Al­gu­nas pa­la­bras so­bre la in­quie­tan­te ex­tra­ñe­za,

Ne­ce­si­ta­mos un sis­te­ma de re­fe­ren­cias para ubi­car­nos y ex­pli­car­nos. Sin él, so­bre­vie­ne la an­gus­tia. “La no­ción de Mal ha­ce de po­lea para ex­pli­car los acon­te­ci­mien­tos de es­ta épo­ca”, di­ce el au­tor.

Revista Ñ - - SUMARIO - por Car­los Brück

PSICOANALISTA. SU ÚL­TI­MO LI­BRO ES “NIN­GÚN ES­PE­JO RE­FLE­JA LA PA­SIÓN”

Fue un hu­mo­ris­ta, un es­cri­tor del gé­ne­ro más ade­cua­do para en­fren­tar­se a la an­gus­tia, el que es­cri­bió uno de los me­jo­res y me­nos aten­di­dos tex­tos so­bre ese com­ba­te. Mark Twain (no só­lo el de Tom Saw­yer sino tam­bién el del Dia­rio de Adán y Eva) re­fie­re que una no­che, un su­je­to, se des­pier­ta y de­ci­de le­van­tar­se para al­gu­na ne­ce­si­dad de las lla­ma­das fi­sio­ló­gi­cas. Al­go allí irrum­pe para que su ha­bi­ta­ción sin luz se con­vier­ta en el co­ra­zón de las ti­nie­blas, es de­cir en el ho­rror.

Aque­llo que no ne­ce­si­ta para des­ple­gar­se de de­ma­sia­das pro­vi­sio­nes y a lo que le bas­ta con la os­cu­ri­dad to­tal para que el noc­tám­bu­lo, a la fuer­za, no se­pa en dón­de es­tá la ca­ma que re­cién de­jó y que aho­ra le pa­re­ce que era tan hos­pi­ta­la­ria. Y que tam­bién des­co­noz­ca dón­de es­tán ubi­ca­das las pa­re­des que le dan un mar­co, un lí­mi­te a lo que aho­ra pa­re­ce una ma­sa os­cu­ra, iner­te que no lo orien­ta di­cien­do: allí es­tá el ro­pe­ro, en­fren­te se ubi­ca un es­pe­jo don­de me sa­lu­do por las ma­ña­nas para con­ven­cer­me de sa­lir a la ca­lle por­que qui­zás sea un gran día, etc.

No hay na­da de eso, la pie­za es un lu­gar don­de se ha per­di­do el sis­te­ma de re­fe­ren­cias y por aho­ra na­da lo re­em­pla­za. Ca­mi­nan­do sin brú­ju­la, sin más que él mis­mo (lo que le re­sul­ta bas­tan­te es­ca­so), un ac­ci­den­te en lu­gar de lle­var­lo al dra­ma lo res­ca­ta: en­cuen­tra una pe­ri­lla y en­cien­de la luz que po­co tie­ne de mor­te­ci­na, sino que tie­ne mu­cho de sal­va­ción. La ha­bi­ta­ción do­més­ti­ca, pa­red, ca­ma, es­pe­jo, ro­pe­ro, es­tán ahí, co­mo una tro­pi­lla de pe­que­ñas evi­den­cias que con­sue­lan y di­cen: “Es­to es una ha­bi­ta­ción, es­to no es in­cal­cu­la­ble”.

Esa es la cues­tión o el pro­ble­ma: la ne­ce­si­dad de un sis­te­ma de re­fe­ren­cias, de ho­gue­ras co­mo las que en­cen­dían los guar­dias ro­ma­nos en sus for­ti­fi­ca­cio­nes para de­cir­se unos a otros en la le­ja­nía “aquí es­toy” y que ser­vían para do­mes­ti­car la in­quie­tan­te ex­tra­ñe­za. El un­heim­lich co­mo plan­tea­ba Freud cuan­do pre­fe­ría ha­blar so­bre lo que las pa­la­bras bor­dean, ese es­pa­cio irre­duc­ti­ble que no se compadece de las bue­nas in­ten­cio­nes. Aque­llas que in­va­ria­ble­men­te se pre­sen­tan para dar ex­pli­ca­ción de esa otra co­sa y al­go más y que es ne­ce­sa­rio re­fe­ren­ciar para aco­mo­dar­se.

Así es que la no­ción del Mal ha­ce de po­lea, de dis­po­si­ti­vo para ubi­car y ex­pli­car los acon­te­ci­mien­tos de es­ta épo­ca. Pe­ro la cruel­dad, la ma­tan­za, el mal/ tra­to, la fe­ro­ci­dad no pue­den re­du­cir­se a lo que a lo sumo se­ría una en­ti­dad inasi­ble y co­mo tal re­fe­ren­cia úni­ca que abar­ca to­das es­tas ac­cio­nes.

Por eso mis­mo Han­nah Arendt, cro­nis­ta en Je­ru­sa­lén del jui­cio a Eich­mann, en una ma­nio­bra re­tó­ri­ca muy sin­gu­lar le da en el tí­tu­lo de su cró­ni­ca, la con­di­ción de su­je­to lin­güís­ti­co, a la ba­na­li­dad (del mal), evi­den­cia­da en un su­je­to que si­gue aten­ta­men­te la di­men­sión y es­ca­la de los cam­pos de con­cen­tra­ción y las ma­tan­zas que los jue­ces le impu­tan, mien­tras se ab­suel­ve a sí mis­mo pre­sen­tán­do­se co­mo un fun­cio­na­rio que ha­cía que las co­sas fun­cio­na­ran y que los tre­nes car­ga­dos de muer­te lle­ga­ran a ho­ra­rio.

Por su­pues­to que Arendt tu­vo pro­ble­mas al sub­ra­yar es­ta preo­cu­pa­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de uno de los emi­sa­rios de la muer­te, al des­pla­zar el acen­to del Mal a su ba­na­li­dad, pe­ro era un ries­go que de­bía co­rrer para sub­ra­yar la jus­ti­fi­ca­ción del ex­ter­mi­na­dor. Y no es la pri­me­ra vez que un sis­te­ma de po­der que­da jus­ti­fi­ca­do por su pun­tua­li­dad fe­rro­via­ria.

En­ton­ces en lu­gar de dis­po­ner de una Ra­zón que lo com­pren­de to­do, para que en otros es­ce­na­rios la Co­sa fun­cio­ne, pue­de con­si­de­rar­se co­mo di­ce el Faus­to de Goet­he que “los hom­bres se ex­tra­vían en la bús­que­da de su ob­je­to” o que al­guien per­di­do en la na­da de un cuar­to de tres por tres se tran­qui­li­za cuan­do pue­de de­sig­nar las ra­zo­nes de su ha­bi­ta­ción: una ca­ma para dor­mir, una si­lla para sen­tar­se y así en ade­lan­te.

Por su­pues­to que es un en­ga­ño ne­ce­sa­rio para tran­si­tar la vi­da co­ti­dia­na. Pe­ro si no to­da vi­gi­lia es la de los ojos abier­tos ha­brá que te­ner muy en cuen­ta que el le­cho es tam­bién lu­gar del in­som­nio o la pe­sa­di­lla y que en mu­chas oca­sio­nes la si­lla se in­cli­na pe­li­gro­sa­men­te ha­cia el cho­que con el inevi­ta­ble pi­so.

Los dos nom­bres fun­dan­tes de es­tas lí­neas –Mark Twain y Sig­mund Freud– no sa­bían, uno del otro, que am­bos eran miem­bros de una Aso­cia­ción de es­ti­lo de­ci­mo­nó­ni­co, que se pro­po­nía ave­ri­guar quién era o ha­bía si­do Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Se su­po­ne que nin­guno de los dos de­ja­ba la vi­da en es­ta bús­que­da, pe­ro tam­bién pue­de con­je­tu­rar­se que no se sa­tis­fa­cían con co­lo­car no­mi­na­cio­nes re­fe­ren­cia­les allí don­de ha­bía un va­cío.

Sig­mund Freud da­ría tes­ti­mo­nio de es­ta po­si­ción en mu­chas si­tua­cio­nes.En es­pe­cial cuan­do afir­ma­ba que sus his­to­ria­les “ca­re­cían del se­ve­ro se­llo cien­tí­fi­co” que se acos­tum­bra­ba en la épo­ca. Y Mark Twain lo ha­ría es­cri­bien­do un tex­to don­de da­ba por caí­das mu­chas lí­neas con­vin­cen­tes que ex­pli­ca­rían el enig­ma. ¿Exis­tió Sha­kes­pea­re? se ti­tu­la­ba es­te li­bro, es­cri­to ca­si dis­traí­da­men­te y pu­bli­ca­do en una pre­ca­ria edi­ción es­pa­ño­la.

En un nue­vo gi­ro, afir­ma­ba que su­po­ner que Sha­kes­pea­re era un seu­dó­ni­mo de Ben John­son (es­te poe­ta de la cor­te sí po­seía to­das las re­fe­ren­cias ne­ce­sa­rias para cu­brir el enig­ma) era co­mo el dinosaurio que es­ta­ba en el Mu­seo Smith­so­niano: “un hue­so y diez to­ne­la­das de ye­so”.

El pe­so de es­te ye­so (ade­más de agrie­tar­se) po­dría ser que so­bre­car­gue el le­cho en que quie­re re­po­sar el dur­mien­te o esa si­lla en que se re­cli­na. Pe­ro es­to no es to­ma­do en cuen­ta por un su­je­to de inocen­cia com­pro­ba­da y que por eso mis­mo pre­fie­re ex­pli­ca­cio­nes uni­ver­sa­les que equí­vo­ca­men­te cir­cu­lan en tiempo y moda.

AP

Eich­mann. En su cró­ni­ca del jui­cio al je­rar­ca na­zi, Han­nah Arendt le da con­di­ción de su­je­to lin­güí­sit­co a la ba­na­li­dad del mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.