PO­SES DE COM­BA­TE DE UN PO­LA­CO REO Y TEA­TRAL

Las tra­duc­cio­nes de­fi­ni­ti­vas del Tea­tro com­ple­to de Wi­told Gom­bro­wicz y el nue­vo en­sa­yo de un crí­ti­co re­nue­van su apa­sio­na­da lec­tu­ra.

Revista Ñ - - LIBROS - POR LEO­NAR­DO SABBATELLA

El exi­lio de Wi­told Gom­bro­wicz es tea­tral. No es que el tea­tro ha­ya si­do la cau­sa de su exi­lio sino, por el con­tra­rio, que los ar­gu­men­tos con los que el pro­pio Gom­bro­wicz jus­ti­fi­ca su des­tie­rro son ape­nas fal­sos; mon­ta una pe­que­ña fic­ción, una pues­ta en es­ce­na so­bre su exi­lio y ac­túa el per­so­na­je de po­la­co va­ra­do con­tra su vo­lun­tad. Una y otra vez ex­pli­ca que Hitler in­va­dió Po­lo­nia unos po­cos días an­tes de que su bar­co par­tie­ra ha­cia Eu­ro­pa des­de la Ar­gen­ti­na. De to­dos mo­dos, y gra­cias a la in­ves­ti­ga­ción de Ni­co­lás Hoch­man en In­co­mo­dar con es­ti­lo, sa­be­mos que no es así, que Gom­bro­wicz en­ro­có fe­chas pa­ra que su de­ci­sión de úl­ti­mo mo­men­to de que­dar­se en Bue­nos Ai­res se trans­for­ma­ra en una fa­ta­li­dad, en una re­so­lu­ción de fuer­za ma­yor por el es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El cam­bio de fe­chas, la di­fe­ren­cia mí­ni­ma y de­fi­ni­ti­va de días, ha­ce que Gom­bro­wicz for­je su iden­ti­dad (su pe­rio­do ar­gen­tino) en un he­cho fal­so, ar­ti­fi­cial; crea el mi­to de ori­gen bo­rran­do su in­ter­ven­ción. De pron­to, su es­ta­día no es de­ci­sión pro­pia, lo ex­ce­de, no pue­de ha­cer na­da con eso, es víc­ti­ma de la gue­rra y el cie­rre de fron­te­ras. Gom­bro­wicz pro­vo­ca des­de el mi­nu­to ce­ro. Pa­re­ce de­cir: es­toy acá por­que no me pue­do ir. In­ven­ta su ex­cén­tri­ca his­to­ria de des­te­rra­do.

Hay en el exi­lio de Gom­bro­wicz una po­se de com­ba­te. Y la cla­ve es el tér­mino “po­se”. Por un la­do, fin­ge o exa­ge­ra su com­por­ta­mien­to con el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir la ima­gen de un exi­lia­do; po­dría de­cir­se, en es­te sen­ti­do, que Gom­bro­wicz bus­ca un efec­to, po­sa pa­ra la fo­to de re­fu­gia­do. Y al mis­mo tiem­po, esa “po­se” es una to­ma de po­si­ción, un lu­gar des­de don­de va a cons­truir su obra. Su pun­to de vis­ta so­bre el mun­do, el mi­ra­dor con­cep­tual pe­ro tam­bién la trin­che­ra des­de la cual pro­vo­ca y ataca. Un si­tio re­ser­va­do a su nom­bre: el es­pa­cio de los que no tie­nen pa­tria. Siem­pre ex­tran­je­ro, mez­cla de in­te­lec­tual y reo, fo­to­gé­ni­co co­mo un out­si­der, es­te aris­tó­cra­ta po­la­co ve­ni­do a me­nos desafía a to­dos por igual.

Y, en bue­na me­di­da, el tea­tro de Gom­bro­wicz (aho­ra en tér­mi­nos li­te­ra­les, ya no de com­por­ta­mien­to bio­grá­fi­co) es un tea­tro de la fu­ga, de las pie­zas des­ubi­ca­das, de hom­bres y mu­je­res fue­ra de lu­gar, co­mo él mis­mo (la idea de la des­co­lo­ca­ción es ana­li­za­da de for­ma cer­te­ra por Mar­tín Kohan en el pró­lo­go al li­bro de Hoch­man). Por ca­so, el prín­ci­pe de Yvon­ne, prin­ce­sa de Bor­go­ña es un pro­vo­ca­dor que con­vier­te un chis­te ton­to y agre­si­vo en un des­tino ines­pe­ra­do. Rom­pe las re­glas, no ha­ce lo que se es­pe­ra. Aún más cla­ro –es de­cir, con una me­jor cla­se de opa­ci­dad– pue­de apre­ciar­se ese mo­vi­mien­to en El ca­sa­mien­to (una obra im­po­si­ble de re­pre­sen­tar, se­gún cuen­tan que ha di­cho el pro­pio Gom­bro­wicz) don­de su pro­ta­go­nis­ta en­fren­ta de­li­be­ra­da­men­te el mun­do es­ta­ble­ci­do, al pun­to de de­cir “re­cha­zo to­do or­den e idea / Y des­con­fío de doc­tri­nas / ¡No creo en la ra­zón! ¡En Dios tam­po­co!”.

El tea­tro no ha si­do una prác­ti­ca ha­bi­tual de Gom­bro­wicz, ape­nas cuen­ta con tres obras y una cuar­ta in­con­clu­sa, aho­ra reuni­das de for­ma com­ple­ta en una edi­ción de El Cuen­co de Pla­ta, con tra­duc­ción de Bo­ze­na Za­bo­klic­ka, Pau Freixa, Ale­jan­dro Rús­so­vich y el pro­pio Gom­bro­wicz. De to­dos mo­dos, pue­de apre­ciar­se en su dra­ma­tur­gia que ha pro­ce­sa­do a los clá­si­cos (Sha­kes­pea­re, Cal­de­rón) a tra­vés de un ti­po de de­cla­ma­ción exis­ten­cial, de de­li­rio oní­ri­co, de de­nun­cia de la far­sa co­ti­dia­na, muy apre­cia­do y pro­mo­vi­do por el di­rec­tor ar­gen­tino Jor­ge La­ve­lli en Fran­cia.

En cier­to sen­ti­do es un tea­tro de gue­rra. Es­tá dis­cu­tien­do (a ve­ces ape­nas pro­vo­can­do) con enemi­gos vi­si­bles y se­cre­tos, tá­ci­tos; pen­san­do en voz al­ta co­mo un bra­vu­cón con­tra quie­nes pa­re­ce te­ner una cru­za­da per­so­nal. Pa­ra Gom­bro­wicz, aun­que al leer­lo pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción era que el men­sa­je que te­nía pa­ra dar lle­ga­ra al es­pec­ta­dor (o el lec­tor, se­gún el ca­so). Es ca­si un fa­ná­ti­co de las lec­tu­ras úni­cas (uní­vo­cas), di­rec­cio­na­das, cer­te­ras, que im­pac­ten en el otro igual que una fle­cha. Gom­bro­wicz, qui­zás por su con­di­ción de apá­tri­da y por su me­dia len­gua, quie­re ha­cer­se en­ten­der a to­da cos­ta, quie­re ser com­pren­di­do.

Así se ex­pli­ca la in­fi­ni­dad de ins­tan­cias que an­te­po­ne a las obras con fi­nes ex­pli­ca­ti­vos, acla­ra­to­rios, pe­que­ñas ad­ver­ten­cias, car­te­les orien­ta­ti­vos, pró­lo­gos pe­da­gó­gi­cos, pro­to-ma­ni­fies­tos en fa­vor de la cla­ri­dad y el en­ten­di­mien­to. Gom­bro­wicz no quie­re es­cri­bir una obra cla­ra pe­ro quie­re que se la in­ter­pre­te co­mo si lo fue­ra. Y pa­ra eso ro­dea sus ar­te­fac­tos ar­tís­ti­cos con sa­té­li­tes di­dác­ti­cos.

Ca­rac­te­rís­ti­ca de la que dio cuen­ta rá­pi­do Hoch­man se­gún pue­de leer­se en su en­sa­yo, cuan­do afir­ma que Gom­bro­wicz bus­ca dar­le to­das las he­rra­mien­tas po­si­bles al lec­tor o es­pec­ta­dor pa­ra ser com­pren­di­do tal co­mo él quie­re. Es­ta ac­ti­tud, es­ta es­pe­cie de in­ter­ven­ción ofi­cial so­bre sí mis­mo, es a la vez, en tér­mi­nos de Hoch­man, in­ge­nua y nar­ci­sis­ta. In­clu­so po­dría agre­gar­se que tam­bién se tra­ta de una ac­ti­tud pa­ra­noi­ca. Hay una ten­den­cia por con­tro­lar to­do y, qui­zás el pun­to más gra­ve, cier­ta sub­es­ti­ma­ción so­bre sus pro­pios lec­to­res.

Tal vez al­go de ese or­den es lo que ad­vir­tió Pier Pao­lo Pa­so­li­ni cuan­do des­pués de leer el dia­rio de Gom­bro­wicz es­cri­be: “La ima­gen que sa­ca­mos del au­tor es la de un hom­bre fa­lli­do, no so­lo po­co cul­to, sino tam­bién po­co in­te­li­gen­te: una es­pe­cie de gro­tes­co bu­fón sin cor­te que cree que es di­fí­cil com­pren­der la ver­dad y so­bre to­do que es obli­ga­to­rio de­cir­la”. La lec­tu­ra que ha­ce Pa­so­li­ni (la ci­ta pue­de en­con­trar­se en el li­bro de Hoch­man) pa­re­ce re­tra­tar ca­si a la per­fec­ción el com­por­ta­mien­to de Gom­bro­wicz. Al pun­to que no se­ría des­ca­be­lla­do pen­sar que Pa­so­li­ni ha caí­do en la tram­pa po­la­ca, que el tra­ba­jo de Gom­bro­wicz no ha si­do otro que el de ir con­tra sí mis­mo pa­ra ir con­tra los de­más, co­mo si hu­bie­ra sa­bi­do que pa­ra pro­vo­car a los otros, pa­ra reír­se de los otros, lo pri­me­ro que de­bía ha­cer era ex­po­ner­se a sí mis­mo, con­ver­tir­se en su pro­pia ca­ri­ca­tu­ra, en su prin­ci­pal víc­ti­ma.

El tea­tro de Wi­told Gom­bro­wicz es par­te de un sis­te­ma de ar­ti­ma­ñas teó­ri­cas y prác­ti­cas que ha dis­pues­to a lo lar­go de to­da su obra. Un ca­pí­tu­lo bre­ve y ás­pe­ro de su au­to­bio­gra­fía. Una de las tan­tas for­mas con las cua­les ha tra­ta­do una y otra vez de fa­bri­car­se una pró­te­sis pa­ra el des­ca­la­bro ra­di­cal de su exi­lio.

El es­cri­tor en un ca­fé de Bue­nos Ai­res, ciu­dad en la que vi­vió de 1939 a 1963.

Tea­tro com­ple­to Wi­told Gom­bro­wicz Trad. B. Za­bo­klic­ka, P. Freixa, Ale­jan­dro Rús­so­vich El cuen­co de pla­ta 348 págs. $ 540

In­co­mo­dar con es­ti­lo Ni­co­lás Hoch­man Do­bra Ro­bo­ta 206 págs. $ 300

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.