Ba­fi­ci: ha­blar de esas mu­je­res. Un com­pen­dio de pro­pues­tas so­bre la te­má­ti­ca de gé­ne­ro

Un con­jun­to de pro­pues­tas te­ma­ti­zan los cam­bios de épo­ca por los que tran­si­ta el gé­ne­ro fe­me­nino. Aquí, un po­si­ble re­co­rri­do por es­ta edi­ción.

Revista Ñ - - SUMARIO - NI­CO­LÁS PICHERSKY

Du­ran­te sus do­ce días, el Ba­fi­ci se ase­me­ja a un es­pa­cio que po­de­mos re­co­rrer si­guien­do la lla­ma­da del mo­men­to, sin ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co. Su ca­tá­lo­go es un ri­co ma­pa de días y si­nop­sis, pe­ro la car­to­gra­fía es to­da nues­tra. Y un ca­mino no enun­cia­do pe­ro po­si­ble es el de un ci­ne so­bre mu­je­res.

La ex­tra­or­di­na­ria Vi­rus tro­pi­cal, de San­tia­go Cai­ce­do, so­bre el có­mic ho­mó­ni­mo de la his­to­rie­tis­ta ecua­to­riano-co­lom­bia­na Po­wer­pao­la, exu­da in­ti­mi­dad y pul­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co: en su ani­ma­ción en blan­co y ne­gro ple­na de re­cur­sos; en su his­to­ria (tro­pi­cal pe­ro uni­ver­sal) de una ado­les­cen­te que, co­mo cual­quie­ra, com­ba­te la bur­la de sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio por la ves­ti­men­ta o su cor­te de pe­lo; en la he­te­ro­ge­nei­dad de su de­pen­den­cia y eman­ci­pa­ción fren­te a su ma­dre y dos her­ma­nas ma­yo­res. Si ce­rrá­ra­mos los ojos (por­que el ci­ne tam­bién es so­ni­do) y nos de­já­ra­mos lle­var por el vo­seo ca­le­ño e hip­nó­ti­co de Paola y las sim­ples can­cio­nes que nos cuen­tan su vi­da, al abrir­los no só­lo con­tem­pla­re­mos una au­to­bio­gra­fía sin­gu­lar, sino un mun­do ani­ma­do que nos mues­tra las ver­da­de­ras ca­lles de Ca­li y de Quito. Y ha­cia el fi­nal, co­mo nos ocu­rre con Mafalda, Per­sé­po­lis o la re­cien­te Lady Bird, que­re­mos se­guir vien­do y sa­bien­do más de mu­je­res jó­ve­nes co­mo Paola que, al mis­mo tiem­po que de­li­nean su pro­pia vi­da, tam­bién co­lo­rean nues­tro mun­do.

Bru­jas, de la li­me­ña Car­men Ro­jas Ga­ma­rra, ex­plo­ra el vas­to mo­vi­mien­to un­der y fe­me­nino de Es­pa­ña: so­bre to­do la in­fluen­cia del mo­vi­mien­to Riot Girrrl (rock fe­mi­nis­ta es­ta­dou­ni­den­ses de los 90) y ban­das co­mo Bi­ki­ni Kill. Bre­ve (de só­lo 50 mi­nu­tos) y po­ten­te co­mo el punk-rock, trans­cu­rren en­tre­vis­tas y re­gis­tros en vi­vo de gru­pos que ya nos des­plu­man des­de sus nom­bres (abra­si­vos, ri­dícu­los, po­lí­ti­cos, ge­nia­les): Gen­der­lexx, Vio­le­ta Vil, Las Odio, Pe­rra Vie­ja y, pa­ra la an­to­lo­gía, el dúo Me­co­nio. En el me­dio, una es­ce­na im­pen­sa­da y per­fec­ta, co­mo la de unos mu­cha­chos que in­te­rrum­pen la entrevista a las in­te­gran­tes de uno de los gru­pos. Que qué tal chi­cas, que qué ha­cen, que por qué no vie­nen con no­so­tros. Un “ma­chi­ru­lis­mo” le­ve pe­ro, por co­ti­diano, no me­nos in­so­por­ta­ble. La cá­ma­ra in­te­li­gen­te­men­te los de­ja fue­ra de cam­po. “¿Te das cuen­ta? –di­ce la can­tan­te–. No te­ne­mos na­da con­tra los tíos, ¿pe­ro por qué hay que so­por­tar es­to?”. Con una te­má­ti­ca cer­ca­na, He­re to be Heard cuen­ta la his­to­ria de The Slits, un gru­po punk fe­me­nino cu­yo pro­ta­go­nis­mo la his­to­ria ofi­cial de la mú­si­ca ar­chi­vó al “país de no me acuer­do”. De ellas, el gran en­sa­yis­ta del pop Greil Mar­cus di­jo que “re­es­cri­bie­ron la his­to­ria del rock and roll” y es­te do­cu­men­tal es la prue­ba. Un ca­mino ló­gi­co se­ría con­ti­nuar es­te po­si­ble re­co­rri­do con West­wood: Punk, Icon, Ac­ti­vist so­bre Vi­vien­ne West­wood, la di­se­ña­do­ra de mo­das que “vis­tió” a los Sex Pis­tols y a la New Wa­ve in­gle­sa. De la sub­cul­tu­ra del rock al cue­ro del Bon­da­ge, los di­se­ños de es­ta ves­tua­ris­ta del punk de 77 años si­guen do­mi­nan­do las pa­sa­re­las del mun­do.

Las ci­nép­hi­las, de Ma­ría Ál­va­rez, se tra­ta no de me­ras mo­vie­goers (per­so­nas que van al ci­ne), sino de aman­tes de ci­ne­clubs, fes­ti­va­les y asi­duas a las ci­ne­ma­te­cas de Mon­te­vi­deo, Bue­nos Ai­res o Ma­drid. Ci­né­fi­las que di­cen ha­ber con­ver­sa­do con Woody Allen, que mues­tran or­gu­llo­sas la fo­to de un ma­ri­do sus­pi­caz­men­te idén­ti­co a Je­remy Irons, mu­je­res so­las que aguar­dan pa­cien­tes en la puer­ta de la sa­la Lu­go­nes o que son­ríen sin pre­tex­tos cuan­do re­me­mo­ran el ero­tis­mo que le pro­du­cían cier­tos ga­la­nes del ci­ne.

Co­mo en el fil­me de Ing­mar Berg­man Ni ha­blar de esas mu­je­res, so­bre un ar­tis­ta ro­dea­do de mu­sas, un re­co­rri­do es­pon­tá­neo por es­te Ba­fi­ci se to­pa­ría con va­rias pro­pues­tas en la que fi­nal­men­te las mu­je­res son las pro­ta­go­nis­tas. ¿Tie­ne al­go de no­ve­do­so su pre­sen­cia en el ci­ne? No, pe­ro de lo que se tra­ta aquí es de mu­je­res mo­der­nas, aca­so ado­les­cen­tes o “se­ño­ras”, pe­ro to­das con­tem­po­rá­neas al mun­do que les to­có vi­vir.

“Vi­rus tro­pi­cal”. La ani­ma­ción en blan­co y ne­gro tie­ne su pre­cue­la en un có­mic ho­mó­ni­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.