BRE­XIT: GRAN BRE­TA­ÑA SE TROPICALIZA

Opi­nión del ex­per­to Jean-Paul Fa­guet. El eco­no­mis­ta exa­mi­na la pro­tes­ta cla­mo­ro­sa del fin de se­ma­na en Lon­dres, don­de una mul­ti­tud pi­dió un se­gun­do re­fe­rén­dum. Y aler­ta so­bre una sa­li­da caó­ti­ca de la UE, que afec­ta­ría des­de los vue­los has­ta la pro­duc­ción

Revista Ñ - - NEWS - POR MA­RÍA LAU­RA AVIGNOLO

Gran Bre­ta­ña de­vie­ne un país tro­pi­cal. En es­te reino pre­vi­si­ble, con pla­nes anua­les de­ta­lla­dos y pre­su­pues­tos dis­cu­ti­dos con pa­sión en el Parlamento, des­de que se ini­cia­ron las ne­go­cia­cio­nes so­bre el Bre­xit na­die sa­be que va a su­ce­der ni has­ta cuan­do so­bre­vi­vi­rá la Pri­me­ra Mi­nis­tra, The­re­sa May. O si la in­cer­ti­dum­bre del di­vor­cio con la Unión Eu­ro­pea (UE) va a con­du­cir a un se­gun­do re­fe­rén­dum, in­clui­da la op­ción de se­guir sien­do eu­ro­peos. Esa po­si­bi­li­dad que, ines­pe­ra­men­te, re­cha­za­ron en un ples­bis­ci­to dos años atrás y que ha su­mer­gi­do al país en la zozobra.

Al me­nos 800.000 per­so­nas mar­cha­ron ha­ce una se­ma­na por las ca­lles de Lon­dres exi­gien­do una se­gun­da con­sul­ta. Li­de­ró la pro­tes­ta no so­lo la gen­te sino dipu­tados de to­dos los par­ti­dos, in­clui­dos los con­ser­va­do­res to­ries, asus­ta­dos con “el caos” de es­ta he­ri­da au­to­in­flin­gi­da. Los bri­tá­ni­cos es­tán cam­bian­do de idea fren­te al Bre­xit, que no es otra co­sa que una gue­rra en­cu­bier­ta en­tre con­ser­va­do­res eu­ro­es­cép­ti­cos y pro eu­ro­peos, con la ob­se­sión con­tra el in­mi­gran­te co­mo ex­cu­sa.

La Pri­me­ra Mi­nis­tra May so­bre­vi­ve y su­fre. Sus días en el po­der se cuen­tan co­mo en una tóm­bo­la, sin ma­yo­ría ni alia­dos. Dos es­ce­na­rios avan­zan: la po­si­bi­li­dad de un noa­cuer­do, con una sa­li­da in­tem­pes­ti­va de la UE, y la con­vo­ca­to­ria a un se­gun­do re­fe­rén­dum, que ya pre­pa­ran los fun­cio­na­rios pú­bli­cos por las du­das, tras las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo pró­xi­mo.

Los lí­de­res eu­ro­peos tie­nen en cla­ro una idea: la res­pues­ta al Bre­xit no es­tá en las cum­bres de Bru­se­las sino en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes bri­tá­ni­ca y en la ba­ta­lla ideo-

ló­gi­ca en­tre los con­ser­va­do­res. Las con­se­cuen­cias de un no-acuer­do se­rán una pe­sa­di­lla lo­gís­ti­ca pa­ra la cual nin­gu­na de las par­tes se ha pre­pa­ra­do. El doc­tor Jean-Paul Fa­guet es pro­fe­sor de Eco­no­mía po­lí­ti­ca del de­sa­rro­llo de la Lon­don School of Eco­no­mics, y tra­ba­ja en la fron­te­ra en­tre la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca. Con­du­ce la Task For­ce de Des­cen­tra­li­za­ción de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia pa­ra la Ini­cia­ti­va del Diá­lo­go po­lí­ti­co y se for­mó en las uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton y Har­vard. Es­te fue el diá­lo­go con Ñ en sus ofi­ci­nas de Lon­dres.

–¿Gran Bre­ta­ña es­tá más cer­ca de un “no-acuer­do” tras es­te fra­ca­so en la cum­bre eu­ro­pea?

–Pa­re­ce que sí. Ese es un te­ma so­bre to­do po­lí­ti­co, de unas de­ci­sio­nes en­tre un nú­cleo muy re­du­ci­do de per­so­nas que es­tán ne­go­cian­do y sus lí­de­res po­lí­ti­cos. Pe­ro, al pa­re­cer, el no-acuer­do ame­na­za. Lo cual se­ría un desas­tre en el cor­to pla­zo pa­ra la eco­no­mía bri­tá­ni­ca y pa­ra al­gu­nos de los so­cios eu­ro­peos.

–¿Cuá­les se­rían los efec­tos con­cre­tos de la po­si­bi­li­dad de un no-acuer­do pa­ra Gran Bre­ta­ña y la UE?

–Hay dos di­men­sio­nes: una es de tiem­po, a cor­to pla­zo y lar­go pla­zo. Y la se­gun­da es lo eco­nó­mi­co y lo po­lí­ti­co. Y es­tán mez­cla­das de una for­ma muy com­ple­ja. Por un la­do, sa­lir­se de la UE es ma­lo pa­ra el Reino Uni­do, a lar­go pla­zo. Pe­ro en un sen­ti­do no dramático. O sea, cuan­do se ha­bla de es­tar so­bre el acan­ti­la­do mi­ran­do al va­cío, eso es el cor­to pla­zo... Y del cor­to pla­zo in­me­dia­ta­men­te si­guien­do una fal­ta de un acuer­do y una sa­li­da des­or­ga­ni­za­da de la Unión Eu­ro­pea. A lar­go pla­zo, la eco­no­mía vol­ve­ría a cre­cer. No es que Gran Bre­ta­ña se va a con­ver­tir en Mau­ri­ta­nia o Es­lo­va­quia: se­gui­rá sien­do una de las eco­no­mías más ri­cas a lar­go pla­zo. Pe­ro cor­tar­se, li­mi­tar­se del mer­ca­do eco­nó­mi­co más gran­de del mun­do, es ab­sur­do. No es al­go po­si­ti­vo a lar­go pla­zo. El pro­ble­ma es que a cor­to pla­zo –y me re­fie­ro a días o se­ma­nas– ven­drá una sa­li­da des­or­ga­ni­za­da. Las eco­no­mías de Gran Bre­ta­ña y la UE es­tán tan in­te­gra­das, de una for­ma muy mi­nu­cio­sa y pre­ci­sa en cuan­to a lo le­gal y la re­gla­men­ta­ción de los dis­tin­tos mer­ca­dos, que los nu­dos son mu­chos y muy gran­des. Una sa­li­da caó­ti­ca crea­rá tra­bas y blo­queos al flu­jo con­ti­nuo eco­nó­mi­co que son im­pre­de­ci­bles. Se tra­ta li­te­ral­men­te de mi­les y mi­les de acuer­dos, que tie­nen mi­les de pun­tos acor­da­dos –al­gu­nos ha­ce 40 años– que se tie­nen que des­en­la­zar. Ese pro­ce­so no ha co­men­za­do. Por­que jus­ta­men­te la gen­te que hi­zo cam­pa­ña a fa­vor del Bre­xit no es­pe­ra­ba que fue­ran a ganar. No pen­sa­ron dos mi­nu­tos an­tes de su pro­pues­ta, qué im­pli­ca­ba to­do es­to.

–Cuan­do unos y otros ha­blan hoy de pla­nes con­tin­gen­tes an­te la po­si­bi­li­dad de un no acuer­do ¿qué sig­ni­fi­ca? Por un la­do eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro por el otro la­do lo­gís­ti­ca­men­te. ¿Qué su­ce­de con los ca­mio­nes que lle­gan?

–Lo­gís­ti­ca­men­te, co­rrec­to. Ese es el te­ma. Por ejem­plo, hay mu­chos acuer­dos so­bre la se­gu­ri­dad de la avia­ción en­tre los paí­ses de la UE. Una de las pre­dic­cio­nes es que las em­pre­sas aé­reas no van a po­der se­guir vo­lan­do a la UE si hay una sa­li­da caó­ti­ca. Por­que to­dos esos acuer­dos de se­gu­ri­dad ae­ro­na­val ca­du­can; no hay nin­gún re­gla­men­to ni ba­se le­gal pa­ra que Air Fran­ce o las otras ae­ro­lí­neas eu­ro­peas si­gan ate­rri­zan­do en In­gla­te­rra. Aho­ra ob­via­men­te es téc­ni­ca y hu­ma­na­men­te po­si­ble que el pi­lo­to guíe el avión a Heath­row, pe­ro le­gal­men­te no se sa­be si se po­drá. Na­die sa­be si esos acuer­dos que­dan ca­du­cos y na­da los re­em­pla­za. Po­drían sim­ple­men­te to­mar la de­ci­sión de se­guir co­mo an­tes. Sim­ple­men­te apro­bar una ley muy sen­ci­lla, que di­ga: “Lo an­te­rior si­gue en pie”. Pe­ro po­lí­ti­ca­men­te eso es­tá pro­bán­do­se im­po­si­ble. Por­que un ala rí­gi­da de los to­ries, ade­más del DUP de Ir­lan­da del Nor­te, se han vuel­to muy du­ros con el cuen­to de que del Bre­xit: una vez que se sa­le, se ha sa­li­do y lo an­te­rior que­da muer­to. En­ton­ces, por mo­ti­vos que son ab­so­lu­ta­men­te po­si­bles de re­sol­ver pe­ro po­lí­ti­cos, na­die sa­be qué vie­ne des­pués.

–¿Gran Bre­ta­ña y Eu­ro­pa pue­den so­por­tar las con­se­cuen­cias de un no-acuer­do en el bor­de pa­ra sus mer­can­cías, pa­ra los con­tro­les? ¿Cuán­do se co­men­za­rá a sen­tir y có­mo se re­suel­ve?

–Es útil pen­sar có­mo era es­te país en los 60 y 70, an­tes de ad­he­rir a la UE, y có­mo es hoy. An­tes, por ejem­plo, ha­blan­do de las ma­nu­fac­tu­ras, las co­sas se pro­du­cían en Eu­ro­pa y se ex­por­ta­ban al Reino Uni­do, mien­tras que otras se pro­du­cían aquí y se ex­por­ta­ban a Eu­ro­pa y pun­to. Una vez que el país en­tró a la UE, se han he­cho unas ca­de­nas lo­gís­ti­cas muy com­ple­jas. Al­gu­nos pro­duc­tos cru­zan la fron­te­ras en­tre Fran­cia, Ale­ma­nia, Ho­lan­da y el Reino Uni­do va­rias ve­ces an­tes de ter­mi­nar de pro­du­cir­se. Por ejem­plo: vehícu­los, elec­tró­ni­ca y has­ta ro­pa. Vie­nen al­gu­nos com­po­nen­tes aquí, se tra­ba­jan, pa­san otra vez al otro la­do, se tra­ba­jan más allá, an­tes de que el pro­duc­to se ter­mi­ne. To­do eso va a ser in­te­rrum­pi­do si hay una sa­li­da des­or­ga­ni­za­da; na­die sa­be có­mo se re­suel­ven las le­yes que go­bier­nan los mo­vi­mien­tos en esos mer­ca­dos. De pron­to, ya no ten­dre­mos una eco­no­mía in­te­gra­da, en la que mo­ver un pro­duc­to con In­gla­te­rra se ha­bía vuel­to tan fá­cil co­mo mo­ver­lo del sur al nor­te de Fran­cia. Vol­ve­re­mos a una fron­te­ra du­ra, in­ter­na­cio­nal, en la que rei­nan to­das las re­vi­sio­nes y che­queos de la adua­na y la mi­gra­ción. Ten­drían que em­pe­zar a re­clu­tar mi­les de ins­pec­to­res y no los hay. Na­die es­tá ha­cien­do eso. O sea, hay un va­cío y un caos.

–Se es­tá ha­blan­do de ex­ten­der el pe­di­do de tran­si­ción en la ne­go­cia­ción del Bre­xit. ¿Es­to qué pro­ble­mas re­sol­ve­ría?

–Hay que ganar tiem­po. Por­que se de­be­rá es­ta­ble­cer el mar­co de có­mo va a ser la sa­li­da, qué re­la­ción tren­drá la UE con es­te país; si va a ser un ter­cer país co­mo cual­quier otro, co­mo Ban­gla­desh a ni­vel po­lí­ti­co y de acuer­dos aran­ce­la­rios, o si se­rá más cer­cano, co­mo Ca­na­dá o aún más, co­mo Sui­za, que es ca­si miem­bro, sin vo­to pe­ro que tri­bu­ta al pre­su­pues­to eu­ro­peo. Una vez que se de­ci­da eso, vie­nen to­das las mi­cro ne­go­cia­cio­nes, mer­ca­do por mer­ca­do, pro­duc­to por pro­duc­to... Y eso no se ha co­men­za­do, pues la cues­tión en gran­de no se re­sol­vió.

–¿Has­ta dón­de se­ría acep­ta­ble una ex­ten­sión de la tran­si­ción pa­ra los bri­tá­ni­cos, en es­pe­cial pa­ra el par­ti­do con­ser­va­dor?

–Esa es exac­ta­men­te la pre­gun­ta. Des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co no hay pro­ble­ma. De he­cho, se­ría de le­jos lo me­jor por­que nos da más tiem­po. El pun­to prin­ci­pal es que el des­or­den es el enemi­go. No es tan­to es­tar aden­tro o es­tar afue­ra; en mi opi­nión, es­tar aden­tro tie­ne más sen­ti­do pe­ro hu­bo un re­fe­rén­dum y eso ya se de­ci­dió. La par­te in­gle­sa del Reino Uni­do se ha vuel­to ideo­ló­gi­ca a fa­vor del Bre­xit. El país más más prag­má­ti­co, que pen­sa­ba en lo co­ti­diano y no era ideo­ló­gi­co, a di­fe­ren­cia de los fran­ce­ses, es­pa­ño­les y ru­sos, de pron­to se ha vuel­to ideo­ló­gi­co con el Bre­xit. Eso blo­quea cual­quier so­lu­ción ra­zo­na­ble y tér­mino me­dio.

–El con­flic­to si­gue sien­do la fron­te­ra con Ir­lan­da del Nor­te e Ir­lan­da y la ame­na­za de un bor­de du­ro, que im­pli­ca un ries­go pa­ra el acuer­do que ga­ran­ti­za la paz, en el lu­gar don­de hu­bo una gue­rra re­li­gio­sa con 3.000 muer­tos. ¿Por qué Gran Bre­ta­ña no acep­ta una unión adua­ne­ra y un mer­ca­do úni­co pa­ra Ir­lan­da del Nor­te por un la­do y tam­po­co pa­ra Gran Bre­ta­ña?

–Esa es una so­lu­ción; en mi opi­nión per­so­nal, creo que May pen­sa­ba que esa era la sa­li­da. El pro­ble­ma es que la Pri­me­ra Mi­nis­tra tie­ne una mi­no­ría en el Parlamento y es sus­ten­ta­da por el par­ti­do DUP (Unio­nis­tas De­mo­crá­ti­cos Pro­tes­tan­tes). Ellos tie­nen un pun­to in­tran­si­gen­te en que Ir­lan­da del Nor­te tie­ne que per­ma­ne­cer den­tro del Reino Uni­do y no pue­de te­ner nin­gu­na se­pa­ra­ción le­gal o im­plí­ci­ta en­tre Ir­lan­da del Nor­te y el res­to del país. Es­to es lo que es­ta so­lu­ción im­pli­ca, bá­si­ca­men­te. Eco­nó­mi­ca­men­te, Ir­lan­da del Nor­te se une a Ir­lan­da, la Re­pú­bli­ca, y hay una fron­te­ra en el mar ir­lan­dés. Y eso es lo que ellos no pue­den ver, con el mis­mo sen­ti­do ideo­ló­gi­co a que me re­fe­ría an­tes con el te­ma del Bre­xit.

–¿Cree que fren­te a es­te es­ce­na­rio es po­si­ble un se­gun­do re­fe­rén­dum? Lo han pe­di­do des­de el ex Pri­mer Mi­nis­tro Tony Blair has­ta los ma­ni­fes­tan­tes en Lon­dres?

–Si, es po­si­ble. Na­die lo ad­mi­te hoy en día y no se pue­de dis­cu­tir muy se­ria­men­te. Pe­ro hay un mo­vi­mien­to muy gran­de en la po­bla­ción, to­da­vía mi­no­ri­ta­rio pe­ro en au­men­to. Una vez que se se­pan las con­di­cio­nes de la sa­li­da, se tie­ne que vo­tar otra vez. Y la po­si­ción –so­bre to­do de los To­ries– es muy chis­to­sa. Ellos di­cen: “No, el pue­blo se ha de­cla­ra­do en un pri­mer re­fe­rén­dum y por tan­to no se pue­de con­sul­tar una se­gun­da vez”. Lo cual es iló­gi­co, ¿no? ¡Sí que se pue­de con­sul­tar otra vez! Es­ta­mos en el país que ha te­ni­do la po­lí­ti­ca más abu­rri­da de to­da la UE por dé­ca­das. De pron­to no se pue­de pre­de­cir na­da. ¡Se tro­pi­ca­li­zó Gran Bre­ta­ña!

Lon­dres, vis­ce­ral­men­te a fa­vor de la Unión Eu­ro­pea. Unos 800.000 ma­ni­fes­tan­tes pi­die­ron otra con­sul­ta el pa­sa­do sá­ba­do.

Fa­guet. “La par­te in­gle­sa del Reino Uni­do se ha vuel­to ideo­ló­gi­ca a fa­vor del Bre­xit”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.