El ori­gen de la dan­za y Las lá­gri­mas,

Dos en­sa­yos del es­cri­tor, de ele­gan­te ar­bi­tra­rie­dad, na­rran de un mo­do his­tó­ri­co y per­so­nal el ori­gen de la dan­za y de la len­gua fran­ce­sa.

Revista Ñ - - SUMARIO - RO­DOL­FO BISCIA

de Pas­cal Quig­nard

En dos de sus úl­ti­mos li­bros, Pas­cal Quig­nard se de­ja fas­ci­nar por la ima­gi­na­ción de los co­mien­zos, ahí don­de el sa­ber se des­va­ne­ce en con­je­tu­ra in­con­tras­ta­ble. Ba­jo el dis­fraz de un cro­nis­ta me­die­val, en Las lá­gri­mas fes­te­ja el na­ci­mien­to ca­si si­mul­tá­neo del idio­ma fran­cés y de la pre­coz poe­sía que, ya en el si­glo IX, esa len­gua alum­bró. En El ori­gen de la dan­za fan­ta­sea so­bre la gé­ne­sis del ar­te del mo­vi­mien­to, con la in­ten­ción de es­cla­re­cer las raí­ces del ar­te a se­cas. Co­men­ce­mos por el en­sa­yo, don­de sus ar­gu­men­tos per­sua­den a me­dias, an­tes de abor­dar la no­ve­la, don­de la his­to­ria con­mue­ve a pe­sar de los ma­nie­ris­mos.

Hay dos for­mas fun­da­men­ta­les de la dan­za, pro­po­ne. La pri­me­ra pre­ce­de al na­ci­mien­to; la se­gun­da se li­mi­ta a re­me­dar esa na­ta­ción di­cho­sa que to­dos una vez prac­ti­ca­mos en la co­rrien­te am­nió­ti­ca. Tam­bién hay dos rei­nos don­de nues­tra vi­da se ex­pla­ya. En el más ori­gi­na­rio, la dan­za se con­fun­de con la mú­si­ca y la in­gra­vi­dez; en el se­gun­do, to­do ha pa­sa­do a re­gir­se por el po­der del len­gua­je. En cual­quier co­na­to de bai­le, lo co­ti­diano se in­te­rrum­pe para que, fu­gaz­men­te, el mundo ar­cai­co re­tor­ne. Le­jos de en­car­nar una gim­nás­ti­ca de la per­fec­ción, la dan­za sub­ra­ya la tor­pe­za cons­ti­tu­ti­va del hom­bre y ce­le­bra los mo­dos del ar­te que la re­co­no­cen y re­cu­pe­ran. La ex­pe­rien­cia que in­tro­du­jo el bu­toh en el Ja­pón de la pos­gue­rra re­sul­ta aquí de­ci­si­va. Hi­ji­ka­ta Tat­su­mi re­cha­za la idea de que, en el ori­gen de la dan­za, el rit­mo ha­ya pre­pon­de­ra­do: hu­bo y hay ges­to an­tes del rit­mo y más acá del len­gua­je y la pos­tu­ra er­gui­da.

Hay que re­cor­dar que, en 2010, el pro­pio Quig­nard mon­tó un es­pec­tácu­lo de bu­toh con la par­ti­ci­pa­ción de Car­lot­ta Ike­da. Es­ta ar­tis­ta ja­po­ne­sa, que mo­ri­ría en 2014, ha­bía to­ma­do su nom­bre de la bai­la­ri­na ita­lia­na –Car­lot­ta Gri­si– que es­tre­nó Gi­se­lle (1841). En El ori­gen de la dan­za tam­po­co fal­ta una con­si­de­ra­ción so­bre es­ta pie­za cen­tral del re­per­to­rio ro­mán­ti­co: de ese lú­gu­bre cuen­to de ha­das se sub­ra­ya el tras­fon­do de­mo­nía­co.

Se da, por lo de­más, una re­la­ción ín­ti­ma en­tre la dan­za y las for­mas del vér­ti­go, del tran­ce, in­clu­so del es­pan­to. “La dan­za es el ék-sta­sis del cuer­po-que-sa­le-del-cuer­po­que-pre­ce­de”, sos­tie­ne Quig­nard abu­san­do de los guio­nes. Más ade­lan­te di­rá, con ma­yor sen­ci­llez, que la dan­za “es cual­quier cuer­po hu­mano que se emo­cio­na, que se mo­vi­li­za”. Ese éx­ta­sis del cuer­po re­mi­te a una mo­tri­ci­dad que lo­gra tras­cen­der el me­ro es­pas­mo de fu­ga: dan­zar es “sa­lir sin ir­se”. (La te­sis tie­ne un co­rre­la­to pres­crip­ti­vo bien pre­ci­so: si pre­ten­de ser­le fiel a su na­tu­ra­le­za ex­tá­ti­ca, un es­pec­tácu­lo de dan­za no pue­de ser de­ma­sia­do lar­go).

Los cu­rio­sos en­con­tra­rán un li­bre­to de bu­toh en el li­bro, don­de nos en­te­ra­mos de que la pie­za con­ce­bi­da por Quig­nard se cen­tra en la his­to­ria de Me­dea. En mu­chas otras pá­gi­nas de El ori­gen de la dan­za, esa tra­ge­dia se ana­li­za des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles. Pe­ro tam­bién se re­cuer­dan mi­tos grie­gos e in­clu­so vé­di­cos: es­ta­mos ha­bi­tua­dos a la elás­ti­ca en­ci­clo­pe­dia que el au­tor des­plie­ga ca­da vez que se sien­ta a es­cri­bir. Es­te en­sa­yo rap­só­di­co pue­de de­di­car una pá­gi­na tan­to a los cha­ma­nes de la Si­be­ria pa­leo­lí­ti­ca co­mo a las enor­mes es­tre­llas pri­mi­ti­vas que, des­pués del Big Bang, ha­brían gi­ra­do so­bre sí mis­mas co­mo trom­pos. En un re­co­do del li­bro, se re­flo­tan las con­tri­bu­cio­nes del psi­coa­ná­li­sis tem­prano; en otro, se co­men­ta la gé­ne­sis del tea­tro la­tino a par­tir de las dan­zas sa­gra­das etrus­cas, que eran mu­das. Quig­nard in­jer­ta re­cuer­dos de su in­fan­cia en la ciu­dad por­tua­ria de Le Ha­vre, al­go que arro­ja luz so­bre su sa­ga Úl­ti­mo Reino. O evo­ca con maes­tría la at­mós­fe­ra de su ser­vi­cio mi­li­tar y la épo­ca del Li­ceo. Al­gu­nas di­gre­sio­nes son po­co per­ti­nen­tes, pe­ro to­das res­pon­den a una ló­gi­ca sub­te­rrá­nea, más mu­si­cal que es­pe­cu­la­ti­va.

Las lá­gri­mas pro­po­ne otra na­rra­ti­va de los orí­ge­nes, es­ta vez los de la len­gua fran­ce­sa. Más pre­ci­sa­men­te, la his­to­ria de có­mo el fran­cés sur­gió ca­si por fe­liz ac­ci­den­te a par­tir de un la­tín en re­ti­ra­da. Reen­con­tra­mos en es­te li­bro la pre­di­lec­ción del au­tor por los neo­lo­gis­mos y el ori­gen de las pa­la­bras: no es ca­sual que, en una pá­gi­na, com­pa­rez­ca San Isi­do­ro de Se­vi­lla, pa­trón de las eti­mo­lo­gías fa­la­ces. In­clu­so en es­ta his­to­ria me­die­val, Quig­nard lo­gra in­ser­tar otra se­cuen­cia au­to­bio­grá­fi­ca, que en na­da des­en­to­na. Pe­ro Las lá­gri­mas es an­te to­do una na­rra­ción bien de­li­nea­da, con personajes pre­ci­sos, que trans­cu­rre en el si­glo IX.

Es la his­to­ria de dos her­ma­nos, los nie­tos de Car­lo­magno. Por un la­do, Nit­hard, el que na­ce pri­me­ro, el hi­jo pre­fe­ri­do, un prín­ci­pe ca­paz de vol­ver­se abad y de es­cri­bir la His­to­ria de los hi­jos de Luis el Pia­do­so. Por otro, Hart­nid, el her­mano en­tre­ga­do a las mu­chas mu­je­res y a los va­ga­bun­deos pro­fa­nos. Tam­bién Sar, una es­pe­cie de Ca­san­dra del me­dioe­vo cris­tiano. Y fra­ter Lu­cius, el me­jor co­pis­ta del mo­nas­te­rio, acom­pa­ña­do de su ga­to ne­gro.

En esa épo­ca, la Ga­lia aban­do­nó su nom­bre para to­mar el de Fran­cia, que le da­rían sus in­va­so­res ger­má­ni­cos des­pués de ha­ber do­mi­na­do a su vez a los in­va­so­res ro­ma­nos. En 842 se fir­man los Ju­ra­men­tos de Es­tras­bur­go, re­dac­ta­dos en len­gua la­ti­na, ger­má­ni­ca y en una for­ma ar­cai­ca –la pri­me­ra do­cu­men­ta­da– del fran­cés es­cri­to. “Es la pie­dra de Ro­set­ta tri­lin­güe de Eu­ro­pa”, exa­ge­ra Quig­nard. Pe­ro lo cier­to es que, al tiempo que pres­ta­ron ju­ra­men­to, Lo­ta­rio, Car­los el Cal­vo y Luis el Ger­má­ni­co di­vi­die­ron el Im­pe­rio en tres vas­tas par­tes, y que en ese re­par­to ya se per­fi­la el de­rro­te­ro po­lí­ti­co de la Eu­ro­pa ac­tual. La im­por­tan­cia fi­lo­ló­gi­ca y sim­bó­li­ca del do­cu­men­to es in­dis­cu­ti­ble: pue­de con­si­de­rar­se el ac­ta de na­ci­mien­to del idio­ma fran­cés, en el mar­co de un acuer­do po­lí­ti­co de al­can­ce se­cu­lar.

La fran­ce­sa es la más pre­coz de las li­te­ra­tu­ras eu­ro­peas en len­gua ro­man­ce. Co­mo de­mues­tra Ernst Ro­bert Cur­tius, en es­to se re­co­no­ce el éxi­to de la re­for­ma edu­ca­ti­va de Car­lo­magno. En cuan­to a la pri­me­ra obra de su li­te­ra­tu­ra, po­de­mos fe­char­la el miér­co­les 12 de fe­bre­ro de 881, en Va­len­cien­nes, a ori­llas del Es­caut: se la co­no­ce co­mo la Se­cuen­cia de San­ta Eu­la­lia. Quig­nard re­cuer­da ese pri­mer poe­ma en fran­cés que la tra­di­ción re­co­ge. Se tra­ta de una can­ción de­di­ca­da a una mu­cha­cha es­pa­ño­la, mar­ti­ri­za­da a los tre­ce años. Fue tra­du­ci­da a len­gua vul­gar para que los fie­les pu­die­ran en­to­nar­la al fes­te­jar su día: es­tá com­pues­ta en un pro­to­fran­cés que es, to­da­vía, un cua­si la­tín. “La li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa co­mien­za con una vi­da muy bre­ve que du­ra vein­ti­nue­ve ver­sos”, es­cri­be el na­rra­dor. Eu­la­lia fue que­ma­da y de­ca­pi­ta­da por or­den del em­pe­ra­dor Ma­xi­miano; se di­jo que su al­ma vo­ló al cie­lo en for­ma de pa­lo­ma. “Re­sul­ta que la pri­me­ra al­ma fran­ce­sa es un pá­ja­ro”, aña­de.

Re­la­to do­cu­men­tal a fin de cuen­tas, Las lá­gri­mas pres­cin­de de des­crip­cio­nes te­dio­sas o pre­ci­sio­nes con­tex­tua­les. Da por sen­ta­do que el lec­tor es­tá in­mer­so en ese mundo im­pre­vi­si­ble, en el que pue­de orien­tar­se al me­nos en par­te. Pa­sa­jes que pa­re­cen ve­rí­di­cos son fru­to de la pu­ra ima­gi­na­ción; otros que pa­re­cen de la in­ven­ción del au­tor, res­pon­den en reali­dad a la evi­den­cia his­tó­ri­ca. Es­to ha­bla me­nos del ta­len­to na­rra­ti­vo del es­cri­tor fran­cés que de los blan­cos de nues­tro sa­ber: se tra­ta de he­chos di­fu­sos que nues­tra ig­no­ran­cia vuel­ve le­gen­da­rios. La tra­ma res­pon­de al ré­gi­men de un rea­lis­mo es­ti­li­za­do; hay que in­vo­car la sus­pen­sión de la in­cre­du­li­dad que vuel­ve po­si­bles los mi­la­gros y, con ellos, esa va­rie­dad de la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca que es la ha­gio­gra­fía. Si bus­cá­ra­mos un an­te­ce­den­te, ha­bría que pen­sar en el Flau­bert de La le­yen­da de San Ju­lián el Hos­pi­ta­la­rio, sin que Quig­nard igua­le nun­ca sus cum­bres de cruel­dad, de con­ci­sión y de ma­gia.

Aun­que el tí­tu­lo de es­ta no­ve­la con­tie­ne más de una re­so­nan­cia, la prin­ci­pal apun­ta a Vir­gi­lio, que en un he­xá­me­tro fa­mo­so de su Enei­da men­tó “las lá­gri­mas de las co­sas”. No es­tá cla­ro si esas lá­gri­mas son a cau­sa de las co­sas o si bien las co­sas mis­mas, sus­cep­ti­bles de en­tris­te­cer­se, son las que rom­pen en llan­to. A tra­vés de la pro­fe­ti­za Sar o de fra­ter Lu­cius, Quig­nard se las in­ge­nia para en­tre­ve­rar en su re­la­to más de un poe­ma en ver­so li­bre. Pe­ro es­tos in­ter­lu­dios me­lan­có­li­cos, oca­sio­nal­men­te muy be­llos, edul­co­ran la his­to­ria. Tan­to li­ris­mo im­pi­de que Las lá­gri­mas se trans­for­me en la dis­cre­ta obra maes­tra que po­dría ha­ber si­do: con to­do, es­ta fá­bu­la ca­ro­lin­gia del si­glo XXI es un li­bro de una su­ges­ti­va ra­re­za.

AFP

Por dos. Ba­jo el dis­fraz de un cro­nis­ta me­die­val, en “Las lá­gri­mas” Quig­nard fes­te­ja el na­ci­mien­to ca­si si­mul­tá­neo del idio­ma fran­cés. En “El ori­gen de la dan­za” fan­ta­sea so­bre la gé­ne­sis del ar­te del mo­vi­mien­to, con la in­ten­ción de es­cla­re­cer las raí­ces del ar­te a se­cas.

EL ORI­GEN DE LA DAN­ZA P. Quig­nard Trad. Sil­vio Mat­to­ni In­ter­zo­na

208 págs.

$ 375

LAS LÁ­GRI­MAS P. Quig­nard Trad. Sil­vio Mat­to­ni El Cuen­co de Pla­ta 160 págs.

$ 320

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.