Luz azul, de Bea­triz Vig­no­li

La con­cien­cia de lo tran­si­to­rio afi­la la per­cep­ción de Bea­triz Vig­no­li, que per­si­gue sen­ti­dos ocul­tos con ver­sos de una cla­ra in­ten­si­dad.

Revista Ñ - - SUMARIO - OS­VAL­DO AGUI­RRE

En la in­tro­duc­ción de Lo gris en el can­to de las ho­jas (2014), Bea­triz Vig­no­li di­jo que el tí­tu­lo de ese li­bro con­den­sa­ba “los es­ti­los ma­yo­ri­ta­rios en que he­mos sen­ti­do y pen­sa­do la poe­sía los poe­tas ar­gen­ti­nos en las úl­ti­mas tres dé­ca­das”. En­tre la pre­cep­ti­va ob­je­ti­vis­ta aten­ta a los ob­je­tos y a los pai­sa­jes ur­ba­nos con que es­cri­bió Al­ma­gro (1990), su pri­mer li­bro, y Ia re­cu­pe­ra­ción de la lí­ri­ca que ra­di­ca­li­zó en So­li­lo­quios (2007), en­con­tra­ba fi­nal­men­te una for­ma de sín­te­sis, un ca­mino pro­pio pa­ra atra­ve­sar esos es­pa­cios que, to­da­vía hoy, son vis­tos co­mo an­ta­gó­ni­cos por el sen­ti­do co­mún pre­do­mi­nan­te en la poe­sía ar­gen­ti­na.

Luz azul, el nue­vo li­bro de la es­cri­to­ra ro­sa­ri­na, re­afir­ma esa lí­nea sin­gu­lar. El tí­tu­lo, que co­rres­pon­de tam­bién a la pri­me­ra par­te del vo­lu­men, pro­vie­ne en es­te ca­so de un ar­tícu­lo en in­glés so­bre prue­bas nu­clea­res y emi­sio­nes de luz en si­tua­cio­nes de ex­ce­so de ener­gía. Sin em- la maes­tría de Vig­no­li con­sis­te en la ma­ne­ra en que los poe­mas con­du­cen los even­tua­les es­ta­lli­dos (sen­so­ria­les, emo­ti­vos) ha­cia un ho­ri­zon­te de diá­fa­na in­ten­si­dad, y de cier­ta in­quie­tud, por­que la con­cien­cia de lo pe­re­ce­de­ro acen­túa la per­cep­ción y ur­ge ver y ac­tuar “an­tes de que des­apa­rez­ca to­do es­to”.

Tam­po­co se tra­ta de ex­pe­rien­cias de la des­me­su­ra; al con­tra­rio, la mi­ra­da pri­vi­le­gia ele­men­tos in­sig­ni­fi­can­tes que ra­yan la apa­ren­te nor­ma­li­dad del mun­do y son se­cre­ta­men­te re­ve­la­do­res, co­mo es el ca­so de unas flo­res blan­cas que pa­san des­aper­ci­bi­das en me­dio de las con­ver­sa­cio­nes en una pe­lu­que­ría pe­ro re­cuer­dan que “hay un si­len­cio que rom­pe to­das las co­sas”, o la go­rra de béis­bol que que­da­ría sim­ple­men­te ri­dí­cu­la en quien la usa, si no fue­ra por­que a par­tir de ella pro­ce­de la de­li­ca­da ilu­mi­na­ción de una muer­te y cier­to apren­di­za­je: “el tiem­po de una vi­da nos con­tie­ne:/ los otros son el mar­co, la me­mo­ria”.

Los poe­mas se ale­jan del re­gis­tro llano de un lu­gar o de una cir­cuns­tan­cia por esa bús­que­da que nun­ca se sa­tis­fa­ce con lo que sur­ge a la vis­ta y se orien­ta, co­mo un ra­dar, ha­cia in­te­rro­gan­tes y nú­cleos de sen­ti­do ocul­tos.

A la vez, a di­fe­ren­cia de la lí­ri­ca in­ge­nua, Vig­no­li no iden­ti­fi­ca tan­to una voz pro­pia en sus pa­la­bras co­mo otra que le re­sul­ta aje­na, una más­ca­ra que in­sis­te en su ra­re­za. El su­je­to no termina en­ton­ces de re­co­no­cer­se en lo que di­ce, so­me­ti­do a pe­que­ños so­bre­sal­tos, “los años per­di­dos”, la pa­ra­do­ja de “una vi­da nues­tra que si­gue trans­cu­rrien­do sin no­so­tros”, la sos­pe­cha de que no que­da­rán hue­llas de su pa­so. “Car­ne ex­tra­ña”, la se­gun­da par­te de Luz azul, reúne un con­jun­to de tex­tos en ese sen­ti­do, co­bar­go, men­zan­do por una par­ti­cu­lar re­es­cri­tu­ra del Sal­mo 22, y su­bra­ya el quie­bre de cual­quier fa­mi­lia­ri­dad con una afir­ma­ción ro­tun­da: “El pa­dre y el hi­jo no tie­nen na­da que de­cir­se”. La fi­gu­ra pa­ter­na es re­cu­rren­te en los tex­tos de Vig­no­li. Uno de sus gran­des poe­mas, “Fun­ción de la lí­ri­ca”, cap­tu­ra el instante en que la ago­nía del pa­dre “en un sa­na­to­rio con TV por ca­ble” se con­tra­po­ne a una es­ce­na de Ri­go­let­to vis­ta en un ca­nal de ópe­ra, una co­li­sión don­de ya se no­ta esa ex­tra­or­di­na­ria luz a la que re­fie­re su úl­ti­mo li­bro. Su obra apa­re­ce ro­dea­da por cons­tan­tes ci­tas, alu­sio­nes y re­fe­ren­cias, pe­ro sus fi­lia­cio­nes pa­re­cen co­rrer de mo­do más elu­si­vo.

En Luz azul vuel­ve a pro­yec­tar­se la fi­gu­ra de la poe­ta san­ta­fe­si­na Bea­triz Va­lle­jos (19222007), a quien Vig­no­li le de­di­có su pri­mer li­bro. Aho­ra, acu­de a su ca­sa con una dis­cul­pa (“Na­da pu­de ha­cer con tus pa­pe­les/ sal­vo mi­rar­los”) y un tri­bu­to (“Yo gra­bé tu si­len­cio,/ los cielos de tus ojos/ des­ci­frar qui­se”) que po­dría va­ler tam­bién co­mo ar­te poé­ti­ca.

LUZ AZUL Bea­triz Vig­no­li Ba­jo la Lu­na 56 págs. $ 200

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.