De­ta­lles re­ve­la­dos tras la caí­da del ISIS, por Rukmini Callimachi

La re­cu­pe­ra­ción del bas­tión de Mo­sul, en Irak, de­ja lec­cio­nes au­to­crí­ti­cas: no to­do fue bar­ba­rie en el ca­li­fa­to ex­tre­mis­ta.

Revista Ñ - - SUMARIO - RUKMINI CALLIMACHI

Se­ma­nas des­pués de que los gue­rre­ros del ca­li­fa­to to­ma­ran Mo­sul, mien­tras los ex­tre­mis­tas re­li­gio­sos re­es­cri­bían las le­yes, una orden re­so­nó por los al­to­par­lan­tes de las mez­qui­tas: los em­plea­dos pú­bli­cos de­bían re­por­tar­se en sus vie­jas ofi­ci­nas. Pa­ra ase­gu­rar­se de que ca­da tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal hu­bie­ra es­cu­cha­do, com­ple­ta­ron el ope­ra­ti­vo con lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos a los su­per­vi­so­res. Cuan­do uno tra­tó de eva­dir­se, ale­gan­do una do­len­cia lum­bar, le di­je­ron: “Si no apa­re­ce, ven­dre­mos a rom­per­le la es­pal­da no­so­tros”.

La lla­ma­da te­le­fó­ni­ca dio con Muham­mad Ha­moud, ve­te­rano del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ira­quí, que se en­con­tra­ba en su ca­sa. Ate­rra­dos pe­ro sin sa­ber bien qué ha­cer, él y sus co­le­gas se en­ca­mi­na­ron a sus ofi­ci­nas. Al lle­gar en­con­tra­ron las si­llas ali­nea­das pro­li­ja­men­te, co­mo pa­ra una con­fe­ren­cia. El nue­vo co­man­dan­te se sen­tó de tal for­ma que to­do el mun­do pu­die­ra ver la pis­to­la en­fun­da­da con­tra el mus­lo. Por un mo­men­to, el úni­co so­ni­do era el re­zo en­tre dien­tes de los em­plea­dos pú­bli­cos.

Sus te­mo­res de­mos­tra­ron no te­ner fun­da­men­tos. Aun­que ha­bla­ba de ma­ne­ra ame­na­zan­te, el co­man­dan­te te­nía un pe­di­do dó­cil: con­ti­núen con sus tra­ba­jos de in­me­dia­to, les di­jo. Una hoja pa­ra fir­mar la asis­ten­cia se­ría co­lo­ca­da en la en­tra­da de ca­da de­par­ta­men­to. Los que no se pre­sen­ta­ran se­rían cas­ti­ga­dos.

Reunio­nes co­mo es­ta ocu­rrie­ron en to­do el te­rri­to­rio con­tro­la­do por Es­ta­do Is­lá­mi­co, tam­bién co­no­ci­do co­mo ISIS, des­de 2014. Muy pron­to los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les es­ta­ban de nue­vo arre­glan­do ba­ches, pin­tan­do sen­das pea­to­na­les, re­pa­ran­do ca­bles de elec­tri­ci­dad y su­per­vi­san­do el pa­go de sa­la­rios. “No te­nía­mos otra op­ción, te­nía­mos que vol­ver al tra­ba­jo,” di­jo Ha­moud. “Ha­cía­mos el mis­mo tra­ba­jo que an­tes. Sal­vo que aho­ra es­tá­ba­mos sir­vien­do a un gru­po te­rro­ris­ta”.

Los com­ba­tien­tes sa­li­dos del de­sier­to ha­ce más de tres años fun­da­ron un Es­ta­do que no era re­co­no­ci­do por na­die. Y sin em­bar­go, du­ran­te ca­si tres años, el ISIS con­tro­ló un te­rri­to­rio que lle­gó a te­ner el ta­ma­ño de Gran Bre­ta­ña, con una po­bla­ción de unos 12 mi­llo­nes de per­so­nas. En su pun­to más al­to, in­cluía una cos­ta en Li­bia, una sec­ción de bos­ques de Ni­ge­ria y una ciu­dad en Fi­li­pi­nas, ade­más de co­lo­nias en por lo me­nos 13 paí­ses. Con mu­cha di­fe­ren­cia, la ciu­dad más gran­de que es­ta­ba ba­jo su con­trol era Mo­sul.

Aho­ra ya han per­di­do ca­si to­do ese te­rri­to­rio, pe­ro aque­llo que los te­rro­ris­tas de­ja­ron atrás per­mi­te en­ten­der el per­tur­ba­dor asun­to de la lar­ga du­ra­ción de su do­mi­nio: ¿Có­mo es po­si­ble que un gru­po, cu­yos es­pec­tácu­los de vio­len­cia re­pug­na­ron a to­dos, pu­die­ra afe­rrar­se a tan­to te­rri­to­rio por tan­to tiem­po? Par­te de la res­pues­ta se en­cuen­tra en las más de 15.000 pá­gi­nas de los do­cu­men­tos in­ter­nos de ISIS que re­cu­pe­ré en cin­co via­jes a Irak el año pa­sa­do.

El mun­do co­no­ce a Es­ta­do Is­lá­mi­co por su bru­ta­li­dad, pe­ro los mi­li­tan­tes no go­ber­na­ron so­lo con la es­pa­da. Ejer­cie­ron el po­der me­dian­te dos ins­tru­men­tos com­ple­men­ta­rios: bru­ta­li­dad y bu­ro­cra­cia. Cons­tru­ye­ron un es­ta­do de efi­cien­cia ad­mi­nis­tra­ti­va que re­cau­da­ba im­pues­tos y re­co­gía la ba­su­ra. Pu­sie­ron en marcha una ofi­ci­na pa­ra ma­tri­mo­nios, que or­de­na­ba con­tro­les mé­di­cos pa­ra ase­gu­rar que las pa­re­jas pu­die­ran te­ner hi­jos. En­tre­ga­ba par­ti­das de na­ci­mien­to –con mem­bre­tes pro­pios– pa­ra los na­ci­dos ba­jo la ban­de­ra ne­gra del ca­li­fa­to.

Los do­cu­men­tos y en­tre­vis­tas con de­ce­nas de per­so­nas que vi­vie­ron ba­jo su go­bierno mues­tran que el gru­po a ve­ces ofre­cía me­jo­res ser­vi­cios y de­mos­tra­ba ser más efi­cien­te que el go­bierno al que ha­bía re­em­pla­za­do. Tam­bién su­gie­ren que los mi­li­tan­tes apren­die­ron de los erro­res que co­me­tió Es­ta­dos Uni­dos en 2003 tras la in­va­sión de Irak, in­clui­da la de­ci­sión de re­mo­ver de sus car­gos a miem­bros del par­ti­do go­ber­nan­te de Sad­dam Hus­sein, y prohi­bir­les la par­ti­ci­pa­ción fu­tu­ra en el go­bierno. Ese de­cre­to con­si­guió bo­rrar el es­ta­do baa­tis­ta, pe­ro tam­bién des­tru­yó las ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les del país, crean­do un va­cío de po­der que los gru­pos co­mo ISIS se apre­su­ra­ron en ocu­par.

Una dé­ca­da des­pués, lue­go de to­mar po­se­sión de gran­des te­rri­to­rios de Irak y Si­ria, los mi­li­tan­tes pu­sie­ron en prác­ti­ca una es­tra­te­gia di­fe­ren­te. Cons­tru­ye­ron su es­ta­do so­bre las es­pal­das del que exis­tía an­te­rior­men­te, ab­sor­bien­do el co­no­ci­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo de cien­tos de em­plea­dos es­ta­ta­les. Un exa­men de có­mo go­ber­nó el gru­po re­ve­la un pa­trón de co­la­bo­ra­ción en­tre mi­li­tan­tes y ci­vi­les ba­jo su yu­go. Una de las cla­ves fue su di­ver­si­fi­ca­do flu­jo de re­cau­da­ción. El gru­po ex­traía in­gre­sos de tan­tas ra­mas de la eco­no­mía que los ata­ques aé­reos no eran ca­pa­ces de dis­mi­nuir su fuer­za. Li­bros con­ta­bles, re­gis­tros y pre­su­pues­tos men­sua­les sir­ven pa­ra des­cri­bir có­mo los mi­li­tan­tes vol­vían re­di­tua­ble ca­da cen­tí­me­tro del te­rri­to­rio con­quis­ta­do, gra­van­do ca­da bol­sa de tri­go, ca­da li­tro de le­che de ove­ja, ca­da san­día que se ven­día en al­gún mer­ca­do que ellos con­tro­la­ran. Só­lo con la agri­cul­tu­ra, re­cau­da­ban cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res. Al con­tra­rio de la idea ge­ne­ra­li­za­da, el gru­po se au­to­fi­nan­cia­ba, no de­pen­día de do­nan­tes ex­ter­nos.

De ma­ne­ra más sor­pren­den­te aún, los do­cu­men­tos re­ve­lan que la re­cau­da­ción fis­cal del ISIS le ganaba por mu­cho a las ven­tas pe­tro­le­ras. Eran el co­mer­cio de to­dos los días y la agri­cul­tu­ra –no el pe­tró­leo– lo que da­ba fuer­za a la eco­no­mía del ca­li­fa­to.

La coa­li­ción li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos, pro­cu­ran­do ex­pul­sar al ISIS de la re­gión, in­ten­tó en vano es­tran­gu­lar al gru­po me­dian­te bom­bar­deos a sus in­fraes­truc­tu­ras pe­tro­le­ras. Es mu­cho más di­fí­cil bom­bar­dear un cam­po de ce­ba­da. No fue has­ta el ve­rano pa­sa­do que los mi­li­tan­tes aban­do­na­ron Mo­sul, des­pués de una ba­ta­lla com­pa­ra­da con el peor com­ba­te de la Se­gun­da Guerra.

Si bien la po­si­ción de los mi­li­tan­tes even­tual­men­te se de­rrum­bó, sus es­tra­te­gias si­guen allí pa­ra que otros sa­quen pro-

ve­cho de ellas.

“Des­pre­cia­mos al ISIS por su sal­va­jis­mo. Lo des­pre­cia­mos por su bar­ba­rie. Pe­ro al mis­mo tiem­po es­ta gen­te ad­vir­tió la ne­ce­si­dad de man­te­ner las ins­ti­tu­cio­nes”, ob­ser­va Fa­waz A. Ger­ges, au­tor de ISIS: A His­tory.

“La ca­pa­ci­dad de go­bierno de Es­ta­do Is­lá­mi­co es real­men­te tan pe­li­gro­sa co­mo sus com­ba­tien­tes”, sos­tie­ne.

Tie­rra pa­ra con­quis­tar

El día si­guien­te a la reunión, Ha­moud, un su­ni­ta, re­gre­só al tra­ba­jo y en­con­tró que el de­par­ta­men­to es­ta­ba ocu­pa­do por un 100 por cien­to de su­ni­tas, la sec­ta is­lá­mi­ca a la que per­te­ne­cían los gue­rre­ros del ISIS. Los co­le­gas shii­tas y cris­tia­nos que an­tes ha­bían com­par­ti­do con él la ofi­ci­na ha­bían hui­do.

Du­ran­te un tiem­po, Ha­moud y los em­plea­dos que él su­per­vi­sa­ba con­ti­nua­ron tra­ba­jan­do ca­si co­mo lo ha­bían he­cho an­tes. In­clu­so los mem­bre­tes que uti­li­za­ban eran los mis­mos, aun­que se les in­di­ca­ba que bo­rra­ran con mar­ca­dor el lo­go del go­bierno ira­quí.

Pe­ro los hom­bres de lar­gas bar­bas que aho­ra vi­gi­la­ban el De­par­ta­men­to de Ha­moud ha­bían ve­ni­do con un plan, y po­co a po­co em­pe­za­ron a po­ner­lo en prác­ti­ca.

Lo que em­pe­zó co­mo un cam­bio cos­mé­ti­co en esa ofi­ci­na pron­to se con­vir­tió en una trans­for­ma­ción a gran es­ca­la. Los mi­li­tan­tes man­da­ron a las em­plea­das mu­je­res a sus ca­sas de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va y ce­rra­ron las guar­de­rías. Clau­su­ra­ron la ofi­ci­na le­gal del De­par­ta­men­to, di­cien­do que las dispu­tas se­rían abor­da­das de acuer­do a la ley di­vi­na, ex­clu­si­va­men­te.

Y eli­mi­na­ron una de las ta­reas dia­rias del De­par­ta­men­to: la ins­pec­ción de un dis­po­si­ti­vo ex­te­rior pa­ra me­dir la llu­via. Es­ta, de­cían, era un re­ga­lo de Alá. ¿Quié­nes eran ellos pa­ra me­dir ese re­ga­lo?

A los em­plea­dos tam­bién se les de­cía que ya no se po­dían afei­tar y que te­nían que ase­gu­rar­se de que el lar­go de los pan­ta­lo­nes no pa­sa­ra el to­bi­llo. Pan­fle­tos bri­llan­tes in­di­ca­ban el lu­gar en la pan­to­rri­lla al que lle­ga­ba el bor­de del ves­ti­do que usa­ban los com­pa­ñe­ros del pro­fe­ta 1400 años atrás. Ha­moud, de 57 años, con un pe­lo bien pei­na­do y or­gu­llo­so de su as­pec­to, de­jó de com­prar ho­jas de afei­tar. Se sa­có los pan­ta­lo­nes que usa­ba pa­ra tra­ba­jar y le pi­dió a su es­po­sa que los acor­ta­ra 5 cen­tí­me­tros. Pe­ro el ma­yor cam­bio lle­gó cin­co me­ses des­pués de que co­men­za­ra el go­bierno del gru­po, y con­vir­tió a cien­tos de em­plea­dos que ha­bían re­gre­sa­do re­ti­cen­te­men­te al tra­ba­jo en cóm­pli­ces di­rec­tos del ISIS. El cam­bio in­vo­lu­cró el De­par­ta­men­to que li­de­ra­ba el pro­pio Ha­moud, res­pon­sa­ble de arren­dar tie­rra su­pues­ta­men­te es­ta­tal a agri­cul­to­res.

Pa­ra in­cre­men­tar la re­cau­da­ción, los mi­li­tan­tes or­de­na­ron al De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra que ace­le­ra­ra el pro­ce­so de arren­da­mien­to de la tie­rra, ha­cien­do que una ta­rea que du­ra­ba una se­ma­na fue­ra re­du­ci­da a un tra­ba­jo de una tar­de.

Fue en­ton­ces que los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les oye­ron que de­bían em­pe­zar a arren­dar pro­pie­dad que nun­ca ha­bía per­te­ne­ci­do al go­bierno. Las ins­truc­cio­nes fue­ron dis­pues­tas en un ma­nual de 27 pá­gi­nas, que te­nía co­mo tí­tu­lo la fra­se “El ca­li­fa­to en el sen­de­ro de la pro­fe­cía”. El ma­nual de­fi­nía los mé­to­dos del gru­po pa­ra apo­de­rar­se de la pro­pie­dad per­te­ne­cien­te a gru­pos re­li­gio­sos que ha­bían ex­pul­sa­do, con el fin de usar­la co­mo ca­pi­tal ini­cial del ca­li­fa­to.

“La con­fis­ca­ción”, di­ce el ma­nual, se­rá apli­ca­da a la pro­pie­dad de ca­da “shii­ta, após­ta­ta, cris­tiano, nu­sai­ri­ta, ya­zi­di­ta, con fun­da­men­to de la orden le­gí­ti­ma pro­ve­nien­te del Mi­nis­tro de Jus­ti­cia”.

Los miem­bros del ISIS son ex­clu­si­va­men­te su­ni­tas y se ven a sí mis­mos co­mo los úni­cos ver­da­de­ros cre­yen­tes. La ofi­ci­na de Ha­moud re­ci­bió la ins­truc­ción de ha­cer una lis­ta ca­bal de to­das las pro­pie­da­des po­seí­das por no-su­ni­tas… pa­ra lue­go apro­piar­se de ellas y re­dis­tri­buir­las.

La con­fis­ca­ción no se de­tu­vo en las tie­rras y ho­ga­res de las fa­mi­lias que ha­bían ex­pul­sa­do. Un mi­nis­te­rio en­te­ro fue crea­do pa­ra re­co­ger y re­dis­tri­buir ca­mas, me­sas, es­tan­te­rías… has­ta los te­ne­do­res sa­ca­ban los mi­li­tan­tes de las ca­sas que se apro­pia­ban. Lo lla­ma­ron el Mi­nis­te­rio del Bo­tín de Guerra.

La pro­me­sa del ISIS de ocu­par­se de los su­yos, in­clu­yen­do alo­ja­mien­to gra­tui­to a los re­clu­tas ex­tran­je­ros, fue uno de los atrac­ti­vos del ca­li­fa­to. “Es­toy en Mo­sul y real­men­te es­to es lo má­xi­mo”, es­cri­bía Kahi­na el-Ha­dra, una jo­ven fran­ce­sa que se unió al gru­po en 2015, en un mail que man­dó a un pro­fe­sor de se­cun­da­rio, se­gún la trans­crip­ción con­te­ni­da en un in­for­me de la Bri­ga­da Cri­mi­nal de Pa­rís.

“Ten­go un de­par­ta­men­to amo­bla­do”, de­cía Ha­dra. “No pa­go al­qui­ler ni elec­tri­ci­dad, ni agua… lol. ¡Es la bue­na vi­da! No tu­ve que com­prar ni un te­ne­dor”. Ha­dra, se­gún los re­gis­tros po­li­cia­les, era la es­po­sa em­ba­ra­za­da de uno de los ata­can­tes sui­ci­das que se in­mo­la­ron en el club Ba­ta­clan, en los ata­ques en Pa­rís del 2015.

Adop­té la cos­tum­bre de re­vol­ver la ba­su­ra de los te­rro­ris­tas en 2013, mien­tras cu­bría a Al Qae­da en Ma­li. Quie­nes vi­vían allí me in­di­ca­ban edi­fi­cios que ha­bían si­do ocu­pa­dos por el gru­po en los de­sier­tos de Tom­buc­tú. De­ba­jo de los mue­bles des­trui­dos, en­con­tré car­tas que los mi­li­tan­tes ha­bían por­ta­do a tra­vés de las du­nas, car­tas que de­fi­nían su vi­sión de la yihad is­lá­mi­ca. Esos do­cu­men­tos re­ve­la­ban pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos de Al Qae­da.

Años des­pués qui­se in­ves­ti­gar el ISIS del mis­mo mo­do. Así que cuan­do las fuer­zas alia­das se mo­vi­li­za­ron pa­ra re­cap­tu­rar Mo­sul a fi­nes de 2016, sa­lí pa­ra Irak en bus­ca de al­gún ti­po de do­cu­men­ta­ción.

Pe­ro fra­ca­sé. To­dos los días mi equi­po ne­go­cia­ba el ac­ce­so a los edi­fi­cios que te­nían pin­ta­do el lo­go del ISIS. Pe­ro siem­pre en­con­trá­ba­mos ca­jo­nes va­cíos. Has­ta que un día an­tes de mi vue­lo de re­gre­so, en­con­tra­mos a un hom­bre que re­cor­da­ba ha­ber vis­to pi­las de pa­pe­les en los cuar­te­les pro­vin­cia­les del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, en el pue­blo lla­ma­do Omar Khan. Al día si­guien­te via­ja­mos a ese pun­ti­to en el ma­pa de las lla­nu­ras de Ní­ni­ve y en­tra­mos en la ca­sa 47.

Se me hun­dió el pe­cho cuan­do abri­mos la puer­ta y vi­mos que los ar­ma­rios ha­bían si­do abier­tos… cla­ra se­ñal de que el lu­gar ya ha­bía si­do ex­pug­na­do. Pe­ro cuan­do sa­lía­mos, me pa­ré an­te una ca­si­ta ex­te­rior. Al abrir la puer­ta, vi­mos pi­las de car­pe­tas ama­ri­llas ata­das con hi­lo si­sal y amon­to­na­das en el pi­so. Sa­ca­mos una, la abri­mos… y ahí es­ta­ba el inequí­vo­co em­ble­ma, la ban­de­ra que sos­te­nía el pro­fe­ta mis­mo, de acuer­do a su creen­cia.

Car­pe­ta tras car­pe­ta, 273 en to­tal, pla­nos que mos­tra­ban las tie­rras pro­pie­dad de agri­cul­to­res per­te­ne­cien­tes a una de las re­li­gio­nes prohi­bi­das. Ca­da car­pe­ta con­te­nía un pe­di­do ma­nus­cri­to por par­te de un su­ni­ta.

Vol­vien­do a 2015, los sol­da­dos de ISIS se pro­pu­sie­ron trans­for­mar ca­da as­pec­to de la vi­da en la ciu­dad… em­pe­zan­do con el rol de la mu­jer. Em­pe­za­ron a cir­cu­lar car­te­les mos­tran­do la ima­gen de una mu­jer cu­bier­ta con el ve­lo. Los mi­li­tan­tes es­ta­ble­cie­ron una fá­bri­ca tex­til que em­pe­zó a pro­du­cir ves­ti­dos fe­me­ni­nos con el lar­go re­gla­men­ta­rio. Muy pron­to mi­les de ni­qabs en­tra­ron al mer­ca­do, y las mu­je­res que no se cu­brían em­pe­za­ron a ser mul­ta­das. Ha­moud, que es co­no­ci­do co­mo “Abu Sa­ra”, o el Pa­dre de Sa­ra, ce­dió y com­pró una ni­qab pa­ra su hi­ja. Mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia y des­de el tra­ba­jo, Ha­moud em­pe­zó a ir por ca­lles pa­ra­le­las pa­ra evi­tar las fre­cuen­tes eje­cu­cio­nes que ocu­rrían en lu­ga­res más tran­si­ta­dos y pla­zas pú­bli­cas. En uno de los ca­sos, una chi­ca ado­les­cen­te acu­sa­da de adul­te­rio era arras­tra­da de una mi­ni­ván y obli­ga­da a po­ner­se de ro­di­llas. Lue­go le ti­ra­ban una pie­dra gran­de en la ca­be­za. Des­de un puen­te se arro­ja­ba los cuer­pos de las per­so­nas acu­sa­das de es­pio­na­je.

El nue­vo go­bierno no se preo­cu­pa­ba so­la­men­te en asun­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. Pa­ra la mo­ra­li­dad, co­mo pa­ra to­do lo de­más, se es­ta­ble­cía una bu­ro­cra­cia co­rres­pon­dien­te. Los ciu­da­da­nos que eran de­te­ni­dos en la ca­lle por la His­ba, po­li­cía mo­ral, acu­sa­dos de al­gu­na ofen­sa, re­ci­bían la orden de en­tre­gar su iden­ti­fi­ca­ción per­so­nal pa­ra una “mul­ta de con­fis­ca­ción”. Los es­pe­cia­lis­tas re­li­gio­sos so­pe­sa­ban el cri­men. Des­pués, el ofen­sor de­bía fir­mar otro for­mu­la­rio: “Yo, el aba­jo fir­man­te, ju­ro no afei­tar ni re­cor­tar mi bar­ba nun­ca más”, de­cía uno. “Si lo ha­go de nue­vo, se­ré so­me­ti­do a to­do ti­po de cas­ti­gos que el Cen­tro His­ba pue­da con­si­de­rar apro­pia­dos en mi con­tra”.

El en­tu­sias­mo con que la po­li­cía de ISIS con­tro­la­ba a la po­bla­ción pue­de ver­se re­pre­sen­ta­do en los 87 re­gis­tros de de­ten­ción que aban­do­na­ron en una de las es­ta­cio­nes po­li­cia­les. Los ciu­da­da­nos eran en­car­ce­la­dos por una se­rie de crí­me­nes os­cu­ros, in­clu­yen­do de­pi­la­ción de ce­jas, cor­tes de pe­lo inapro­pia­dos, cría de pa­lo­mas, ju­gar al do­mi­nó, ju­gar a las car­tas, to­car mú­si­ca y fu­mar el hoo­kah.

La vuel­ta de los re­gu­la­res

Los com­ba­tien­tes que ha­bían des­per­ta­do la bur­la por sus pla­nes de cons­truir un es­ta­do ha­bían de­mos­tra­do ser sor­pren­den­te­men­te efi­ca­ces. Lle­vó nue­ve me­ses arre­ba­tar Mo­sul del po­der de los ex­tre­mis­tas, du­ra ta­rea que un ex­pe­ri­men­ta­do ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se des­cri­bió co­mo la ba­ta­lla más di­fí­cil que vio en 35 años. Aun­que los mi­li­tan­tes se han ido, per­du­ran la me­mo­ria del ISIS y de su es­ti­lo par­ti­cu­lar de go­bierno. En el pue­blo de Tel Kaif, por ejem­plo, los re­si­den­tes re­cuer­dan có­mo los ocu­pan­tes re­clu­ta­ron un co­mi­té de in­ge­nie­ros en elec­tri­ci­dad pa­ra re­pa­rar una red de dis­tri­bu­ción de ener­gía. Ins­ta­la­ron un nue­vo sis­te­ma de fa­ses y, por pri­me­ra vez, los re­si­den­tes que ha­bían es­ta­do acos­tum­bra­dos a lo su­mo a seis ho­ras de elec­tri­ci­dad dia­rias, po­dían aho­ra pren­der las lu­ces con la cer­te­za de que fun­cio­na­rían.

A co­mien­zos de 2017, los sol­da­dos ira­quíes re­cu­pe­ra­ron el pue­blo; fue­ron re­ci­bi­dos co­mo hé­roes.Pe­ro des­pués des­co­nec­ta­ron los cir­cui­tos que ha­bía ins­ta­la­do Es­ta­do Is­lá­mi­co… y las fa­llas eléc­tri­cas vol­vie­ron a ocu­rrir. “Si el go­bierno quie­re vol­ver al sis­te­ma que ISIS ha­bía es­ta­ble­ci­do, has­ta les be­sa­ría­mos la fren­te”, di­jo el ca­mio­ne­ro You­nes.

A los po­cos me­ses, el go­bierno hi­zo exac­ta­men­te eso. La iro­nía de que ha­bía si­do ne­ce­sa­rio un gru­po te­rro­ris­ta pa­ra re­pa­rar uno de los más per­sis­ten­tes pro­ble­mas del pue­blo no se les es­ca­pa­ba a los ciu­da­da­nos.

IVOR PRICKETT

An­ti­gua mez­qui­ta. Allí el Es­ta­do Is­lá­mi­co pro­cla­mó su ca­li­fa­to en 2014. Se di­ce que la hi­cie­ron es­ta­llar tras la de­rro­ta.

IVOR PRICKETT

Re­tén del ejér­ci­to re­gu­lar ira­quí. En las afue­ras de Mo­sul.

IVOR PRICKETT

Res­ca­tan­do cuer­pos. En uno de los barrios des­trui­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.