Ga­ra­ba­tos que Noé di­bu­jó en el di­ván, por Mer­ce­des Pérez Bergliaffa

En te­ra­pia. En 1971 el ar­tis­ta se psi­coa­na­li­za­ba. En las se­sio­nes ha­bla­ba, cla­ro, pe­ro tam­bién di­bu­ja­ba. Al­go de esa in­ti­mi­dad se mues­tra aho­ra en Rub­bers.

Revista Ñ - - SUMARIO - MER­CE­DES PÉREZ BERGLIAFFA

Im­bé­ci­les: el amor no es un su­po­si­to­rio con­tra la soledad”, co­men­ta la mu­jer de per­fil, des­nu­da, axi­las sin de­pi­lar, ca­be­llos al vien­to, ma­nos en la cin­tu­ra. Un hom­bre, a su la­do, res­pon­de: “El amor ma­tri­mo­nial es un amor re­du­ci­do a es­ca­la 2. El ma­tri­mo­nio es un egoís­mo de a dos”. El di­bu­jo que con­tie­ne es­tos tex­tos lo hi­zo Luis Fe­li­pe “Yu­yo” Noé en 1971 –uno de los diez años en que de­jó de pin­tar, pro­duc­to de una cri­sis lue­go de vi­vir en Nueva York de­di­ca­do a las ins­ta­la­cio­nes– du­ran­te sus se­sio­nes de psi­coa­ná­lí­sis con Gil­ber­to Si­moes. Dé­ca­das más tar­de, Yu­yo ex­po­ne unos 60 de esos di­bu­jos en la mues­tra En te­ra­pia en la ga­le­ría Rub­bers, y pre­sen­ta 143 en un be­llo li­bro edi­ta­do por la ga­le­ría en el que se su­man otros pos­te­rio­res. “La idea ori­gi­nal era que Si­moes es­cri­bie­ra al­gu­nos tex­tos acom­pa­ñan­do los di­bu­jos. Pe­ro, bueno, Si­moes nos de­jó an­tes”.

Con mu­cha li­ber­tad, al­go de los di­bu­jos de An­to­nin Ar­taud, mu­chos de los del es­cri­tor y ci­neas­ta Jean Coc­teau, una piz­ca de ca­dá­ver ex­qui­si­to y bas­tan­te de su­rrea­lis­mo, Yu­yo sa­có su psi­quis afue­ra con es­tos di­bu­jos. En las se­sio­nes de te­ra­pia ha­bía co­sas que po­dían nom­brar­se y otras que só­lo po­dían de­fi­nir­se con el ges­to, con la lí­nea. Es­tos di­bu­jos mues­tran tan­to de él, de su in­ti­mi­dad, que al­gu­nos no se ven­den. Al­gu­nos los quie­re con­ser­var el ar­tis­ta, otros per­te­ne­cen a sus hi­jos.

Pe­ro to­da ac­ción tie­ne un preám­bu­lo; es­te li­bro y es­ta ex­po­si­ción tam­bién. En 2007 hi­zo una ex­po­si­ción de di­bu­jos, Noé en lí­nea, en el Mam­ba, que in­cluía al­gu­nas de es­tas obras. Su ana­lis­ta vio la mues­tra y sur­gió la idea del li­bro con es­tos di­bu­jos y los es­cri­tos de Si­moes.

Lí­neas do­bles, hom­bres de for­mas abier­tas y ojos desor­bi­ta­dos; des­nu­dos, si­lue­tas, re­cor­tes; mar­cos or­gá­ni­cos y des­do­bla­mien­tos; ani­ma­les, jau­las, hom­bres­mo­nos. La pe­que­ña mul­ti­tud di­bu­ja­da en ver­de, por­tan­do la pan­car­ta del es­que­le­to de un pes­ca­do: de­fi­ni­do por Si­moes co­mo el 26 de agos­to de 1971, “día de la muer­te de De La Ve­ga”, ar­tis­ta y ami­go tan cer­cano a Yu­yo, uno de los cua­tro del gru­po Nueva Fi­gu­ra­ción, jun­to con Ró­mu­lo Ma­ció y Ernesto Dei­ra, en­tre 1961 y 1965.

Mu­je­res geo­mé­tri­cas sos­te­nien­do sím­bo­los, di­bu­ja­das con tin­ta ver­de. Hom­bres sen­ta­dos, hom­bres pa­ra­dos, hom­bres que de­cla­ran: “Soy cie­go pe­ro to­co”. Per­so­nas que se pre­gun­tan “¿Qué pa­sa?”. Un jo­ven pen­sa­ti­vo, en una si­lla, mul­ti­pli­ca­do por lí­neas de co­lo­res. Hom­bres den­tro de hom­bres den­tro de hom­bres: el mun­do en­te­ro ca­bía en esos di­bu­jos de Noé.

En­tre 1971 y 1976, el ar­tis­ta hi­zo en su ca­sa-ta­ller, di­bu­jos ba­sa­dos en los rea­li­za­dos en te­ra­pia, re­pi­tién­do­los o to­mán­do­los co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra elaborar otros. Más com­ple­jos for­mal­men­te, ple­nos de pe­que­ños e in­tri­gan­tes tex­tos, se des­ta­can al­gu­nos co­mo el es­cri­to den­tro de una ca­be­za: “Dos huér­fa­nas de 14 años años en un asi­lo de alie­na­dos con­ver­san mien­tras pa­sean en un lar­go pa­si­llo os­cu­ro. Di­ce la pri­me­ra huér­fa­na: ‘A mí me tra­je­ron aquí cuan­do me en­te­ré de que mi ma­dre me con­ci­bió lue­go de ha­cer el amor con un mono’. Se­gun­da huér­fa­na: ‘¡Qué ca­sua­li­dad! A mí me tra­je­ron aquí cuan­do me en­te­ré: mi ma­dre me con­ci­bió lue­go de ha­cer el amor con un pá­ja­ro’. Pri­me­ra huér­fa­na: ‘¿Có­mo pu­do ser?’. Se­gun­da huér­fa­na: ‘Y... el úte­ro es gran­de y elás­ti­co. Y allí un pá­ja­ro pu­so un hue­vo’”. De­cla­ra Noé:

–Es­tos tra­ba­jos tie­nen al­go de di­bu­jo de lo­co. ¡Pe­ro, ojo! Que a mí me en­can­tan los di­bu­jos de los lo­cos. Res­pe­to mu­cho la lo­cu­ra. –¿Por qué?

–Por­que con­si­de­ro que un lo­co es un hom­bre que se des­alie­na de su queha­cer con el di­bu­jo. Pe­ro ade­más, ¿vos vis­te que a los lo­cos los lla­man “alie­na­dos”? ¡Y alie­na­dos so­mos en reali­dad to­dos! A los lo­cos los lla­man alie­na­dos co­mo si to­dos los otros fué­se­mos des­alie­na­dos.

“Di­plo­ma de alie­na­do”, di­ce un hom­bre pá­ja­ro sin bra­zos ni alas.

Apro­ve­cha en­ton­ces el ar­tis­ta pa­ra co­men­tar su ad­mi­ra­ción por el ar­te bru­to, re­la­cio­na­do con las pro­duc­cio­nes de las per­so­nas con otras ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas o men­ta­les. Asi­duo vi­si­tan­te a Fran­cia – don­de vi­ven ac­tual­men­te sus dos hi­jos, Gaspar (ci­neas­ta) y Pau­la (pin­to­ra), y país en don­de él mis­mo vi­vió en­tre 1976 y 1987 jun­to a to­da su fa­mi­lia–, allí pu­do ver re­cien­te­men­te, en el mu­seo Vic­tor Hu­go de Pla­ce des Vo­gues, La fo­lie en tê­te (“La lo­cu­ra en la ca­be­za”), una se­rie de tra­ba­jos re­co­lec­ta­dos du­ran­te el si­glo XIX por cua­tro psi­quia­tras fran­ce­ses: ellos for­ma­ron así al­gu­nos de los pri­me­ros con­jun­tos de pro­duc­cio­nes vi­sua­les rea­li­za­das por “en­fer­mos”, en bús­que­da del es­tu­dio y diag­nós­ti­co de la con­cien­cia, pe­ro in­ten­tan­do si­tuar es­tos tra­ba­jos co­mo pro­duc­ción es­té­ti­ca, ar­tís­ti­ca.

“Al­gu­nas de es­tas obras que vi en Pa­rís eran ma­ra­vi­llo­sas, ma­ra­vi­llo­sas…”, re­cuer­da Yu­yo. “Por­que a tra­vés de ellas uno pue­de per­ci­bir có­mo le sal­ta­ba, a ca­da uno de los au­to­res, el otro que lle­va­ba den­tro”.

De la se­rie En te­ra­pia. Cua­tro de los 60 di­bu­jos ex­hi­bi­dos en la ga­le­ría Rub­bers. Arri­ba, dos sin tí­tu­lo. Aba­jo, “El más po­llo” y “Lás­ti­ma que no ten­go un piano”. Ade­más, el ar­tis­ta pre­sen­tó un li­bro de­di­ca­do a su psi­coa­na­lis­ta, Gil­ber­to Si­moes, ya fa­lle­ci­do, con 143 di­bu­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.