An­na-Li­sa Mar­jak, la otra, por Vic­to­ria Ver­li­chak

En su mues­tra “Me­ta­fí­si­ca (teo­ría del do­ble)” la ar­tis­ta da cuen­ta de una tra­ve­sía espiritual en la que se pre­gun­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de reali­da­des y tiem­pos pa­ra­le­los.

Revista Ñ - - SUMARIO - VIC­TO­RIA VER­LI­CHAK

Me­ta­fí­si­ca (teo­ría del do­ble) es la pro­vo­ca­do­ra mues­tra de An­na-Li­sa Mar­jak en Ar­cim­bol­do Ar­te Con­tem­po­rá­neo. La in­tri­ga emer­ge des­de el tí­tu­lo y cre­ce an­te las imá­ge­nes que mul­ti­pli­can dua­li­da­des. Son ocho pin­tu­ras de for­ma­to gran­de y seis de pe­que­ño ta­ma­ño, dis­pues­tas en vi­tri­nas. En to­das las obras, ha­bi­ta­das ma­yor­men­te por fi­gu­ras fe­me­ni­nas, pre­do­mi­nan los to­nos pas­tel, crean­do una sen­sa­ción de se­re­ni­dad y ca­li­dez.

¿A qué do­ble se re­fie­ren las obras? ¿Al do­ble fan­tas­ma­gó­ri­co de al­guien vi­vo –el Dop­pel­gän­ger, co­mo en la mi­to­lo­gía ale­ma­na–, el que ca­mi­na al la­do y siem­pre es­tá ahí? ¿A los do­bles men­cio­na­dos por la abue­la de la ar­tis­ta (Lui­sa Mer­ce­des Le­vin­son) y por su ma­dre (Lui­sa Va­len­zue­la)? ¿Al de El úl­ti­mo Ze­lo­fon­te (1984) de Le­vin­son, no­ve­la en la que el pro­ta­go­nis­ta re­co­no­ce al ze­lo­fon­te (ani­mal mí­ti­co) co­mo su do­ble en una in­de­ter­mi­na­da di­men­sión? La es­cri­to­ra Va­len­zue­la des­cri­bió a su “vi­sio­na­ria ma­dre” co­mo “una es­cri­to­ra y su do­ble, co­mo en el cuen­to de Henry Ja­mes, pe­ro en el ca­so de ella el per­so­na­je mun­dano era su­ma­men­te se­duc­tor y fas­ci­nan­te. De­ma­sia­do, al pun­to de opa­car a la que es­cri­bía en la ca­ma esos tex­tos tan be­llos”.

¿Ese es el do­ble de Mar­jak? Pa­ra na­da, ¿pa­ra na­da? La uti­li­za­ción de esa fi­gu­ra en la pin­tu­ra de Mar­jak no pa­re­ce una ca­sua­li­dad, aun cuan­do su bús­que­da espiritual es an­te­rior al ze­lo­fon­te y a las de­cla­ra­cio­nes de Va­len­zue­la, a pro­pó­si­to del dé­ci­mo aniver­sa­rio, en 2008, de la muer­te de su ma­dre. Pe­ro la ar­tis­ta alu­de en su tra­ba­jo a la teo­ría del des­do­bla­mien­to del es­pa­cio y del tiem­po del fí­si­co fran­cés Jean-Pie­rre Gar­nier Ma­let (na­ci­do Ma­let, se agre­gó el ape­lli­do de su mu­jer Gar­nier).

Mo­men­tos an­tes de la inau­gu­ra­ción, la ar­tis­ta cuen­ta su pro­pio ca­mino ha­cia el en­cuen­tro de su do­ble, con quien bien se lle­va, a juz­gar por el so­sie­go que trans­mi­ten sus pin­tu­ras. “En 1979, con 19 años, me fui a vi­vir a Nue­va York con mi ma­dre; fui a Co­lum­bia Uni­ver­sity a es­tu­diar pa­ra re­for­zar mi in­glés. Allí me en­con­tré con alum­nos de to­do el mun­do, ira­níes, ira­quíes, chi­nos, hin­dúes… y em­pe­cé a in­tere­sar­me por di­ver­sas cul­tu­ras, por sus in­te­rro­gan­tes. Aban­do­né Nue­va York y me fui a Mé­xi­co a es­tu­diar An­tro­po­lo­gía. Mé­xi­co me re­sul­tó fas­ci­nan­te y sur­gie­ron nue­vos cues­tio­na­mien­tos a mi vi­da. Apa­re­ció en mi ca­be­za el re­na­cer de un mun­do espiritual. Creí en el al­ma. Des­de ese mo­men­to nun­ca pa­ré de bus­car ex­pli­ca­cio­nes –que aún no en­con­tré– y co­men­cé con lec­tu­ras des­co­no­ci­das por mí. En una de ellas leí al­go re­la­cio­na­do con los dis­tin­tos pla­nos, con las ener­gías, vi­bra­cio­nes. Y des­cu­brí que uno vi­ve en pla­nos pa­ra­le­los, y en di­fe­ren­tes tiem­pos. Hay un yo ener­gé­ti­co que vi­ve en el fu­tu­ro”, di­ce Mar­jak.

La ar­tis­ta ha­ce un cor­te y avan­za en su re­la­to. “Unos 30 años des­pués en Bue­nos Ai­res, mi ami­ga y as­tró­lo­ga Clau­dia Azi­cri me ha­bla del tiem­po cuán­ti­co, acer­ca de Gar­nier Ma­let y su li­bro The Dou­bling Theory. Esa con­ver­sa­ción me lle­va a esas lec­tu­ras de mis 20 años que me ha­bían cam­bia­do la vi­sión del mun­do. Ho­ras des­pués to­mé mi iPad y me pu­se a di­bu­jar imá­ge­nes en re­la­ción al do­ble en otra di­men­sión. Días des­pués al­gu­nos di­bu­jos se con­vir­tie­ron en pin­tu­ras y de esas pin­tu­ras sur­gie­ron otras y hoy es mi mues­tra”, con­clu­ye la ar­tis­ta, sin clau­su­rar sig­ni­fi­ca­do al­guno e inau­gu­ran­do la cu­rio­si­dad del ob­ser­va­dor.

El tex­to de pre­sen­ta­ción de la mues­tra es de Clau­dia Azi­cri: “El fe­nó­meno del des­do­bla­mien­to del tiem­po nos da co­mo re­sul­ta­do el hom­bre que vi­ve en el tiem­po real y en el cuán­ti­co, un tiem­po im­per­cep­ti­ble con va­rios es­ta­dos po­ten­cia­les: me­mo­ri­za el me­jor y se lo trans­mi­te al que vi­ve en el tiem­po real”.

Se­gún la in­ter­pre­ta­ción de Azi­cri, es el yo cuán­ti­co (o el do­ble) quien crea la rea­li­dad. “Él es ver­da­de­ra­men­te nues­tro ‘Yo’ en otra di­men­sión ya que to­do ocu­rre en el Eterno Aho­ra. Po­dría­mos de­cir que en­tre el yo cons­cien­te y el yo cuán­ti­co se da un in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción que nos per­mi­te an­ti­ci­par el pre­sen­te a tra­vés de la me­mo­ria del fu­tu­ro”. ¿Que no es así? ¿Y si sí? Me­ta­fí­si­ca (teo­ría del do­ble) in­clu­so in­vi­ta a la aven­tu­ra del pen­sa­mien­to.

Mé­xi­co le ofre­ció a Mar­jak co­lo­res y sa­bo­res y el co­mien­zo de una tra­ve­sía espiritual. Nue­va York –a la que vol­vió pa­ra es­tu­diar pin­tu­ra des­pués de su ex­pe­rien­cia me­xi­ca­na– le brin­dó el ini­cio de su sen­da ar­tís­ti­ca. A co­mien­zos de los 80 allí tam­bién se vi­vió el retorno a la pin­tu­ra. Esa dé­ca­da se ca­rac­te­ri­zó por la con­ci­lia­ción y la mez­cla de dis­tin­tos es­ti­los ar­tís­ti­cos an­te­rio­res y el re­na­cer de an­ti­guos gé­ne­ros. En el panorama mun­dial del ar­te con­tem­po­rá­neo fue un mo­men­to de fer­vo­ro­so eclec­ti­cis­mo que hi­zo aflo­rar ten­den­cias de signo con­tra­dic­to­rio. Fue cuan­do la re­pre­sen­ta­ción del su­je­to –en fi­gu­ras o es­que­má­ti­cas si­lue­tas hu­ma­nas– re­co­bró, ma­yor­men­te, el cen­tro del es­ce­na­rio: trans­van­guar­dia, neo­ex­pre­sio­nis­mo (que re­mi­te a los ex­pre­sio­nis­tas ale­ma­nes y aus­tria­cos de co­mien­zos del si­glo XX), neo-geo, y más. La pin­tu­ra sensible y vi­tal de Mar­jak pri­vi­le­gia la fi­gu­ra­ción y se re­go­ci­ja con el ofi­cio y la me­mo­ria de la pin­tu­ra.

Ella y su do­ble. 120 x 150cm. Es­tás en la Tie­rra y es­tás en el Cie­lo. 120 x 150 cm. Las plan­tas tam­bién tie­nen su do­ble. 180 x 120 cm. To­das acrí­li­co so­bre tela, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.