Mi­tos y fa­la­cias del mo­vi­mien­to

Revista Ñ - - IDEAS - A.C.

Lie­rre Keith es una es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se, gran­je­ra a pe­que­ña es­ca­la y mi­li­tan­te fe­mi­nis­ta. Se pre­sen­ta co­mo “ex ve­ga­na” y en su li­bro El mi­to ve­ge­ta­riano, pu­bli­ca­do por la edi­to­rial es­pa­ño­la Ca­pi­tán Swing es­te año, ata­ca la creen­cia de que la agri­cul­tu­ra –al me­nos la ma­si­va, la de los mo­no­cul­ti­vos y agro­quí­mi­cos– im­pli­que ven­ta­jas sa­ni­ta­rias y éti­cas. Así lo ex­pli­ca en es­te cues­tio­na­rio, vía email.

–Una crí­ti­ca ha­cia el mo­vi­mien­to ve­gano es que se cen­tra en el su­fri­mien­to de ani­ma­les co­mo va­cas, cer­dos o co­ne­jos, pe­ro no sue­le ha­blar de las es­pe­cies ani­ma­les que mue­ren por la agroin­dus­tria. Us­ted ha ha­bla­do al res­pec­to en su li­bro. ¿Cuál se­ría la cau­sa de esa omi­sión, des­de su pun­to de vis­ta?

–La agri­cul­tu­ra es la ma­yor ac­ti­vi­dad hu­ma­na des­truc­to­ra del pla­ne­ta. Sig­ni­fi­ca to­mar un pe­da­zo de tie­rra, sa­car to­do ti­po de vi­da ahí y plan­tar pa­ra uso hu­mano. El 98% de los antiguos bos­ques de to­do el mun­do han des­apa­re­ci­do, y ellos han si­do des­trui­dos por la agri­cul­tu­ra. Mi­les de mi­llo­nes de ani­ma­les han per­di­do sus ca­sas y no se tra­ta so­la­men­te de ani­ma­les in­di­vi­dua­les sino de es­pe­cies en­te­ras. Yo no sé por qué esas muer­tes son tan in­vi­si­bles. Des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo ve­ga­na, la ideo­lo­gía es­ta­ba pri­me­ro. Yo de ver­dad bus­ca­ba creer que mi vi­da era po­si­ble sin muer­tes, y una vez que yo es­ta­ba pa­sio­nal­men­te ad­he­ri­da a esa cau­sa, de­ja­ba a un la­do los he­chos que la desafia­ban.

–¿Có­mo cree que el mun­do po­dría ali­men­tar­se de un mo­do sus­ten­ta­ble? ¿Qué cla­se de rol de­be­rían ju­gar tan­to la car­ne co­mo los ve­ge­ta­les?

–Vi­vi­mos en es­te pla­ne­ta du­ran­te 2 mi­llo­nes y me­dio de años sin de­gra­dar­lo. Es so­lo en los úl­ti­mos 10 mil años que al­gu­nos hu­ma­nos se volvieron mons­truos y des­truc­to­res. El mo­de­lo de la na­tu­ra­le­za es el de ani­ma­les in­te­gra­dos con po­li­cul­ti­vos pe­ren­nes. Hay dis­tin­tas va­rian­tes: ca­zar, re­co­lec­tar, de­di­car­se a la hor­ti­cul­tu­ra o la pes­ca. Pe­ro es el mis­mo mo­de­lo: se de­ja al mun­do cre­cer y flo­re­cer y los hu­ma­nos to­ma­mos la co­mi­da del mun­do vi­vien­te. La co­mi­da hu­ma­na va­ria­rá de ubi­ca­ción: am­plias áreas con ani­ma­les ru­mian­tes y pas­ti­za­les, áreas forestales, pe­ces a lo lar­go de ríos y cos­tas. Es­to con­tras­ta fuer­te­men­te con la agri­cul­tu­ra, que es el exac­to opues­to: mo­no­cul­ti­vos anua­les, una y otra vez, to­man­do tie­rra y des­tru­yén­do­la.

–A ni­vel ma­si­vo, la gen­te sue­le es­tar de acuer­do en que las muer­tes de los ani­ma­les en la in­dus­tria ali­men­ti­cia son pro­vo­ca­das con mé­to­dos muy crue­les. ¿Exis­ten otras ma­ne­ras de ma­tar ani­ma­les pa­ra ob­te­ner ali­men­to? ¿U otros mé­to­dos pa­ra ob­te­ner le­che, que­so y de­más pro­duc­tos de las va­cas, sin usar aque­llos más abu­si­vos?

–Sí, ab­so­lu­ta­men­te. No­so­tros de­be­ría­mos ha­cer nues­tro ma­yor es­fuer­zo pa­ra apo­yar a los gran­je­ros a que eli­jan el me­jor mé­to­do. Las gran­jas in­dus­tria­les em­pe­za­ron al­re­de­dor de los años 50, por la lla­ma­da “re­vo­lu­ción ver­de”, que creó una mon­ta­ña de ce­rea­les. Es­te ce­real era tan ba­ra­to, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, que se des­ti­nó a ali­men­tar va­cas. An­tes las va­cas co­mían hier­bas, co­sa que los hu­ma­nos no co­men, y se vol­vían car­ne. Hay que ir ha­cia un es­ce­na­rio en que se de­jen cre­cer hier­bas pe­ren­nes. Y de­jar que pá­ja­ros, rep­ti­les y ma­mí­fe­ros ha­gan sus ho­ga­res. La con­vi­ven­cia en­tre hier­bas y ru­mian­tes es la úni­ca es­pe­ran­za que te­ne­mos.

–Exis­ten in­for­mes que se­ña­lan que una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na o ve­ga­na –bien pla­ni­fi­ca­da– es igual o más sa­lu­da­ble que una die­ta om­ní­vo­ra. En la Ar­gen­ti­na, la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Nu­tri­ción (SAN) apun­ta en ese sen­ti­do. ¿Cuál es su pun­to de vis­ta?

–Yo sé que hay una tre­men­da can­ti­dad de in­for­ma­ción con­tra­dic­to­ria so­bre lo que es la die­ta hu­ma­na co­rrec­ta. No pre­ten­do con­ven­cer a na­die en un cor­to ar­tícu­lo co­mo es­te. Pe­ro un pun­to es­pe­cí­fi­co es que los ali­men­tos agrí­co­las son los res­pon­sa­bles de las ma­yo­res en­fer­me­da­des. Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas son cau­sa­dos por una die­ta ba­sa­da en la agri­cul­tu­ra, por­que es una die­ta al­ta en car­bohi­dra­tos y ba­ja en gra­sas ani­ma­les y pro­teí­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.