Los co­lo­res del de­ba­te en Ir­lan­da y la Ar­gen­ti­na. Dos ex­pe­rien­cias so­bre el de­ba­te acer­ca de la le­ga­li­za­ción del abor­to

La de­mo­cra­cia di­rec­ta o la re­pre­sen­ta­ti­va son los mar­cos pa­ra le­ga­li­zar la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo en dos paí­ses muy dis­tin­tos.

Revista Ñ - - SUMARIO - YANINA WELP

El ciu­da­dano co­mún no de­be to­mar de­ci­sio­nes com­ple­jas, no es­tá pre­pa­ra­do, se de­ja lle­var por las pa­sio­nes”. “Los po­lí­ti­cos son to­dos co­rrup­tos, só­lo pien­san en man­te­ner­se en el po­der”. De un la­do del ring, se es­pe­ra que el go­bierno re­pre­sen­ta­ti­vo fun­cio­ne co­mo un fil­tro al “des­go­bierno del caos” al que es­ta­rían con­de­na­das las ma­sas. Del otro la­do, ca­da vez más vo­ces re­ce­tan me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta pa­ra cu­rar una “de­mo­cra­cia en­fer­ma”. ¿Fal­sa po­lé­mi­ca? Sí. ¿Es me­jor la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va que la di­rec­ta? En teo­ría am­bas son es­tu­pen­das. En la prác­ti­ca nun­ca ha exis­ti­do una de­mo­cra­cia di­rec­ta ple­na y los me­ca­nis­mos de am­bas pue­den fa­llar. O fun­cio­nar acep­ta­ble­men­te bien.

En­tre ma­yo y ju­nio de 2018, en Ir­lan­da y Ar­gen­ti­na tu­vie­ron lu­gar dos pro­ce­sos en los que se apro­ba­ron nor­mas fa­vo­ra­bles a la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo. En Ir­lan­da fue ava­la­da en re­fe­rén­dum la re­co­men­da­ción de una Con­ven­ción Ciu­da­da­na ele­gi­da por sor­teo. En Ar­gen­ti­na, la de­ci­sión (me­dia san­ción en la Cá­ma­ra de Dipu­tados) que­dó en ma­nos del Con­gre­so. Aquí al­gu­nas re­fle­xio­nes so­bre am­bos pro­ce­sos.

El sor­teo co­mo me­ca­nis­mo de se­lec­ción de au­to­ri­da­des fue usa­do en la an­ti- güe­dad. En Ate­nas, por ejem­plo, lo in­tro­du­jo Clís­te­nes ha­cia el año 507 a.C. El go­bierno se or­ga­ni­za­ba en una asam­blea, don­de par­ti­ci­pa­ban to­dos los ciu­da­da­nos va­ro­nes de la ciu­dad, y un se­na­do, elec­to por sor­teo. Los se­na­do­res se es­co­gían en una lo­te­ría (pu­ro azar), aun­que no to­dos los nom­bres en­tra­ban en la bol­sa de la que sa­lían los se­lec­cio­na­dos. En la ac­tua­li­dad, en Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca –pro­vin­cia ca­na­dien­se– (2004), Is­lan­dia (2011) o Ir­lan­da, se usan téc­ni­cas de mues­treo pa­ra que la asam­blea apor­te “re­pre­sen­ta­ción des­crip­ti­va”. Es­to es, que su com­po­si­ción sea un re­fle­jo de la so­cie­dad en que se ins­ta­la, in­cor­po­ran­do una par­ti­ci­pa­ción pro­por­cio­nal de mu­je­res, per­so­nas de dis­tin­tos ni­ve­les edu­ca­ti­vos y/o de in­gre­sos, eda­des y ha­bi­tan­tes de dis­tin­tas re­gio­nes del país: son atri­bu­tos so­cio­de­mo­grá­fi­cos des­po­ja­dos de ideo­lo­gía (lo que no im­pli­ca que los y las par­ti­ci­pan­tes no la ten­gan).

En la com­po­si­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados ar­gen­ti­na pri­ma el cri­te­rio de re­pre­sen­ta­ción ideo­ló­gi­ca. Las elec­cio­nes cen­tra­das en torno a par­ti­dos po­lí­ti­cos, que ideal­men­te son es­co­gi­dos por sus pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas, y el sis­te­ma pro­por­cio­nal de re­par­to de es­ca­ños, fun­cio­nan co­mo me­ca­nis­mos de dis­tri­bu­ción del po­der en ba­se a cri­te­rios ideo­ló­gi­cos. Has­ta no ha­ce mu­cho el Con­gre­so es­ta­ba do­mi­na­do por va­ro­nes de me­dia­na edad, con una par­ti­ci­pa­ción des­pro­por­cio­na­da de ju­ris­tas. Las le­yes de cu­po han me­jo­ra­do la re­pre­sen­ta­ción des­crip­ti­va de las mu­je­res, im­pul­sa­das por dos ar­gu­men­tos: pri­me­ro, la au­sen­cia o su­bre­pre­sen­ta­ción de la mi­tad de la po­bla­ción po­ne en cues­tión la mis­ma de­mo­cra­cia y, se­gun­do, la re­pre­sen­ta­ción des­crip­ti­va me­jo­ra la re­pre­sen­ta­ción sus­tan­ti­va (re­fe­ri­da a po­lí­ti­cas con­cre­tas). Más cla­ro: ¿pro­mue­ven las mu­je­res una agen­da po­lí­ti­ca de gé­ne­ro más y me­jor que sus pa­res va­ro­nes? Sí, te­ne­mos evi­den­cia su­fi­cien­te pa­ra afir­mar que una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res am­plía la agen­da de gé­ne­ro (es­to no quie­re de­cir que to­das las mu­je­res que ha­cen po­lí­ti­ca, sin ex­cep­ción, se abo­quen

a ello).

¿Có­mo en­tra en es­tos es­que­mas el de­ba­te so­bre la (des)pe­na­li­za­ción del abor­to? Dos as­pec­tos son cen­tra­les: la cues­tión di­vi­de pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad, pe­ro lo ha­ce trans­ver­sal­men­te. Por­que es un te­ma que mo­vi­li­za pa­sio­nes, quie­nes se opo­nen a la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de “los co­mu­nes” se­gu­ra­men­te di­rían que los de­re­chos hu­ma­nos nun­ca de­be­rían de­jar­se en ma­nos de las ma­sas. En Ir­lan­da, una so­cie­dad tra­di­cio­nal­men­te ca­tó­li­ca y con­ser­va­do­ra, se es­pe­ra­ba que la pro­pues­ta fue­ra re­cha­za­da. Sin em­bar­go, fue apro­ba­da con con­tun­den­cia. Du­ran­te cin­co fi­nes de se­ma­na, en­tre no­viem­bre de 2016 y abril de 2017, los 99 miem­bros elec­tos por sor­teo se reunie­ron pa­ra de­ba­tir la en­mien­da a la Cons­ti­tu­ción, mo­de­ra­dos por una coor­di­na­do­ra y es­ti­mu­la­dos por las pre­sen­ta­cio­nes de ex­per­tos con en­fo­ques y pos­tu­ras va­ria­das. La aca­de­mia ga­ran­ti­zó la ca­li­dad del pro­ce­so: in­for­ma­ción com­ple­ta (en­tre otros, ar­gu­men­tos de to­das las pos­tu­ras). La Asam­blea emi­tió un dic­ta­men fa­vo­ra­ble y se con­vo­có un re­fe­rén­dum, el 25 de ma­yo de 2018, don­de con­si­guió el cla­ro apo­yo del 66,4% de los vo­tan­tes.

Tam­bién en el Cono Sur, en el país del Pa­pa, hu­bo sorpresas. En un país di­vi­di­do por la grie­ta se es­pe­ra­ba que los par­ti­dos vo­ta­ran ali­nea­dos. Pe­ro el de­ba­te se hi­zo muy pú­bli­co y se re­tro­ali­men­tó y am­pli­fi­có con las mo­vi­li­za­cio­nes que ocu­rrían en las pla­zas y ca­lles. Hu­bo mo­men­tos de al­tu­ra ar­gu­men­ta­ti­va, y tam­bién lo con­tra­rio: apa­re­cie­ron en el Par­la­men­to “pa­sio­nes irra­cio­na­les” ad­ju­di­ca­das al ig­no­to “hom­bre de la ca­lle”. Las pre­fe­ren­cias de vo­to atra­ve­sa­ron y di­vi­die­ron los gru­pos par­la­men­ta­rios. Las prin­ci­pa­les aban­de­ra­das –que ins­ta­la­ron la idea de que no se dis­cu­tía abor­to sí o no, sino su ca­rác­ter li­bre o clan­des­tino– fue­ron las mu­je­res, aun­que no to­das vo­ta­ron a fa­vor.

En Ir­lan­da el pro­ce­so ter­mi­nó. En la Ar­gen­ti­na con­ti­núa y el Se­na­do pue­de con­fir­mar o re­cha­zar lo vo­ta­do en Dipu­tados el 14 de ju­nio (129 vo­tos a fa­vor y 125 en con­tra). Com­bi­nar asam­blea ciu­da­da­na sor­tea­da con re­fe­rén­dum, co­mo se hi­zo en Ir­lan­da, es un acier­to cuan­do se dis­cu­ten te­mas es­pe­cial­men­te sen­si­bles: per­mi­te ca­na­li­zar un de­ba­te, for­mar a la opi­nión pú­bli­ca y, fi­nal­men­te, to­mar de­ci­sio­nes se­gún re­glas elec­to­ra­les jus­tas. Pe­ro hay que des­mi­ti­fi­car la idea de una par­ti­ci­pa­ción sin in­ter­me­dia­rios: hay nue­vas for­mas de me­dia­ción, co­mo las ge­ne­ra­das por el co­no­ci­mien­to téc­ni­co de ela­bo­rar una mues­tra, por la mo­de­ra­ción, la se­lec­ción de las lis­tas de ex­per­tos y las pro­ve­nien­tes de las le­yes. Son as­pec­tos fun­da­men­ta­les que de­ben cum­plir con cri­te­rios que im­pi­dan el ses­go y la ma­ni­pu­la­ción.

Lo mis­mo va­le pa­ra las cam­pa­ñas que dan mar­co a un re­fe­rén­dum. Y pa­ra cual­quier pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Aun así, cier­tos ni­ve­les de in­cer­ti­dum­bre son con­sus­tan­cia­les a la de­mo­cra­cia. Que na­die crea que tie­ne la va­ca ata­da. La clave pa­ra las de­mo­cra­cias del si­glo XXI es el pa­pel cen­tral de los par­ti­dos pa­ra or­ga­ni­zar pre­fe­ren­cias, pro­po­ner y pro­mo­ver po­lí­ti­cas, pe­ro es bue­na idea re­par­tir po­der y crear con­tra­pe­sos. A ello con­tri­bu­ye una ciu­da­da­nía pre­pa­ra­da pa­ra irrum­pir en la es­ce­na po­lí­ti­ca (ocu­rrió en la Ar­gen­ti­na du­ran­te es­tos me­ses) que ac­ti­ve me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les cuan­do con­si­de­re re­le­van­te a un te­ma pen­dien­te.

Welp es in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Cen­ter for De­mo­cracy Stu­dies y co­di­rec­to­ra del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich. Co­fun­da­do­ra de la Red de Po­li­tó­lo­gas. Au­to­ra de “To­do lo que ne­ce­si­tás sa­ber so­bre las de­mo­cra­cias del si­glo XXI” (Pai­dós).

En Ir­lan­da, una so­cie­dad tra­di­cio­nal­men­te ca­tó­li­ca y con­ser­va­do­ra, se es­pe­ra­ba que la pro­pues­ta fue­ra re­cha­za­da. Sin em­bar­go, fue apro­ba­da con con­tun­den­cia.

EFE

Me­dia san­ción. La Cá­ma­ra de Dipu­tados ya dio el sí a la le­ga­li­za­ción del abor­to; el 8 de agos­to es el turno del Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.