De Iván el Te­rri­ble al te­mi­ble Pu­tin, por Jo­sé Emilio Bu­ru­cúa

Con ori­gi­na­li­dad, “El zar soy yo”, del pres­ti­gio­so his­to­ria­dor fran­co-ar­gen­tino Clau­dio In­ger­flom, ilu­mi­na los anales de ese país y de Eu­ro­pa. Es­cri­be el en­sa­yis­ta J. E. Bu­ru­cúa.

Revista Ñ - - SUMARIO - JO­SÉ EMILIO BU­RU­CÚA

El zar soy yo es un li­bro de his­to­ria ex­cep­cio­nal, que me­re­ce ser leí­do por el hom­bre co­mún y de­be ser leí­do por los his­to­ria­do­res de to­das par­tes del mun­do. Nos de­di­que­mos o no a la his­to­ria ru­sa, nos de­di­que­mos o no a la his­to­ria eu­ro­pea. El re­la­to es de lar­ga du­ra­ción. No es fre­cuen­te to­par­se con un es­tu­dio tan só­li­do, que abar­que más de me­dio mi­le­nio de la evo­lu­ción de un país, cu­ya ex­ten­sión es la sex­ta par­te de la su­per­fi­cie ha­bi­ta­ble del pla­ne­ta, su po­bla­ción es ca­si un 5% de la hu­ma­ni­dad, y que es­tu­vo ubi­ca­do en­tre las cin­co gran­des po­ten­cias po­lí­ti­cas del mun­do du­ran­te más de un si­glo.

Pa­ra te­ner éxi­to en la rea­li­za­ción de un fres­co se­me­jan­te, hay que te­ner un co­no­ci­mien­to vas­to, fun­da­do, de fi­lo­lo­gía im­pe­ca­ble, so­bre fuen­tes tan dis­pa­res co­mo los es­cri­tos del prín­ci­pe Kurbs­ki, la Res­pues­ta al pas­tor Kan Roky­ta del pro­pio zar Iván IV, la Cro­no­gra­fía de Iván Ti­mo­féev, el Re­la­to de Abraham Paly­tsin, el Li­bro so­bre la fe de 1648, Del An­ti­cris­to y su reino se­cre­to de los años ‘70 del si­glo XVII, el in­for­me del em­ba­ja­dor da­nés Westp­ha­len en la cor­te de Pe­dro el Gran­de, el Es­ta­tu­to de la Eman­ci­pa­ción de 1861, la fic­ción del Dia­rio de un lo­co de Go­gol, los ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos de Los Nue­vos Tiem­pos o de La Ri­que­za Ru­sa en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, el re­la­to dra­má­ti­co de la in­com­pren­sión de la in­te­lli­gen­tsia fren­te al len­gua­je del pue­blo, es­cri­to por Zla­to­vrats­ki en los al­bo­res del po­pu­lis­mo.

Ni qué ha­blar de la ma­sa de bi­blio­gra­fía del cam­po es­pe­cí­fi­co que Clau­dio In­ger­flom ha leí­do y des­me­nu­za­do, aplas­tan­te pa­ra cual­quier his­to­ria­dor por más ex­pe­ri­men­ta­do que sea, es­cri­ta en ru­so y en cin­co len­guas eu­ro­peas mo­der­nas. Amén de su fa­mi­lia­ri­dad con los ha­llaz­gos teó­ri­cos de Na­ta­lie Ze­mon Da­vis so­bre las in­fle­xio­nes psi­co­so­cia­les de la im­pos­tu­ra en la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal de los si­glos XVI y XVII, de Pe­ter Brown en torno a la pre­ce­den­cia de la ac­ción o de las creen­cias en lo so­bre­na­tu­ral en la An­ti­güe­dad tar­día, o el agón en­tre Fou­cault y Voe­ge­lin acer­ca de la se­pa­ra­ción en­tre los po­de­res po­lí­ti­co y re­li­gio­so en Oc­ci­den­te.

El lec­tor co­mún ob­ten­drá una vi­sión to­tal de la his­to­ria ru­sa, aun­que cen­tra­da en el te­ma de los fal­sos za­res, el au­to­nom­bra­mien­to, el nú­cleo má­gi­co-re­li­gio­so de la po­lí­ti­ca ru­sa des­de Iván IV has­ta Vla­di­mir Pu­tin, la in­ver­sión de sig­nos (que en­tra­ña in­ver­sión de sig­ni­fi­can­tes y sig­ni­fi­ca­dos) en los ca­sos de la se­pa­ra­ción de Mos­co­via por Iván en 1575, del go­bierno del “más có­mi­co y del más bo­rra­cho con- ci­lio” ba­jo Pe­dro I y de la “im­pos­tu­ra so­vié­ti­ca co­ti­dia­na”. Pe­ro, cla­ro es­tá, se tra­ta de cues­tio­nes que per­te­ne­cen al nú­cleo du­ro de la reali­dad his­tó­ri­ca, en un plano de cua­si equi­va­len­cia con el te­ma de la tie­rra, de su pro­pie­dad y ex­plo­ta­ción, por­que de aque­llas se des­pren­den no só­lo es­pe­ran­zas, emo­cio­nes, pa­de­ci­mien­tos y prác­ti­cas po­pu­la­res, sino la le­gi­ti­ma­ción de la au­to­cra­cia y los ejer­ci­cios en­tre­cru­za­dos de la vio­len­cia o del te­rror, es de­cir, del do­mi­nio pri­ma­rio so­bre los cuer­pos de los se­res hu­ma­nos.

En cuan­to al his­to­ria­dor, el pri­mer abor­da­je de es­te li­bro pue­de sig­ni­fi­car el ha­llaz­go de un mo­de­lo de co­ra­je cien­tí­fi­co pa­ra ha­cer­se car­go de pro­yec­tos de ca­rac­te­res pa­re­ci­dos: 1) un ar­co tem­po­ral di­la­ta­do, que atra­vie­se va­rias épo­cas; 2) el aco­gi­mien­to de la his­to­ria com­pa­ra­da que, en es­te ca­so, se nos cru­za en el ca­mino ca­da vein­te pá­gi­nas a la ho­ra de ex­plo­rar la es­pe­ci­fi­ci­dad ru­sa por la afir­ma­ti­va y dis­tin­guir, de los ab­so­lu­tis­mos de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, sus for­mas po­lí­ti­cas, su au­to­cra­cia, su ten­sión per­pe­tua en­tre la le­gi­ti­mi­dad y la im­pos­tu­ra, pe­ro tam­bién des­ti­na un ca­pí­tu­lo a re­vi­sar los mis­mos pro­ble­mas en la his­to­ria ru­ma­na, ba­jo la ins­pi­ra­ción de la fi­gu­ra in­men­sa que fue el fi­ló­lo­go e his­to­ria­dor Ni­co­lai Ior­ga, ase­si­na­do por la Guar­dia de Hie­rro en 1940 (im­por­tan­te es que el com­pa­ra­tis­mo es un ins­tru­men­to básico en la con­se­cu­ción ple­na del fin de es­ta obra: to­da ella “es­tá orien­ta­da con­tra la ma­ne­ra de con­ce­bir a Ru­sia a par­tir de lo que ella no es”; 3) la con­tra­po­si­ción y el ajus­te per­ma­nen­tes de las pers­pec­ti­vas ma­cro y mi­cros­có­pi­cas, en el pa­sa­je de los pe­que­ños he­chos a los mo­vi­mien­tos co­lec­ti­vos y de es­tos a la his­to­ria de la crea­ti­vi­dad cul­tu­ral y po­lí­ti­ca del pue­blo ru­so. Hay un ejem­plo en el mag­ní­fi­co ca­pí­tu­lo “Cuan­do la ple­be ca­si in­ven­ta la po­lí­ti­ca mo­der­na”: una fuen­te ex­cep­cio­nal de 1649 na­rra el en­cuen­tro ca­sual de uno de los emi­sa­rios de la ciu­dad si­be­ria­na de Tomsk con el zar Alek­séi Mi­jái­lo­vich, que in­clu­ye el tex­to de la car­ta que los emi­sa­rios en­via­ron a sus re­pre­sen­ta­dos don­de no só­lo se vis­lum­bra sino que se asien­ta un es­pa­cio po­lí­ti­co por fue­ra de la co­mu­ni­dad y por fue­ra de la re­la­ción amo-es­cla­vo en­tre el au­tó­cra­ta y su pue­blo; el aná­li­sis se ar­ti­cu­la con los do­cu­men­tos de la re­be­lión de Sten­ka Ra­zin y su de­ri­va ha­cia el con­cep­to de un so­be­rano in­cor­pó­reo en el fu­tu­ro.

De allí, po­co que­da pa­ra in­fe­rir y de­mos­trar que la mo­der­ni­dad po­lí­ti­ca im­plí­ci­ta en la no­ción de un Es­ta­do abs­traí­do de los cuer­pos del mo­nar­ca fue el pro­yec­to de la co­mu­ni­dad am­plí­si­ma de los co­sa­cos y cam­pe­si­nos de Ra­zin, es de­cir, que es­ta­ría­mos an­te un ca­so de ac­ce­so a lo mo­derno, com­ple­ta­men­te des­cen­tra­li­za­do res­pec­to de los pro­ce­sos re­vo­lu­cio­na­rios mo­der­nos ta­les co­mo los de­cons­tru­ye­ron y ex­pli­ca­ron Geor­ge Ru­dé, Ba-

rring­ton Moo­re o The­da Skoc­pol.

Si con­si­de­ra­mos el es­plen­dor de los he­chos y su po­der ex­pli­ca­ti­vo de los gran­des mo­vi­mien­tos de la his­to­ria, el ca­pí­tu­lo 9 se tras­la­da al exa­men del epi­so­dio pa­ra­dó­ji­co de im­pos­tu­ra y au­to­le­gi­ti­ma­ción po­pu­lar, pro­ta­go­ni­za­do por el sol­da­do Se­me­nov en la go­ber­na­ción de Kiev en mar­zo de 1826; a la “jor­na­da par­ti­cu­lar” del pen­sa­mien­to cam­pe­sino au­tó­no­mo, dis­pa­ra­dor de la re­vo­lu­ción de­cem­bris­ta; y a la que Clau­dio de­no­mi­na “ofen­si­va bol­che­vi­que con­tra lo po­lí­ti­co”.

Creo que la cul­mi­na­ción del uso de es­te dis­po­si­ti­vo dia­léc­ti­co se da en la ex­pli­ca­ción de lo que po­dría­mos lla­mar el pro­ce­so car­na­va­les­co de la cons­ti­tu­ción có­mi­ca y gro­tes­ca de la cor­te de Pe­dro I, ya alu­di­do, que tam­bién pue­de re­ves­tir el ca­rác­ter de una hie­ro­ga­mia in­ver­ti­da de la Ma­dre Ru­sia con el Pa­co­mio-Me­te-LaPo­lla Mi­jai­lov, el nom­bre en clave ri­dí­cu­la de Pe­dro el Gran­de. El fra­ca­so bus­ca­do y pro­gra­ma­do de esa hie­ro­ga­mia pro­du­jo un va­cío ab­sur­do, que só­lo un for­ta­le­ci­mien­to del au­to­nom­brar­se, es­to es, en de­fi­ni­ti­va, la au­to­cra­cia, po­dría lle­nar. Di­ga­mos que, al la­do de es­te fe­nó­meno, el de la in­ver­sión car­na­va­les­ca en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal no es só­lo pe­rió­di­co, de­li­mi­ta­do, más bien co­mu­ni­ta­rio que cor­te­sano, sino que, a la pos­tre, nun­ca se apar­ta del prin­ci­pio del sta­tu quo, ex­pre­sa­do en el jui­cio que la Sor­bo­na en­ta­bló al Car­na­val en 1440: “Los se­res hu­ma­nos so­mos co­mo ba­rri­les de vino y se re­quie­re abrir­los, una vez por año, pa­ra que los va­po­res acu­mu­la­dos no ha­gan ex­plo­tar los to­ne­les”.

Tam­po­co de­ja­ré de ci­tar la apa­ri­ción re­cu­rren­te de la fi­gu­ra del “lo­co en Cris­to” en el re­la­to te­ji­do por In­ger­flom, que me per­mi­te re­gre­sar a lo men­ta­do acer­ca del nú­cleo má­gi­co-re­li­gio­so de la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca ru­sa. Pues el “lo­co en Cris­to” es la rea­li­za­ción, la en­car­na­ción in­di­vi­dual del pre­cep­to pau­lino de la “lo­cu­ra de la Cruz”, pre­di­ca­do en la pri­me­ra Epís­to­la a los Co­rin­tios. Si bien la pa­ra­do­ja de san Pa­blo al­can­zó en Oc­ci­den­te un ac­mé fi­lo­só­fi­co en la úl­ti­ma par­te del Elo­gio de la lo­cu­ra, nun­ca la lo­cu­ra de la Cruz ras­gu­ñó los cen­tros vi­ta­les de los sis­te­mas de po­der en Oc­ci­den­te, ni si­quie­ra en las uni­ver­si­da­des lo­gró ha­cer­lo, aun­que se­cu­la­ri­za­do, tras las re­vuel­tas de ma­yo de 1968. De es­ta di­fe­ren­cia ra­di­cal en la exé­ge­sis de Co­rin­tios I só­lo co­bré con­cien­cia gra­cias a la lec­tu­ra del li­bro de In­ger­flom.

Su es­cri­tu­ra y su es­ti­lo des­plie­gan flui­dez, ele­gan­cia y cla­ri­dad pa­ra des­ha­cer los ovi­llos y re­co­rrer los la­be­rin­tos. Di­rán que exa­ge­ro, pe­ro del aná­li­sis em­pí­ri­co que he pre­sen­ta­do se pue­de in­fe­rir que no adu­lo ni in­flo el re­cuer­do al se­ña­lar que tu­ve la sen­sa­ción de vol­ver a Los re­yes tau­ma­tur­gos cuan­do me su­mer­gí en es­te li­bro. Que El zar soy yo se en­cuen­tra en la cons­te­la­ción re­gi­da por la obra de Marc Bloch me te­mo que es in­dis­cu­ti­ble, aun cuan­do sea po­si­ble di­fe­rir en cuan­to a la in­ten­si­dad de la luz de es­ta es­tre­lla. Ce­le­bro que ha­ya apa­re­ci­do en len­gua cas­te­lla­na el li­bro de In­ger­flom, un his­to­ria­dor ar­gen­tino, so­bre to­do por­que, en sus pro­pias pa­la­bras, des­plie­ga fren­te a no­so­tros “la his­to­ria de un pue­blo que nun­ca de­jó de po­ner en ja­que al po­der”.

REUTERS

El pre­si­den­te. Pu­tin na­ció en San Pe­ters­bur­go en 1952.

El zar. Iván IV Va­sí­lie­vich (1530-1584).

EL ZAR SOY YO. LA IM­POS­TU­RA PER­MA­NEN­TE DES­DE IVÁN EL TE­RRI­BLE HAS­TA VLA­DI­MIR PU­TIN Clau­dio In­ger­flom Gui­ller­mo Es­co­lar 470 págs.

$1.173

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.