Go­ya, Pi­cas­so y Da­lí

Revista Ñ - - AGENDA / CORREO -

En Ñ 787 “Tres ge­nios fas­ci­na­dos por la pa­sión de los to­ros”, Go­ya, Pi­cas­so y Da­lí, en don­de ca­da uno se ex­pre­sa vi­sual­men­te dis­tin­to, pe­ro se unen en la pa­sión que te­nían por la tau­ro­ma­quía. Es­tas obras se si­guen se­di­men­tan­do en el tiem­po, y van des­ti­lan­do una mi­ra­da en el re­cep­tor que lo de­tie­ne y lo in­vi­ta a go­zar y re­fle­xio­nar. En el ca­so de Pi­cas­so, en el óleo so­bre ma­de­ra “Pi­ca­dor”, su pri­mer cua­dro co­no­ci­do, que pin­tó a los 8 años, lo con­ser­vó to­da su vi­da. En esa obra es­tá su in­fan­cia, in­fan­cia con olor a puro. Na­ce su pa­sión cuan­do su pa­dre lo lle­va­ba a los 5 años y lo sen­ta­ba en sus ro­di­llas pa­ra pa­gar so­lo una en­tra­da. Ese ri­tual de asis­tir a la co­rri­da de to­ros se man­tie­ne en el tiem­po y se re­fle­ja­rá en unas cuan­tas obras. En Pi­cas­so, pin­tor, Do­min­guín, to­re­ro, di­ce es­te úl­ti­mo: “Sin du­da he si­do el úni­co to­re­ro que, to­rean­do en Fran­cia, se ha ne­ga­do a brin­dar un to­ro a Pi­cas­so... Si yo to­rea­ra pa­ra él y él pin­ta­ra pa­ra mí, per­de­ría­mos la in­ti­mi­dad, nos de­ja­ría arras­trar al plano pro­fe­sio­nal. Si el to­re­ro, ves­ti­do con el tra­je de lu­ces ha lo­gra­do ins­pi­rar a un Go­ya o a un Pi­cas­so, pue­de de­cir­se sa­tis­fe­cho que ha cum­pli­do una mi­sión im­por­tan­te”. A su vez, Da­lí, se ins­pi­ra en Pi­cas­so, y lo co­pia a su ma­ne­ra, y ge­ne­ra otra mi­ra­da so­bre to­ros y to­re­ros. Ver es­ta ex­po­si­ción in­vi­ta a ver­la nue­va­men­te pa­ra ex­pe­ri­men­tar el go­ce y lo vi­sual re­fle­xi­vo que ex­hi­ben es­tos tres ge­nios, que se co­nec­tan por sus obras en esa pa­sión por los to­ros. Di­ce Do­min­guín: “Pi­cas­so me ha re­ve­la­do esa pro­di­gio­sa vir­tud que Os­car Wil­de atri­buía a la crea­ción ar­tís­ti­ca: la na­tu­ra­le­za imi­ta al ar­te”.

AN­TO­NIO J. SFORZIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.