Por esa co­di­cia­da es­tu­pi­dez del po­der

“Vi­ce Prin­ci­pals” mues­tra el mun­do es­co­lar des­de la pers­pec­ti­va des­afo­ra­da de los di­rec­ti­vos.

Revista Ñ - - ESCENARIOS - SAN­TIA­GO BARDOTTI

Co­mo el fa­mo­so tí­tu­lo del li­bro del es­cri­tor Bret Eas­ton Ellis, Ame­ri­can Psy­cho, la fi­gu­ra del ase­sino se­rial y, en con­se­cuen­cia, las pe­lí­cu­las de ase­si­nos se­ria­les, son cues­tio­nes com­ple­ta­men­te es­ta­dou­ni­den­ses. Tam­bién lo es un gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co con­si­de­ra­do en ge­ne­ral me­nor, co­mo el de las es­tu­dian­ti­nas o pe­lí­cu­las so­bre ado­les­cen­tes en la es­cue­la se­cun­da­ria. Es­cri­to cru­da­men­te, tan es­ta­dou­ni­den­se co­mo los ti­ro­teos y ma­tan­zas en las es­cue­las.

Es­te año, pa­re­cie­ra que el gé­ne­ro de pe­lí­cu­las de ado­les­cen­tes subió un pel­da­ño con las no­mi­na­cio­nes de Lady Bird. Es pro­ba­ble que ha­ya con­tri­bui­do en el es­pí­ri­tu de épo­ca que la di­rec­to­ra y pro­ta­go­nis­tas sean mu­je­res. Vi­ce Prin­ci­pals po­dría ser con­si­de­ra­da una se­rie so­bre el mun­do es­co­lar y ese uni­ver­so de las es­tu­dian­ti­nas pe­ro des­de la pers­pec­ti­va adul­ta de los di­rec­ti­vos de una es­cue­la (mu­cho pe­ro mu­cho más in­fan­ti­les que los alum­nos mis­mos). En to­do ca­so, se tra­ta de adul­tos que tie­nen me­nos con­trol de im­pul­sos que unos ado­les­cen­tes des­bo­ca­dos. Vi­ce Prin­ci­pals co­mien­za con una apa­ri­ción bre­ve de Bill Mu­rray co­mo un di­rec­tor de es­cue­la que de­be re­ti­rar­se por mo­ti­vos fa­mi­lia­res. Su re­nun­cia pro­du­ce una ab­sur­da lu­cha de po­der en­tre dos vi­ce­di­rec­to­res pa­ra ocu­par el car­go. La pre­sen­cia de Mu­rray ge­ne­ra re­mi­nis­cen­cias a la se­gun­da pe­lí­cu­la de Wes An­der­son, Rush­mo­re, que él mis­mo pro­ta­go­ni­za y que bue­na par­te de ella su­ce­día tam­bién en una es­cue­la se­cun­da­ria.

Ca­si por una cues­tión ge­ne­ra­cio­nal, el ci­ne in­de­pen­dien­te siem­pre es­tu­vo aso­cia­do al es­pí­ri­tu ado­les­cen­te. Las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Ri­chard Lin­kla­ter, por ejem­plo. No im­por­ta que esa ge­ne­ra­ción de di­rec­to­res ya ron­de o, en al­gu­nos ca­sos, so­bre­pa­se los cin­cuen­ta. El di­rec­tor Da­vid Gor­don Green es uno de ellos y aquí, lue­go de pro­du­cir la pri­me­ra tem­po­ra­da, di­ri­gió to­dos los epi­so­dios de la se­gun­da y fi­nal. Green es un di­rec­tor sin­gu­lar que se ha mo­vi­do en­tre el dra­ma y la co­me­dia des­afo­ra­da, co­mo fue el ca­so de Pi­neap­ple Ex­press, cuan­do di­ri­gió a Ja­mes Franco, Seth Ro­gen y Danny McB­ri­de, quien en Vi­ce Prin­ci­pals es uno de los vi­ce­di­rec­to­res en cues­tión (y co­guio­nis­ta de to­dos los epi­so­dios).

Mc Bri­de (Gamby) di­ce to­das las co­sas que es­cu­cha­mos en las pe­lí­cu­las se­rias pe­ro con el sen­ti­do to­tal­men­te cam­bia­do. Y con ese mis­mo tono de se­rie­dad di­ce tam­bién to­das las bar­ba­ri­da­des que se pue­dan ima­gi­nar sin ru­bo­ri­zar­se. Pue­de ha­cer­lo por­que usa ese tono pro­pio de los pro­fe­so­res cuan­do lo que di­cen ya no se sos­tie­ne por sí mis­mo. El otro vi­ce­di­rec­tor (el his­trió­ni­co Wal­ton Gog­gins) no pa­ra de men­tir pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Lo cu­rio­so es que ha­bla so­bre las mis­mas co­sas. El bien co­mún, la leal­tad, la dis­ci­pli­na, el tra­ba­jo en equi­po y un lar­go et­cé­te­ra.

Fren­te a los dos ex­ce­si­vos vi­ce­di­rec­to­res pro­ta­go­nis­tas de es­ta “guerra de los Ro­se”, el res­to de los per­so­na­jes des­ta­can por su so­brie­dad, una es­pe­cie de na­tu­ra­lis­mo que va en con­tra de la far­sa.

Si hay al­go que no tie­ne Vi­ce Prin­ci­pals es so­lem­ni­dad (más bien no pa­ra de bur­lar­se de ella) y por ello es un buen an­tí­do­to pa­ra la so­lem­ni­dad del po­der en se­ries co­mo Hou­se of Cards o Ga­mes of Th­ro­nes, que se to­man a sí mis­mas de­ma­sia­do en se­rio y don­de el po­der apa­re­ce co­mo un fe­nó­meno os­cu­ro y que to­dos desean, con un ca­rác­ter ca­si má­gi­co. Aquí, ese po­der por el que se lu­cha es, des­de el ini­cio y a las cla­ras, pu­ra es­tu­pi­dez.

En guerra. Wal­ton Gog­gins y Danny McB­ri­de pro­ta­go­ni­zan la se­rie di­ri­gi­da por Da­vid Gor­don Green.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.