El es­cán­da­lo de la pre­coz pér­di­da de la vir­gi­ni­dad

Na­rra­ti­va chi­le­na. Du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet, la his­te­ria co­lec­ti­va de un pue­blo por el ca­so de un ni­ña em­ba­ra­za­da.

Revista Ñ - - LIBROS - POR KIT MAUDE

En el gran ar­se­nal li­te­ra­rio, la fá­bu­la es po­si­ble­men­te el ar­ma más pe­li­gro­sa pa­ra los es­cri­to­res. La di­fe­ren­cia en­tre un tex­to que le ha­bla al ni­ño in­te­rior que to­dos lle­va­mos den­tro y al­go que sim­ple­men­te sue­na aniña­do es mí­ni­ma, y si uno no tra­ba­ja con el cui­da­do, so­fis­ti­ca­ción y ai­re de com­pli­ci­dad tra­vie­so, di­ga­mos, de Sil­vi­na Ocam­po o He­be Uhart, las po­si­bi­li­da­des de un fra­ca­so es­pec­ta­cu­lar son muy al­tas.

Jei­di, de Isa­bel M. Bus­tos, bai­la en el bor­de de es­te pre­ci­pi­cio. Es­ta his­to­ria bre­ve, am­bien­ta­da en el pa­ra­je re­mo­to de Vi­lla Prat en el centro de Chi­le, tra­ta de Án­ge­la, una huér­fa­na a quien to­dos lla­man Hei­di por­que vi­ve en la ci­ma de un ce­rro con su abue­lo; un hom­bre amar­ga­do y al­cohó­li­co, po­co pre­pa­ra­do pa­ra lo que es­tá a pun­to de su­ce­der­le a su pe­que­ña fa­mi­lia. Po­co an­tes de su cum­plea­ños on­cea­vo, esa chica so­ña­do­ra con voz an­ge­li­cal, tan po­bre que tie­ne que ju­gar con tra­pos en vez de mu­ñe­cos –a uno lo lla­ma “Dios”, al otro “ma­dre”–, se de­cla­ra em­ba­ra­za­da con el se­gun- do hi­jo de Dios. Des­pués de las reacciones pre­de­ci­bles de ira in­dig­na­da, y una vez que la vir­gi­ni­dad de Án­ge­la es­tá con­fir­ma­do por la en­fer­me­ra lo­cal en una no­ta ga­ra­ba­tea­da en me­dio del asom­bro, lo que si­gue es una es­pe­cie de Pa­sión –pro­ce­so de su­fri­mien­to– mien­tras el pue­blo di­gie­re es­ta no­ti­cia mo­nu­men­tal y dis­tin­tos ac­to­res se mo­vi­li­zan pa­ra apro­ve­char o re­pri­mir la ola inevi­ta­ble de his­te­ria re­li­gio­sa que les cae en­ci­ma. En­tre las pre­sio­nes de una Igle­sia de­ci­di­da a des­acre­di­tar el “mi­la­gro”, la lle­ga­da de hor­das de pe­re­gri­nos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­ci­di­dos a fes­te­jar­lo y la ve­na co­mer­cial opor­tu­nis­ta de los ve­ci­nos más vi­vi­llos, la vi­da del pue­blo pa­re­ce ha­ber cam­bia­do pa­ra siem­pre.

A la som­bra de la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet (que ca­si no se men­cio­na), Bus­tos ex­plo­ra otros ti­pos de re­pre­sión: re­li­gio­sa, eco­nó­mi­ca, pa­triar­cal. Y ex­plo­ra las po­cas op­cio­nes de vi­da abier­ta pa­ra una chica po­bre co­mo Án­ge­la, en un pue­blo tan ru­ral y tan cré­du­lo, aun­que sin pro­fun­di­zar mu­cho en nin­gu­na (es una fá­bu­la, no una po­lé­mi­ca). Tam­po­co pa­re­ce muy in­tere­sa­da en las pro­fun­di­da­des de sus per­so­na­jes adul­tos; un elen­co va­ria­do en edad y ex­pe­rien­cia, que a pe­sar de eso sue­le ex­pre­sar­se en el mis­mo len­gua­je in­fan­til que su pro­ta­go­nis­ta. Es di­fí­cil sa­ber si la in­ten­ción es rea­lis­ta o al­ti­va; de allí las di­fi­cul­ta­des del gé­ne­ro de la fá­bu­la: un mo­vi­mien­to en fal­so y uno cae en la me­ra anéc­do­ta gra­cio­sa.

Las re­fe­ren­cias a la cul­tu­ra po­pu­lar –los ni­ños jue­gan a Ter­mi­na­tor y bai­lan al son de Ma­don­na– son ca­si los úni­cos re­cor­da­to­rios de que es­ta­mos en los años 80 y no en una épo­ca an­te­rior. Sin du­da, las es­ce­nas más lo­gra­das son aque­llas en las que fi­gu­ran Án­ge­la y sus ami­gos Vic­ki y Ariel –los dos enamorados de Án­ge­la de dis­tin­ta ma­ne­ra y ca­si sin sa­ber­lo–, pre­ci­sa­men­te por­que ocu­rren en el te­rri­to­rio só­li­do de la ni­ñez y no en esa zo­na am­bi­gua y cam­bian­te en la que se re­go­ci­ja la me­jor li­te­ra­tu­ra de es­te ti­po.

Fue la au­to­ra del blog La muy pe­rra.

Jei­di Isa­bel M. Bus­tos Blatt & Ríos 192 págs. $380

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.