EL ALGORITMO CANÍBAL

La re­co­lec­ción au­to­ma­ti­za­da y ma­si­va de da­tos ha­bi­li­ta una ges­tión de la reali­dad cu­yas con­se­cuen­cias ape­nas al­can­za­mos a di­men­sio­nar.

Revista Ñ - - IDEAS - POR FA­CUN­DO CARMONA

En Ho­la Amé­ri­ca, J.G. Ba­llard va­ti­ci­nó que la desin­dus­tria­li­za­ción oc­ci­den­tal acon­te­ce­ría a fi­nes del si­glo XX, pro­duc­to de la cri­sis ener­gé­ti­ca y el cam­bio cli­má­ti­co. Es­ta­dos Uni­dos se con­vier­te en un am­plio de­sier­to y sus ha­bi­tan­tes se ven obli­ga­dos a emi­grar a di­ver­sas la­ti­tu­des. Un pu­ña­do de na­ti­vos ha­bi­tan el te­rri­to­rio: los Eje­cu­ti­vos, los Gangs­ters y las Di­vor­cia­das. Sa­be­mos que la his­to­ria acon­te­ció di­fe­ren­te y nin­gún ca­ta­clis­mo arra­só las pra­de­ras es­ta­dou­ni­den­ses. No obs­tan­te, las ilu­mi­na­cio­nes de Ba­llard acer­ta­ron en un pun­to: cri­sis eco­ló­gi­ca y cri­sis eco­nó­mi­ca son los es­ta­dos me­taes­ta­bles y co­exis­ten­tes de nues­tro tiem­po. Aho­ra bien, ¿có­mo ges­tio­nar una si­tua­ción de cri­sis per­ma­nen­te? ¿Có­mo de­vol­ver­le vi­ta­li­dad a un ca­pi­ta­lis­mo en di­fi­cul­ta­des? Y más aun, ¿qué téc­ni­cas de go­bierno se des­plie­gan fren­te a ello? La res­pues­ta, mi ami­go, es­tá en los da­tos.

Una vez que pe­ne­tra­mos en el si­glo XXI, el ca­pi­ta­lis­mo se vol­có a los da­tos co­mo es­tra­te­gia pa­ra afron­tar las di­ver­sas cri­sis que se cier­nen so­bre su mo­de­lo de acu­mu­la­ción. Es­ta mu­ta­ción se sos­tie­ne gra­cias a dos fe­nó­me­nos: la di­gi­ta­li­za­ción del mun­do y el pro­ce­sa­mien­to de da­tos. El da­ta­mi­ning pro­ce­sa en tiem­po real la to­ta­li­dad de la reali­dad (des­de fá­bri­cas a com­por­ta­mien­tos de con­su­mo) a par­tir de una pers­pec­ti­va pro­ba­bi­lís­ti­ca a-sub­je­ti­va, que pres­cin­de de hi­pó­te­sis pre­via e in­ter­pre­ta­ción pos­te­rior. ¿Qué re­sul­ta de es­to? La per­fi­li­za­ción y la an­ti­ci­pa­ción de los com­por­ta­mien­tos in­di­vi­dua­les, so­cia­les, na­tu­ra­les y ma­quí­ni­cos. Es­ta­mos fren­te a un fe­nó­meno inusi­ta­do que as­pi­ra a go­ber­nar la to­ta­li­dad de lo exis­ten­te.

En Ca­pi­ta­lis­mo de pla­ta­for­mas (Ca­ja Ne­gra, 2018) Nick Sr­ni­cek apun­ta las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas que po­si­bi­li­ta­ron la or­ga­ni­za­ción social con­tem­po­rá­nea. En cla­ve neo- mar­xis­ta, iden­ti­fi­ca tres mo­men­tos esen­cia­les en la emer­gen­cia de la eco­no­mía di­gi­tal: la re­ce­sión de los años 70, el boom y caí­da de los años 90, y la res­pues­ta a la cri­sis del 2008.

La cri­sis de so­bre­pro­duc­ción de los años 70 se sor­teó con el des­man­te­la­mien­to del mo­de­lo for­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se. La pro­duc­ción a gran es­ca­la fue su­plan­ta­da por la fa­bri­ca­ción a pe­di­do del mo­de­lo to­yo­tis­ta ja­po­nés, aba­ra­tan­do cos­tos de stock, al­ma­ce­na­mien­to y mano de obra. Con los años 90 lle­gó el boom de la co­mer­cia­li­za­ción de In­ter­net y una ex­pan­sión glo­bal de tec­no­lo­gías que fa­vo­re­ció la des­lo­ca­li­za­ción y ter­ce­ri­za­ción. Por aque­llos años na­ció el “De­sig­ned by Ap­ple in Ca­li­for­nia. As­sem­bled in Chi­na”: el di­se­ño y el mar­ke­ting se ma­ne­jan des­de las eco­no­mías de al­tos in­gre­sos, mien­tras que la ma­nu­fac­tu­ra se des­lo­ca­li­za ha­cia las eco­no­mías emer­gen­tes. ¿El re­sul­ta­do? La cri­sis glo­bal de fi­nes de los años 90. Es­ta­dos Uni­dos su­peró ese caos con “key­ne­sia­nis­mo fi­nan­cie­ro”: el Ban­co Cen­tral ba­jó es­tre­pi­to­sa­men­te su ta­sa de in­te­rés, lo que pro­pi­ció que los Hed­ge Funds (fon­dos es­pe­cu­la­ti­vos) co­lo­ca­ran di­ne­ro en in­ver­sio­nes de ries­go. Esa po­lí­ti­ca evi­tó el gas­to es­ta­tal y exi­mió a la industria de ser com­pe­ti­ti­va. Los flu­jos de in­ver­sión vi­ra­ron ha­cia el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y las em­pre­sas de tec­no­lo­gía. Las con­se­cuen­cias, años des­pués, son ar­chi­co­no­ci­das: se des­en­ca­de­nó la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que es­ta­lló en el año 2008, y se pro­pi­ció el cre­ci­mien­to de in­dus­trias vin­cu­la­das al desa­rro­llo de pla­ta­for­mas (co­mo Fa­ce­book y Goo­gle), ca­pa­ces de ex­traer y con­tro­lar una in­men­sa can­ti­dad de da­tos.

Al igual que su pre­de­ce­sor de­mó­cra­ta Bill Clin­ton, Oba­ma pro­pi­ció un nue­vo flu­jo de in­ver­sión fi­nan­cie­ra ha­cia las em­pre­sas de pla­ta­for­ma al lle­var las ta­sas de in­te­rés a ce­ro. De es­ta for­ma, el ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XXI pro­fun­di­zó las ten­den­cias de aus­te­ri­dad y des­lo­ca­li­za­ción de los años 70 y 90 y, a la vez, inau­gu­ró un mo­de­lo de ex­trac­ción y pro­ce­sa­mien­to in­ten­si­vo de da­tos. Es­ta in­for­ma­ción cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal com­mo­dity de la ac­tua­li­dad, gra­cias a la cual se sos­tie­ne el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la vi­ta­li­dad de ca­ra al iner­te sec­tor de la pro­duc­ción. In­dus­trias orien­ta­das a la ex­trac­ción de da­tos (Goo­gle, Fa­ce­book) y a la op­ti­mi­za­ción de mo­de­los de pro­duc­ción (Sie­mens, Ama­zon, GE) tu­vie­ron un desa­rro­llo que no de­jó de ace­le­rar has­ta la ac­tua­li­dad

Go­bier­nos no coer­ci­ti­vos

Fue cues­tión de tiem­po pa­ra que es­te mo­de­lo en­con­tra­ra su ex­pre­sión po­lí­ti­ca. Beth No­veck, ex­di­rec­to­ra de la Ini­cia­ti­va de Go­bierno Abier­to de la ges­tión Oba­ma, sos­tie­ne que “las mis­mas tec­no­lo­gías que nos per­mi­ten tra­ba­jar jun­tos a pe­sar de la dis­tan­cia es­tán crean­do la ex­pec­ta­ti­va de go­ber­nar­nos a no­so­tros mis­mos ca­da vez me­jor”. Asis­ti­mos a la emer­gen­cia de una ra­cio­na­li­dad (a)nor­ma­ti­va que re­po­sa so­bre la re­co­lec­ción, la agru­pa­ción y el aná­li­sis au­to­ma­ti­za­do de una can­ti­dad ma­si­va de da­tos, de ma­ne­ra que pue­da mo­de­li­zar, an­ti­ci­par y afec­tar por ade­lan­ta­do to­dos los com­por­ta­mien­tos po­si­bles. Aque­llo que aso­ma de­trás de los sim­pá­ti­cos dood­les, o a tra­vés de los in­ter­cam­bios de li­kes y fluidos en Tin­der, es un pro­yec­to de gu­ber­na­men­ta­li­dad al­go­rít­mi­ca. Una for­ma de ejer­cer po­der de ma­ne­ra no coer­ci­ti­va, at­mos­fé­ri­ca, que ac­túa en torno a las fuer­zas que se des­plie­gan en la so­cie­dad.

La ope­ra­to­ria de es­tas téc­ni­cas de go­bierno no bus­ca es­ta­ble­cer le­yes uni­ver­sa­les, sino rea­li­zar pre­dic­cio­nes úni­cas y lo­ca­li­za­das. Una vo­lun­tad de ges­tión de lo pre­de­ci­ble, que as­pi­ra más al go­bierno de lo in­go­ber­na­ble que a su des­truc­ción u or­de­na­mien­to vio­len­to. Inaugura un po­der mó­vil, ho­ri­zon­tal y di­ná­mi­co que ma­pea con pre­ci­sión el com­por­ta­mien­to co­ti­diano de gran­des ma­sas de da­tos. En es­te sen­ti­do, po­de­mos afir­mar que las prác­ti­cas de go­bier- no se iden­ti­fi­can ca­da vez me­nos con la so­be­ra­nía del Es­ta­do y ca­da vez más con la eco­no­mía de pla­ta­for­ma y la ges­tión de da­tos. Es de­cir, con la coor­di­na­ción ra­cio­nal de los flu­jos de in­for­ma­ción que ope­ran so­bre la in­ter­co­ne­xión en­tre per­so­nas, ob­je­tos y má­qui­nas, así co­mo con la li­bre cir­cu­la­ción de los da­tos que ge­ne­ran.

La eco­no­mía de pla­ta­for­mas y el go­bierno al­go­rít­mi­co pro­du­cen, ade­más, su pro­pia hu­ma­ni­dad. Pa­ra Javier Blan­co, di­rec­tor de la Maes­tría en Tec­no­lo­gía, Po­lí­ti­cas y Cul­tu­ras de la UNC, “la gu­ber­na­men­ta­li­dad al­go­rít­mi­ca” eli­de al “su­je­to ilus­tra­do”. Emer­ge un “su­je­to pro­té­si­co, in­se­pa­ra­ble de di­ver­sos y cre­cien­tes víncu­los con tec­no­lo­gías digitales”. Una hu­ma­ni­dad ap­pi­fi­ca­da, que pue­de en­ten­der­se en fun­ción de la ge­ne­ra­ción y pro­ce­sa­mien­to de da­tos.

El as­cen­so de es­te pro­yec­to gu­ber­na­men­tal en­tra en re­la­ción con los pro­ce­sos de sub­je­ti­va­ción. Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET y au­tor de His­to­ria de la in­for­ma­ción (Ca­pi­tal In­te­lec­tual), Pa­blo E. Rodríguez, “en la me­di­da de que la vi­da social se di­gi­ta­li­za y re­gis­tra, es­tos ar­chi­vos es­tán dis­po­ni­bles pa­ra co­no­cer ten­den­cias e in­fluir so­bre ellas. La am­plia­ción del re­gis­tro per­mi­te que nos vea­mos en ese es­pe­jo y que ope­re­mos en el sco­ring social (cla­si­fi­ca­ción, va­lo­ra­ción, acep­ta­ción y re­cha­zo). Es­to per­te­ne­ce de lleno al cam­po de la gu­ber­na­men­ta­li­dad al­go­rít­mi­ca en la me­di­da en que esos re­gis­tros no son neu­tros ni objetivos, sino que es­tán pro­ce­sa­dos se­gún al­go­rit­mos que se­ña­lan y orien­tan ha­cia dón­de se di­ri­ge lo que uno ve y ha­ce en las re­des”. En es­te sen­ti­do, car­to­gra­fiar las ten­den­cias que ope­ran ba­jo la na­tu­ra­li­za­ción del da­to es dar cuen­ta de los pro­ce­sos de sub­je­ti­va­ción en cur­so. Y un pe­que­ño pa­so ha­cia la crea­ción de na­rra­ti­vas di­ver­gen­tes.

AFP HALLDOR KOLBEINS

La di­gi­ta­li­za­ción del mun­do en tiem­po real es un fe­nó­meno inusi­ta­do en el que la ad­mi­nis­tra­ción de da­tos y la eco­no­mía de pla­ta­for­ma po­si­bi­li­tan nue­vas for­mas de co­no­ci­mien­to y con­trol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.