Di­ver­si­dad fas­hion con­tra el ra­cis­mo in­glés, por Gon­za­lo Ma­ses

Los 80, el co­lec­ti­vo in­glés Buf­fa­lo Boys creó una es­té­ti­ca con­tes­ta­ta­ria que con­fron­ta­ba re­vis­tas co­mo “Vo­gue” o “Har­per’s Ba­zaar”. Su le­ga­do mul­ti­cul­tu­ral se re­va­lo­ri­za en tiem­pos de Bre­xit.

Revista Ñ - - SUMARIO - GON­ZA­LO MA­SES DES­DE LON­DRES

En la dé­ca­da del ochen­ta el punk y el new wa­ve agi­ta­ban la es­ce­na cul­tu­ral in­gle­sa, mien­tras las po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras de Mar­ga­ret That­cher se en­du­re­cían y las ten­sio­nes raciales pro­vo­ca­ban dis­tur­bios en las ca­lles. Sin Internet ni ce­lu­la­res, la vi­da trans­cu­rría of­fli­ne y en tiem­po real. En es­te con­tex­to emer­ge el co­lec­ti­vo Buf­fa­lo, un gru­po de es­ti­lis­tas, fo­tó­gra­fos y mo­de­los que se pro­pu­so cues­tio­nar los va­lo­res vic­to­ria­nos me­dian­te ar­tícu­los editoriales que ce­le­bra­ban la di­ver­si­dad cul­tu­ral. An­te el sur­gi­mien­to de un na­cio­na­lis­mo ra­di­cal pro Bre­xit y los dis­cur­sos an­ti­mi­gran­tes, al­gu­nas mar­cas re­to­man aquel es­ti­lo en sus pu­bli­ci­da­des, y has­ta en la re­dac­ción de ma­ni­fies­tos, mien­tras aca­dé­mi­cos y es­pe­cia­lis­tas en mo­da ad­vier­ten la ne­ce­si­dad de pen­sar hoy el le­ga­do de su es­té­ti­ca mul­ti­cul­tu­ral.

En mar­zo de 1985, en el pre­ci­so mo­men­to en el que los sin­di­ca­tos mi­ne­ros per­dían su ba­ta­lla con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo de That­cher, otra ba­ta­lla se ini­cia­ba en el cam­po cul­tu­ral. El ros­tro de un ni­ño ilus­tra­ba la por­ta­da de la re­vis­ta in­gle­sa The Fa­ce. A mo­do de ma­ni­fies­to vi­sual, el re­tra­to del chi­co de mi­ra­da desafian­te y som­bre­ro de fiel­tro con la le­yen­da “Ki­ller” anun­cia­ba la lle­ga­da de la es­té­ti­ca Buf­fa­lo. Con el East Lon­don co­mo trin­che­ra crea­ti­va, y me­dian­te un his­to­ri­cis­mo sub­ver­si­vo, el co­lec­ti­vo co­men­zó a des­ple­gar opi­nio­nes en las re­vis­tas i-D y The Fa­ce que cues­tio­na­ban el na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do de Mar­ga­ret That­cher.

A tra­vés de su ob­se­sión por los chi­cos ru­dos, la cultura ja­mai­qui­na y los pue­blos na­ti­vos de los Es­ta­dos Uni­dos, el co­lec­ti­vo creó un es­ti­lo mul­ti­cul­tu­ral que co­que­tea­ba con el dis­cur­so ho­mo­eró­ti­co y afian­za­ba, a su vez, la sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca del New Man de los años ochen­ta. En el có­dex del es­ti­lo Buf­fa­lo, las je­rar­quías de la in­dus­tria eran eli­mi­na­das y las pren­das de di­se­ña­dor apa­re­cían com­bi­na­das con mar­cas de se­gun­da mano. Las chi­cas apa­re­cían ves­ti­das co­mo chi­cos y los hom­bres eran re­tra­ta­dos lu­cien­do sa­cos sas­tre con po­lle­ras de cue­ro o cal­zon­ci­llos bo­xers y bor­ce­gos.

Mien­tras las pu­bli­ci­da­des re­pro­du­cían los dis­cur­sos so­bre la apa­rien­cia y las pu­bli­ca­cio­nes de mo­da le­gi­ti­ma­ban el sis­te­ma de ten­den­cias en un fre­ne­sí de co­lo­res, es­tam­pa­dos y vo­lú­me­nes exa­ge­ra­dos, la pan­di­lla Buf­fa­lo se di­fe­ren­cia­ba con ori­gi­na­les his­to­rias y looks de fe­ria ame­ri­ca­na que pon­de­ra­ban el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y bur­la­ban las fron­te­ras de gé­ne­ro. “Has-

ta cier­to pun­to, el tra­ba­jo de es­te co­lec­ti­vo dio for­ma a un len­gua­je que fu­sio­nó po­lí­ti­ca y pa­ro­dia. Sus dis­cur­sos crea­ron un con­tra­dis­cur­so a re­vis­tas co­mo Vo­gue o Har­per’s Ba­zaar y se con­vir­tie­ron en el cen­tro de la cons­truc­ción de lo que se ha de­fi­ni­do co­mo la in­dus­tria de la crea­ción de imá­ge­nes, que se ca­rac­te­ri­za por in­tro­du­cir una es­pe­cie de his­to­ria so­cial en la narrativa de mo­da”, afir­ma Mar­co Pe­co­ra­ri, di­rec­tor del pro­gra­ma de Maes­tría en Mo­da de la Uni­ver­si­dad New School Par­sons Pa­rís.

Post re­fe­rén­dum, el es­cep­ti­cis­mo so­bre­vue­la las ne­go­cia­cio­nes del Bre­xit y sus ideó­lo­gos arre­me­ten con na­rra­ti­vas xe­nó­fo­bas que re­cuer­dan a aque­lla mo­ral vic­to­ria­na que el co­lec­ti­vo in­ten­ta­ba desafiar. An­te los dis­cur­sos que cons­tru­yen a la in­mi­gra­ción co­mo la ame­na­za a los va­lo­res y es­ti­lo de vi­da in­gle­ses, re­vis­tas y eti­que­tas de ro­pa re­cu­rren a las tác­ti­cas estéticas pro­pias del mo­vi­mien­to Buf­fa­lo.“El co­lec­ti­vo re­pre­sen­ta­ba to­do lo con­tra­rio al eu­ro­es­cep­ti­cis­mo y a la vi­sión es­tre­cha de un país que to­da­vía no se ha da­do cuen­ta de que su im­pe­rio ha co­lap­sa­do ha­ce ra­to”, ex­pli­ca el pro­fe­sor en es­tu­dios cul­tu­ra­les Roy­ce Maha­wat­te. “El es­ti­lo que pro­po­nían por en­ton­ces re­sul­ta per­fec­to pa­ra la ac­tual era di­gi­tal, que es don­de se li­bran mu­chas ba­ta­llas ‘Bre­xit’. De he­cho, creo que es­ta reite­ra­ción del es­ti­lo Buf­fa­lo es más ex­plí­ci­ta­men­te po­lí­ti­ca que an­tes, por­que aho­ra se ha­bla más so­bre el le­ga­do de la su­pre­ma­cía blan­ca en la vi­da co­ti­dia­na. La mo­da con­tem­po­rá­nea es­tá re­sis­tien­do el et­no­na­cio­na­lis­mo”.

Aun­que al­gu­nas cam­pa­ñas y editoriales ha­cen una de­fen­sa del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo li­mi­tán­do­se a re­tra­tar a mo­de­los de di­fe­ren­tes orí­ge­nes ét­ni­cos, mar­cas co­mo Jig­saw van más allá con ma­ni­fies­tos pro in­mi­gra­ción. “El es­ti­lo bri­tá­ni­co no es 100% bri­tá­ni­co –pro­cla­man los car­te­les pu­bli­ci­ta­rios de la fir­ma in­gle­sa–. ‘No exis­te el 100% bri­tá­ni­co’. Sea cual sea tu opi­nión, en al­gún mo­men­to de tu as­cen­den­cia, al­guien se mu­dó e in­quie­tó a los ve­ci­nos. Por­que nin­guno de no­so­tros es el pro­duc­to de que­dar­se quie­to. Y no so­mos di­fe­ren­tes. Co­mo mar­ca de ro­pa, no po­dría­mos ha­cer lo que ha­ce­mos si las per­so­nas no tu­vie­ran la li­ber­tad de mo­ver­se. Sin la in­mi­gra­ción, es­ta­ría­mos ven­dien­do bol­sas de pa­pa”,

Pa­ra el historiador del ar­te Mar­ce­lo Ma­rino, se de­be en­ten­der al co­lec­ti­vo Buf­fa­lo co­mo un mo­vi­mien­to no so­lo crea­do en el seno de gru­pos de mi­gran­tes, sino tam­bién por bri­tá­ni­cos de di­fe­ren­tes con­tex­tos raciales que ya per­te­ne­cían a una se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción en el Reino Uni­do. De es­te mo­do, la cla­ve es­tá en pre­gun­tar­se cuán­to hi­zo el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo del co­lec­ti­vo Buf­fa­lo por re­afir­mar el ima­gi­na­rio del ser bri­tá­ni­co. “Esa es la mis­ma pre­gun­ta que se ocu­pa­ron de desoír aho­ra y que los lle­vó al abis­mo de un Bre­xit, que ni si­quie­ra pue­den de­fi­nir con pa­la­bras. Buf­fa­lo, des­de la mo­da, es otra ver­dad que les ex­plo­ta en la ca­ra, so­bre al­go que de­be­ría ser una tre­men­da ven­ta­ja. Me re­fie­ro a la cons­ti­tu­ción cul­tu­ral, di­ver­sa y ri­quí­si­ma, de es­tos paí­ses”.

Ray Pe­tri fue quien bau­ti­zó al co­lec­ti­vo. El es­ti­lis­ta lo ha­bía to­ma­do pres­ta­do de Jac­ques Ne­grit, uno de los hom­bres de se­gu­ri­dad del le­gen­da­rio club noc­turno de Pa­rís Les Bains Dou­ches. Por aquel en­ton­ces, los hom­bres cor­pu­len­tos que tra­ba­ja­ban ahí lu­cían las clá­si­cas cha­que­tas MA-1 de avia­dor y la ins­crip­ción “Buf­fa­lo” im­pre­sa en la es­pal­da. La se­gun­da acep­ción pa­ra el dic­cio­na­rio del co­lec­ti­vo ha­cía alu­sión a “Buf­fa­lo Sol­dier”, la can­ción de Bob Mar­ley de­di­ca­da a los sol­da­dos ne­gros de in­fan­te­ría que ha­bían lu­cha­do en el ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos con­tra los na­ti­vos ame­ri­ca­nos.

Fue tam­bién Pe­tri quien in­ven­tó el con­cep­to de es­ti­lis­ta, no co­mo al­guien que só­lo se­lec­cio­na un atuen­do de una co­lec­ción de di­se­ña­dor y lo com­ple­men­ta un po­co, sino quien ima­gi­na y crea mun­dos vi­sua­les. Ray te­nía la ca­pa­ci­dad de com­bi­nar la al­ta cos­tu­ra con los nue­vos di­se­ña­do­res bri­tá­ni­cos; yux­ta­po­ner de mo­do ex­pe­ri­men­tal pie­zas de se­gun­da mano y ar­tícu­los inusua­les, co­mo to­ca­dos hin­dúes o fal­das en­vol­ven­tes pa­ra hom­bres. Im­pul­sa­do por el tra­ba­jo crea­ti­vo de Ray Pe­tri, el gru­po desafió las con­ven­cio­nes de “la mo­da acep­ta­ble”.

La for­ma de se­lec­cio­nar a sus mo­de­los eran aún me­nos con­ven­cio­na­les. Cuan­do Ja­mie Mor­gan, uno de los fo­tó­gra­fos, acu­dió a una agen­cia pa­ra pe­dir un mo­de­lo de ra­za ne­gra, le pro­pu­sie­ron a Nick Ka­men. Sor­pren­di­do, Mor­gan les di­jo que Ka­men no era ne­gro, sino ape­nas “mi­tad bir­mano”. La agen­cia le con­tes­tó que esa era la re­pre­sen­ta­ción más cer­ca­na a la que po­dían as­pi­rar. An­te la es­ca­sa y ca­si nu­la exis­ten­cia de mo­de­los de co­lor en las agen­cias tra­di­cio­na­les, la tro­pa con­tra­cul­tu­ral de­ci­dió bus­car por su cuen­ta los ros­tros que re­pre­sen­ta­rían me­jor su pro­cla­ma en las re­vis­tas de cul­to.

Al igual que mu­chos de los in­te­gran­tes del co­lec­ti­vo, los mo­de­los que en­car­na­ban es­ta re­tó­ri­ca es­té­ti­ca pro­ve­nían de fa­mi­lias mi­gran­tes y de cla­se pro­le­ta­ria. Eran los des­cen­dien­tes de las gran­des comunidades de mi­no­rías ét­ni­cas que, en los años 50 y 60, ha­bían emi­gra­do del Com­mon­wealth pa­ra ha­bi­tar las vi­vien­das pre­ca­rias del sur de Lon­dres, su­frir el des­em­pleo y el aco­so ra­cial por par­te de la po­li­cía. Eran los sec­to­res opri­mi­dos por un sis­te­ma de cla­ses in­fle­xi­ble que el go­bierno de That­cher re­afir­ma­ba. “En esa fi­su­ra y ten­sión en­tre la ri­gi­dez del sis­te­ma so­cial, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo pro­ve­nien­te de un le­ga­do im­pe­ria­lis­ta y un no­ta­ble es­pí­ri­tu crea­ti­vo, es que sur­gió el mo­vi­mien­to”, ex­pli­ca Ma­rino.

En los tér­mi­nos del fi­ló­so­fo fran­cés Mi­chel de Cer­teau, con­tra la es­tra­te­gia del con­ser­va­du­ris­mo in­glés, el gru­po de fo­tó­gra­fos y es­ti­lis­tas co­men­zó a des­ple­gar tác­ti­cas que cons­truían re­pre­sen­ta­cio­nes sub­al­ter­nas a par­tir de sus es­tu­dios de cam­po en las ca­lles lon­di­nen­ses y clu­bes noc­tur­nos. Las pre­mi­sas ecléc­ti­cas del es­ti­lo Buf­fa­lo en mo­de­los co­mo los her­ma­nos Barry y Nick Ka­men (quie­nes lle­ga­ron a ca­li­fi­car su des­cen­den­cia ra­cial co­mo “un pro­duc­to to­tal del co­lo­nia­lis­mo”), creó un es­pa­cio de re­sis­ten­cia an­te el ejér­ci­to de hom­bres ata­via­dos por el ima­gi­na­rio he­ge­mó­ni­co de la mas­cu­li­ni­dad. “Es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes vi­sua­les no fue­ron so­lo tra­ves­tis­mo o un des­di­bu­ja­mien­to de gé­ne­ro, sino que ates­ti­gua­ron una cultura más am­plia ex­pre­sa­da en la cultura pop y la mú­si­ca, que ayu­da­ron a des­es­ta­bi­li­zar la mi­ra­da nor­ma­ti­va de la épo­ca”, co­men­ta Pe­co­ra­ri.

La de­ci­sión de se­lec­cio­nar mo­de­los de co­lor y de for­jar un es­ti­lo rup­tu­ris­ta da cuen­ta de una po­si­ción es­té­ti­ca, que re­sul­ta a la vez po­lí­ti­ca. La sub­cul­tu­ra Buf­fa­lo se cons­tru­yó a tra­vés de un es­ti­lo que re­fle­ja­ba lo que es­ta­ba pa­san­do en las ca­lles. Fue una for­ma de prac­ti­car la po­lí­ti­ca a tra­vés de la pre­sen­ta­ción de una iden­ti­dad mul­ti­cul­tu­ral. Iden­ti­dad que es re­cha­za­da en la ac­tua­li­dad por el na­cio­na­lis­mo in­glés ra­di­cal. A más de trein­ta años de su na­ci­mien­to, en­ton­ces, las pre­mi­sas Buf­fa­lo si­guen sien­do vá­li­das. Por­que los dis­cur­sos xe­nó­fo­bos si­guen vi­gen­tes.

BUF­FA­LO ARCHIVE. JA­MIE MOR­GAN

Nao­mí Camp­bell tra­ba­jó en las pro­duc­cio­nes de los Buf­fa­lo Boys.

Los mo­de­los eran hi­jos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La in­du­men­ta­ria ju­ga­ba con la iro­nía.

El ni­ño enoja­do, ta­pa de la re­vis­ta “The Fa­ce”, se vol­vió ícono.

El gru­po bus­có ter­mi­nar con los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.