Cien­cias so­cia­les en pre­sen­te, por Bi­bia­na Ruiz

A 20 años de la crea­ción del IDAES, re­co­no­ci­dos es­pe­cia­lis­tas de­ba­tie­ron so­bre el rol de la aca­de­mia y pu­sie­ron en ja­que la fi­gu­ra del in­te­lec­tual des­co­nec­ta­do de su épo­ca.

Revista Ñ - - SUMARIO - BI­BIA­NA RUIZ

La ima­gen del pen­sa­dor, del in­te­lec­tual, del in­ves­ti­ga­dor co­mo un ilu­mi­na­do quien, en so­le­dad, se re­go­dea en sí mis­mo, en sus sa­be­res, y ha­lla, sí, en so­le­dad, la fór­mu­la pa­ra me­jo­rar el mun­do, o pa­ra cam­biar la pe­que­ña co­mu­ni­dad de la que for­ma par­te, ha per­di­do vi­gen­cia. Y pro­duc­ti­vi­dad. Por­que si las cien­cias so­cia­les no son ca­pa­ces de in­ter­pe­lar al pró­ji­mo, a su épo­ca, si no se vuel­ven le­gi­bles, si no se vuel­ven aten­tas a lo que pa­sa al­re­de­dor, se trans­for­man, es pro­ba­ble, en al­go inú­til.

En el se­mi­na­rio “Pa­sa­do y pre­sen­te de las Cien­cias So­cia­les”, que se lle­vó a ca­bo el lu­nes 9 en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción y dio co­mien­zo al ci­clo lec­ti­vo 2018, el Ins­ti­tu­to de Al­tos Es­tu­dios So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de San Mar­tín (IDAES) lan­zó una se­rie de fes­te­jos por los 20 años de la ins­ti­tu­ción. A lo lar­go del 2018 ha­brá di­fe­ren­tes char­las, de­ba­tes y con­fe­ren­cias or­ga­ni­za­das jun­to a la Em­ba­ja­da de Fran­cia, con in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo Di­dier Fas­sin y Cy­ril Le­mieux, y un ci­clo de me­sas re­don­das so­bre cultura, ar­te y po­lí­ti­ca, de la mano de la edi­to­rial Si­glo XXI. Tam­bién un con­cur­so de en­sa­yos pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res in­tere­sa­dos en “Na­rrar la Ar­gen­ti­na”, di­se­ña­do en con­jun­to con la edi­to­rial Pai­dós.

El de­cano Ariel Wil­kis, es­pe­cia­lis­ta en so­cio­lo­gía y an­tro­po­lo­gía del di­ne­ro y las fi­nan­zas, cuen­ta que el ba­lan­ce de los 20 años es po­si­ti­vo, “so­bre to­do en tér­mi­nos de una ins­ti­tu­ción que fue des­ple­gán­do­se y am­plián­do­se a lo lar­go del tiem­po, apro­ve­chan­do y ade­lan­tán­do­se a ve­ces a la co­yun­tu­ra”. El IDAES em­pe­zó co­mo una de las pri­me­ras ca­sas de posgrado. Lue­go, en el con­tex­to de ex­pan­sión del sis­te­ma cien­tí­fi­co uni­ver­si­ta­rio du­ran­te el go­bierno kirch­ne­ris­ta, se am­plió, en es­pe­cial a tra­vés del re­clu­ta­mien­to de in­ves­ti­ga­do­res del Co­ni­cet y la aper­tu­ra de ca­rre­ras de gra­do. “Eso le fue dan­do su fi­so­no­mía ac­tual, es de­cir, un ins­ti­tu­to de cien­cias so­cia­les que tie­ne posgrado, gra­do e in­ves­ti­ga­ción”. El ob­je­ti­vo es ser­vir co­mo “un fo­ro de ela­bo­ra­ción y di­fu­sión de co­no­ci­mien­tos des­de una pers­pec­ti­va hu­ma­nís­ti­ca, plu­ral y crí­ti­ca, y con apor­tes a la cons­truc­ción de una so­cie­dad más jus­ta”.

Se­gún Wil­kis la evi­den­cia em­pí­ri­ca in­di­ca que los paí­ses desa­rro­lla­dos tie­nen las cien­cias so­cia­les con­so­li­da­das. “Una so­cie­dad que ne­ce­si­ta pro­fun­di­zar su cri­te­rio de jus­ti­cia, su prin­ci­pio de igual­dad y las di­ná­mi­cas de­mo­crá­ti­cas ne­ce­si­ta una cien­cia so­cial que le per­mi­ta co­no­cer­se me­jor y co­no­cer las con­di­cio­nes que ha­cen po­si­ble el mo­do en que esa so­cie­dad fun­cio­na pa­ra mal o pa­ra bien. Si no tie­ne una cien­cia so­cial ca­paz de pro­veer y pro­du­cir ese co­no­ci­mien­to que le per­mi­ta te­ner con­cien­cia de las con­di­cio­nes de su pro­duc­ción y re­pro­duc­ción, esa so­cie­dad pier­de la po­si­bi­li­dad de orien­tar­se ha­cia una ma­yor igual­dad, una ma­yor jus­ti­cia, una ma­yor de­mo­cra­cia”, sos­tie­ne.

Del pa­nel inau­gu­ral par­ti­ci­pa­ron los ex­de­ca­nos Ale­xan­dre Roig, Ale­jan­dro Grim­son y Jo­sé Nun, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to que da­ba sus pri­me­ros pa­sos de la mano de la Fun­da­ción Ban­co Pa­tri­cios, en 1992. Si bien to­dos coin­ci­den en que el fu­tu­ro de las cien­cias so­cia­les en nues­tro país se vis­lum­bra co­mo un in­te­rro­gan­te, el an­tro­pó­lo­go Grim­son des­ta­ca que las cien­cias so­cia­les “son una con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la re­fle­xi­bi­li­dad de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas”. Y acla­ra: “Sin em­bar­go la exis­ten­cia de las cien­cias so­cia­les no ga­ran­ti­za de nin­gu­na ma­ne­ra –co­mo ve­mos en mu­chos paí­ses del mun­do– ese ti­po de ho­ri­zon­te cul­tu­ral, eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co”.

Por su par­te, Roig ha­ce hin­ca­pié en que la so­cie­dad se trans­for­ma. Y, en­ton­ces, hay una ne­ce­si­dad de pro­du­cir una so­cio­lo­gía dis­tin­ta.

El doc­tor en so­cio­lo­gía eco­nó­mi­ca sos­tie­ne que de­be­mos pen­sar las cien­cias “en su con­tem­po­ra­nei­dad” y re­cuer­da que na­cie­ron en un mo­men­to en el cual se es­truc­tu­ró la re­pre­sen­ta­ción, “un mo­men­to que es­tá ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­do al na­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia”. Por lo tan­to, “las cien­cias so­cia­les en cri­sis son tam­bién par­te de la cri­sis de la de­mo­cra­cia”. Fren­te a las crí­ti­cas a es­tos sa­be­res, Roig re­cuer­da que “pro­du­cen sen­ti­do, y la de­mo­cra­cia se ha or­ga­ni­za­do en torno a la pro­duc­ción co­lec­ti­va de sen­ti­do”. Agre­ga que en cual­quier go­bierno au­to­ri­ta­rio y dic­ta­to­rial, “las cien­cias so­cia­les son el pri­mer ob­je­to de ata­que al pen­sa­mien­to crí­ti­co” y eso “nos lle­va a re­pen­sar muy se­ria­men­te nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ins­ti­tu­ción de las cien­cias so­cia­les y a pre­gun­tar­nos có­mo ha­ce­mos pa­ra con­tri­buir a esa pro­duc­ción de sen­ti­do crí­ti­co en un con­tex­to en el cual la re­fe­ren­cia­li­dad y la au­to­ri­dad de la pa­la­bra es­tán en cri­sis”.

Grim­son pro­po­ne que las cien­cias so­cia­les en Amé­ri­ca La­ti­na, en el IDAES, en el Co­ni­cet y en las uni­ver­si­da­des se pre­gun­ten a sí mis­mas si in­ten­ta­rán con­tri­buir a com­pren­der y a trans­for­mar la épo­ca que nos ha to­ca­do vi­vir. Roig aña­de que hay con­flic­tos en la so­cie­dad que “no son sin­te­ti­za­bles”.

El IDAES se ha ca­rac­te­ri­za­do por abo­nar al de­ba­te pú­bli­co. Al res­pec­to, Wil­kis di­ce: “Creo que una ins­ti­tu­ción de cien­cias so­cia­les, si no es con­tem­po­rá­nea a su so­cie­dad, no tie­ne ra­zón de ser. Y ser con­tem­po­rá­nea a su so­cie­dad es in­ter­pre­tar­la, de­ba­tir­la, cri­ti­car­la y dia­lo­gar con ella. De al­gu­na ma­ne­ra, si no pro­du­ce ese ti­po de ope­ra­cio­nes, las cien­cias so­cia­les pier­den su ra­zón de ser”. Pa­ra ce­rrar, el de­cano co­men­ta que es­tas dos dé­ca­das del IDAES “fue un pe­río­do muy crea­ti­vo en tér­mi­nos de pu­bli­ca­ción y de nue­vos ob­je­tos de in­ves­ti­ga­ción. Hu­bo años fa­vo­ra­bles que per­mi­tie­ron con­so­li­dar un cam­po aca­dé­mi­co y cien­tí­fi­co que hi­zo que to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes in­tere­sa­dos en es­te cam­po de es­tu­dio se for­men, se doc­to­ren, es­tu­dien en el ex­te­rior y, a su retorno, pue­dan tra­ba­jar”.

MAR­CE­LO CARROL

In­ves­ti­ga­ción y di­vul­ga­ción. Los ex de­ca­nos Ale­jan­dro Grim­son, Ale­xan­dre Roig y Jo­sé Nun (fo­to) dia­lo­ga­ron con el so­ció­lo­go Ariel Wil­kis, quien ocu­pa ese car­go hoy, so­bre la for­ma en que la de­mo­cra­cia se or­ga­ni­za en torno a la pro­duc­ción co­lec­ti­va de sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.