Có­mo me­dir la di­men­sión de Ma­sot­ta

Par­que de la Me­mo­ria. Des­pués de Bar­ce­lo­na y Mé­xi­co, lle­ga una mues­tra so­bre una fi­gu­ra po­lé­mi­ca y de gran in­fluen­cia en el ar­te ar­gen­tino.

Revista Ñ - - ARTE - POR JU­LIA VILLARO

La teo­ría co­mo ac­ción, eso que pa­re­ce un oxí­mo­ron, es el nom­bre de la mues­tra so­bre Os­car Ma­sot­ta que aca­ba de inau­gu­rar­se en el Par­que de la Me­mo­ria. Cu­ra­da por Ana Lon­go­ni –im­pul­so­ra de es­ta suer­te de reivin­di­ca­ción tar­día, y ne­ce­sa­ria, que la fi­gu­ra de Ma­sot­ta es­tá ex­pe­ri­men­tan­do en la Ar­gen­ti­na y el mun­do–, la mues­tra ya fue mon­ta­da en Bar­ce­lo­na (re­se­ña­da en y Mé­xi­co, y aho­ra lle­ga aquí am­plia­da, pa­ra re­unir, a par­tir de un sin­fín de frag­men­tos, una idea –po­lé­mi­ca e inaca­ba­da– de lo que fue es­te per­so­na­je, re­fe­ren­te in­elu­di­ble pa­ra los ar­tis­tas de la van­guar­dia en los 60, in­tro­duc­tor de La­can y Bart­hes en los círcu­los in­te­lec­tua­les por­te­ños, co­la­bo­ra­dor de la re­vis­ta Con­torno, co­mo Juan Jo­sé Se­bre­li y Car­los Co­rreas, cul­tor de la his­to­rie­ta y lú­ci­do ana­lis­ta de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y su irre­vo­ca­ble ca­pa­ci­dad de crear qué es lo real y qué no.

¿De qué se ha­ce una mues­tra so­bre un per­so­na­je se­me­jan­te? Sus es­cri­tos so­bre el pop se pre­sen­tan acom­pa­ña­dos por al­gu­nas de las obras que en ese mo­men­to me­jor ejem­pli­fi­ca­ron el fe­nó­meno en la Ar­gen­ti­na, co­mo las de Dalila Puz­zo­vio y Mar­ta Mi­nu­jín. Tam­bién pue­den ver­se, por pri­me­ra vez en más de 50 años, las tres “Bio­co­sas” de Ru­bén San­tan­to­nín (otro ar­tis­ta so­bre cu­ya obra re­fle­xio­nó Ma­sot­ta) reuni­das y mon­ta­das co­mo su crea­dor las con­ci­bió, y los afi­ches con que Al­ber­to Gre­co (es­pí­ri­tu afín por irre­ve­ren­te, cues­tio­na­dor y mí­ti­co) in­ter­ve­nía las ca­lles por­te­ñas. A po­cos me­tros una vi­tri­na pre­sen­ta las fo­tos con las que se ar­mó “Par­ti­ci­pa­ción to­tal” –ex­pe­ri­men­to me­diá­ti­co que Ma­sot­ta ideó con Eduar­do Cos­ta, Raúl Es­ca­ri y Ro­ber­to Ja­coby inventando un hap­pe­ning que nun­ca su­ce­dió– jun­to a los dia­rios y re­vis­tas que pre­sen­ta­ron co­mo no­ti­cia real el even­to fic­ti­cio.

“El he­li­cóp­te­ro” y “Pa­ra in­du­cir el es­pí­ri­tu de la ima­gen” son dos de los hap­pe­nings de Ma­sot­ta que sí exis­tie­ron y sus fo­to­gra­fías –úni­co re­gis­tro– se mues­tran en sa­la apar­te, jun­to al fil­me que la ar­tis­ta Dora Gar­cía reali­zó a par­tir de ellos. Gar­cía no es la úni­ca con­vo­ca­da des­de el pre­sen­te pa­ra res­ca­tar a es­ta fi­gu­ra del pa­sa­do: a lo lar­go del re­co­rri­do de la mues­tra, y en diá­lo­go con es­te po­lié­dri­co per­so­na­je, po­drán ver­se los es­que­mas con­cep­tua­les –suer­te de ma­pa po­si­ble de su ca­be­za– que reali­zó Gui­ller­mi­na Mon­gan, las his­to­rie­tas que a par­tir de sus tra­ba­jos di­bu­ja el co­lec­ti­vo Un Faul­duo y re­tra­tos de cu­bier­tas de al­gu­nos de sus li­bros, rea­li­za­das por el ar­tis­ta Gon­za­lo El­vi­ra.

A 50 años de “Tu­cu­mán Ar­de”, to­do el iti­ne­ra­rio del 68 –que co­mien­za en una ra­di­ca­li­za­ción de las ac­cio­nes de ar­tis­tas del círcu­lo ma­sot­tiano y ter­mi­na en aque­lla ac­ción co­lec­ti­va y por eta­pas don­de el ar­te se di­lu­ye en ac­ción po­lí­ti­ca– se en­cuen­tra de­ta­lla­do en una sa­la a par­tir de do­cu­men­tos y fo­tos iné­di­tas. Y si bien es pro­ba­ble que Ma­sot­ta no ha­ya apro­ba­do el cur­so de esos acon­te­ci­mien­tos (pa­ra él la he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca de un in­te­lec­tual o ar­tis­ta eran, jus­ta­men­te, la pa­la­bra y el ar­te) es im­po­si­ble con­ce­bir­los sin esa con­cien­cia crí­ti­ca so­bre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que él mis­mo es­ti­mu­ló a for­jar.

La mues­tra tam­bién con­tem­pla al Ma­sot­ta la­ca­niano a par­tir de tex­tos, y do­cu­men­tos de su ac­ti­vi­dad en la con­tra­cul­tu­ra ca­ta­la­na en el exi­lio, una se­rie de di­bu­jos que reali­zó en los 50, va­rias po­lé­mi­cas en­ta­bla­das con fi­gu­ras co­mo Luis Fe­li­pe Noé o Allan Ka­prow, y una ga­le­ría de re­tra­tos apor­ta­dos por ami­gos y de­trac­to­res.

Con un vas­to tra­ba­jo de ar­chi­vo, La teo­ría co­mo ac­ción alla­na el ca­mino pa­ra fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre una fi­gu­ra que no ce­sa en su des­plie­gue, y cu­yas ideas – ab­so­lu­ta­men­te con­tem­po­rá­neas– re­cién es­ta­mos, a ca­si me­dio si­glo, en con­di­cio­nes de em­pe­zar a com­pren­der.

NOR­BER­TO MOS­TEI­RIN

Os­car Ma­sot­ta en una fo­to to­ma­da en 1970 por Nor­ber­to Mos­tei­rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.