Vo­ces para crear al mis­te­rio­so “Frank”

Cyan. En el ci­clo Ópe­ra Pri­ma 2018 del C.C. Ro­jas, la obra de Pi­lar Frid­man en­cuen­tra en el hu­mor una vía de es­ca­pe.

Revista Ñ - - ESCENARIOS / LOS NOVÍSIMOS -

Y quién es Frank? O me­jor aún, ¿qué pue­de ser Frank? Tal vez, lo más fuer­te de Cyan, la obra de la jo­ven dra­ma­tur­ga Pi­lar Frid­man, en la que dos her­ma­nos y una pareja ve­ci­na ex­po­nen las cu­rio­si­da­des, de­seos y cli­chés de la prác­ti­ca ar­tís­ti­ca y la pro­pia ju­ven­tud. Frid­man, con so­lo 24 años y quien tam­bién es ac­triz y es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de las Ar­tes, que­dó se­lec­cio­na­da a tra­vés de la con­vo­ca­to­ria Ópe­ras Pri­mas 2018 del Cen­tro Cul­tu­ral Ri­car­do Ro­jas, para dar a co­no­cer nue­vos ta­len­tos de las ar­tes es­cé­ni­cas. Ella ga­nó y pu­so su pie­za so­bre el es­ce­na­rio. Sin em­bar­go, Frank es un mis­te­rio, una som­bra o pu­ra ima­gi­na­ción. Ten­drá su lu­gar en­tre los pro­ta­go­nis­tas. Pe­ro ¿qué re­pre­sen­ta? ¿Cuál es su rol en la vi­da de los otros?

Es­te quin­to per­so­na­je nun­ca di­ce su nom­bre. Los de­más tam­po­co lo nom­bran. Ape­nas apa­re­ce como un da­to pa­ra­tex­tual. Aun así, es­tá ahí y ob­ser­va to­do lo que ocu­rre en la ca­sa de Bruno y Ma­ría (San­tia­go Scua­so y la pro­pia di­rec­to­ra, Pi­lar Frid­man), dos her­ma­nos que in­ten­tan crear una obra dra­má­ti­ca. Él es­cri­be y ella en­sa­ya la es­ce­na. Él la co­rri­ge y ella re­in­ter­pre­ta. En ese tea­tro den­tro del tea­tro, am­bos re­pa­san al­gu­nas lí­neas en las que pa­re­cen en­con­trar un lu­gar para ha­blar de ellos mis­mos más que de sus per­so­na­jes. El ar­te, tal vez, lle­ga como una vía de es­ca­pe. Mien­tras tan­to sus ve­ci­nos de al la­do, Au­dri y Ed­ward (in­ter­pre­ta­dos por Daniel Su­rasky y Dé­bo­ra Nis­hi­mo­to) son una pareja con­ven­cio­nal más con­ser­va­do­ra, tra­tan­do de so­bre­vi­vir a la con­vi­ven­cia y to­do lo que eso con­lle­va. Los cua­tro ten­drán su pun­to de en­cuen­tro me­dian­te una in­vi­ta­ción ca­si de­ses­pe­ra­da. Frank (Fran­co An­to­nio de la Puen­te), por su par­te, se­rá al­guien dis­tin­to para to­dos ellos, re­ve­lan­do un mun­do no siem­pre na­rra­ble.

Si bien los pro­ta­go­nis­tas por mo­men­tos tam­ba­lean en lo co­rrien­te, bo­rran­do cier- ta es­pe­ran­za de sor­pre­sa o in­tri­ga, tie­nen tra­mos di­ver­ti­dos y hu­mo­rís­ti­cos. Va­rias si­tua­cio­nes cons­tru­yen po­si­bles tra­mas que fi­nal­men­te no lle­gan y aca­ban en una es­ce­na adi­vi­na­da. Re­con­for­tan, de to­das for­mas, la bús­que­da de re­fle­xión y la ex­plo­ra­ción hu­ma­na que per­ma­ne­cen en las fi­gu­ras in­ter­pre­ta­das, os­ci­lan­do en una ín­ti­ma es­ce­no­gra­fía que se­pa­ra am­bien­tes con una pa­red in­vi­si­ble.

La fo­ca­li­za­ción de las lu­ces es la que mar­ca ca­da mo­men­to, cuan­do los her­ma­nos y la pareja, a su turno, des­plie­gan su aquí y ahora. En ese in­ter­ín, di­cen y ha­cen para to­mar de la vi­da lo que desean de ella. No obs­tan­te, dan cuen­ta de que la pa­la­bra no al­can­za y la ac­ción no lle­ga a cam­biar las si­tua­cio­nes. El pac­to de lec­tu­ra que ma­ni­fies­ta la pues­ta es­tá en el pen­sa­mien­to sin ma­te­ria­li­zar, ex­hi­bien­do au­sen­cias y si­len­cios, an­tes que el re­la­to de una his­to­ria or­gá­ni­ca. Se tra­ta, en­ton­ces, de un pac­to siem­pre abier­to que pro­vo­ca un sin­fín de es­pe­cu­la­cio­nes. Ya lo di­ce Ma­ría: “Lo que ve­mos y es­cu­cha­mos no es lo úni­co que hay. ¿Si no se tra­du­ce en pa­la­bras, en­ton­ces, no exis­te?”.

Es­ta sen­ten­cia sin­te­ti­za el es­pí­ri­tu de Cyan; pue­de dar­le cuer­po y voz a los múl­ti­ples Frank que cons­tru­ya el es­pec­ta­dor; pue­de pin­tar la his­to­ria de cual­quier co­lor. En es­te sen­ti­do, hay al­go que se ha­cer car­ne y po­ten­cia una ex­pe­rien­cia fue­ra de la re­pre­sen­ta­ción, rom­pien­do la len­te co­ti­dia­na con la que se acos­tum­bra a mi­rar. Mi­rar lo in­vi­si­ble, es­cu­char lo in­so­no­ro. Como de­cía Jim Mo­rri­son, “cuan­do la re­pre­sen­ta­ción aca­ba, em­pie­za el tea­tro”. A par­tir de allí, irrum­pe otro mun­do que in­vi­ta a re­pen­sar con­sig­nas y po­si­cio­nes. El tex­to asu­me que to­do po­dría ser de otra ma­ne­ra, pe­ro las co­sas son como son y la obra no pre­ten­de ocul­tar­lo. Eso es jus­to lo que más de­ja en evi­den­cia.

Una cena don­de fal­ta un in­vi­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.