Du­bai se pien­sa co­mo un oa­sis de ar­te, por Eduar­do Vi­llar

Con com­pra­do­res de to­do el mun­do, la fe­ria Art Du­bai que ha­ce días ce­rró una nue­va edi­ción bus­ca ser cla­ve en Me­dio Orien­te, Áfri­ca y Asia.

Revista Ñ - - SUMARIO - EDUAR­DO VI­LLAR DES­DE DU­BAI

El jo­ven me sa­le al pa­so en la en­tra­da de uno de los dos pa­be­llo­nes de la fe­ria, y me pre­gun­ta ama­ble­men­te y en un in­glés tan im­pe­ca­ble co­mo su atuen­do ára­be tra­di­cio­nal si ten­go dos mi­nu­tos pa­ra res­pon­der unas pre­gun­tas. Ac­ce­do y dis­pa­ra: “¿Qué ne­ce­si­tan los ar­tis­tas en los Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos (EAU) pa­ra desa­rro­llar sus ca­rre­ras?”. Le res­pon­do que no soy ar­tis­ta sino pe­rio­dis­ta, que aca­bo de lle­gar a Du­bai des­de la Ar­gen­ti­na y que no ten­go idea. Pe­ro el jo­ven in­sis­te y, sin per­der un mi­lí­me­tro de ama­bi­li­dad, me di­ce que no im­por­ta, que mi opi­nión igual­men­te es va­lio­sa. Y pa­ra mi sor­pre­sa agre­ga otras pre­gun­tas co­ne­xas: “¿Có­mo po­de­mos sos­te­ner y ha­cer cre­cer la co­mu­ni­dad crea­ti­va de EAU? ¿Có­mo po­de­mos desa­rro­llar el dis­cur­so crí­ti­co en el ar­te y la cultura? ¿De qué ma­ne­ra se po­drían com­par­tir las co­lec­cio­nes de ar­te con más gen­te? ¿Qué rol le pa­re­ce que de­be­ría ju­gar la tec­no­lo­gía en las ar­tes?”. Las pre­gun­tas son par­te de Du­bai 10X, una ini­cia­ti­va de la Au­to­ri­dad de Ar­tes y Cultura de los Emi­ra­tos que es­pe­ra ha­cer el pro­gre­so de 10 años en uno so­lo en to­das las áreas de la cultura du­bai­tí.

Pa­ra los ojos ar­gen­ti­nos pue­de pa­re­cer in­ge­nuo. Pe­ro de­ja de ser­lo si se tie­ne en cuen­ta que es­ta­mos en un lu­gar que en los años 60 era po­co más que un de­sier­to y aho­ra es una ciu­dad de ras­ca­cie­los re­lu­cien­tes, tre­nes ele­va­dos, au­to­pis­tas tran­si­ta­das por au­tos de al­ta ga­ma, shop­pings gi­gan­tes­cos y pla­zas que pa­re­cen cam­pos de golf. En po­cos años Du­bai se con­vir­tió tam­bién en uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos del pla­ne­ta y en un cen­tro co­mer­cial y lo­gís­ti­co fun­da­men­tal pa­ra la re­gión de Me­dio Orien­te, nor­te de Afri­ca y bue­na par­te de Asia. A la luz de la ve­lo­ci­dad con que lo lo­gró, se pue­de per­mi­tir el op­ti­mis­mo tam­bién en el de­sa­rro­llo del ar­te y la cultura.

El op­ti­mis­mo es al­go pal­pa­ble en es­te emi­ra­to. Tam­bién en Art Du­bai –se­gún su di­rec­tor ar­tís­ti­co, el es­pa­ñol Pa­blo Del Val, “la fe­ria más glo­bal del mun­do”– cu­ya duo­dé­ci­ma edi­ción tu­vo lu­gar la di­rec­ción ge­ne­ral de Myr­na Ayad en­tre el 21 y el 24 de mar­zo pa­sa­do con el me­ce­naz­go del Sheik Moham­med bin Ras­hid Al Mak­toum –vi­ce­pre­si­den­te y pri­mer mi­nis­tro de los Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos– en el es­pec­ta­cu­lar ho­tel Ma­di­nat Ju­mei­rah con la par­ti­ci­pa­ción de más de 100 ga­le­rías de 48 paí­ses que lle­va­ron obra de ar­tis­tas de to­do el mun­do. Du­ran­te esos días más de 28.000 per­so­nas re­co­rrie­ron los dos pa­be­llo­nes den­tro del ho­tel des­ti­na­dos al ar­te con­tem­po­rá­neo y un ter­ce­ro de­di­ca­do al ar­te mo­derno –Art Du­bai Mo­dern–

que pre­sen­tó obras de ca­li­dad mu­seo de ar­tis­tas de Me­dio Orien­te, Afri­ca y Sur de Asia de gran in­fluen­cia en la re­gión du­ran­te el si­glo 20.

En esa sec­ción de ar­te mo­derno hu­bo 16 ga­le­rías de 14 paí­ses y una ex­tra­or­di­na­ria ex­hi­bi­ción fue­ra de mer­ca­do, That Fe­ve­rish Leap in­to the Fier­ce­ness of Li­fe, que re­co­rre la his­to­ria del ar­te mo­derno de la re­gión y sus di­fe­ren­tes co­rrien­tes.

Uno de los stands más in­tere­san­tes de es­ta sec­ción de ar­te mo­derno fue sin du­da el de la ga­le­ría Mark Ha­chem, de Pa­rís, que pre­sen­tó una no­ta­ble se­rie de tra­ba­jos del ar­tis­ta egip­cio Ha­med Ab­da­lla (19171985): sus po­de­ro­sas pin­tu­ras –en su mo­men­to fue­ron ex­hi­bi­das por la Ta­te de Lon­dres, en­tre otros gran­des mu­seos– son le­tras del al­fa­be­to ára­be que se con­vier­ten en fi­gu­ras hu­ma­nas, ca­si siem­pre re­pre­sen­tan­do es­ce­nas se­xua­les, un con­te­ni­do que ge­ne­ra, por lo me­nos, in­co­mo­di­dad en una re­gión don­de ri­gen nor­mas cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas que ex­clu­yen com­ple­ta­men­te el ero­tis­mo. En Du­bai, sin em­bar­go, pa­re­ce ha­ber cier­ta per­mi­si­vi­dad y fle­xi­bi­li­dad nor­ma­ti­va. No es ra­ro, si se con­si­de­ra su cos­mo­po­li­tis­mo. La ma­yor par­te de la po­bla­ción es­tá com­pues­ta por ex­pa­tria­dos. Al­gu­nos, pro­fe­sio­na­les y per­so­nal de gran­des em­pre­sas de paí­ses eu­ro­peos, de la In­dia, de Su­dá­fri­ca. Otros, so­bre to­do pa­quis­ta­níes, son la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios. El es­fuer­zo de Du­bai por desa­rro­llar un im­por­tan­te co­lec­cio­nis­mo es po­si­ble en par­te gra­cias a esa ca­rac­te­rís­ti­ca de­mo­grá­fi­ca: los re­si­den­tes ex­tran­je­ros ri­cos son los prin­ci­pa­les com­pra­do­res de ar­te en las ga­le­rías du­bai­tíes, que en los úl­ti­mos diez años se mul­ti­pli­ca­ron so­bre to­do en Al Quoz, una an­ti­gua área in­dus­trial de es­ta ciu­dad-es­ta­do, co­no­ci­da aho­ra co­mo Al­ser­kal Ave­nue. Fue fun­da­da en 2007 por un em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio pa­ra pro­mo­ver las ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les en la re­gión. En Du­bai hay un ver­da­de­ro mo­sai­co de fun­da­cio­nes pri­va­das que bus­can ese fin. Art Du­bai, por ejem­plo, se realiza en aso­cia­ción con The Abraaj Group, con la au­to­ri­dad gu­ber­na­me­tal de Cultura y des­de es­ta edi­ción con el Misk Art Ins­ti­tu­te. pe­ro has­ta aho­ra el ob­je­ti­vo du­bai­tí se vin­cu­la es­pe­cial­men­te con el de­sa­rro­llo del mer­ca­do de ar­te, mien­tras que su ve­cino Abu Dha­bi, otro de los in­te­gran­tes de los EAU, con el de­sa­rro­llo ar­tís­ti­co. El úl­ti­mo mo­vi­mien­to en esa di­rec­ción fue la aper­tu­ra ha­ce me­ses del ex­tra­or­di­na­rio Mu­seo Lou­vre de Abu Dha­bi. En esos dos desa­rro­llos, el ar­tís­ti­co y el de mer­ca­do, los dos emi­ra­tos se aso­cian y se po­ten­cian. To­dos los par­ti­ci­pan­tes de Art Du­bai dan por he­cho que la pre­sen­cia del Lou­vre a una ho­ra y mi­nu­tos en au­to es un im­pul­so ines­ti­ma­ble pa­ra la fe­ria. Cual­quier per­so­na in­vo­lu­cra­da en el ar­te de­be­ría te­ner in­te­rés en vi­si­tar ese mu­seo, di­fe­ren­te a to­dos los que exis­ten en el mun­do, no só­lo por la be­lle­za de su ar­qui­tec­tu­ra im­po­nen­te sino tam­bién por­que en él es po­si­ble ver obras maes­tras de ar­te de to­das las épo­cas de Oc­ci­den­te en diá­lo­go –una jun­to a la otra– con pie­zas de Orien­te, Asia y Afri­ca.

Con­tem­pla­ción. Dos vi­si­tan­tes sau­díes fren­te a las obras en uno de los stands de Art Du­bai.

Eri­nç Sey­men. “The Worrying Man­sion”, ex­hi­bi­do por la ga­le­ría Zil­ber­man.

Anot­her birth. Pin­tu­ra de la ira­ní Sohei­la Sok­han­va­ri en HK, de Lon­dres.

Wa­lled Un­wa­lled. El vi­deo pre­mia­do de Law­ren­ce Abu Ham­da, ar­tis­ta jor­dano re­si­den­te en Ber­lín

Ha­med Ab­da­la. Cua­tro de las obras del ar­tis­ta egip­cio en la ga­le­ría Mark Ha­chem de Pa­rís.

Di­ver­si­dad y glo­ba­li­dad. Ca­rac­te­rís­ti­cas que se ad­ju­di­ca la fe­ria du­bai­tí.

Rea­li­dad vir­tual. Dos vi­si­tan­tes ob­ser­van una obra de ar­tis­tas sau­díes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.