Osos blan­cos que sa­quean con­te­ne­do­res de ba­su­ra

Poe­sía. Jor­ge Au­li­cino am­plía su in­te­li­gen­te ex­plo­ra­ción lí­ri­ca, en bus­ca de una ma­yor cer­ca­nía con las co­sas.

Revista Ñ - - LIBROS - POR MA­RIO NOSOTTI

“Una y otra vez nos fa­bri­ca­mos / y el es­pí­ri­tu no es nun­ca el nues­tro”. Si co­mo di­jo al­guien, el poe­ta es una antena ca­paz de cap­tar en lo di­ver­so los cam­bios de una so­cie­dad, la poe­sía de Jor­ge Au­li­cino aus­cul­ta las imá­ge­nes de la cul­tu­ra, sa­be que en lo do­mes­ti­ca­do de la na­tu­ra­le­za (por­que otra ca­si ya no exis­te), en las ma­nu­fac­tu­ras, los re­si­duos, la­te una es­pe­cie de es­pí­ri­tu que nos lla­ma a bus­car, ir más allá de no­so­tros. Lo que amal­ga­ma lo real no es al­go me­ta­fí­si­co, es­tá en los ma­te­ria­les que el poe­ta es­cru­ta y re­vi­si­ta, ní­ti­dos y pre­sen­tes, y de pron­to in­son­da­bles.

El alien­to na­rra­ti­vo de la poe­sía de Mar de Chu­kot­ka es so­lo el ma­qui­lla­je pa­ra ha­cer vi­si­ble el grano de una his­to­ria, o de la His­to­ria; el via­je por los tiem­pos, las la­ti­tu­des, las tra­di­cio­nes, son la for­ma de ex­pre­sar un pre­sen­te que se asien­ta en el ga­to en la ven­ta­na, la luz ca­yen­do de de­ter­mi­na­da for­ma, un au­to­mó­vil vie­jo con los asien­tos re­ple­tos de li­bros. Cons­tan­tes va­ria­cio­nes, in­fi­ni­tas ex­cu­sas, son la puer­ta en­tor­na­da que se abre ha­cia el va­cío que to­do lo sus­ten­ta, al­go que sin em­bar­go no es­tá fue­ra de la his­to­ria sino que más bien es su pro­pio mo­vi­mien­to.

To­do lo que se des­cri­be se ha­ce idea (“no ideas, sino en las co­sas”, de­cía Wi­lliam Car­los Wi­lliams) pe­ro aquí la sin­ta­xis tuer­ce cual­quier fi­je­za, en­vía a an­da­ri­ve­les aje­nos a la ló­gi­ca es­pe­ra­ble. Co­mo las frías costas del Mar de Chu­kot­ka las fron­te­ras se re­nue­van, los li­mi­tes se corren, la pre­gun­ta por la re­pre­sen­ta­ción se ha­ce fuer­za ver­bal : “lo que su­ce­de es el hie­lo/ co­mo si nun­ca su­ce­die­ra,/ el hie­lo/ tu pá­gi­na en blan­co/ son si­lue­tas, tu es­cri­tu­ra/ bor­da­das mo­men­tá­nea­men­te en el hie­lo/ mo­men­tá­nea­men­te,/ por­que lo que su­ce­de/ es el hie­lo”.

El hie­lo, co­mo el de­sier­to, los pa­ra­jes de­sola­dos, pue­de ser la me­tá­fo­ra de la eter­ni­dad, o de la na­da, allí don­de des­agua y se di­lu­ye el tea­tro del mun­do, por­que en ver­dad “to­do es co­mo si no hu­bie­se su­ce­di­do/ O es to­do co­mo si es­tu­vie­se ocu­rrien­do”.

Ha­ce unos años en un re­por­ta­je, Jor­ge Au­li­cino di­jo que pre­fe­ría to­mar dis­tan­cia de lo per­so­nal en lo que es­cri­be, co­mo si la au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad en­tra­ña­ra una es­pe­cie de mal: “Cuan­do em­pie­zo a es­cri­bir tra­to de ubi­car­me en un pai­sa­je, aun­que sea el de es­te bar. El jue­go que uno tra­ta de ha­cer no es ver la his­to­ria des­de afue­ra, sino ver­se en la his­to­ria, ver­se en ese pai­sa­je”. La voz de los poe­mas de Au­li­cino en­car­na a ese su­je­to que se ob­ser­va a sí mis­mo, un otro que se mue­ve en­tre las co­sas, las ce­le­bra, du­da o des­cree. El diálogo con la li­te­ra­tu­ra (des­de Dan­te y Ho­me­ro a Apo­lli­nai­re o Saer), se ha im­bri­ca­do con la vi­da co­ti­dia­na co­mo un in­ter­lo­cu­tor más con el cual com­par­tir pen­sa­mien­tos, teo­rías y es­pe­ran­zas.

Una sin­ta­xis mu­si­cal, de­ri­va­ti­va, que al­ter­na el vos y el tú, el re­gis­tro co­lo­quial y otro más “li­te­ra­rio”, más ad­mo­ni­to­rio, fo­go­nea el im­pul­so de de­cir­lo to­do, de abor­dar lo real por des­me­su­ra, aun sa­bien­do que se­me­jan­te em­pre­sa es­tá con­de­na­da al fra­ca­so.

Con to­dos los poe­mas de es­te li­bro po­dría­mos lis­tar ca­te­go­rías (po­lí­ti­ca, fi­lo­so­fía, mi­tos, bár­tu­los, industria), con­fi­gu­rar sis­te­mas que en sus cru­ces, en sus ano­ma­lías, vuel­van a ha­cer vi­si­ble el mun­do, aten­di­ble el es­pa­cio, co­mo los osos blan­cos que por la que­bra­du­ra de los hie­los no lle­gan a la zo­na don­de es­tán las fo­cas, “pa­sean por la al­dea /sa­quean­do los con­te­ne­do­res de ba­su­ra”.

El fi­ló­so­fo Gi­lles De­leu­ze di­ce que tra­ta­mos de es­truc­tu­rar un or­den ló­gi­co, una es­pe­cie de “pa­ra­guas” pa­ra pro­te­ger­nos del caos, y que la cien­cia, el ar­te y la fi­lo­so­fía quie­ren que des­ga­rre­mos ese fir­ma­men­to, co­rra­mos ese lí­mi­te. El Mar de Chu­kot­ka, en el Océano Gla­cial Ár­ti­co, es tam­bién ese ho­ri­zon­te, esa luz fan­tas­mal que nos pun­za a se­guir, a ir más allá.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

La poe­sía es –en sus pa­la­bras– una “len­tí­si­ma má­qui­na trans­pa­ren­te”.

op.cit. 89 págs. Mar de Chu­kot­ka Jor­ge Au­li­cino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.