro el pro­gre­so de los ne­gros. Ahí es don­de la reali­dad del si­glo XXI se im­po­ne: te­nía ra­zón, pe­ro le lle­gó la muer­te y, con ella, la im­po­si­bi­li­dad de im­pul­sar su cru­za­da no ya por la abolición de le­yes sino contra los obs­tácu­los re­la­cio­na­dos con las cla­ses so­cia­les, la ri­que­za y la po­bre­za.

“Re­cor­da­mos mu­cho sus pri­me­ros tiem­pos. En cam­bio, he­mos ol­vi­da­do la lu­cha de sus úl­ti­mos tres años. King re­cla­ma­ba una ma­yor re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za cuan­do la ma­yo­ría de la gen­te pen­sa­ba que con otor­gar el de­re­cho al vo­to o a la igual­dad ci­vil ya era bas­tan­te. Gran par­te de los Es­ta­dos Uni­dos blan­co creía que ya ha­bía si­do lo su­fi­cien­te­men­te ge­ne­ro­sa y el pro­ble­ma es­ta­ba re­suel­to. Pe­ro King te­nía otra vi­sión so­bre lo que hu­bié­se­mos te­ni­do que ha­cer en es­tos úl­ti­mos cin­cuen­ta años. Y es­ta es la par­te in­com­ple­ta, el un­fi­nis­hed bu­si­ness de los 70”, co­men­ta Clay­bor­ne Car­son, pro­fe­sor de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y di­rec­tor del Mar­tin Lut­her King Re­search and Edu­ca­tion Ins­ti­tu­te. Re­cor­de­mos que el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son apro­bó la ley de la Igual­dad de los De­re­chos Ci­vi­les en 1964, cul­mi­nan­do la ini­cia­ti­va del pre­si­den­te Ken­nedy de ju­nio de 1963.

Los pro­gre­sos son in­com­ple­tos. Hay uno in­dis­cu­ti­ble, que con­vie­ne no per­der de vis­ta: exis­te en Es­ta­dos Uni­dos una cla­se me­dia ne­gra. La ma­la no­ti­cia es que la cla­se me­dia –en su con­jun­to y sin dis­tin­ción de et­nias– es­tá per­dien­do fuer­za. “Fi­nal­men­te, cuan­do los bue­nos em­pleos se hi­cie­ron ac­ce­si­bles a los ne­gros, los bue­nos em­pleos han em­pe­za­do a des­apa­re­cer”, re­su­me Mi­chael Klar­man, pro­fe­sor en la fa­cul­tad de De­re­cho de Har­vard, par­ti­da­rio, no obs­tan­te, de no me­nos­pre­ciar los pro­gre­sos le­gis­la­ti­vos contra la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral o los lla­ma­dos pro­gra­mas de ac­ción afir­ma­ti­va que fa­vo­re­cen la con­tra­ta­ción de ciu­da­da­nos ne­gros en ám­bi­tos de la es­fe­ra pú­bli­ca. “Sin ellos, no ten­dría­mos una cla­se me­dia ne­gra tan exi­to­sa. Ni hu­bié­se­mos te­ni­do un pre­si­den­te ne­gro. Ni a tan­tos es­tu­dian­tes ne­gros ma­tri­cu­la­dos en la Uni­ver­si­dad”.

Si bien el ín­di­ce de po­bre­za de los ne­gros ha caí­do del 40% de los años se­sen­ta al 27%, si bien los in­gre­sos de una fa­mi­lia ne­gra me­dia han pa­sa­do de los 23.000 dó­la­res del año 1963 a los 40.000 ac­tua­les, las di­fe­ren­cias en­tre blan­cos y ne­gros si­guen sien­do im­por­tan­tes. Esos 40.000 dó­la­res su­po­nen só­lo dos ter­cios de la me­dia na­cio­nal. El pa­tri­mo­nio de un ho­gar blan­co es de 800.000 dó­la­res, por 154.000 de pro­me­dio en los ho­ga­res ne­gros. Y lo más preo­cu­pan­te para un ac­ti­vis­ta co­mo Lut­her King, ajeno a las am­bi­cio­nes de car­gos po­lí­ti­cos, es que en­tre la pro­pia co­mu­ni­dad ne­gra se ha crea­do una frac­tu­ra enor­me en­tre quie­nes se han in­te­gra­do en el pai­sa­je so­cial y vi­ven “co­mo blan­cos” y quie­nes pa­re­cen su­mer­gi­dos en los peo­res ín­di­ces del país: ca­si la mi­tad de la po­bla­ción ne­gra.

“La cla­se so­cial ha su­pe­ra­do al fac­tor et­nia co­mo cau­sa de la de­sigual­dad en Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te en la edu­ca­ción”, di­ce John Brit­tain, pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad del Dis­tri­to de Co­lum­bia. Y la ra­zón de que no ha­yan des­apa­re­ci­do en la prác­ti­ca ba­rrios mar­gi­na­dos que tie­nen al­go de in­vi­si­bles.

El triun­fo de Do­nald Trump no se ex­pli­ca sin las bol­sas de po­bre­za sur­gi­das en es­ta­dos in­dus­tria­les de po­bla­ción blan­ca. Sus pro­ble­mas no son di­fe­ren­tes a los de los ne­gros, sal­vo que es­tos tie­nen una tra­di­ción ne­fas­ta y es per­ci­bi­da co­mo al­go ca­si “nor­mal”. Los úl­ti­mos do­cu­men­tos de Lut­her King ya in­tuían que el pro­ble­ma no se­ría la prohi­bi­ción de alo­jar­se en cier­tos ho­te­les ex­clu­si­vos de blan­cos u ocu­par de­ter­mi­na­dos asien­tos, sino al­go más sim­ple y, sin em­bar­go, más di­fí­cil de erra­di­car: la po­bre­za.

Eclip­sa­do por dis­cur­sos cé­le­bres, los cen­tra­dos en la po­bre­za tu­vie­ron me­nos im­pac­to. Es cen­tral el de 1965, ti­tu­la­do “El sue­ño ame­ri­cano”. Allí des­ta­có que las di­vi­sio­nes de cla­ses “pue­den ser tan atro­ces y mal­va­das co­mo un sis­te­ma ba­sa­do en la in­jus­ti­cia ra­cial (…). He vis­to mi sue­ño des­tro­za­do al ca­mi­nar por las ca­lles de Chica­go y veo a los ne­gros, hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes, con un sen­ti­do de com­ple­ta de­s­es­pe­ran­za por­que no pue­den en­con­trar nin­gún tra­ba­jo. He vis­to mi sue­ño des­tro­zar­se al re­co­rrer los Apa­la­ches y ver a mis her­ma­nos blan­cos jun­to a los ne­gros vi­vir en la po­bre­za. Y me preo­cu­pa la po­bre­za de los blan­cos, co­mo me preo­cu­pa la po­bre­za de los ne­gros”.

“El le­ga­do de King para la de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca en el 2018 tie­ne dos ca­ras, co­mo el dios Jano. Su ase­si­na­to ins­pi­ró la apro­ba­ción de una le­gis­la­ción en ma­te­ria de vi­vien­da más jus­ta que, a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes en su im­ple­men­ta­ción, es­tá con­si­de­ra­da co­mo el tri­bu­to fi­nal al sue­ño de King de una de­mo­cra­cia mul­ti­rra­cial. Pe­ro la se­gre­ga­ción, en la vi­da y las es­cue­las pú­bli­cas, ha em­peo­ra­do des­de su muer­te, de­bi­do a una se­rie de le­yes lo­ca­les, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les que han con­fi­gu­ra­do zo­nas cas­ti­ga­das que dis­tor­sio­nan la in­te­gra­ción ra­cial. Aquel 1968 tam­bién fue el ini­cio de una ma­yor in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la po­lí­ti­ca contra la de­lin­cuen­cia, un he­cho que ha des­via­do de mi­llo­nes de dó­la­res de las cam­pa­ñas contra la po­bre­za, de asis­ten­cia so­cial y pro­gra­mas edu­ca­ti­vos para sis­te­mas de cas­ti­go –en la prác­ti­ca– de los ba­rrios ne­gros más po­bres”, diag­nos­ti­ca Pe­niel E. Jo­seph, ex­per­to en es­tu­dios so­bre et­nia y de­mo­cra­cia de la Es­cue­la de Asun­tos Pú­bli­cos Lyn­don B. John­son. “Si el doc­tor King hu­bie­se vi­vi­do, ha­bría si­do ca­paz de de­fi­nir su fi­lo­so­fía con precisión y hu­bie­se tra­za­do una sen­da de so­lu­cio­nes. Los lí­de­res que le si­guie­ron no tu­vie­ron ni la so­fis­ti­ca­ción in­te­lec­tual ni su vi­sión”, afir­ma Nat­ha­niel Jo­nes, un juez re­ti­ra­do que co­la­bo­ró con el pre­si­den­te John­son en la le­gis­la­ción pro de­re­chos ci­vi­les.

“Ra­cial­men­te, en es­te país, Es­ta­dos Uni­dos, por ca­da dos pa­sos ade­lan­te hay uno atrás”, es­ti­ma la psi­có­lo­ga Be­verly Da­niel Ba­tum, pre­si­den­ta emé­ri­ta del Spel­man Co­lle­ge de Atlanta. Las es­pe­ran­zas de­po­si­ta­das en que la pre­si­den­cia de Oba­ma ace­le­ra­ría los cam­bios en favor de los ne­gros fue­ron va­nas. La pa­ra­do­ja se­ría que fue­sen aho­ra Do­nald Trump y su pro­tec­cio­nis­mo los que me­jo­ra­sen las con­di­cio­nes de vi­da de los blan­cos po­bres (y los ne­gros).

AFP

Vio­len­cia ra­cial. En Chica­go, mar­chas ma­si­vas re­cor­da­ron el ase­si­na­to del lí­der y se so­li­da­ri­za­ron con los afro­ame­ri­ca­nos ase­si­na­dos por la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.