EL GUEVARA HIS­TÓ­RI­CO QUE ESCONDÍA EL MI­TO

Diálogo con Mar­ce­la Ia­cub. La en­sa­yis­ta ar­gen­ti­na que re­si­de en París pu­bli­có un per­fil per­so­nal y psi­co­ló­gi­co que en­fu­re­ció a la iz­quier­da fran­ce­sa.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR DÉBORA CAM­POS

El chis­pa­zo de un flash in­yec­tó vi­da en los ojos muer­tos de Er­nes­to Che Guevara y, en ese bri­llo ca­sual, fun­dó la le­yen­da de uno de los mi­tos más re­le­van­tes del si­glo XX. Es lo que cree la aca­dé­mi­ca fran­co-ar­gen­ti­na Mar­ce­la Ia­cub y lo ex­pli­ca en su úl­ti­mo li­bro Le Che á mort (El Che a muer­te), una irre­ve­ren­te re­lec­tu­ra bio­grá­fi­ca del líder re­vo­lu­cio­na­rio que sa­cu­de ideas. Ju­ris­ta, en­sa­yis­ta, co­lum­nis­ta del dia­rio Li­bé­ra­tion, y di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción en la ma­yor agen­cia cien­tí­fi­ca de Fran­cia, ya es­cri­bió so­bre vio­len­cias se­xua­les, ma­ter­ni­da­des, ve­ge­ta­ria­nis­mo, al­qui­ler de vien­tres, el ex di­rec­tor de FMI Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, en­tre otros te­mas. Au­daz y con­tro­ver­ti­da. Un tá­bano so­bre el lo­mo de las ideas có­mo­das.

“La prin­ci­pal crí­ti­ca que se le pue­de ha­cer a la le­yen­da del Che es que nos im­pi­de con­tem­plar la vi­da de Er­nes­to Guevara”, di­ce Ia­cub a Ñ por te­lé­fono des­de la Éco­le des Hau­tes Étu­des en Scien­ces So­cia­les (EHESS),allí es di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tre Na­tio­nal de la Re­cher­che Cien­ti­fi­que (CNRS). Des­de de la iz­quier­da fran­ce­sa, no le aho­rra­ron cues­tio­na­mien­tos: “Pa­ra las cla­ses do­mi­nan­tes y sus pit­bulls me­diá­ti­cos, de­be­mos terminar con la re­sis­ten­cia, con “las gran­des his­to­rias” y los mi­tos que lle­van la jus­ti­cia social, la igual­dad, el cum­pli­mien­to de mu­je­res y hom­bres”, dispararon.

“Hay dos le­yen­das que con­cier­nen al Che: la le­yen­da cas­tris­ta y la le­yen­da crís­ti­ca en la que se apo­ya so­bre to­do el fil­me holly­woo­dien­se Che de Ste­ven So­der­bergh, pro­ta­go­ni­za­do por Be­ni­cio del To­ro”, ex­pli­ca. En el li­bro, ella pos­tu­la que el Che se con­vir­tió en una fi­gu­ra crís­ti­ca a par­tir de la fo­to de su ca­dá­ver. “Qui­zás el mi­to no ha­bría exis­ti­do sin es­ta fo­to to­ma­da ho­ras des­pués de su eje­cu­ción y pa­ra la cual se pre­pa­ró su cuer­po cor­tán­do­le el pe­lo, cam­bián­do­le la ro­pa e in­yec­tán­do­le for­mol en el ros­tro. Gra­cias a la luz de los flas­hes, los ojos del Che es­ta­ban lle­nos de luz”, ex­pli­ca.

El mun­do en­te­ro vio esa fo­to per­fec­ta, con la que el Che de­mos­tró que era un már­tir en el sen­ti­do cris­tiano del tér­mino: “La po­se, la mi­ra­da se­re­na y lle­na de luz, el hé­roe ven­ci­do. Aho­ra bien, hay otras imá­ge­nes: las que fue­ron to­ma­das jus­to des­pués de su eje­cu­ción y que fue­ron ocul­ta­das du­ran­te vein­te años. Son horribles y nun­ca ha­brían da­do lu­gar a tal ado­ra­ción”, agre­ga Ia­cub. La ima­gen to­ma­da por Freddy Al­bor­ta en el la­va­de­ro del Hos­pi­tal de Nues­tra Se­ño­ra de Mal­ta, en Valle Gran­de, Bo­li­via, tie­ne pa­ra la ju­ris­ta al­go del óleo La­men­ta­ción so­bre Cris­to muer­to, una de las obras más cé­le­bres An­drea Man­teg­na. Y en­car­na, ade­más, un mi­la­gro (así se ti­tu­la el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del li­bro, por cier­to, Mi­la­gro en Valle Gran­de): el de trans­for­mar a un hom­bre car­ga­do de con­tra­dic­cio­nes y de crí­me­nes, en un pa­ra­dig­ma moral. Esa ima­gen su­ma­da a la ce­le­bé­rri­ma to­ma­da por Alberto Kor­da en 1960 “se hi­cie­ron fa­mo­sas en to­do el mun­do unos días des­pués del ase­si­na­to gra­cias a un edi­tor ita­liano que las re­pro­du­jo en mi­llo­nes de car­te­les”, ano­ta en el li­bro edi­ta­do por Ro­bert Laf­font.

Por eso, afir­ma: “La le­yen­da del Che se ba­sa en es­ta con­tra­dic­ción apa­ren­te­men­te in­su­pe­ra­ble: un ase­sino pue­de des­lum­brar­nos con su es­plen­dor moral”. En el pro­ce­di­mien­to, dos for­mas de jui­cio que son in­com­pa­ti­bles se en­fren­tan: una re­li­gio­sa, sa­cri­fi­cial; y la otra ra­cio­nal, le­gal, moral. La pri­me­ra pre­va­le­ce so­bre la se­gun­da. Y co­mo los crí­me­nes no pue­den ser omi­ti­dos, en­ton­ces se los evo­ca sua­vi­za­dos, jus­ti­fi­ca­dos. La di­co­to­mía al­can­za a ca­si to­dos los bió­gra­fos de Guevara: “No hay es­tu­dios his­tó­ri­cos so­bre él, so­la­men­te mi­to­ló­gi­cos. In­clu­so los au­to­res que no son co­mu­nis­tas no quie­ren ver co­mo fue.

bro eso es­tá ape­nas re­to­ma­do”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, ese pun­to se­du­jo a los me­dios fran­ce­ses y an­ti­cas­tris­tas que ex­plo­ta­ron la si­me­tría. Pa­ra Ia­cub, el li­bro cuen­ta “la his­to­ria de un al­ma”, di­ce.

– ¿Qué ima­gen de Guevara te­nía en ese mo­men­to ini­cial?

– Nun­ca me ha­bía in­tere­sa­do co­mo per­so­na­je y me em­pe­cé a ha­cer pre­gun­tas tras el aten­ta­do a Char­lie Heb­do por­que re­to­mé la co­ne­xión en­tre el dis­cur­so del Che y el de los te­rro­ris­tas que pos­tu­lan la idea de dar la vi­da co­mo un ac­to de pro­pa­gan­da. Lue­go em­pe­cé a leer y a re­vi­sar to­da la ico­no­gra­fía que es increíble y muy poé­ti­ca. To­do cuan­to leía so­bre él me pa­re­cía mons­truo­so. Sin em­bar­go, el re­sul­ta­do no es un li­bro que lo con­de­na sino uno que lo com­pren­de. Es tan tris­te su vi­da y a la vez tan uni­ver­sal: to­dos te­ne­mos al­go del Che, mi­ra­mos ha­cia un ideal, te­ne­mos el de­seo de cas­ti­gar­nos.

–En el li­bro, se de­tie­ne en los crí­me­nes que co­me­tió: “El Che ma­tó a 14 per­so­nas sos­pe­cha­das de trai­ción en Sie­rra Maes­tra y 23 en San­ta Cla­ra. En la pri­sión de la Ca­ba­ña hi­zo eje­cu­tar a 164 es­bi­rros reales o su­pues­tos de Ba­tis­ta”. Es­tas men­cio­nes ge­ne­ra­ron mu­chos enojos.

–Yo no lo tra­to co­mo a un cri­mi­nal. La his­to­ria es mu­cho más com­ple­ja. El mo­do en el que su per­so­na­li­dad se di­so­cia en dos, esa de­ci­sión de mo­rir he­rói­ca­men­te que lo atra­vie­sa des­de la ado­les­cen­cia, su lle­ga­da muy tar­día a la po­lí­ti­ca... Tra­to de ex­pli­car ese pro­ce­so. Es cier­to que en Fran­cia la gen­te no tie­ne tan­to fa­na­tis­mo. Tam­bién es cier­to que hay sec­to­res de iz­quier­da que se pu­sie­ron lo­cos de ra­bia con el li­bro. Pe­ro en ge­ne­ral tu­vo acep­ta­ción por­que se tra­ta de un mi­to que no tie­ne sen­ti­do sos­te­ner. Su vi­da de ver­dad fue muy in­tere­san­te.

–En lo per­so­nal, ¿qué le de­jó es­te tra­ba­jo so­bre la fi­gu­ra de Guevara?

–Fue una ex­pe­rien­cia muy emo­cio­nan­te que to­có al­go muy pro­fun­do en mí. La an­tro­pó­lo­ga Eli­za­beth Bur­gos –lo co­no­ció y fue es­po­sa de Ré­gis De­bray– me hi­zo no­tar que, tal vez, yo ha­ya lo­gra­do per­ci­bir esa re­la­ción tan fuer­te con la muer­te que él te­nía por­que com­par­ti­mos la mis­ma cul­tu­ra de ori­gen. Por otra par­te, me pa­re­ce con­mo­ve­do­ra esa re­la­ción que el Che te­nía con la li­te­ra­tu­ra. Él se ima­gi­nó co­mo per­so­na­je li­te­ra­rio, co­mo un San­do­kán, y la fic­ción ocu­pó un lu­gar cen­tral. Por eso, es tan dra­má­ti­co su fi­nal, cuan­do de­lan­te de los sol­da­dos que lo van a terminar ma­tan­do, les rue­ga: “No dis­pa­ren”. En ese mo­men­to, des­cu­bre que no quie­re mo­rir, pe­ro ya es tar­de. Es te­rri­ble ese mo­men­to, el peor de los fra­ca­sos y, a la vez, la más gran­de be­lle­za de su exis­ten­cia.

AP / FREDDY AL­BOR­TA

El Che in­mor­ta­li­za­do en el la­va­de­ro del Hos­pi­tal de Nues­tra Se­ño­ra de Mal­ta, Valle Gran­de, Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.