DA­VID SY­RE: EL ARTE CO­MO EX­PE­RIEN­CIA DE TRANS­FOR­MA­CIÓN

A los 74 años, el es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Sy­re se con­vir­tió de hom­bre de ne­go­cios en ar­tis­ta. Días an­tes de inau­gu­rar su mues­tra en Bue­nos Ai­res, ex­pli­ca có­mo y por qué.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR EDUARDO VI­LLAR

El arte –di­ce– de­be ser una ex­pe­rien­cia trans­for­ma­do­ra, al­go ca­paz de con­ver­tir a las per­so­nas, y por lo tan­to al mun­do, en al­go me­jor. Con va­ria­cio­nes y ma­ti­ces, la idea apa­re­ce­rá va­rias ve­ces en la char­la que Da­vid Sy­re tie­ne con Ñ en una so­lea­da ma­ña­na de no­viem­bre en un bar de Re­co­le­ta. Sy­re lo sos­tie­ne con la se­re­ni­dad y la con­vic­ción de al­guien a quien el arte ha mar­ca­do un an­tes y un des­pués. Co­mo en la de to­dos, hay mu­chos an­tes y des­pués en la vi­da de es­te self ma­de man na­ci­do ha­ce 78 años en el no­roes­te de los Es­ta­dos Uni­dos, cer­ca de la fron­te­ra con Ca­na­dá. Pe­ro ha­ce cua­tro años vi­vió una ex­pe­rien­cia que con­vir­tió al hom­bre de ne­go­cios que ha­bía si­do siem­pre en el ar­tis­ta que es aho­ra y que el pró­xi­mo miér­co­les inau­gu­ra­rá Ma­pas del al­ma: Un via­je in­te­rior en Mun­do Nue­vo Ga­llery Art. No es su pri­me­ra mues­tra in­di­vi­dual: an­tes de las 25 pin­tu­ras de gran for­ma­to y di­bu­jos que ve­re­mos en la ga­le­ría de Re­co­le­ta, Sy­re mos­tró su tra­ba­jo en las ga­le­rías Ven­do­me de Ni­za (Fran­cia) y Ells­worth de San­ta Fe (Nue­vo Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos) siem­pre con la cu­ra­du­ría de la ar­gen­ti­na Ana Pa­la­cio. Sy­re pla­nea ade­más re­ga­lar­le al mun­do – son sus pa­la­bras– un sen­de­ro de arte que uni­rá los océa­nos Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co en Tie­rra del Fue­go, lu­gar que co­no­ce des­de ha­ce dé­ca­das por sus ac­ti­vi­da­des co­mo hom­bre de ne­go­cios. “The Pea­ce Trail” (Sen­de­ro de la paz) ten­drá más de 200 ki­ló­me­tros de lar­go y en su re­co­rri­do, ca­da nue­ve ki­ló­me­tros (“el 9 es un nú­me­ro sa­gra­do”, di­ce), se em­pla­za­rán es­cul­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes su­yas y de otros ar­tis­tas. Lo sa­gra­do es al­go que apa­re­ce sin én­fa­sis pe­ro con fre­cuen­cia en la con­ver­sa­ción con es­te hom­bre que lle­va ca­da uña pin­ta­da de un co­lor di­fe­ren­te y usa unos an­te­ojos (con­fie­sa te­ner no me­nos de 1.500) que a sim­ple vis­ta po­drían pa­re­cer de ju­gue­te y que acen­túan su as­pec­to un po­co in­fan­til. Al­gu­na co­ne­xión con lo sa­gra­do tie­ne tam­bién –más allá del nú­me­ro ca­pi­cúa– su idea de inau­gu­rar “The Pea­ce Trail” el 2 de fe­bre­ro de 2020 (02-02-2020) y la gran es­cul­tu­ra en cu­yo di­se­ño tra­ba­ja des­de ha­ce me­ses pa­ra ins­ta­lar en ese ca­mino aus­tral: “We are One” (So­mos uno), sín­te­sis de su via­je a tra­vés del yo­ga tán­tri­co y los ele­men­tos co­mu­nes a las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes del mun­do. Cuan­do men­cio­na el tí­tu­lo de la obra, el cro­nis­ta le pre­gun­ta si nun­ca le han di­cho que se pa­re­ce un po­co a Adam Clay­ton, el ba­jis­ta de U2, la ban­da de rock en­tre cu­yos hits es­tá “One”. Pe­ro Sy­re ja­más ha oí­do ha­blar de U2 o ni de Clay­ton. Pa­ra en­ten­der ca­bal­men­te el cam­bio re­la­ti­va­men­te re­cien­te de es­te hom­bre con­vie­ne sa­ber que cre­ció en una fa­mi­lia lu­te­ra­na, en un am­bien­te au­te­ro y es­tric­to en el que era im­pen­sa­ble una vo­ca­ción ar­tís­ti­ca. “En mi fa­mi­lia no po­día ha­ber ar­tis­tas. Ni si­quie­ra po­día con­si­de­rar­se esa po­si­bi-

li­dad, te­nía­mos que tra­ba­jar”, di­ce. Ya adul­to, Sy­re ja­más se apar­tó de su ca­rre­ra co­mo hom­bre de ne­go­cios y se man­tu­vo com­ple­ta­men­te al mar­gen de los mo­vi­mien­tos con­tra­cul­tu­ra­les en los que par­ti­ci­pa­ron mu­chos de su ge­ne­ra­ción en los 60 y 70. Pe­ro –de­cía Rubén Bla­des– la vi­da te da sor­pre­sas: ape­nas re­pues­to de un trau­má­ti­co di­vor­cio, Sy­re en­con­tró nue­va com­pa­ñía en Bec­ci, que lo in­tro­du­jo en el mun­do de Bur­ning Man, ex­tra­va­gan­te y bi­za­rro en­cuen­tro anual que tie­ne su se­de en el de­sier­to de Ne­va­da. El es­ta­lli­do vi­sual de esa suer­te de fe­ria de su­rrea­lis­mo pos­mo­der­nis­ta fue un an­tes y un des­pués en la sen­si­bi­li­dad de Sy­re.

“Fue al­go ab­so­lu­ta­men­te con­mo­ve­dor – re­cuer­da–. Me ren­dí a los pies de Bur­ning Man. Amé a la gen­te y a la crea­ti­vi­dad que po­nen en to­do. Don­de quie­ra que va­yas allí, el fes­ti­val te lle­va al abis­mo de los sen­ti­dos. Allí en­con­tré pa­ra mí una nue­va cla­se de li­ber­tad. Por eso es que lle­vo co­lo­res en mis uñas. Es una for­ma de re­cor­dar­me a mí mis­mo que hay que ser siem­pre crea­ti­vo y es­tar siem­pre al lí­mi­te”, se­ña­la. No fue, sin em­bar­go, al­go tan re­pen­tino: Sy­re ya fue a nue­ve Bur­ning Man, pe­ro su en­tra­da ac­ti­va en el mun­do del arte se pro­du­jo en la edi­ción de 2014. Allí es­ta­ba un día en pleno de­sier­to ha­cien­do di­bu­jos y re­ga­lán­do­se­los a quie­nes pa­sa­ran a su la­do, cuan­do un fo­tó­gra­fo de Van­cou­ver se de­tu­vo a con­ver­sar con él y a tra­tar de con­ven­cer­lo de que te­nía un gran talento y de­bía de­di­car­se al arte. “Le res­pon­dí que no, que ya te­nía 74 años y que ya es­ta­ba viejo pa­ra apren­der al­go nue­vo. Pe­ro fue muy muy in­sis­ten­te y lo­gró con­ven­cer­me de que re­co­rrie­ra ga­le­rías de arte has­ta en­con­trar un ar­tis­ta con el que iden­ti­fi­car­me. En­con­tré a ese ar­tis­ta –en reali­dad una mu­jer–, le com­pré un par de obras y me en­se­ñó al­gu­nos ru­di­men­tos téc­ni­cos con los que me lar­gué a pin­tar”. Fue el co­mien­zo, pe­ro el cam­bio ver­da­de­ro se pro­du­jo cuan­do al­guien le re­co­men­dó que via­ja­ra a Fran­cia y co­no­cie­ra la pin­tu­ra de Ma­tis­se. Ese fue el en­cuen­tro fun­da­men­tal, que de al­gu­na ma­ne­ra lo es­ti­mu­ló y le dio con­fian­za y se­gu­ri­dad en lo que ha­cía. Sin em­bar­go, la con­ver­sa­ción con Sy­rew vuel­ve siem­pre al te­ma de la trans­for­ma­ción que pro­du­ce el arte. Por mo­men­tos la pa­la­bra es re­na­cer, por mo­men­tos, re­su­rrec­ción, cu­ya so­no­ri­dad es de­fi­ni­va­men­te más re­li­gio­sa. Si se le pre­gun­ta si es un hom­bre re­li­gio­so, res­pon­de que no, que es es­pi­ri­tual. Y si se lo apu­ra con el sig­ni­fi­ca­do de es­pi­ri­tual, se des­li­za ha­cia am­pli­tu­des se­mán­ti­cas in­abar­ca­bles. Ca­si to­do es o pue­de ser es­pi­ri­tual. Y en­ton­ces la char­la de­ri­va nue­va­men­te ha­cia “The Pea­ce Trail” y la idea de que to­dos so­mos uno en la di­ver­si­dad: to­das las na­cio­na­li­da­des, to­das las re­li­gio­nes, to­das las et­nias y los gé­ne­ros, y que la úni­ca ma­ne­ra de sal­var­nos es amar­nos los unos a los otros. Hay en la con­ver­sa­ción una his­to­ria cu­yo sig­ni­fi­ca­do pa­re­ce pa­sar­le ca­si inad­ver­ti­do. Cuen­ta que tu­vo po­lio a los 4 años y re­cuer­da –di­ce re­cor­dar– a una en­fer­me­ra di­cién­do­le a su ma­dre que no ha­bía re­me­dio, que su hi­jo, él, iba a mo­rir. Y que no mu­rió. Fue la pri­me­ra re­su­rre­ción de Da­vid Sy­re. Aho­ra, des­de ha­ce 4 años, vi­ve otra, qui­zá la de­fi­ni­ti­va, que lo con­vier­te por fin en quien es: es­te hom­bre que es­pe­ra trans­for­mar­nos con su arte a par­tir del pró­xi­mo miér­co­les .

Bur­ning Man. Da­vid Sy­re en tri­ci­clo en el ex­tra­va­gan­te en­cuen­tro de arte que se ha­ce ca­da año en el de­sier­to de Ne­va­da.

Una de las pn­tu­ras de Da­vid Sy­re que po­drán ver­se des­de el miér­co­les en Mun­do Nue­vo.

En su ta­ller cer­ca de Be­lling­ham, es­ta­do de Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.