Flo­ra y fau­na

Revista Ñ - - SUMARIO - MARCH MAZZEI

Con ges­tos ab­sur­dos y pos­tu­ras exigentes, imi­tan es­ce­nas de gran­des obras de la pin­tu­ra uni­ver­sal ob­ser­va­das un instante an­tes en un ca­len­da­rio an­ti­guo. Bai­lan con de­sen­freno y co­reo­gra­fía in­ge­nio­sa una ver­sión más acá en el tiem­po del íta­lo disco a to­do vo­lu­men, de­ba­jo de lu­ces de club noc­turno. Se de­jan ilu­mi­nar por una lám­pa­ra por­tá­til ro­ba­da de una obra en cons­truc­ción. Es­cu­chan asom­bra­dos una va­ria­ción so­bre el epi­so­dio bí­bli­co de la Úl­ti­ma Ce­na, con con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das pa­ra la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Con di­fi­cul­tad, le­van­tan y arras­tran pie­dras de di­fe­ren­te ta­ma­ño, al­gu­nas real­men­te gran­des, de un la­do a otro del es­pa­cio es­cé­ni­co. Co­men nueces ro­tas con esas mis­mas pie­dras de cas­ca­nue­ces. Car­gan el cuer­po iner­te de uno de ellos que des­fa­lle­ce tras un bai­le exó­ti­co y sen­sual. Y lo be­san en el sue­lo. De a dos o de a cua­tro, los per­so­na­jes se en­cuen­tran, com­par­ten un via­je por lu­ga­res ex­tra­ños y co­no­ci­dos, se­gu­ra­men­te dis­tin­tos pa­ra ca­da es­pec­ta­dor.

To­dos los re­cur­sos de la per­for­man­ce en­tran en jue­go en Las pie­dras, la obra es­cri­ta y di­ri­gi­da por Agus­ti­na Mu­ñoz, que re­es­tre­nó el vier­nes 6 de abril en el Cen­tro Cul­tu­ral San Mar­tín (don­de ha­bía con­se­gui­do bue­na re­per­cu­sión en agos­to y sep­tiem­bre de 2017). La pie­za ha­bía si­do es­tre­na­da y ges­ta­da du­ran­te la re­si­den­cia DAS en Áms­ter­dam, don­de la ac­triz y dra­ma­tur­ga fue in­vi­ta­da jun­to a otros sie­te ar­tis­tas de dis­tin­tas par­tes del mun­do a re­pen­sar du­ran­te dos años su tra­ba­jo tea­tral. (No es un de­ta­lle que al cie­rre de es­ta edi­ción la pá­gi­na web de DAS, www.atd. ahk.nl, mues­tra la fo­to­gra­fía de una es­ce­na de Las pie­dras en su por­ta­da).

Lo pri­me­ro que apa­re­ce en Las pie­dras es el tex­to. Un tono exac­to le per­mi­te a Mu­ñoz ser las dos vo­ces de un diáo­lo­go pro­yec­ta­do en un te­le­prom­pter y leí­do en vi­vo, con su­ti­les di­ver­gen­cias en­tre lo que se ve y se es­cu­cha que in­vi­tan a adi­vi­nar si se tra­ta de otro re­cur­so...

El diá­lo­go in­te­rior, co­mo un de­ve­nir del pen­sa­mien­to, in­da­ga en las di­fe­ren­cias en­tre las per­so­nas, re­pa­ra en de­ta­lles in­tras­cen­den­tes co­mo la dis­yun­ti­va de es­ca­par­se al cam­po o a la ciu­dad, el nú­me­ro de los za­pa­tos que no po­drán pres­tar­se y va cre­cien­do has­ta el di­le­ma exis­ten­cial.

Atra­ve­sa­da por cier­ta lú­ci­da in­ge­nui­dad, Las pie­dras en­car­na una vi­sión co­mún del mun­do, don­de hay via­jes, re­cu­rren­tes en­cuen­tros con des­co­no­ci­dos, des­pe­di­das en­tre lá­gri­mas de­lan­te de un ca­fé que na­die va a to­mar, e-mails con de­cla­ra­cio­nes que no se ha­rían en per­so­na: sen­ti­mien­tos muy es­pe­cí­fi­cos en ge­ne­ral en­som­bre­ci­dos por otros más va­lio­sos pe­ro que no en­cuen­tran eco, por­que no le ha­blan a na­die.

Los diá­lo­gos que pa­re­cen en­ra­re­ci­dos por una afec­ta­ción de gue­to se en­cuen­tran en un lu­gar hu­mano. En el pun­to cúl­mi­ne en que la exis­ten­cia es po­ten­cia pu­ra, ese mo­men­to de cer­te­za de que los pró­xi­mos pa­sos de­fi­ni­rán mu­cho del res­to de la pro­pia vi­da, y esa con­vic­ción que ayu­da­ría a dis­cer­nir no lle­ga... O no da se­ña­les pa­ra re­co­no­cer­la.

Con la mis­ma can­di­dez, al­guien ha­ce una pre­gun­ta que no acep­ta res­pon­der­se: ¿Qué ti­po de pie­dra te gus­ta­ría ser? ¿Una que es­tá quie­ta en el sue­lo? ¿O la pie­dra que va en la mano de un ma­ni­fes­tan­te an­tes de ser lan­za­da a un edi­fi­cio gu­ber­na­men­tal?

En rea­li­dad, la obra se lla­ma así a par­tir de una es­ce­na que fue qui­ta­da. Mos­tra­ba a tres per­so­na­jes que ti­ra­ban una pie­dra con­tra la pa­red tra­tan­do de rom­per­la, pe­ro la pa­red se que­bra­ba y no la pie­dra. En el tra­ba­jo in­ten­so y com­ple­jo que la obra atra­ve­só du­ran­te un mes de en­sa­yos en Áms­ter­dam, la es­ce­na fue sos­la­ya­da pe­ro su es­pi­ri­tu que­dó im­preg­na­do, re­sis­ten­te.

Tan­ta con­fian­za en el tex­to no exi­me de exi­gen­cias a los ac­to­res: De­ni­se Groes­man, Ra­fael Fe­der­man, Ma­ría Vi­llar y Vla­di­mir Du­rán. Mien­tras que la mú­si­ca ori­gi­nal de Agus­tín Srabs­tein se pa­re­ce al so­ni­do de una épo­ca: la ac­tual.

Las pie­dras tie­ne fun­cio­nes los vier­nes y sá­ba­dos de abril, a las 21 en la sa­la 3, El Cul­tu­ral San Mar­tín, Sar­mien­to 1551.

THO­MAS LENDEN

Co­mu­ni­dad. Los re­cur­sos de la per­for­man­ce al ser­vi­cio de una es­ce­na ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.