El es­ti­lis­ta mal­di­to que cam­bió la mo­da pa­ra siem­pre

Revista Ñ - - IDEAS -

Ray Pe­tri na­ció en Es­co­cia en 1948 pe­ro du­ran­te su ado­les­cen­cia se mu­dó con sus pa­dres a Bris­ba­ne, Aus­tra­lia. Su ex­pe­rien­cia co­mo mú­si­co en la ban­da The Chel­sea Set lo lle­vó a mu­dar­se a Syd­ney. Allí, sus rit­mos ins­pi­ra­dos en el reggae y el blues, su­ma­dos a su par­ti­cu­lar es­ti­lo cow­boy –que com­ple­ta­ba con so­bre­ro bom­bín y bor­ce­gos Dr. Mar­tens–, in­flu­ye­ron a más de un ar­tis­ta den­tro de la es­ce­na lo­cal. Ya a me­dia­dos de los años se­ten­ta, Ray es­ta­ba de re­gre­so en In­gla­te­rra. Du­ran­te los pri­me­ros años en Lon­dres, tra­ba­jó en un lo­cal de an­ti­güe­da­des que ha­bía con­se­gui­do al nor­te de la ciu­dad, en el Cam­den Pas­sa­ge. En aque­lla tien­da Pe­tri co­men­zó a ejer­ci­tar sus cua­li­da­des co­mo es­ti­lis­ta vis­tien­do las vi­drie­ras y se­lec­cio­nan­do al de­ta­lle, me­ticu­loso, la dis­po­si­ción de los pro­duc­tos. En pa­ra­le­lo a su tra­ba­jo de an­ti­cua­rio, Ray des­pun­ta­ba el vi­cio crea­ti­vo asis­tien­do a cur­sos de his­to­ria del ar­te en Sot­heby’s y re­tra­ta­ba lo que su­ce­día en las ca­lles y clu­bes noc­tur­nos de la ciu­dad. Su in­te­rés por la fo­to­gra­fía y el ar­te lo fue re­la­cio­nan­do con di­fe­ren­tes círcu­los crea­ti­vos, has­ta que un día de­ci­dió con­ver­tir­se en agen­te de fo­tó­gra­fos. Ese tra­ba­jo le per­mi­tió co­no­cer a Ja­mie Mor­gan y Mark Le­bon, dos jó­ve­nes ta­len­tos y fu­tu­ros in­te­gran­tes de la pan­di­lla Bu- ffa­lo. In­quie­to, Ray pron­to sin­tió el es­tan­ca­mien­to de su nue­va ta­rea y co­men­zó a pen­sar que ne­ce­si­ta­ba te­ner un acer­ca­mien­to más prác­ti­co ha­cia la fo­to­gra­fía. Ja­mie Mor­gan, en 1983, le pre­sen­tó a Nick Lo­gan, el due­ño y edi­tor de la mí­ti­ca pu­bli­ca­ción The Fa­ce. Des­de ese mo­men­to, Ray se con­vir­tió en el en­car­ga­do de crear los di­fe­ren­tes looks pa­ra las se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas.

A su tra­ba­jo en aque­lla re­vis­ta y Are­na –pro­pie­dad de Lo­gan– se le su­ma­ron otras edi­cio­nes de cul­to co­mo i-D y Blitz. Ray se atre­vió a mez­clar la al­ta cos­tu­ra con pren­das de­por­ti­vas y a pre­sen­tar looks an­dró­gi­nos que desafia­ron los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Más im­por­tan­te aún, Pe­tri for­jó una im­pron­ta mul­ti­cul­tu­ral que cam­bió el sta­tu quo vi­sual de las re­vis­tas de mo­da pa­ra siem­pre. En sus editoriales, mo­de­los de di­fe­ren­tes orí­ge­nes ét­ni­cos lu­cían pro­pues­tas que com­bi­na­ban, por ejem­plo, tra­jes sas­tre con kilts es­co­ce­sas y tur­ban­tes ja­mai­qui­nos. Gra­cias a su afán rup­tu­ris­ta, Ray Pe­tri se con­vir­tió en el es­ti­lis­ta mal­di­to par ex­ce­len­ce de la dé­ca­da de los ochen­ta. Esa mis­ma irre­ve­ren­cia e im­pul­so crea­ti­vo post­punk fue la que atra­jo a otros jó­ve­nes a for­mar par­te del co­lec­ti­vo. Jun­to a los fo­tó­gra­fos Mark Le­bon y Ja­mie Mor­gan, se su­ma­ron en­tre mu­chos otros, Jean-Bap­tist Mon­dino y Mit­zi Lo­renz, la asis­ten­te pre­fe­ri­da de Ray.

En 1988 el ros­tro de Ray es­ta­ba cu­bier­to por le­sio­nes pro­pias del Sar­co­ma de Ka­po­si, pro­duc­to del SI­DA que ha­bía con­traí­do. De­ma­sia­do co­ol pa­ra preo­cu­par­se por el es­tig­ma de la en­fer­me­dad, con­ti­nuó yen­do a des­fi­les y se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas has­ta su fa­lle­ci­mien­to en 1989. A pe­sar de ha­ber crea­do una es­té­ti­ca úni­ca que ins­pi­ró a di­se­ña­do­res co­mo Jean Paul Gaul­tier y Yoh­ji Ya­ma­mo­to, el re­co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo de Ray lle­gó post mor­tem, cuan­do la ge­ne­ra­ción de es­ti­lis­tas que le su­ce­dió co­men­zó a re­to­mar sus pos­tu­la­dos es­té­ti­cos que bo­rra­ban las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro y cons­truían una iden­ti­dad mul­ti­cul­tu­ral. Pa­ra ese en­ton­ces el abur­gue­sa­mien­to de la pro­fe­sión ya era un he­cho y los áni­mos rup­tu­ris­tas ha­bían si­do des­con­tex­tua­li­za­dos por el mains­tream fas­hion pa­ra ajus­tar­se a la apa­rien­cia nor­ma­ti­va de la es­té­ti­ca he­ge­mó­ni­ca.

BUF­FA­LO ARCHIVE. JA­MIE MOR­GAN

Ray Pe­tri, líder del co­lec­ti­vo, mez­cló al­ta cos­tu­ra con pren­das de­por­ti­vas so­bre looks an­dró­gi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.