CÁLIDAS GEOMETRÍAS DE IN­VIERNO

Cuan­do los días se ha­cen cor­tos, Tulio de Sagastizáb­al sien­te la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar en obras ín­ti­mas, pe­que­ñas. A la lu­mi­no­sa pri­ma­ve­ra le to­ca el pri­vi­le­gio de su ex­hi­bi­ción.

Revista Ñ - - ARTE - POR LAURA CASANOVAS

Es­cu­cho al ar­tis­ta Tulio de Sagastizáb­al en la Ga­le­ría Mar Dul­ce, don­de se ex­hi­be su mues­tra Tra­ba­jo de in­vierno, un con­jun­to de pin­tu­ras rea­li­za­das en los úl­ti­mos ocho años, ha­bi­ta­das por sus sin­gu­la­res for­mas geo­mé­tri­cas y un cro­ma­tis­mo preg­nan­te. Su tono de voz apa­ci­ble, en el mar­co de un ros­tro de son­ri­sa ama­ble, re­ve­la pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes, ex­pe­rien­cias, con la su­ce­sión na­tu­ral de al­guien dis­pues­to a com­par­tir.

Las 28 obras ex­hi­bi­das, ca­si to­das de pe­que­ño for­ma­to, na­cie­ron al­re­de­dor del sols­ti­cio de in­vierno, cuan­do el ar­tis­ta sien­te la ne­ce­si­dad de rea­li­zar un tra­ba­jo de di­men­sio­nes re­du­ci­das, más ín­ti­mo, más cer­cano en el ma­ne­jo cor­po­ral, ca­si ar­te­sa­nal. “Cuan­do lle­ga­mos a abril, me pon­go a tra­ba­jar co­mo en un re­flu­jo, en obras pe­que­ñas, bá­si­ca­men­te so­bre pa­pel, y con una téc­ni­ca que ado­ro, que es con el uso de goua­che co­mo ma­te­rial”, se­ña­la. Elo­gio de lo pe­que­ño im­preg­na­do de ex­pe­ri­men­ta­ción, ha­llaz­gos y no­ve­da­des, con una ló­gi­ca que po­dría­mos em­pa­ren­tar a la de la poe­sía.

Di­ce De Sagastizáb­al que nun­ca se con­si­de­ró un pin­tor “abs­trac­to” por­que su tra­ba­jo se ale­ja del uso ra­cio­nal de for­mas neu­tra­les, de una fría pre­ci­sión, de la re­duc­ción de co­lo­res, de la pu­re­za, de cual­quier in­ten­ción de sis­te­ma ce­rra­do, por nom­brar al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de los mo­vi­mien­tos fun­dan­tes de la abs­trac­ción de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do. Aun­que sí po­dría ads­cri­bir al si­guien­te enun­cia­do de Piet Mon­drian: “To­do ar­tis­ta ver­da­de­ro ha si­do siem­pre in­cons­cien­te­men­te mo­vi­do por la be­lle­za de la lí­nea, del co­lor y de las re­la­cio­nes en­tre ellos, y no por lo que se-

an ca­pa­ces de re­pre­sen­tar”.

El ar­tis­ta ana­li­za que la fi­gu­ra­ción, a la que se de­di­có du­ran­te vein­te años, lo acer­ca­ba más a un ges­to trá­gi­co vin­cu­la­do con la fi­gu­ra hu­ma­na y que, en cam­bio, su abs­trac­ción se ins­cri­be en la ce­le­bra­ción, en tér­mi­nos del fi­ló­so­fo Hans-Georg Ga­da­mer. En 1997 hi­zo su pri­me­ra mues­tra abs­trac­ta. Ha­bla de la fe­li­ci­dad que le pro­du­ce es­tar fren­te a una obra de Al­fre­do Hli­to, de su ad­mi­ra­ción por Lu­cio Fon­ta­na, de la obra de Ca­me­lo Ar­den Quin, en cuan­to a la

his­to­ria de la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca rio­pla­ten­se. Y, más allá de fi­gu­ra­cio­nes y abs­trac­cio­nes, pien­sa que fi­nal­men­te to­da su obra es­tá im­preg­na­da por el tiem­po de la in­fan­cia, trans­cu­rri­do has­ta los do­ce años en Mi­sio­nes, an­tes de ra­di­car­se en Bue­nos Ai­res. De he­cho, du­ran­te la con­ver­sa­ción, De Sagastizáb­al ci­ta a John Ber­ger en un aná­li­sis so­bre Gus­ta­ve Cour­bet, pa­ra quien “el lu­gar don­de un pin­tor pa­sa su in­fan­cia sue­le te­ner un pa­pel im­por­tan­te en la cons­truc­ción de su vi­sión”.

El ar­tis­ta tra­ba­ja por se­ries. En Co­lo­ra­ma 2, de 2017, so­bre un fon­do de cier­ta neu­tra­li­dad cro­má­ti­ca –en el cual se evi­den­cia la pin­ce­la­da otor­gán­do­le un as­pec­to inaca­ba­do que cons­ti­tu­ye un re­cur­so usual en su obra– emer­gen cu­bos co­mo si es­tu­vie­ran flo­tan­do. Al­gu­nas ca­ras de las fi­gu­ras par­ti­ci­pan del mis­mo as­pec­to que el fon­do re­cor­dan­do, en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, la téc­ni­ca ar­tís­ti­ca del non fi­ni­to. De Sagastizáb­al se re­fie­re a ello me­dian­te el con­cep­to de “pre­ca­rie­dad” pa­ra des­cri­bir su sis­te­ma crea­ti­vo, en re­la­ción a lo im­pre­ci­so, inaca­ba­do, abier­to, que po­dría ha­ber si­do di­fe­ren­te. Fi­gu­ra y fon­do po­drían con­si­de­rar­se re­ver­si­bles en la se­rie Me­teo­ros, de 2015: lue­go de rea­li­zar las fi­gu­ras de círcu­los que­bra­dos –que re­cuer­dan las cé­le­bres for­mas de la ar­tis­ta sui­za vin­cu­la­da a la abs­trac­ción, So­nia De­lau­nay– com­pu­so el apa­ren­te fon­do con del­ga­dí­si­mas lí­neas horizontal­es de lá­piz de gra­fi­to.

En su for­mu­la­ción ar­tís­ti­ca, por lo tan­to, pre­pon­de­ra la li­ber­tad. En el úl­ti­mo año, in­clu­so, em­pe­zó a rea­li­zar mu­ra­les que con­si­de­ra alea­to­rios, en tan­to re­sul­tan de la unión de va­rias obras in­di­vi­dua­les en com­po­si­cio­nes rít­mi­cas lo­gra­das a par­tir de la for­ma y el co­lor, por me­dio de una cin­ta bi­faz que le per­mi­te mo­di­fi­car el tra­ba­jo sin dejar ras­tros de ver­sio­nes pre­vias. La idea de pat­tern –muy pre­sen­te en su pro­duc­ción– ma­xi­mi­za en­ton­ces sus po­si­bi­li­da­des com­bi­na­to­rias. Y hay pre­cio­sis­mo y de­co­ra­ti­vis­mo tam­bién. Obras co­mo “El sol en som­bra”, de 2010, po­de­mos pen­sar­las en re­la­ción al ar­te tex­til pre­co­lom­bino. Se lo men­ciono al ar­tis­ta y ha­bla­mos de la ex­ce­len­cia de los tex­ti­les Pa­ra­cas, al re­cor­dar el tiem­po que vi­vió en Pe­rú.

La gri­lla se evi­den­cia en la se­rie Sie­te le­guas, de 2018, has­ta vol­ver­se un mo­ti­vo pic­tó­ri­co. Al­go si­mi­lar su­ce­de en la se­rie Co­lo­ra­ma 1, tam­bién de es­te año, don­de jue­ga con la idea del círcu­lo cro­má­ti­co. Una vez más, re­cu­rre a un ele­men­to de la abs­trac­ción y la geo­me­tría or­to­do­xa pa­ra dis­po­ner­lo se­gún sus pro­pias y lú­di­cas re­glas, las cua­les ad­mi­ten lí­neas or­to­go­na­les im­pre­ci­sas, con­tor­nos ti­tu­bean­tes, co­lo­res re­sul­tan­tes de mez­clas. En la se­rie Giar­di­ni, de 2016, las rec­tas no son exac­tas y los con­tor­nos no coin­ci­den per­fec­ta­men­te con los rom­bos que de­li­mi­tan, en una es­pe­cie de da­me­ro de gran cro­ma­tis­mo y atrac­ti­vos efec­tos óp­ti­cos, que evi­den­cia sus des­víos y mo­di­fi­ca­cio­nes. Mien­tras que las lí­neas cur­vas se en­tre­la­zan, anu­dan y ser­pen­tean en la se­rie Lí­neas de fuer­za, de 2018.

Ines­ta­bi­li­dad, reor­de­na­mien­to, atrac­ción por lo que vie­ne, pre­sen­ta­ción de po­si­bles ca­mi­nos. “Uno es­tá ani­ma­do por ese es­pí­ri­tu de jue­go, de pla­cer de pin­tar. Bus­co trans­mi­tir la vi­ta­li­dad que es el ac­to de pin­tar”, en­fa­ti­za el ar­tis­ta. Y lo lo­gra.

El ar­tis­ta con­ver­sa con los asis­ten­tes a la inau­gu­ra­ción de su mues­tra en Mar Dul­ce.De la se­rie “Co­lo­ra­ma 2“, 2018, 29 x 24 cm.

De la se­rie “Me­teo­ro”, 2018, 24 x 18 cm.De la se­rie “Lí­neas de fuer­za”, 2018, 30 x 24 cm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.