Pai­sa­jes que di­bu­ja una os­cu­ra luz do­ra­da.

So­bre las ins­ta­la­cio­nes y pin­tu­ras de Ca­ro­li­na An­to­nia­dis

Revista Ñ - - SUMARIO - LAURA CASANOVAS

Fas­tuo­si­dad mul­ti­pli­ca­da en for­mas y bri­llos: una ins­ta­la­ción de ara­ñas es­ti­lo Im­pe­rio cuel­ga del te­cho en el cen­tro de la sa­la. Ri­zo­ma ma­jes­tuo­so en cu­yo de­ve­nir de­rra­ma lá­gri­mas ne­gras. ¿Por qué llo­ra a pe­sar de su mag­ni­fi­cen­cia? ¿Por qué su lu­mi­no­si­dad su­cum­be a la os­cu­ri­dad? ¿Por qué sos­tie­ne las lá­gri­mas, evi­tan­do su caída? Ini­cio im­po­nen­te pa­ra in­gre­sar en la ex­po­si­ción de Ca­ro­li­na An­to­nia­dis en la galería Cal­va­re­si.

En Cin­co me­di­ta­cio­nes so­bre la be­lle­za, el en­sa­yis­ta y se­mió­lo­go si­no­fran­cés Fra­nçois Cheng se­ña­la que “(…) mal y be­lle­za no só­lo se si­túan en las an­tí­po­das, sino que tam­bién es­tán a ve­ces im­bri­ca­dos”. Una re­fle­xión que re­sue­na en la ins­ta­la­ción y en la pin­tu­ra mu­ral si­tua­da por de­trás de ella, don­de la si­lue­ta ne­gra y opa­ca de una pantera atra­pa a la de una ga­ce­la de bri­llan­te do­ra­do.

La luz y la os­cu­ri­dad, el bien y el mal, la abun­dan­cia y el va­cío, lo ma­te­rial y lo es­pi­ri­tual. Un uni­ver­so de opues­tos pre­sen­tes en es­ta re­cien­te pro­duc­ción de la ar­tis­ta, con re­so­nan­cias de su neo­ba­rro­quis­mo, a lo cual se su­ma el én­fa­sis en la pin­tu­ra orien­tal. Si en otros mo­men­tos su tra­ba­jo ten­día a la ex­tro­ver­sión, la na­rra­ción y el pop, en la ac­tua­li­dad es in­tros­pec­ti­vo, lí­ri­co y na­tu­ra­lis­ta. En tan­to, el ho­rror va­cui y el cro­ma­tis­mo es­tri­den­te dan pa­so al pro­ta­go­nis­mo del blan­co del pa­pel y a otras de­ci­sio­nes so­bre el co­lor con pre­do­mi­nio del do­ra­do.

En la se­rie Chi­noi­se­rie, la ima­gen se des­plie­ga vertical y re­sul­ta de la su­per­po- de ca­pas. En una de ellas, la lí­nea do­ra­da crea vi­bran­tes mo­ti­vos cir­cu­la­res y fi­gu­ras con la es­té­ti­ca de re­vis­tas de mo­da de la dé­ca­da del 50. Otra ca­pa es la de los tra­zos de bar­niz con sus efec­tos de trans­pa­ren­cias. La in­ter­sec­ción de am­bas pro­du­ce una ter­ce­ra di­men­sión. La lí­nea cir­cu­lar –siem­pre pre­sen­te en su tra­ba­jo– crea una ima­gen vin­cu­la­da con una sen­sa­ción or­gá­ni­ca y no con la ra­cio­na­li­dad geo­mé­tri­ca de otros mo­men­tos. Y si las fi­gu­ras de hom­bres, mu­je­res y ni­ños so­lían pre­sen­tar­se co­mo frag­men­tos de es­ce­nas de po­si­bles na­rra­cio­nes y los mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos con­for­ma­ban pat­terns, aho­ra am­bos se ase­me­jan a las pa­la­bras en los ver­sos de un poe­ma, en la me­di­da en que re­co­rre­mos ca­da obra y los des­cu­bri­mos y aso­cia­mos.

De es­ta for­ma, An­to­nia­dis lo­gra un li­ris­mo es­ti­mu­lan­te y vi­tal, lo cual cons­ti­tu­ye un gi­ro en su poé­ti­ca. “Una obra am­si­ción bien­tal pro­fu­sa y exu­be­ran­te”, se­ña­la Mercedes Ca­sa­ne­gra en el tex­to cu­ra­to­rial de la mues­tra cu­yo tí­tu­lo, El be­so do­ra­do del bos­que, es par­te del fi­nal del poe­ma “Ca­be­za de Fauno”, del fran­cés Art­hur Rim­baud. Al leer­lo, la ar­tis­ta en­con­tró que te­nía el mis­mo tono de su ac­tual pro­pues­ta. Acos­tum­bra­da a re­co­rrer la his­to­ria del ar­te, en es­tas obras se ha­cen pre­sen­tes ver­tien­tes ar­tís­ti­cas del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, co­mo el es­ti­lo Im­pe­rio, la in­fluen­cia del ar­te chino en Oc­ci­den­te, el art nou­veau y la obra del in­glés Wi­lliam Mo­rris y del aus­tría­co Gus­tav Klimt.

Los cam­bios en la obra de An­to­nia­dis se ini­cian en 2013, a par­tir de va­rios acon­te­ci­mien­tos en su vi­da, en­tre ellos, una re­si­den­cia en Con­nec­ti­cut que la acer­có con in­ten­si­dad a la na­tu­ra­le­za y a un es­ta­do de in­tros­pec­ción. Un ca­mino don­de se vuel­ve a li­gar con su abue­lo De­me­trio An­to­nia­dis, un pin­tor pai­sa­jis­ta que se ra­di­có en Ro­sa­rio al emi­grar de Gre­cia e in­te­gró el gru­po de im­pre­sio­nis­tas del Li­to­ral. “Pe­ro mi abue­lo era pai­sa­jis­ta pa­no­rá­mi­co y lo mío se­ría mi­cro-pai­sa­je”, co­men­ta la ar­tis­ta a Ñ.

En las pin­tu­ras “La sombra de la la­gu­na” y “El so­ni­do del es­tan­que” el li­ris­mo pro­ba­ble­men­te al­can­ce su má­xi­ma ex­pre­sión. La com­bi­na­ción del acrí­li­co, la la­ca y la tin­ta do­ra­da lo­gra re­fle­jos, pro­fun­di­da­des y trans­pa­ren­cias en fun­ción de de­ve­lar un mun­do de aguas ca­rac­te­ri­za­das por la opa­ci­dad. “To­da su­per­fi­cie es la ca­ra vi­si­ble de un es­pa­cio in­te­rior”, di­ce An­to­nia­dis. De nue­vo, la obra se abre en ca­pas con cier­ta geo­me­tría di­fu­sa, dis­tin­tos tra­ta­mien­tos del acrí­li­co, di­bu­jos de fi­gu­ras y lí­neas de or­na­men­tos. Es­tas pin­tu­ras de ma­yor cro­ma­tis­mo, ade­más, re­cu­pe­ran un tra­zo ges­tual vin­cu­la­do con los ini­cios de la ar­tis­ta y con el su­mi-e (agua­da ja­po­ne­sa). Y, co­mo su­ce­de a lo lar­go de to­da su tra­yec­to­ria, co­bra no­ta­ble evi­den­cia la la­bo­rio­si­dad en el tra­ba­jo, en el cui­da­do de ca­da de­ta­lle. Tam­bién en tin­ta y la­ca, los di­bu­jos “El so­ni­do de la in­tem­pe­rie” y “So­ni­do tem­po­ral” nos llevan a su­mer­gir­nos pa­ra des­cu­brir la ri­que­za del ha­cer mi­nu­cio­so de un fo­lla­je, de la si­lue­ta de un hom­bre mi­ran­do el va­cío, de dos se­res abra­za­dos en la es­pe­su­ra so­bre la cual se apo­yan. El tra­ba­jo con los ma­te­ria­les pue­de lo­grar una trans­for­ma­ción per­cep­ti­va del di­bu­jo y la pin­tu­ra otor­gán­do­les la apa­rien­cia de un gra­ba­do o de un bor­da­do, co­mo su­ce­día en su se­rie de pin­tu­ras Tex­ti­les. “Ne­ce­si­to ma­te­ria­li­zar, ver. Es­toy más cer­ca de lo vi­sual que de lo con­cep­tual. Ne­ce­si­to el con­tac­to con la quí­mi­ca, mez­clar los co­lo­res”, se­ña­la An­to­nia­dis con en­tu­sias­mo. “Si­len­cio­sos y es­plen­den­tes en la sa­la los di­bu­jos en oro, sím­bo­lo del co­no­ci­mien­to y la trans­mu­ta­ción al­quí­mi­ca, son el anun­cio poé­ti­co de un nue­vo ama­ne­cer”, es­cri­be Ca­sa­ne­gra.

Pin­to­ra, do­cen­te y di­se­ña­do­ra, An­to­nia­dis fue re­co­no­ci­da días atrás con el Pre­mio de Pin­tu­ra “Ma­ría Cal­de­rón de la Bar­ca”. Alum­na de Enio Iom­mi, Jor­ge De­mir­jian y Luis Felipe Noé, sos­tie­ne que “el ar­te siem­pre fue un lu­gar de trans­for­ma­ción y de sa­ni­dad, un lu­gar de paz, de be­lle­za y de sen­ti­do”. To­do lo cual pa­re­ce al­can­zar más que nun­ca en su pro­duc­ción una di­men­sión tras­cen­den­tal. Y en­ton­ces vol­ve­mos a mi­rar la ins­ta­la­ción de ara­ñas con lá­gri­mas ne­gras y cree­mos sen­tir que ha em­pe­za­do a reab­sor­ber­las pa­ra con­ver­tir­las nue­va­men­te en do­ra­da luz.

FO­TOS PA­BLO JANTUS

Vis­ta de sa­la. Pin­tu­ras de gran for­ma­to re­dean una ins­ta­la­ción de ara­ñas es­ti­lo Im­pe­rio, que ocu­pa el cen­tro del es­pa­cio en la galería Cal­va­re­si.

La ar­tis­ta y la obra. Ca­ro­li­na Ano­nia­dis jus­to a su pin­tu­ra “La sombra so­bre la la­gu­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.