Me­dio sol ama­ri­llo, de Chi­ma­man­da Adi­chie

En “Me­dio sol ama­ri­llo”, la no­ve­lis­ta ni­ge­ria­na Adi­chie re­gre­sa a las gue­rras in­tes­ti­nas de su con­ti­nen­te y a la cul­pa de Eu­ro­pa.

Revista Ñ - - SUMARIO - MÁRGARA AVERBACH

“El mun­do guar­dó si­len­cio cuan­do mo­ri­mos” se lla­ma el li­bro que es­cri­be uno de los per­so­na­jes de Me­dio sol ama­ri­llo, de Chi­ma­man­da Adi­chie, so­bre la guerra en­tre Ni­ge­ria y Bia­fra. Di­vi­di­da en cua­tro par­tes, se la mi­ra des­de los ojos de va­rios per­so­na­jes: un blan­co in­glés que se sien­te afri­cano; la he­re­de­ra de una fa­mi­lia pu­dien­te; el ma­ri­do de una de ellas, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio; el cria­do del ma­tri­mo­nio. La mi­ra­da ro­ta de uno en otro y esa ro­ta­ción es el eje de la obra.

El panorama de esa dé­ca­da trá­gi­ca en la que mu­rie­ron un mi­llón de per­so­nas du­ran­te el con­flic­to Ni­ge­ria-Bia­fra mues­tra con cru­de­za el le­ga­do co­lo­nial de los eu­ro­peos y tra­za la re­la­ción ines­ca­pa­ble en­tre vi­das pri­va­das (el amor, los hi­jos, los de­seos, las am­bi­cio­nes, el cuer­po de los in­di­vi­duos) y la his­to­ria del con­ti­nen­te. Im­po­si­ble con­tar una sin la otra, di­ce la au­to­ra. El cen­tro lo ocu­pa por un la­do el ra­cis­mo fe­roz que di­vi­de el te­rri­to­rio en- tre hau­sas, ig­bos y yo­ru­bas, y por otro el de­seo de de­fen­der lo pro­pio (la cultura, la tie­rra, la iden­ti­dad, la vi­da) cuan­do al­guien in­ten­ta bo­rrar­lo. La guerra y las ma­tan­zas que sur­gen sa­cu­den a los per­so­na­jes, los mar­can, los anu­lan, los cam­bian, los ma­tan.

La acu­sa­da prin­ci­pal es Eu­ro­pa. Por­que si “el mun­do guar­dó si­len­cio” mien­tras Áfri­ca mo­ría (no so­lo en Ni­ge­ria-Bia­fra, sino en otros lu­ga­res de ese con­ti­nen­te, Ruan­da por ejem­plo), es im­pe­ra­ti­vo rom­per ese si­len­cio con pa­la­bras, con gri­tos. Eso es lo que ha­ce el li­bro de Adi­chie.

Den­tro de la na­rra­ción, pri­me­ro tra­ta de ha­cer­lo el per­so­na­je in­glés que es­cri­be “El mun­do guar­dó si­len­cio”, y des­pués un chi­co ne­gro que com­ple­ta la ta­rea. Así, el li­bro pa­sa de uno a otro y eso es im­por­tan­te: el tes­ti­mo­nio de­be es­tar en ma­nos de un afri­cano. Que ese cam­bio su­ce­da es una de las lu­ces que de­ja en­cen­di­das una no­ve­la te­rri­ble. Co­mo se di­ce más de una vez, aun­que en Lon­dres se di­ga que los odios tri­ba­les son “an­ces­tra­les” y esos odios sir­van pa­ra des­pre­ciar a los afri­ca­nos, lo cier­to es que fue In­gla­te­rra la que los pro­vo­có en to­dos los si­tios del mun­do que ese país desea­ra con­quis­tar. Es Eu­ro­pa la que pro­mo­vió, ar­mó y alen­tó la guerra. En el in­fierno de la His­to­ria que vuel­ve do­lo­ro­sa la lec­tu­ra de es­te li­bro ne­ce­sa­rio y be­llo, en­tre cam­pos de re­fu­gia­dos ma­ci­len­tos, ma­che­tes, cuer­pos des­he­chos, el es­pec­tácu­lo obs­ceno de los vien­tres hin­cha­dos que hi­cie­ron “fa­mo­sa” a Bia­fra, Adi­chie ins­tau­ra sím­bo­los que de­fi­nen con cla­ri­dad la si­tua­ción de Áfri­ca y sus ha­bi­tan­tes: una ca­nas­ta con la ca­be­za de una ni­ña que una ma­dre en­lo­que­ci­da lle­va en bra­zos; un sol­da­do obligado a vio­lar a una mu­jer que sa­be que nun­ca va a per­do­nár­se­lo; el sue­ño de un re­en­cuen­tro que hay que pre­ser­var aun­que sea con men­ti­ras; una pas­ti­lla de ja­bón y una ca­sa que que­dó man­cha­da por los ac­tos de co­lo­ni­za­ción, co­mo to­do el con­ti­nen­te.

ME­DIO SOL AMA­RI­LLO Chi­ma­man­da Adi­chie Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se págs.

$ 449

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.