El re­torno de Lu­cia Ber­lin

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Na­ció en Alas­ka en 1936 y pa­só sus pri­me­ros años en asen­ta­mien­tos mi­ne­ros en el oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. Fue una ado­les­cen­te ri­ca en San­tia­go de Chi­le. Aban­do­nó a sus tres ma­ri­dos o ellos la aban­do­na­ron. Vi­vió en Mé­xi­co, Ari­zo­na, Nue­va York. Sa­có ade­lan­te a su fa­mi­lia tra­ba­jan­do co­mo en­fer­me­ra, mu­jer que lim­pia­ba ca­sas o te­le­fo­nis­ta. To­ma­ba al­cohol y el asun­to le tra­jo pro­ble­mas. Pe­ro al fin, Lu­cia Ber­lin lo­gró ven­cer su en­fer­me­dad: con el tiem­po se trans­for­mó en pro­fe­so­ra y es­cri­to­ra re­si­den­te en la Uni­ver­si­dad de Boul­der. Pu­bli­có seis li­bros de cuen­tos. Y mu­rió en 2004, con un re­co­no­ci­mien­to dis­cre­to aun­que de­fen­di­do por es­cri­to­res co­mo Saul Be­llow. Sin em­bar­go, en 2016 su li­bro Ma­nual pa­ra mu­je­res de la lim­pie­za fue ele­gi­do co­mo uno de los me­jo­res del año en la Ar­gen­ti­na y otros paí­ses. Aho­ra su es­cri­tu­ra per­so­nal, lú­di­ca y ava­sa­llan­te re­tor­na a tra­vés de 22 cuen­tos reuni­dos en el vo­lu­men Una no­che en el pa­raí­so, que se pu­bli­ca­rá en Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. Al igual que en su li­bro an­te­rior, aquí tam­bién los cuen­tos tie­nen al­gún ses­go au­to­bio­grá­fi­co. “Hay co­sas que la gen­te no cuen­ta”, di­ce la ado­les­cen­te que pro­ta­go­ni­za uno de los re­la­tos. Y agre­ga: “No me re­fie­ro a cues­tio­nes di­fí­ci­les co­mo el amor sino a co­sas hi­la­ran­tes co­mo el mo­do en que los fu­ne­ra­les son di­ver­ti­dos a ve­ces o lo ex­ci­tan­te que re­sul­ta ver edi­fi­cios in­cen­dián­do­se”. Es que Ber­lin tam­po­co elu­de la cruel­dad. En otro de los cuen­tos, tres mu­je­res jó­ve­nes se em­ba­ra­zan con la es­pe­ran­za de que sus ma­ri­dos pue­dan evi­tar ir a la gue­rra de Co­rea. Aun­que su li­te­ra­tu­ra ha si­do com­pa­ra­da con la de Ra­mond Car­ver, hay en ella un su­til com­ple­men­to poé­ti­co, se­gún ha se­ña­la­do Ly­dia Da­vis. De he­cho, Lu­cia fue ami­ga de poe­tas co­mo De­ni­se Le­ver­tov y Dia­ne di Pri­ma. En sus re­tra­tos apa­re­ce co­mo una mu­jer her­mo­sa con ojos co­lor dia­man­te. Una Liz Tay­lor más in­ti­ma, que fu­ma y son­ríe sin preo­cu­par­se tan­to por su pei­na­do. “Nues­tra vi­da nun­ca fue abu­rri­da sino más bien di­ver­ti­da y a ve­ces, trá­gi­ca”, con­fe­só ha­ce po­co Da­vid Ber­lin, ter­cer hi­jo de Lu­cia que vi­ve en Ca­li­for­nia. Se tra­ta de un mo­do in­tere­san­te de re­fe­rir­se, tam­bién, a la li­te­ra­tu­ra de ella.

Ha­brá nue­vo li­bro de Ber­lin, aquí jun­to a Da­vid, su ter­cer hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.