LA POE­SÍA SUBE A ES­CE­NA EN BUE­NOS AI­RES

Tex­tos de poe­tas tan di­ver­sos co­mo Sha­kes­pea­re, Ale­jan­dra Pi­zar­nik o Ma­riano Blatt, en­tre otros, son el pun­to de par­ti­da pa­ra crear obras tea­tra­les mes­ti­zas, que in­clu­so dia­lo­gan con la dan­za.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR SU­SA­NA VILLALBA

La re­la­ción en­tre tea­tro y poe­sía se su­pon­dría ob­via y he­re­di­ta­ria pe­ro es di­fí­cil, siem­pre al bor­de de la trai­ción. Por­que la ca­rac­te­rís­ti­ca de la poe­sía es una pa­la­bra que en sí mis­ma con­tie­ne cuer­po, ima­gen, ac­ción, idea. Lle­var­la a es­ce­na im­pli­ca el ries­go de re­pre­sen­tar lo que ya es re­pre­sen­ta­ción, em­po­bre­cer por li­te­ra­li­zar, per­der el pe­so es­pe­cí­fi­co del poe­ma. O lo con­tra­rio: mon­tar un re­ci­tal de poe­sía pe­ro no ha­cer tea­tro. Así y to­do son ca­da vez más los di­rec­to­res que quie­ren co­rrer el ries­go por­que la poe­sía ofre­ce la li­ber­tad de lo abier­to y po­li­sé­mi­co. Y por­que es una for­ma de re­gre­sar al tex­to sin vol­ver a las re­glas aris­to­té­li­cas. Las for­mas más fre­cuen­tes de sor­tear el ries­go son: to­mar los poe­mas co­mo ba­se pa­ra ge­ne­rar otra co­sa o bien po­ner el tex­to y el de­cir por de­lan­te y tra­ba­jar una tea­tra­li­dad no re­pre­sen­ta­ti­va, que no pre­ten­da en­car­nar ni na­rrar lo que se di­ce.

Aun­que lo ideal es un poe­ma dra­má­ti­co, gé­ne­ro po­co tran­si­ta­do en nues­tro me­dio. Un be­llo ejem­plo es Los días de la fra­gi­li­dad, es­cri­ta por An­drés Ga­lli­na y po­ten­cia­da aho­ra por la di­rec­ción de Fa­bián Díaz, que siem­pre se jue­ga con tex­tos de pe­so y eli­ge ac­to­res ca­pa­ces de “po­ner la poe­sía de pie”, co­mo de­cía Gar­cía Lor­ca. Ade­más de la re­la­ción en­tre pa­la­bra y es­ce­na, es­ta his­to­ria de amor y fútbol logra otros equi­li­brios: en­tre lo po­pu­lar y lo li­te­ra­rio, en­tre lo pro­fun­do y lo sen­ci­llo, en­tre lo idio­sin­crá­ti­co y lo uni­ver­sal. Un es­pec­tácu­lo sen­si­ble y re­don­di­to.

En cuan­to a to­mar poe­tas pa­ra lle­var a es­ce­na, otro fe­nó­meno in­tere­san­te es que no se re­cu­rre tan­to a clá­si­cos sino a au­to­res cer­ca­nos en ge­ne­ra­ción y geo­gra­fía, sin im­por­tar que aun­que son re­co­no­ci­dos en la es­pe­ci­fi­ci­dad li­te­ra­ria no lo son tan­to en­tre el pú­bli­co ge­ne­ral. En Con­cier­toRe­cuer­do, Die­go Bri­zue­la fu­sio­nó her­mo­sos poe­mas de Os­val­do Bos­si con com­po­si­cio­nes del can­tan­te y poe­ta ve­ne­zo­lano Si­món Díaz y con re­cuer­dos y can­cio­nes pro­pias. Co­no­ce­mos a Bri­zue­la por Ba­bel Or­kes­ta pe­ro aho­ra se ani­mó a un uni­per­so­nal des­po­ja­do que logra lle­nar con su de­cir y su can­tar; du­ran­te me­ses tra­ba­jó en la se­lec­ción y com­pa­gi­na­ción del ma­te­rial y lo que une to­do es sim­ple­men­te la cohe­ren­cia de esa se­lec­ción y una ape­nas su­ge­ri­da idea del des­per­tar se­xual en la pu­ber­tad. Vuel­ve en no­viem­bre en la sala Nun, des­pués de una tem­po­ra­da exi­to­sa en El ca­ma­rín.

Otro ejem­plo es Por­no­so­ne­tos, en El es­te­pa­rio tea­tro, so­bre los poe­mas de Pe­dro Mai­ral. Es­te au­tor es co­no­ci­do prin­ci­pal­men­te por la no­ve­la Una no­che con Sa­bri­na Lo­ve, de la que se hi­zo una película, pe­ro no es tan sa­bi­do que es aun me­jor poe­ta que no­ve­lis­ta. Es­tos so­ne­tos con cier­to hu­mor que­ve­diano ve­nían cir­cu­lan­do ar­te­sa­nal­men­te has­ta que es­te año los pu­bli­có Eme­cé. Con­tra­ria­men­te a lo que se su­pon­dría por el tí­tu­lo, no son por­no­grá­fi­cos a pe­sar de uti­li­zar un len­gua­je pro­caz, tra­tan de la trá­gi­ca dis­tan­cia en­tre el de­seo y su cum­pli­mien­to, en­tre el se­xo y el amor, en­tre el re­fi­na­mien­to y el ins­tin­to. To­do es­to se re­suel­ve con una ba­te­ría, una gui­ta­rra y una ac­triz en­fun­da­da en tra­je de plás­ti­co ro­sa di­cien­do los tex­tos en el mas­cu­lino ori­gi­nal. Ra­mi­ro Bai­lia­ri eli­gió diez poe­mas con los que ar­mar una cur­va que as­cien­de de la so­le­dad al amor y des­cien­de con la des­truc­ción de lo cons­trui­do; lue­go tra­ba­jó con la in­tér­pre­te –ori­gi­nal­men­te Ju­lie­ta Va­lli­na y aho­ra Na­dia San­dro­ne– pa­ra evi­tar el “can­ti­to” de mé­tri­cas y ali­te­ra­cio­nes con­fian­do en las imá­ge­nes que ya traen las pa­la­bras.

To­do Pio­la aca­ba de re­es­tre­nar –con ya más de dos años de éxi­to en di­fe­ren­tes sa­las y fes­ti­va­les– en Tim­bre 4. La mis­ma sa­laen que se desa­rro­lló Pe­que­ñaVoz, to­do un ci­clo de obras cor­tas ba­sa­das en poe­tas ar­gen­ti­nos que co­men­za­ron a pu­bli­car en los años 1990 ó 2000. Co­mo Ma­riano Blatt, cu­yos poe­mas dispararon To­do Pio­la. Su di­rec­tor, Gus­ta­vo Ta­rrío con­vo­có al poe­ta pa­ra desa­rro­llar con él y con los ac­to­res Eddy Gar­cía y Car­la Di Gra­zia al­go que ni es el poe­ma ni lo trai­cio­na. Hay poe­mas que apa­re­cen tal cual fue­ron escritos con­vi­vien­do con otros tex­tos sur­gi­dos en me­ses de bús­que­das so­bre el es­pa­cio; es­tá pre­sen­te el mun­do, la in­ten­ción y el tra­ba­jo con el len­gua­je de Blatt pe­ro tam­bién el es­ti­lo de Ta­rrío que siem­pre va ar­man­do por cua­dros en que tam­bién la dan­za tie­ne su im­por­tan­cia; la fuer­za ac­to­ral no se que­da atrás, es lo que sos­tie­ne to­do, in­clu­so su­man­do im­pro­vi­sa­ción e in­ter­ac­ción con el pú­bli­co du­ran­te ca­da fun­ción. Que­da cla­ro que las pa­la­bras tam­bién son una ac­ción pe­ro ade­más se con­ju­gan con se­cuen­cias de ac­cio­nes fí­si­cas y al­ter­nan con can­cio­nes com­pues­tas por Gua­da­lu­pe Ot­he- guy. Ta­rrío con­fir­ma que en nin­gún mo­men­to se plan­tea­ron re­pre­sen­tar los poe­mas, ade­más la obra re­sul­tan­te tam­po­co es la re­pre­sen­ta­ción de una his­to­ria sino la pre­sen­ta­ción de una su­ce­sión de sen­sa­cio­nes, ex­pre­sio­nes, es­ta­dos. Es cu­rio­so no­tar que tan­to en To­do pio­la co­mo en Por­no­so­ne­tos hay un cli­ma de ra­bia, de reac­ción desata­da que re­cuer­da a los 80 in­clu­so en la es­té­ti­ca, un áni­mo que se­gún Ta­rrío fue en au­men­to an­te la per­cep­ción cre­cien­te de un fu­tu­ro te­ne­bro­so y de pér­di­da de po­si­bi­li­da­des de ce-

le­bra­ción co­lec­ti­va.

Hay tam­bién ex­pe­rien­cias de dan­za y poe­sía co­mo Bit­nus, de la Com­pa­ñía de Magy Ga­ni­ko. Es­te ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­rio se for­mó con Ka­zuo Ohno en Bu­toh y fue lue­go de­ri­van­do a bús­que­das pro­pias. En nues­tro país fun­dó el Es­pa­cio Uta­ki y jun­to con la poe­ta y dra­ma­tur­ga Luz Pear­son desa­rro­lla­ron el mé­to­do Jo­nMoi (Mo­vi­mien­to Or­gá­ni­co de In­di­vi­dua­ción) que ex­pe­ri­men­ta con la poe­sía y la dan­za a par­tir de pul­sio­nes y sin es­ta­ble­cer una se­pa­ra­ción en­tre len­gua­je ver­bal o fí­si­co. Bit­nus es tan­to un li­bro pu­bli­ca­do de poe­sía co­mo una obra de dan­za, pa­la­bra, música y ar­te vi­sual que se des­plie­ga en es­ce­na po­nien­do el acen­to en el de­seo femenino co­mo pre­gun­ta y en la vir­tua­li­dad de las re­la­cio­nes. El tex­to fue el dis­pa­ra­dor pe­ro se fu­sio­nó lue­go en in­ter­ac­ción con el cuer­po en el es­pa­cio. La bai­la­ri­na Car­la Pe­zé Di Car­lo y la can­tan­te Zahi­ra Osés com­ple­tan es­te es­pec­tácu­lo en el Centro Cul­tu­ral Bor­ges.

En el ba­rrio de Boe­do, en el Es­pa­cio Ga­dí, se pue­de ver Ca­be­za de Glo­bo o esa lu­ci­dez de mo­ron­dan­ga, que un elen­co di­ri­gi­do por Ro­mi­na Os­lé desa­rro­lló a par­tir del li­bro de poe­mas Los mon­tes de la lo­ca, de Ma­ri­sa Wag­ner. El he­cho de que es­ta poe­ta tran­si­ta­ra, co­mo Ja­co­bo Fij­man, la ex­pe­rien­cia de un psi­quiá­tri­co, a ve­ces con más lu­ci­dez que quie­nes no es­tán in­ter­na­dos, dio pie pa­ra que las ideas de afue­ra y aden­tro, lo­cu­ra y cor­du­ra fue­ran los ga­ti­llos de las pri­me­ras im­pro­vi­sa­cio­nes; és­tas a su vez con­vo­ca­ron otros te­mas co­mo lo nor­ma­ti­vo social, lo uni­for­me y lo múl­ti­ple, lo ma­si­vo y lo anó­ni­mo. El nor­te fue lo­grar que tam­bién la obra sea un poe­ma que no en­cua­dre ni de­fi­na sino que abra sen­sa­cio­nes, imá­ge­nes y re­fle­xio­nes; por eso se ba­sa en en­ra­re­cer lo co­ti­diano y re­cu­rre a to­dos los len­gua­jes del tea­tro pa­ra ge­ne­rar me­tá­fo­ras: lo vi­sual y lo so­no­ro, las lu­ces, los cuer­pos, la pa­la­bra.

En Só­lo vi­ne a ver el jar­dín se to­ma­ron poe­mas de Ale­jan­dra Pi­zar­nik y al­gu­nas na­rra­cio­nes de Sil­vi­na Ocam­po. El es­pa­cio que ofre­ce Que­ri­da Ele­na, más que una sala una ca­so­na con un her­mo­so jar­dín y va­rios cuar­tos an­ti­guos, es par­te im­por­tan­te de la si­tua­ción que ha­ce de hil­ván. Florencia San­tán­ge­lo, Pau­la Ri­vas, Florencia Ote­ro y Ce­ci­lia De­la­to­rre par­tie­ron de cier­tos leit mo­tiv pi­zar­ni­kea­nos: ima­gi­na­ron que el es­pí­ri­tu de la ni­ña / rei­na ro­ja deam­bu­la bus­can­do ob­se­sio­na­da en el jar­dín lo que ni si­quie­ra es­tá en él. Así, lle­van al pú­bli­co de un cuar­to a otro mien­tras van trans­mi­tién­do­le las tri­bu­la­cio­nes de la con­di­ción femenina que se des­pren­den de poe­mas y cuen­tos que van com­par­tien­do. No ca­sual­men­te se eli­gió a es­tas es­cri­to­ras por mu­cho tiem­po mal­di­tas y se pro­bó pri­me­ro el es­pec­tácu­lo en el Mu­seo de la mu­jer, por­que tam­bién la cues­tión del gé­ne­ro hil­va­na los tex­tos ele­gi­dos.

Tam­bién se abor­dan los clá­si­cos de ma­ne­ras no clá­si­cas. En el Tea­tro Cer­van­tes se en­ca­ró la vi­da de la poe­ta San­ta Te­re­sa. En el re­cien­te Fes­ti­val Pi­ro­lo­gías una de las obras se ba­só en poe­mas de Pre­vert. Y en el C. C. 25 de Ma­yo He­le­na Tri­tek, que ya ge­ne­ró va­rios es­pec­tácu­los con im­por­tan­tes poe­tas –Maia­cowsky por ejem­plo– pre­sen­ta aho­ra El amante del amor, so­ne­tos de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Con un de­cir de hoy se per­ci­be me­jor que es­tos so­ne­tos son siem­pre con­tem­po­rá­neos, ese fue uno de los tra­ba­jos fun­da­men­ta­les de la di­rec­to­ra que in­clu­so bus­có pre­via­men­te una tra­duc­ción que no fue­ra cas­ti­za ni an­ti­gua. Par­tió de pre­gun­tar­se por una fi­gu­ra que unie­ra los mo­sai­cos suel­tos y la que se im­po­nía era el amor, pre­sen­te en los so­ne­tos en to­das sus va­rian­tes: aban­dono, pa­sión, mie­dos, fu­ria, ce­los… Eli­gió 18 y un par­la­men­to de Prós­pe­ro de La tem­pes­tad pa­ra el fi­nal: “So­mos to­dos es­pí­ri­tus que nos va­mos a dis­per­sar en el ai­re y que to­do, to­do en es­te in­men­so glo­bo te­rrá­queo se di­sol­ve­rá y que to­dos no­so­tros es­ta­mos te­ji­dos de la mis­ma sus­tan­cia que son nues­tros sue­ños”. La obra con­clu­ye con el canto del Ale­lu­ya, una ce­le­bra­ción, por­que “acer­cán­do­nos a Sha­kes­pea­re no so­lo me­jo­ra­mos co­mo ac­to­res, tam­bién co­mo per­so­nas”, di­ce Tri­tek. Lo que se pue­de de­cir de la poe­sía en ge­ne­ral.

“Bit­nus” de la Com­pa­ñía de Magy Ga­ni­ko, ex­pe­ri­men­ta con lo poé­ti­co y lo cor­po­ral sin es­ta­ble­cer una se­pa­ra­ción en­tre len­gua­je ver­bal o fí­si­co.

En “Con­cier­toRe­cuer­do”, Die­go Bri­zue­la in­clu­ye poe­mas de Bos­si, can­cio­nes pro­pias y de Si­món Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.