LA­DRO­NES EN­TRE LA FAU­NA BURGUESA

Un li­bro ana­li­za a los de­lin­cuen­tes de guan­te blan­co en la his­to­ria del Río de la Pla­ta. Y mar­ca la re­la­ción en­tre el desa­rro­llo del mun­do social y el de­lic­ti­vo.

Revista Ñ - - IDEAS - POR ALE­JAN­DRA VA­RE­LA

En el cuer­po del de­lin­cuen­te es­tá la aven­tu­ra. Tam­bién un sa­ber que es ne­ce­sa­rio ex­tir­par pa­ra con­ver­tir­lo en el da­to que lo des­cu­bra en­tre sus nom­bres fal­sos. En De­lin­cuen­tes via­je­ros . Es­ta­fa­do­res, pun­guis­tas y po­li­cías en el Atlán­ti­co sud­ame­ri­cano“, li­bro del his­to­ria­dor Die­go Ga­leano pu­bli­ca­do por Si­glo XXI Edi­to­res, los pro­ta­go­nis­tas son se­res con­quis­ta­dos por la am­bi­ción li­te­ra­ria. Per­so­na­jes en­can­di­la­dos por el mi­to si­gi­lo­so de las cró­ni­cas po­li­cia­les y, por su­pues­to, los ins­pi­ra­do­res de su prin­ci­pal an­ta­go­nis­ta.

La po­li­cía no po­día fal­tar en una in­ves­ti­ga­ción so­bre de­lin­cuen­tes via­je­ros. No so­lo co­mo el ad­ver­sa­rio in­dis­pen­sa­ble que de­be­rá per­se­guir­los y di­lu­ci­dar el enig­ma de su iden­ti­dad uti­li­zan­do el mé­to­do lom­bro­siano y la in­ven­ción na­cio­nal de la dac­ti­los­co­pia. Sino tam­bién por­que el te­rri­to­rio del de­li­to pre­sen­ta­ba un cua­dro de si­tua­ción en el que las po­li­cías del Río de la Pla­ta se ne­ga­ban a acep­tar sus lí­mi­tes. Es allí, en el en­sa­yo de una coope­ra­ción en­tre las fuer­zas del or­den la­ti­noa­me­ri­ca­nas a co­mien­zos del si­glo XX, don­de Ga­leano en­cuen­tra la es­truc­tu­ra que une la pues­ta en es­ce­na de la es­ta­fa con la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ins­ti­tu­ción po­li­cial. Una na­rra­ti­va social que pue­de leer­se en la in­quie­tud que la in­mi­gra­ción (co­mo po­lí­ti­ca de go­bierno y co­mo es­tra­te­gia de hui­da) ge­ne­ra­ba en la bur­gue­sía del Río de la Pla­ta. Una es­pe­cie de in­ten­si­dad que se in­mis­cuía con des­tre­za en las dis­tin­tas cla­ses so­cia­les des­de la si­mu­la­ción y el des­ca­ro. –¿El de­lin­cuen­te fun­cio­na co­mo la sín­te­sis de sa­be­res que sur­gen de lu­ga­res di­fe­ren­tes y en­tran en conflicto pa­ra es­ta­ble­cer la ver­dad so­bre su fi­gu­ra?

–El de­li­to pue­de com­pren­der­se co­mo un pun­to de con­ver­gen­cia y de cho­que de sa­be­res muy di­ver­sos. Yo lo es­tu­dio co­mo un fe­nó­meno cen­tral en la era de las mi­gra­cio­nes ma­si­vas de europeos al con­ti­nen­te americano. El de­lin­cuen­te via­je­ro es una ca­te­go­ría na­ti­va en el len­gua­je po­li­cial de co­mien­zos del si­glo XX pe­ro no es par­te de una jer­ga ex­clu­si­va. In­te­gra un con­jun­to más am­plio que el his­to­ria­dor fran­cés Do­mi­ni­que Ka­li­fa lla­mó “ima­gi­na­rio social de los ba­jos fon­dos”. La idea de un sub­mun­do cohe­ren­te de la mi­se­ria, el cri­men y el vi­cio que, le­jos de ser un caos, se or­ga­ni­za con re­glas y có­di­gos pa­ra­le­los, es cen­tral en el pen­sa­mien­to social del si­glo XIX y de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. En los paí­ses del mun­do atlán­ti­co que, co­mo la Ar­gen­ti­na y Bra­sil, re­ci­bie­ron gran­des con­tin­gen­tes de in­mi­gran­tes, no es ca­sual que to­do es­tu­vie­ra sa­tu­ra­do de ale­go­rías flu­via­les y ma­rí­ti­mas. Por ejem­plo, el alu­vión in­con­te­ni­ble de los “in­de­sea­bles” co­mo la re­sa­ca que de­ja la ma­rea. El vo­ca­bu­la­rio de la po­li­cía era muy permea­ble a las pa­la­bras y con­cep­tos de la cul­tu­ra de ma­sas y, a su vez, ha­cía su con­tri­bu­ción a ella.

–El de­lin­cuen­te pa­re­ce com­pren­der la ló­gi­ca de esa mo­der­ni­dad, có­mo vol­ver­se anó­ni­mo, có­mo si­mu­lar, y la po­li­cía pa­re­ce te­ner que ir apren­dien­do a de­co­di­fi­car esa tra­ma.

–La idea de una po­li­cía lo­cal des­bor­da­da por una so­cie­dad ca­da vez más di­ná­mi­ca y por el mo­vi­mien­to in­ten­so de per­so­nas en los puer­tos es un da­to que es­tá pre­sen­te en to­do el mun­do atlán­ti­co. Los se­ma­na­rios ilus­tra­dos de co­mien­zos del si­glo XX se hi­cie­ron un fes­tín con ese es­te­reo­ti­po. El ma­ga­zi­ne Ca­ras y Ca­re­tas en el Río de la Pla­ta, o las re­vis­tas hu­mo­rís­ti­cas bra­si­le­ñas co­mo O Mal­ho y Fon-Fon, pu­bli­ca­ban ilus­tra­cio­nes con po­li­cías ri­di­cu­li­za­dos an­te el caos ur­bano mien­tras los de­lin- ro­ba­ban a los tran­seún­tes in­cau­tos. En con­tras­te, se re­pre­sen­ta­ba al es­ta­fa­dor co­mo un de­lin­cuen­te ca­da vez más so­fis­ti­ca­do y pro­fe­sio­nal. Aun­que es­te es­te­reo­ti­po iba de la mano con una ri­di­cu­li­za­ción de la inope­ran­cia po­li­cial, los po­li­cías sud­ame­ri­ca­nos lo evo­ca­ron pa­ra lu­char por el pre­su­pues­to. Pe­dían re­cur­sos pa­ra la mo­der­ni­za­ción téc­ni­ca del tra­ba­jo po­li­cial con la in­cor­po­ra­ción de nue­vos sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción, ar­chi­vos de pron­tua­rios, ofi­ci­nas e ins­tru­men­tos de po­li­cía cien­tí­fi­ca. El vie­jo dis­cur­so de una po­li­cía ubi­cua, om­ni­pre­sen­te y pan­óp­ti­ca, va a es­tar ca­da vez más li­ga­do a un ima­gi­na­rio téc­ni­co y no tan­to a un ideal de des­plie­gue te­rri­to­rial. Al de­lin­cuen­te via­je­ro so­lo se lo pue­de com­ba­tir con un sa­ber, con in­te­li­gen­cia.

–Aquí apa­re­ce la idea de la aven­tu­ra por­que lo que pro­po­nía el de­lin­cuen­te via­je­ro era rom­per con esa ra­cio­na­li­dad de la mo­der­ni­dad y des­en­mas­ca­rar la vi­da burguesa.

–En la his­to­ria social del de­li­to que plan­teo en el li­bro, la cues­tión de la aven­tu­ra es fun­da­men­tal. Lo que me pro­pu­se fue to­mar el len­gua­je po­li­cial so­bre los la­dro­nes via­je­ros co­mo un pun­to de par­ti­da y no tan­to co­mo un pun­to de lle­ga­da. Bus­qué apro­xi­mar­me a las prác­ti­cas ile­ga­les y a los sujetos con­cre­tos que los po­li­cías acu­sa­ban, de­te­nían, fo­to­gra­fia­ban y vi­gi­la­ban. Ade­más de la pren­sa, las me­mo­rias ur­ba­nas y la li­te­ra­tu­ra, bus­qué hue­llas de esas tra­yec­to­rias de­lic­ti­vas en ar­chi­vos ju­di­cia­les y po­li­cia­les. Si­go el con­cep­to de aven­tu­ra que Georg Sim­mel pro­pu­so en un en­sa­yo con­tem­po­rá­neo a es­te fe­nó­meno don­de de­cons­tru­ye cual­quier se­pa­ra­ción ta­jan­te en­tre una vi­da aven­tu­re­ra (en­car­na­da por el bur­gués em­pren­de­dor, el ju­ga­dor em­pe­der­ni­do o el dandy via­je­ro) y una vi­da ru­ti­na­ria y pre­vi­si­ble. En una so­cie­dad ca­da vez más mo­ne­ta­ri­za­da en sus in­ter­cam­bios co­ti­dia­nos, re­ple­ta de opor­tu­ni­cuen­tes

da­des de ne­go­cios más o me­nos ile­ga­les, la aven­tu­ra atra­ve­sa­ba cual­quier in­ter­ac­ción social. Al se­guir esa pis­ta in­ter­pre­ta­ti­va, bus­co po­ner en sus­pen­so tan­to el dua­lis­mo que se­pa­ra el mun­do social del sub­mun­do de­lic­ti­vo, co­mo las cla­si­fi­ca­cio­nes que la po­li­cía usa pa­ra dar­le or­den a ese úl­ti­mo. Los la­dro­nes ele­gan­tes que es­tu­dio en el li­bro de­ben ser pen­sa­dos co­mo par­te de la fau­na burguesa.

–En es­ta lí­nea es muy im­por­tan­te la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal en­tre po­li­cías, que fun­cio­na co­mo un es­ta­do pa­ra­le­lo, de­ter­mi­na­do por sus pro­pias ne­ce­si­da­des y no por la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de ca­da país.

–La cues­tión de la coope­ra­ción po­li­cial a es­ca­la sud­ame­ri­ca­na fue el hallazgo que pro­vo­có to­da la in­ves­ti­ga­ción. La coor­di­na­ción in­ter­na­cio­nal de fuer­zas de se­gu­ri­dad es un fe­nó­meno que aso­cia­mos a la Gue­rra Fría y, en Amé­ri­ca del Sur, a las dic­ta­du­ras. En­con­tré, en una biblioteca de la Po­li­cía Fe­de­ral Ar­gen­ti­na un es­tan­te de li­bros so­bre coope­ra­ción po­li­cial en­tre paí­ses sud­ame­ri­ca­nos don­de es­ta­ban las ac­tas de dos conferencias in­ter­na­cio­na­les que reunie­ron en Bue­nos Ai­res a po­li­cías de la Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Bra­sil y Chi­le. En 1905 fir­ma­ron un con­ve­nio de in­ter­cam­bio de in­for­ma­cio­nes so­bre la­dro­nes via­je­ros, pro­xe­ne­tas y anar­quis­tas, sujetos que en­tra­ban en una ma­lea­ble ca­te­go­ría de pe­li­gro­si­dad. Tam­bién se com­pro­me­tían a ho­mo­ge­nei­zar los ar­chi­vos, usan­do la fi­cha dac­ti­los­có­pi­ca crea­da por Juan Vu­ce­tich en La Pla­ta y el for­ma­to de pron­tua­rio in­ven­ta­do en Bue­nos Ai­res. Lo que más me sor­pren­dió fue en­con­trar en ar­chi­vos po­li­cia­les de Bra­sil un vo­lu­men enor­me de in­ter­cam­bios de fi­chas, de te­le­gra­mas, de cartas que mos­tra­ban que la coope­ra­ción no ha­bía que­da­do en le­tra muer­ta. El te­ma del de­lin­cuen­te in­ter­na­cio­nal a co­mien­zos de si­glo XX no de­be es­tu­diar­se so­la­men­te co­mo un ima­gi­na­rio cul­tu­ral en­car­na­do por los escritos de la po­li­cía, de la pren­sa y la li­te­ra­tu­ra, sino tam­bién co­mo un dis­po­si­ti­vo que in­vo­lu­cró con­tro­les por­tua­rios, vi­gi­lan­cias po­li­cia­les muy con­cre­tas, sujetos de­por­ta­dos e im­pe­di­dos de des­em­bar­car, co­mo un me­ca­nis­mo de ges­tión de la cir­cu­la­ción hu­ma­na. Des­de ese pun­to de vis­ta, me pa­re­ce com­pa­ra­ble con el ima­gi­na­rio con­tem­po­rá­neo del te­rro­ris­mo.

MAU­RI­CIO NIEVAS

Pa­ra Ga­leano, el con­cep­to de aven­tu­ra es fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der la tra­yec­to­ria de sus per­so­na­jes.

De­li­cuen­tes via­je­ros Die­go Ga­leano Si­glo XXI 288 págs. $ 549

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.