Una vi­da sin prin­ci­pios, de Henry D. Tho­reau

Una con­fe­ren­cia del inigua­la­ble Henry Da­vid Tho­reau, au­tor del clá­si­co “Wal­den”, se atre­ve a las pre­gun­tas más bá­si­cas, nun­ca desac­tua­li­za­das.

Revista Ñ - - SUMARIO - SAN­TIA­GO BARDOTTI

En la en­tra­da de su dia­rio del 20 de fe­bre­ro de 1857 Henry Da­vid Tho­reau se pre­gun­ta­ba cuál es la re­la­ción en­tre el can­to de un pá­ja­ro y el oí­do que apre­cia la me­lo­día. Se res­pon­de: “En efec­to ellos es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos y uno fue he­cho pa­ra el otro. Si fue­ra a des­cu­brir que una cla­se par­ti­cu­lar de pie­dra en la cos­ta de un es­tan­que fue­ra afec­ta­da, in­clu­so de­sin­te­gra­da por un so­ni­do par­ti­cu­lar de un ave, cree­ría que uno no pue­de ser des­crip­to sin el otro. Yo mis­mo soy la pie­dra en esa ori­lla”.

Es­ta ci­ta fue ex­traí­da de un her­mo­so vo­lu­men ti­tu­la­do en su ori­gi­nal On Birds. No son las des­crip­cio­nes fre­cuen­tes de los ob­ser­va­do­res de aves. Se­gu­ra­men­te sí la mis­ma pa­sión. Fue pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez tan tem­prano co­mo 1910. La or­ni­to­lo­gía en­cuen­tra así un pre­cur­sor no­ta­ble y una plu­ma tan po­co usual co­mo cier­tas aves.

Un eco am­pli­fi­ca­do de es­te asom­bro­so dia­rio so­bre las aves

re­sue­na en uno de los li­bros más her­mo­sos apa­re­ci­dos en los úl­ti­mos años. La ad­mi­ra­ble tra­duc­ción de Mar­ce­lo Cohen de esa jo­ya per­di­da lla­ma­da El pe­re­gri- no.

Di­ce allí J.A. Ba­ker: “Siem­pre he desea­do ser par­te de lo abier­to, es­tar allá al bor­de de las co­sas, de­jar que la im­pu­re­za hu­ma­na se en­jua­gue has­ta el va­cío y el si­len­cio co­mo el zo­rro di­suel­ve su olor en el agua fría… vol­ver a la ciu­dad co­mo un ex­tran­je­ro”. El pe­re­grino es el dia­rio de diez años de ob­ser­va­ción de un ave, que co­mo Tho­reau sa­be, son to­das las aves. Un hue­co por don­de se fil­tra la in­mor­ta­li­dad. Co­mo en el can­to del zor­zal: en Nue­va In­gla­te­rra o en la bu­lli­cio­sa Bue­nos Ai­res 150 años des­pués.

El crí­ti­co li­te­ra­rio Geor­ge Stei­ner con su pro­vo­ca­ti­va ma­ne­ra de ar­gu­men­tar nos di­ce que no lee­mos a los clá­si­cos sino que por el con­tra­rio son ellos los que nos leen a no­so­tros: “Un clá­si­co nos in­te­rro­ga ca­da vez que lo abor­da­mos. El clá­si­co nos pre­gun­ta­rá: ¿es­tás pre­pa­ra­do pa­ra abor­dar las po­ten­cia­li­da­des del ser trans­for­ma­do y en­ri­que­ci­do que he plan­tea­do?”.

En­ton­ces he aquí que nos en­con­tra­mos una y otra vez fren­te a la pa­la­bra vi­va de Henry Da­vid Tho­reau.

Di­ce al co­men­zar la con­fe­ren­cia

(que se trans­for­mó en un be­llo li­bro) Una vi­da sin prin­ci­pios: “Con­si­de­re­mos la for­ma en que pa­sa­mos nues­tras vi­das”. Son­reí­mos. ¿Quién se atre­ve a ha­cer­nos esa cla­se de pre­gun­ta, así, sin más? Pre­fe­ri­ría­mos que nos pre­gun­ten la edad o la pro­fe­sión, lo con­si­de­ra­ría­mos más ci­vi­li­za­do. “Si un hom­bre se aden­tra en los bos­ques por amor a ellos ca­da ma­ña­na, es­tá en pe­li­gro de ser con­si­de­ra­do un va­go, pe­ro si gas­ta su día com­ple­to es­pe­cu­lan­do, cor­tan­do esos mis­mos bos­ques ha­cien­do que la tie­rra se que­de cal­va an­tes de tiem­po, es un ciu­da­dano es­ti­ma­do y em­pren­de­dor”. Aho­ra sí que so­lo po­de­mos em­pe­zar a ex­cu­sar­nos. Con­ti­núa: “La ma­yo­ría de las per­so­nas se sen­ti­rían ofen­di­das si se les pro­pu­sie­ra un em­pleo que con­sis­ta en lan­zar pie­dras a un mu­ro pa­ra ga­nar un sa­la­rio… Sin em­bar­go, mu­chos tie­nen, aho­ra mis­mo, em­pleos aún más inú­ti­les”. No hay que creer que Tho­reau, quien su­po ser fa­bri­can­te de lá­pi­ces, te­mie­ra a las la­bo­res ma­nua­les. No se tra­ta de ello. Un poe­ta, un fi­ló­so­fo y un aca­dé­mi­co po­dían an­te sus ojos ser igual de va­nos. He­mos per­di­do de vis­ta que se tra­ta de rea­li­zar sim­ple­men­te bien una ta­rea, tan­tas son las co­sas que te­ne­mos en la ca­be­za. Y pro­si­gue con la si­guien­te ima­gen: “No pue­do com­prar con fa­ci­li­dad un cua­derno en blan­co pa­ra es­cri­bir pen­sa­mien­tos, por­que en ge­ne­ral es­tán re­gla­dos pa­ra dó­la­res y cen­ta­vos”. Pa­ra Tho­reau no hay an­gus­tia an­te la pá­gi­na en blan­co. Hay an­gus­tia en to­do ca­so por la di­fi­cul­tad de en­con­trar una ya que to­do es­tá re­gla­do.

Hay al­go pa­ra­dó­ji­co res­pec­to al au­tor de Wal­den. Pa­re­cie­ra que sus pa­la­bras fue­ron de­ma­sia­do avan­za­das pa­ra la épo­ca (es­ta con­fe­ren­cia es de 1854) y de al­gu­na ma­ne­ra hoy mis­mo pue­de ser de­ma­sia­do tar­de pa­ra es­cu­char­las. Cor­tá­zar hu­bie­ra di­cho des­tiem­po. Sin em­bar­go de­be ser nues­tra pe­re­za. Nun­ca es tar­de pa­ra una éti­ca co­mo la si­guien­te: “El frío y el ham­bre me pa­re­cen más ten­ta­do­res que los me­dios que los hom­bres prac­ti­can y re­co­mien­dan pa­ra evi­tar­los”. Y con­clu­ye, o más bien co­mien­za: “¿Có­mo pue­de un ser hu­mano ser sa­bio, si no sa­be có­mo vi­vir me­jor que otro? ”.

UNA VI­DA SIN PRIN­CI­PIOS H. D. Tho­reau Trad. M. So­lís Edi­cio­nes Go­dot 104 págs. $ 200

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.