NE­GO­CIA­CIO­NES DE UNA AR­TIS­TA CON EL TIEM­PO

En una an­ti­gua ca­so­na de Ti­gre con­ver­ti­da en espacio de ex­po­si­ción, Silvia Ri­vas mues­tra nue­vas obras que mar­can la tem­po­ra­li­dad en sus­pen­so.

Revista Ñ - - ARTE - PI­LAR ALTILIO POR

Com­bi­nan­do el mo­vi­mien­to y su de­mo­ra, es­pa­cios de­te­ni­dos en pan­ta­llas di­ver­si­fi­ca­das, ju­gan­do con tiem­pos en sus­pen­so, las obras de Silvia Ri­vas vie­nen ar­man­do dis­cur­sos en torno a la tem­po­ra­li­dad y sus de­ri­vas. Tan­to que el tiem­po ac­ti­vo pe­ro ra­len­ti­za­do, jue­ga a ser me­tá­fo­ra de una sin­gu­la­ri­dad, un mi­cro­ins­tan­te ca­paz de cam­biar­lo to­do, de fra­gi­li­zar lo só­li­do.

Al­go así se per­ci­be en la nue­va ex­hi­bi­ción de cua­tro vi­deoins­ta­la­cio­nes Es­cul­pir el tiem­po, de la ar­tis­ta Silvia Ri­vas en la Ca­sa de las Cul­tu­ras de Ti­gre. Se tra­ta de una ca­sa es­pe­cial, la an­ti­gua Villa Car­men, que tam­bién ejem­pli­fi­ca y man­tie­ne una ne­go­cia­ción con el tiem­po: no fue de­mo­li­da por un pro­ce­so ju­di­cial, pe­ro con­vi­ve con un espacio re­ci­cla­do pa­ra alo­jar ar­te con­tem­po­rá­neo. Por eso Silvia se en­tu­sias­mó con la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar obra allí. Di­ce la ar­tis­ta al res­pec­to: “To­mé la ca­sa co­mo una es­pe­cie de cáp­su­la de tiem­po sus­pen­di­da en el pre­sen­te”. En una de las sa­las se ex­hi­be “Villa Car­men”, 2018. Es una vi­deo-ins­ta­la­ción pa­ra te­le­vi­so­res de tu­bo, diez ca­na­les de vi­deo, va­rias pan­ta­llas de vie­jos te­le­vi­so­res y mo­ni­to­res que man­tie­nen una se­rie de cap­tu­ras de eso que el pú­bli­co no pue­de ver: la ca­sa con los res­tos de sus otros usos, en pla­nos re­cor­ta­dos que pa­re­cen es­tar fi­jos pe­ro son vi­deos en cap­tu­ras que mul­ti­pli­can los fra­mes por se­gun­do.

Se pue­de per­ci­bir un re­co­rri­do plan­tea­do pa­ra ir des­pun­tan­do en los dis­tin­tos tiem­pos. Co­mien­za con una gran pie­za de mar­ca­da tem­po­ra­li­dad en sus­pen­so, “De­mo­ra”, se­rie Mo­men­tum, 2015, ins­ta­la­ción con vi­deo de un ca­nal, pie­zas de por­ce­la­na Li­mo- ges y pa­pel ve­ge­tal. “De­mo­ra” es de­fi­ni­da co­mo el re­tra­so o la de­ten­ción de una co­sa por al­gún tiem­po. En es­te ca­so el tiem­po mis­mo se vi­si­bi­li­za al ins­cri­bir­se so­bre los se­res y las co­sas y con­ju­ga muy bien con el espacio de la plan­ta ba­ja, don­de lo ar­qui­tec­tó­ni­co se im­pon­dría. Ju­gan­do a ca­li­brar con un di­fu­sor de pa­pel la ate­nua­ción de la luz de día que en­tra por las ven­ta­nas, la ima­gen sus­pen­di­da de la per­for­mer se vuel­ve te­nue e in­grá­vi­da, mien­tras el pi­so se frag­men­ta en esas de­li­ca­das y fi­nas pie­zas de por­ce­la­na, im­pe­di­men­to que cancela cual­quier irrup­ción, ha­cien­do que la fra­gi­li­dad sea la cla­ve de su be­lle­za, pu­ra­men­te vi­sual e ins­ta­la­das en cla­ro con­tras­te so­bre la ma­de­ra his­tó­ri­ca.

En el pi­so su­pe­rior, las tres vi­deoins­ta­la­cio­nes que com­po­nen “Ni­ña”, se­rie Mo­men­tum, 2015, esos 9 se­gun­dos en loop con­for­man un ins­tan­te irre­ver­si­ble, un com­po­nen­te má­gi­co del tiem­po, co­mo si “el ins­tan­te fue­se lo que ter­mi­na­ría una du­ra­ción si se de­tu­vie­se, pe­ro no se de­tie­ne” de­cía en un tex­to crí­ti­co so­bre su obra el fi­ló­so­fo Ro­dol­fo Bis­cia. Silvia Ri­vas con­si­gue de­te­ner­lo en ca­da una de las tres sec­cio­nes de la ni­ña per­for­mer: en la mano que bus­ca car­gar el lí­qui­do pa­ra ha­cer la bur­bu­ja; en el so­pli­do que in­fla la pom­pa que cre­ce y se des­pren­de y, fi­nal­men­te, en la ins­tan­tá­nea des­truc­ción de la es­pu­ma cuan­do ya no pue­de flo­tar en el aire. Usan­do tec­no­lo­gía ca­paz de gra­bar 16.000 imá­ge­nes por se­gun­do en

al­ta de­fi­ni­ción, co­mo hip­nó­ti­cas fic­cio­nes del tiem­po sus­pen­di­do.

En la inau­gu­ra­ción de la mues­tra hu­bo un plus: una per­for­man­ce de mú­si­ca de cuer­das y co­ro de ni­ños en vi­vo. Se tra­ba­jó pre­via­men­te con Lucía Pa­ti­ño Ma­yer, di­rec­to­ra de la Or­ques­ta in­fan­to-ju­ve­nil de Be­na­ví­dez. To­dos me­no­res de 18 años, hi­cie­ron un works­hop tra­ba­jan­do con las imá­ge­nes de es­ta mues­tra con el mú­si­co fran­cés Phi­lip­pe Pan­nier y la pro­pia Ri­vas.

“De­li­ca­de­za”, se­rie So­bre lo in­mi­nen­te, 2017, es otra ins­ta­la­ción con vi­deo de un ca­nal y por­ce­la­na. La ima­gen de la pan­ta­lla con­tie­ne un pla­to de por­ce­la­na de can­to, una mi­cro­vi­sión pre­via a su caí­da. Mien­tras la pan­ta­lla des­can­sa so­bre el pla­to ver­da­de­ro dis­pues­to so­bre un pe­des­tal. Ve­mos el rit­mo vi­sual de es­ta pie­za, con el apla­za­mien­to co­mo la “con­tra­ca­ra dia­léc­ti­ca de la ac­ción clau­su­ra­da en el ar­cón de los even­tos de­fi­ni­ti­vos”, tal co­mo co­men­ta­ba Bis­cia en un tex­to. Po­dría­mos coin­ci­dir tam­bién con Al­ber­ti­na Kli­te­nik si cree­mos que “las imá­ge­nes tie­nen po­de­res de trans­for­ma­ción en el yo in­di­vi­dual, que el ar­te pue­de ar­ti­cu­lar un pro­ce­so de cu­ra­ción, de cre­ci­mien­to y de ple­ni­tud”. En­ton­ces su­ce­de al­go en par­ti­cu­lar cuan­do “se com­bi­nan la mís­ti­ca y la tec­no­lo­gía, cuan­do lo que apa­re­ce es la lu­cha con­tra el sis­te­ma de ali­nea­ción co­lec­ti­va” que in­ten­ta un espacio de tiem­po re­fle­xi­vo, sub­je­ti­vi­za­do por ese re­la­to len­to de un mi­cro su­ce­so.

Vi­deoins­ta­la­ción “De­mo­ra”, de la se­rie “Mo­men­tum, 2015.

La mues­tra se com­ple­men­tó con per­for­man­ces mu­si­ca­les a car­go de chi­cos.

Una de la tres vi­deoins­ta­la­cio­nes que com­po­nen “Ni­ña”, de la se­rie “Mo­men­tum”, 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.