Ora­ción,

En “Ora­ción. Car­ta a Vic­ki y otras ele­gías po­lí­ti­cas”, Ma­ría Mo­reno con­fron­ta ver­sio­nes, tes­ti­mo­nios y tex­tos para des­en­tra­ñar una es­ce­na mí­ti­ca de la mi­li­tan­cia.

Revista Ñ - - SUMARIO - SO­NIA BUDASSI

de Ma­ría Mo­reno

Por qué no vol­ver a pre­gun­tar­nos so­bre la cau­sa por la cual, en­tre los íco­nos más leí­dos des­de la ac­ción po­lí­ti­ca y la crí­ti­ca li­te­ra­ria, un au­tor de ficción y no ficción sea de los más ci­ta­dos, tan­to des­de la aca­de­mia co­mo des­de la di­vul­ga­ción ar­gen­ti­na?

Co­mo en Ro­dol­fo Walsh. La pa­la­bra y la ac­ción de Eduar­do Jo­za­mi, Ora­ción. Car­ta a Vic­ki y otras ele­gías po­lí­ti­cas, úl­ti­mo li­bro de Ma­ría Mo­reno, se ins­cri­be en la más in­tere­san­te tra­di­ción her­me­néu­ti­ca so­bre el au­tor e in­clu­ye co­men­ta­rios so­bre ex­qui­si­tos res­ca­tes de tex­tos sos­la­ya­dos, co­mo las cró­ni­cas de su ex­pe­rien­cia con pros­ti­tu­tas en Cuba. Mi­nu­cio­sa y au­daz, Mo­reno in­da­ga con el es­ti­lo hí­bri­do que ya es su mar­ca en la dé­ca­da del 70: des­de la na­rra­ción de mi­sio­nes de mi­li­tan­cia a la re­la­ción en­tre re­la­to y me­mo­ria, con apor­tes a las teo­rías del tes­ti­mo­nio.

La ope­ra­ción es­tá bien di­ri­gi­da: Mo­reno to­ma dis­cur­sos –car­tas apó­cri­fas pu­bli­ca­das por los mi­li­ta­res, las “con­tra­car­tas” de Walsh–, obras de ar­te y “he­chos” his­tó­ri­cos que siempre se­rán, ade­más, in­ter­pre­ta­cio­nes, a pe­sar de su ca­rác­ter fác­ti­co. Ora­ción in­ter­pe­la la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca y ar­tís­ti­ca al pen­sar fic­cio­nes co­mo la pe­lí­cu­la Las her­ma­nas ale­ma­nas de Mar­ga­ret­he von Trot­ta, la no­ve­la El dock, de Ma­til­de Sánchez y obras de Al­ber­ti­na Ca­rri, Lo­la Arias, Mar­ta Di­llon y Mariana Eva Pé­rez, en­tre otras. Y cru­za la his­to­ria so­cial, la de los personajes y la ín­ti­ma, la ge­nea­lo­gía de los Walsh, la vi­da co­ti­dia­na y las ló­gi­cas de las or­ga­ni­za­cio­nes en­car­na­das en pa­re­jas, hi­jos, fa­mi­lias.

El re­la­to da cuen­ta de la re­pre­sión y las des­apa­ri­cio­nes y sus con­se­cuen­tes ca­tás­tro­fes do­més­ti­cas: las re­la­cio­nes afec­ti­vas son te­rreno para la re­con­ver­sión po­lí­ti­ca. En un aná­li­sis nun­ca có­mo- do pien­sa, en un mo­men­to, el rol de las pa­re­jas en re­la­ción con las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo. Y, en diá­lo­go con Po­der y des­apa­ri­ción de Pi­lar Cal­vei­ro, re­va­lo­ri­za, fue­ra de la so­lem­ni­dad del man­da­to mi­li­tan­te de al­gu­nos sec­to­res, a la “fri­vo­li­dad y la su­per­fi­cia­li­dad” co­mo “for­mas ele­gan­tes de es­toi­cis­mo”, y al jue­go co­mo ac­to de re­sis­ten­cia an­te la cruel­dad del cau­ti­ve­rio. En ese plan, ad­mi­te la va­li­dez de que la re­vo­lu­ción sea “queer, pop, psi­co­dé­li­ca, o min­ga”.

Los ca­pí­tu­los au­to­bio­grá­fi­cos re­cuer­dan la pro­sa hip­nó­ti­ca de Black out; so­lo en es­tos frag­men­tos Mo­reno se per­mi­te el lu­jo del hu­mor y crea un lu­gar de enun­cia­ción a la vez fres­co y preo­cu­pa­do que se des­mar­ca y se in­vo­lu­cra con su épo­ca por fue­ra del guión. A ve­ces dis­tan­te, a ve­ces com­pro­me­ti­da, se ima­gi­na co­mo una “pe­re­ji­la” que no ter­mi­na de en­tre­gar­se a la ac­ción –por su pa­sión por el ar­te y el psi­coa­ná­li­sis – y que sus no­vios po­nen, con gra­cia, en el lu­gar de la “bur­gue­si­ta”. Ex­po­ne, tam­bién, con­flic­tos por fue­ra de cier­tos ta­búes, co­mo por ejem­plo el mo­do en que el pa­triar­ca­do irrum­pe en de­ter­mi­na­das or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da.

Al es­tu­diar las obras ar­tís­ti­cas de las “H.I.J.A.S.” (“con pun­ti­tos”) des­cu­bre una re­tó­ri­ca más cer­ca­na a lo ex­pre­sa­do por Da­niel Link en Fan­tas­mas. Ima­gi­na­ción y so­cie­dad que a la mí­me­sis. En un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al tes­ti­mo­nio, Link co­men­ta que es­te, ase­dia­do en los úl­ti­mos años por la his­to­rio­gra­fía y la teo­ría del dis­cur­so, no de­jó de brin­dar prue­bas de su re­sis­ten­cia a to­do ti­po de re­duc­cio­nis­mo.

En Ora­ción lee­mos que fue­ra de se­de judicial, son “los tes­ti­mo­nios cohe­ren­tes, sin agu­je­ros en la me­mo­ria, aco­pla­bles en­tre sí en con­sis­ten­cia de­li­be­ra­da, los que me­nos ilu­mi­nan lo acon­te­ci­do”. De es­te mo­do, brin­da lu­gar a dis­tin­tas ver­sio­nes so­bre la es­ce­na mag­ná­ni­ma de la hi­ja de Walsh, que eli­ge sui­ci­dar­se an­tes de que la ma­ten, ro­dea­da de un gran ope­ra­ti­vo mi­li­tar, tal co­mo el es­cri­tor cuen­ta en Car­ta a Vic­ki y Car­ta a mis ami­gos (“amén de una car­ta abier­ta, una ne­cro­ló­gi­ca re­vo­lu­cio­na­ria y la des­pe­di­da pri­va­da de un pa­dre”). Mo­reno to­ma esa se­cuen­cia y la de­cons­tru­ye, la re­crea, la rear­ma en un in­te­li­gen­te ca­lei­dos­co­pio de sen­ti­do. El cen­tro de aque­llas ca­pas son las car­tas pú­bli­cas; la es­ce­na se con­den­sa y se ex­pan­de en un cres­cen­do de po­li­fo­nías; ver­sio­nes que, por mo­men­tos, con­vier­ten al li­bro en un re­la­to frag­men­ta­rio y pleno de ten­sión dra­má­ti­ca.

Co­mo ya de­mos­tró en otros tex­tos, Mo­reno ha­ce teo­ría mien­tras na­rra, y su pro­sa po­dría pen­sar­se –en bús­que­da de una “fi­lia­ción”, otro de sus tó­pi­cos– co­mo una ver­sión piz­pi­re­ta, as­tu­ta y por mo­men­tos mu­cho más pí­ca­ra del es­ti­lo Ricardo Pi­glia, que aquí es uno más de su co­fra­día. Por­que jun­to a él in­vo­ca a Walsh por fue­ra del bron­ce an­qui­lo­sa­do de las con­ven­cio­nes zon­zas; cues­tio­na al Walsh de la ver­dad con ma­yús­cu­las co­mo úni­co po­si­ble, aquel a quien so­lo pue­de pen­sar­se con el pris­ma de esa ver­dad ju­rí­di­ca. Por­que, aun­que re­le­van­te para bus­car jus­ti­cia, la ver­dad se jue­ga di­fe­ren­te en el ré­gi­men del re­la­to.

Mo­reno re­to­ma los apor­tes de Pi­glia so­bre el “co­lim­ba” en Ope­ra­ción Ma­sa­cre. Y ana­li­za la re­pre­sen­ta­ción del per­so­na­je – un ci­vil re­clu­ta­do– más que su exis­ten­cia pen­sa­da des­de el po­si­ti­vis­mo his­tó­ri­co. El mis­mo Walsh, co­men­ta Mo­reno, an­te la in­ca­pa­ci­dad de es­pe­ci­fi­car el or­den en que ba­ja­ron del ca­mión en el des­cam­pa­do de Jo­sé León Sua­rez los “fu­si­la­dos”– es­cri­bió una no­ta al pie: “La con­tra­dic­ción –tí­pi­ca de si­tua­cio­nes se­me­jan­tes– per­ma­ne­ce in­so­lu­ble has­ta aho­ra”.

Los re­cuer­dos de los en­tre­vis­ta­dos por Mo­reno (des­de Patricia Walsh a los ha­bi­tan­tes de la ca­sa don­de mu­rió Vic­ki) po­drían en­mar­car­se en aque­lla frase del fi­ló­so­fo Gior­gio Agam­ben: “So­lo si so­mos ca­pa­ces de en­trar en re­la­ción con la irrea­li­dad y con lo inapro­pia­do en cuan­to tal, es po­si­ble apro­piar­se de la reali­dad y de lo po­si­ti­vo”.

Di­ce Ma­ría Mo­reno que los tes­ti­mo­nios “ví­vi­dos, con­tra­dic­to­rios, y cons­cien­tes has­ta la du­da de la fi­de­li­dad de los re­cuer­dos, con­ser­van su vo­lun­tad de au­ten­ti­ci­dad y des­de­ñan to­do én­fa­sis au­to­bio­grá­fi­co”. Y lue­go de es­ce­ni­fi­car­los en el li­bro, de pen­sar­los co­mo gé­ne­ro jun­to al epis­to­lar, los pu­bli­ca com­ple­tos: da cuen­ta de sus pro­ce­di­mien­tos de mon­ta­je para “so­me­ter­los a jui­cios di­ver­sos, aun­que no si­mu­len una des­gra­ba­ción pa­sa­da en lim­pio que des­es­ti­me la es­cri­tu­ra co­mo va­lor en si­tua­ción, siempre pro­vi­sio­nal pe­ro ja­más neu­tral”. Así, ade­más de su tex­to más am­bi­cio­so, Ora­ción qui­zá sea su obra más per­for­má­ti­ca.

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Rein­ter­pre­ta­ción. Mo­reno abor­da la fi­gu­ra de Ro­dol­fo Walsh cues­tio­nan­do los lu­ga­res co­mu­nes.

ORA­CIÓN Ma­ría Mo­reno Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se 384 págs. $ 349

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.