Schi­li­ro: Fan­ta­sía plás­ti­ca en los már­ge­nes del ar­te. So­bre la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va del ar­tis­ta Omar Schi­li­ro

Pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de un ar­tis­ta in­cla­si­fi­ca­ble al que le bas­ta­ron una cor­ta vi­da y 3 años de ca­rre­ra pa­ra con­ver­tir­se en fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca de los años 90.

Revista Ñ - - SUMARIO - MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

Aho­ra voy a bri­llar, aho­ra voy a bri­llar”, nos gri­tan es­tas 35 obras des­de su aco­ge­dor es­plen­dor ama­ri­llo, ro­sa­do y ver­de agua de PVC, ge­mas de plás­ti­co, tu­bos de luz mul­ti­pli­ca­dos, lam­pa­ri­tas y cai­re­les. Los tra­ba­jos –que re­con­vier­te los ob­je­tos co­ti­dia­nos prác­ti­ca­men­te en pie­zas ba­rro­cas, sa­gra­das o ga­lác­ti­cas, de es­ca­la gran­de, de al­tu­ra hu­ma­na–, se ex­po­nen ac­tual­men­te en el Mu­seo Co­lec­ción For­ta­bat, en una mues­tra cu­ra­da por las ar­tis­tas Cris­ti­na Schia­vi y Paola Ve­ga, con ayu­da e im­pul­so de Jor­ge Gu­mier Maier. Las obras pro­me­ten aque­llo en lo que creía su au­tor, el ar­tis­ta Omar Schi­li­ro (Bue­nos Ai­res, 1962-1994). Que la vi­da pue­de ser, a pe­sar de to­do, be­lla; que los sue­ños apa­re­cen y acon­te­cen de vez en cuan­do; que exis­ten bri­llos y des­te­llos ines­pe­ra­dos, sur­gien­do en el mo­men­to en que más se los ne­ce­si­ta; que hay que creer que eso es po­si­ble. Aun en­tre­vis­tos den­tro de un po­te de plás­ti­co. Tam­bién re­ve­la­dos a tra­vés de cu­cha­ri­tas de he­la­dos co­lor ce­re­za. Qui­zás por me­dio de frag­men­tos de car­to­nes pin­ta­dos. Con to­do se jue­ga, con to­do se pue­de ha­cer na­cer la be­lle­za, la sen­sa­ción de aten­ción de­li­ca­da, del tra­ba­jo artesanal y ar­tís­ti­co rea­li­za­do con amor. Es­tas pie­zas –de­li­ca­dos or­na­men­tos con­for­ma­dos a par­tir de co­sas acu­mu­la­das, de su­mas de ob­je­tos aten­ta­men­te se­lec­cio­na­dos– ex­pre­san una es­té­ti­ca del es­me­ro y la ter­nu­ra, del ce­lo en la ela­bo­ra­ción y la pa­cien­cia acom­pa­ña­da.

Es­tas pie­zas na­cían des­de los es­pa­cios aco­ge­do­res que el pro­pio ar­tis­ta an­he­la­ba y crea­ba: una “ca­si­ta có­mo­da”; un “amor­ci­to ca­len­ti­to”; “ro­pi­ta lin­da”; “suer­te bue­na”; un “chu­pe­tín dul­ci­to” o un “tra­ba­ji­to li­viano”. De­seos tier­nos pa­ra sua­vi­zar el mun­do. En la ex­po­si­ción to­man cuer­po en la úni­ca obra in­ter­ac­ti­va que se mues­tra: en ella el pú­bli­co pue­de pre­sio­nar un bo­tón y ha­cer ro­dar el círcu­lo má­gi­co has­ta que la fle­chi­ta se de­ten­ga en al­guno de los com­par­ti­mien­tos, deseán­do­nos bon­dad y be­ne­vo­len­cia, des­de los otros y pa­ra los otros. Ca­li­dez. Dul­zu­ra.

Lo asom­bro­so de Schi­li­ro son sus tra­ba­jos pe­ro tam­bién esos es­pa­cios ama­bles y amo­ro­sos que su­po crear, sur­gi­dos de tiem­pos no evo­lu­ti­vos, no li­nea­les; tiem­pos que ro­zan lo má­gi­co desa­rro­lla­do en otro ti­po de afec­ti­vi­da­des, ha­cien­do en­trar al es­pec­ta­dor di­rec­ta­men­te en el nú­cleo de una ima­gi­na­ción sin­gu­lar, ple­na, lle­na de de­ta­lles su­ti­les y no tan­to.

Na­ci­do en Lu­gano en el seno de una fa­mi­lia po­bre, sin for­ma­ción aca­dé­mi­ca, su­frien­do des­de chi­co el re­cha­zo de su fa­mi­lia por su se­xua­li­dad y su iden­ti­dad de gé­ne­ro, a los 18 años Schi­li­ro via­jó des­de San­ta Fe ha­cia la gran Ca­pi­tal. Des­pués de co­no­cer a Gu­mier Maier –el en­ton­ces di­rec­tor de la ga­le­ría de Ar­tes Vi­sua­les del Cen­tro Cul­tu­ral Ro­jas, tam­bién fue pa­re­ja de Schi­li­ro du­ran­te sus úl­ti­mos diez años de vi­da–, el ar­tis­ta pa­só de la es­ca­la de sus grá­ci­les bi­jous (se ve­nía ga­nan­do la vi­da co­mo ar­te­sano) al vo­lu­men 1:1. Sus en­sam­bla­dos pre­cio­sis­tas rea­li­za­dos con ná­car, per­las y es­me­ral­das de fan­ta­sía to­man cuer­pos ma­yo­res y se tor­nan es­cul­tu­ras re­don­dea­das, cir­cu­la­res; pi­la­res y co­pas enor­mes ele­va­dos en el es­pa­cio: mú­si­ca de es­tre­llas pa­ra uni­ver­sos pop (im­pron­tas de su pa­sa­do de DJ). Unos ob­je­tos se acu­mu­lan so­bre otros, en­gar­za­dos: jo­yas de Tup­per­wa­re y mar­cas fal­sas, imi­ta­cio­nes, ba­ra­ti­jas de On­ce. Pu­ro lu­jo ar­ma­do con bowls y bal­des or­na­men­ta­dos con agu­je­ri­tos des­de los que es­ca­pan lu­ces de co­lo­res ti­ti­lan­do: ca­da luz na­ce de un ori­fi­cio de flo­res y me­du­sas he­chas de vi­drio y re­si­nas. Fes­tín de apli­ques que ce­le­bran la for­ma y los días.

La ce­le­bra­ción que hi­zo Schi­li­ro de lo artesanal –des­pre­cia­do por el “ar­te ma­yor” y atri­bui­do al cam­po de las “ma­nua-

li­da­des fe­me­ni­nas”– to­ma el re­lie­ve de una ma­te­ria­li­dad di­fe­ren­te, des­bor­dan­te, que sur­ge de los már­ge­nes im­pac­tan­do en el cen­tro del sis­te­ma del ar­te, des­de el Ro­jas y des­de su pro­nós­ti­co vi­tal nu­bla­do: Schi­li­ro es­ta­ba en­fer­mo.

“La vi­da es un pri­vi­le­gio que él ha­bía com­pren­di­do”, es­cri­bía la cu­ra­do­ra Pa­tri­cia Riz­zo en 1994, en una de las car­tas que acom­pa­ñó a Schi­li­ro en su fu­ne­ral. Las pa­la­bras in­di­can la bri­llan­te vo­ra­ci­dad por lo vi­tal y por la ale­gría, el en­can­to que irra­dia­ban e irra­dian tan­to las obras co­mo el pro­pio ar­tis­ta du­ran­te los po­cos años que vi­vió, 32, y el cor­to pe­río­do que du­ró su “ca­rre­ra pro­fe­sio­nal” : tres años. Schi­li­ro per­te­ne­ció a esa ge­ne­ra­ción pa­ra la que el diag­nós­ti­co de HIV era una sen­ten­cia se­gu­ra ha­cia el SI­DA. El ar­te de los 90 en la Ar­gen­ti­na tu­vo pér­di­das si­mi­la­res, co­mo Li­lia­na Ma­res­ca y Ale­jan­dro Ku­ro­pat­wa. Con tre­men­dos diag­nós­ti­cos a cues­tas, el sen­ti­do de sus pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas y de sus desa­rro­llos per­so­na­les cam­bia­ba y cam­bia com­ple­ta y cons­tan­te­men­te –es­pe­cial­men­te du­ran­te los úl­ti­mos años en el cam­po de la his­to­rio­gra­fía ar­gen­ti­na–, así co­mo las pers­pec­ti­vas des­de las que se abor­da­ban y abor­dan su for­ma de ver y ha­bi­tar el mun­do, y sus pro­duc­cio­nes. En el ca­so de Schi­li­ro, nun­ca se per­ci­be me­lan­co­lía en sus tra­ba­jos sino to­do lo con­tra­rio: an­te su en­fer­me­dad, el ar­tis­ta eli­gió el jue­go es­té­ti­co, el go­ce, la be­lle­za, el azar.

La car­ta de Riz­zo pue­de ob­ser­var­se aho­ra en la mues­tra jun­to con otras re­li­quias: el fo­lle­to que da cuen­ta de la mues­tra Schi­li­ro-Gu­mier Maier en el Ins­ti­tu­to de Coope­ra­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na (ICI), el só­tano de Flo­ri­da que fue otro de los epi­cen­tros ar­tís­ti­cos de la épo­ca. Se­ries de retratos to­ma­das por su ami­go Al­ber­to Gol­dens­tein, en las que se lo ve son­rien­do, lu­cien­do una es­plén­di­da ca­be­lle­ra y una mi­ra­da cla­ra.

Mien­tras la vi­tri­na ex­hi­be di­fe­ren­tes do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios, de las pa­re­des de la sa­la del mu­seo na­cen bu­cles de vi­drio. Bu­cles ca­pri­cho­sos. Se en­gar­zan con lam­pa­ri­tas de co­lo­res y sets de co­ci­na y ba­ño de PVC, to­do en to­nos pas­tel. Las cu­ra­do­res de la ex­po­si­ción –quie­nes tu­vie­ron a car­go re­cons­truir al­gu­nas de las obras a par­tir de fo­to­gra­fías– cuen­tan que mu­chos de esos ma­te­ria­les ya no se pro­du­cen en esos co­lo­res ni con esa den­si­dad ni pe­so.

Al cos­ta­do de “Lo­ve­bank” (dos pe­que­ñas mu­ñe­qui­tas to­ma­das de la mano gi­ran­do a mo­tor y be­sán­do­se ba­jo un cie­lo de plás­ti­co anaran­ja­do y ár­bo­les de vi­drios y cai­re­les), cer­ca de “Sa­lud” –in­men­sa co­pa azul-ce­les­te de pa­lan­ga­nas en­cas­tra­das, que el ar­tis­ta pres­ta­ba a sus ami­gos en­fer­mos, co­mo un amu­le­to, o qui­zás, una es­pe­ran­za–, “Di­ne­ro” y “Amor” (de las po­cas pie­zas de la mues­tra que lle­van un tí­tu­lo), Schi­li­ro vuel­ve a ha­cer na­cer sus me­du­sas de fan­ta­sía, de plás­ti­co y cris­tal, que cris­pan los ojos y los ca­be­llos.

Las pa­la­bras de des­pe­di­da que es­cri­bió Gu­mier Maier en 1994 lo de­fi­nen per­fec­ta­men­te: él per­te­ne­cía a “un mun­do so­ña­do re­ple­to de jue­gos, en don­de to­do era a es­tre­nar”.

El mis­mo Schi­li­ro con­fe­só: “Hi­ce una obra que veo co­mo una ex­plo­sión de an­gus­tias, de de­pre­sio­nes, que se tor­na­ron pri­ma­ve­ra­les. La in­ten­ción ge­ne­ral es trans­mi­tir lo me­jor”, co­men­ta­ba, lu­cien­do una son­ri­sa, el rey del or­na­men­to. Un crea­dor lu­mi­no­so, au­tén­ti­co y mar­gi­nal. Co­mo sus obras.

AL­BER­TO GOL­DENS­TEIN

Uni­ver­so de bri­llo y co­lor. Omar Schi­li­ro en un re­tra­to de Al­ber­to Gol­dens­tein.

Sin tí­tu­lo, 1992. Ele­men­tos de plás­ti­co y vi­drio en­sam­bla­dos.

Sin tí­tu­lo, 1993. Ele­men­tos de plás­ti­co, hie­rro, luz y vi­drio en­sam­bla­dos. Bien­ve­ni­da pri­ma­ve­ra, 1991. Ele­men­tos de plás­ti­co, vi­drio, ma­de­ra y ta­pa de ven­ti­la­dor. Sin tí­tu­lo. Ele­men­tos de plás­ti­co, vi­drio y luz en­sam­bla­dos.

Sin tí­tu­lo. Ele­men­tos de plás­ti­co, vi­drio, hie­rro y per­las en­sam­bla­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.