Có­mo afi­lar el cu­chi­llo del tex­to

Revista Ñ - - EL ESPEJO - Mau­ro Li­ber­te­lla

“Es­ta­mos en la re­dac­ción de An­fi­bia, que co­mo to­da re­dac­ción del fu­tu­ro, es un au­la”, di­ce Cris­tian Alar­cón cuan­do le to­ca su turno con el mi­cró­fono. Es­ta­mos, en efec­to, en un au­la: ter­cer pi­so de un edi­fi­cio so­bre la ave­ni­da Bel­grano, en dia­go­nal a don­de du­ran­te mu­chos años es­tu­vo la re­dac­ción de Pá­gi­na/12; sen­ta­dos en si­llas que no son pu­pi­tres pe­ro po­drían ser­lo, los que es­cu­chan to­man no­tas, apun­tan nom­bres, ga­ra­ba­tean los cua­der­nos tra­tan­do de se­guir el rit­mo ace­le­ra­do de los ora­do­res. Aqui­les y la tor­tu­ga: al­guien ha­bla y otro apun­ta en un cua­derno. Es­ta­mos en una re­dac­ción y es­ta­mos en un au­la, en­ton­ces. Los que aquí nos con­gre­ga­mos vi­ni­mos a es­cu­char la pre­sen­ta­ción en pú­bli­co de la nue­va Maes­tría en Periodismo Na­rra­ti­vo de la re­vis­ta An­fi­bia y la UNSAM; una suer­te de bau­tis­mo, se di­ría, si la ima­gen no fue­ra de­ma­sia­do sa­cra. Un fes­te­jo, eso sí: en un contexto co­mo el nues­tro, que sur­ja un nue­vo pro­yec­to, al mis­mo tiem­po pe­rio­dís­ti­co y uni­ver­si­ta­rio, es al­go así co­mo un do­ble mi­la­gro. La pri­me­ra en to­mar la pa­la­bra es Ale­jan­dra Lae­ra, co­di­rec­to­ra de la Maes­tría, que lee un tex­to de Cla­ri­ce Lis­pec­tor so­bre la cró­ni­ca, un tex­to don­de, en vez de afir­mar, Lis­pec­tor du­da, va­ci­la, tan­tea: ¿qué es la cró­ni­ca? ¿Es ser le­ve? Lae­ra arries­ga: qui­zás la cró­ni­ca es una hos­pi­ta­li­dad, un tex­to hí­bri­do (an­fi­bio) en cu­yo mul­ti­pli­ci­dad es­tá lo hos­pi­ta­la­rio. Y, an­tes de ce­rrar, di­bu­ja so­bre el ai­re un re­co­rri­do de nom­bres, que fun­cio­nan co­mo con­tra­se­ñas o lla­ves pa­ra abrir las puer­tas de ese pa­la­cio ple­be­yo que es la cró­ni­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, ese mis­te­rio que he­mos acor­da­do en lla­mar periodismo na­rra­ti­vo: Jo­sé Mar­tí, Rubén Da­río, Lu­cio Man­si­lla, Al­fon­si­na Stor­ni, Ro­ber­to Arlt, Sara Ga­llar­do, Ro­dol­fo Walsh. La lis­ta, por su­pues­to, lle­ga a nues­tros días. En su ca­rac­ter de Director de la Maes­tría, ha­bló lue­go Cris­tian Alar­cón, que di­jo que es­te es “el re­sul­ta­do de nues­tra ex­pe­rien­cia y de nues­tra ig­no­ran­cia”. An­fi­bia es­tá cum­plien­do sie­te años. “Vi­vi­mos es­tos años con la con­cien­cia per­ma­nen­te de las au­dien­cias. Es­ta Maes­tría es tam­bién una ex­plo­ra­ción so­bre có­mo co­nec­tar­se con esa ga­la­xia que es­pe­ra con­te­ni­dos”, di­ce, me­tien­do el de­do en la lla­ga de uno de los con­flic­tos cen­tra­les del periodismo de nues­tra épo­ca; una épo­ca don­de ya no hay “au­dien­cias pa­si­vas” y la ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos es a ve­ces una gue­rra de la que mu­chos sa­len mu­ti­la­dos. El plan­tel do­cen­te es­ta­rá for­ma­do por 22 pe­rio­dis­tas, en­tre los que es­tán Ma­ría Mo­reno, Mar­tín Kohan, Ale­jan­dro Grim­son, So­nia Bu­das­si, Lo­la Arias, Lau­ra Ma­lo­set­ti, Cons­tan­za Bru­nett, Se­bas­tián Ha­cher y Ana Lau­ra Pé­rez. De ca­si 200 pos­tu­la­cio­nes, van a ele­gir a 35 es­tu­dian­tes. “35 per­so­nas que pue­dan rein­ven­tar­se. Co­mo pe­rio­dis­tas, co­mo per­so­nas. 35 per­so­nas que pue­dan in­ter­ve­nir con na­rra­ti­vas don­de eso sea ne­ce­sa­rio (no so­lo en un me­dio tra­di­cio­nal)”, di­ce Alar­cón y le pa­sa el mi­cró­fono a Ma­ria­na En­ri­quez, que va a es­tar al fren­te de la ma­te­ria de re­tra­tos y per­fi­les. “Pa­ra mi el con­flic­to en­tre li­te­ra­tu­ra y cró­ni­ca no exis­te –di­ce En­ri­quez–. To­do esl li­te­ra­tu­ra. La úni­ca di­fe­ren­cia es si es­ta­mos le­yen­do fic­ción o no. Pe­ro cuan­do de­ci­mos li­te­ra­tu­ra pen­sa­mos en fic­ción, así co­mo cuan­do de­ci­mos ci­ne no pen­sa­mos en do­cu­men­ta­les. A ca­da vez más gen­te le pa­sa que es­tá de­jan­do de leer fic­ción y se pa­sa a la no fic­ción. Eso es un signo de los tiem­pos, pe­ro tam­bién ha­bla de la bue­na pro­duc­ción de la no fic­ción. Ca­si to­dos los gran­des es­cri­to­res fue­ron pe­rio­dis­tas, por otro la­do. Pien­so en Dic­kens, en Graham Green, en Geor­ge Or­well”. Pa­ra Ma­ria­na En­ri­quez –de la que Ana­gra­ma aca­ba de re­edi­tar su re­tra­to de Sil­vi­na Ocam­po, La her­ma­na me­nor–, “la voz narrativa es cla­ve. Po­der leer un tex­to y de­cir: es­te es Ra­fael Gu­mu­cio”. Co­mo cie­rre de la jor­na­da, to­mó la pa­la­bra Ros­sa­na Re­gui­llo, in­ves­ti­ga­do­ra me­xi­ca­na, que hi­zo una va­lo­ra­ción de la cró­ni­ca y el tex­to pe­rio­dís­ti­co na­rra­ti­vo omo un ar­ma de in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca di­rec­ta, co­mo una po­si­bi­li­dad cier­ta y aten­di­ble de ha­cer co­sas con pa­la­bras. Por­que de eso se tra­ta, al fi­nal: una Maes­tría así es un ges­to po­lí­ti­co por don­de se lo mi­re.

De iz­quier­da a de­re­cha: A. Lae­ra, C. Alar­cón, M. En­ri­quez y R. Re­gui­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.