ALTARES DE LA PA­TRIA HORMIGONERA

80 años de la obra de un ade­lan­ta­do. A lo lar­go y an­cho de la pam­pa, so­bre­vi­ven tra­ba­jos cla­ve del ar­qui­tec­to si­ci­liano Fran­cis­co Salamone. Enor­mes, re­pre­sen­tan va­lo­res tra­di­cio­na­les; mu­chos es­tán de­te­rio­ra­dos pe­ro per­sis­ten y dan iden­ti­dad a va­rios puebl

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

Llu­via, vien­to, va­cas: pam­pa. Y en me­dio de una muy ho­ri­zon­tal y ru­ti­na­ria lla­nu­ra, la dia­go­nal es­col­ta­da por ár­bo­les va di­rec­to ha­cia el por­tal del ce­men­te­rio de La­pri­da, mu­ni­ci­pio ubi­ca­do al sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Se re­ve­la en­ton­ces lo im­pre­de­ci­ble: el gi­gan­tes­co, gri­sá­ceo, mus­go­so y monumental Cris­to de 33 me­tros rea­li­za­do en 1936 por el in­ge­nie­ro y ar­qui­tec­to Fran­cis­co Salamone. Ele­ván­do­se fue­ra de to­da es­ca­la fren­te a una cons­truc­ción có­ni­ca cen­tral, in­clu­yen­do ven­ta­nas y for­mi­tas po­lié­dri­cas si­mé­tri­cas es­col­tán­do­lo, el Cris­to –puer­ta de en­tra­da al ce­men­te­rio y “án­gel” es­cul­tu­ral, em­ble­ma de un na­cio­na­lis­mo ca­tó­li­co que iba ins­tau­rán­do­se en el país– en­gu­lle cor­te­jos fú­ne­bres, do­lien­tes y ca­jo­nes. Un me­sías som­brío co­ro­nan­do de­fun­cio­nes; Dios cru­ci­fi­ca­do ne­go­cian­do con la Par­ca. Cer­ca del pa­sa­je de la vi­da a la muer­te eri­gi­do en “ce­men­to lí­qui­do” (el hor­mi­gón, no­ve­dad téc­ni­ca de la épo­ca) pa­sa un po­bla­dor, sil­ban­do, en bi­ci­cle­ta. Ni Me­tró­po­lis, de Fritz Lang, es com­pa­ra­ble a es­to: el pai­sa­je de la lla­nu­ra si­len­cio­sa mos­tran­do un ima­gi­na­rio po­si­ble a tra­vés de me­mo­ria­les ní­ti­dos, de glo­rias pre­ten­di­das y ol­vi­da­das. Co­lo­sa­les cons­truc­cio­nes pro­me­tien­do el fu­tu­ro, la Mo­der­ni­dad, en un es­pa­cio geo­grá­fi­co en el que to­da­vía se dispu­taba la an­ti­gua lí­nea de fron­te­ra. Pa­ra des­pe­jar du­das, a me­dia­dos de los años 30 en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, las obras de Fres­co y Salamone fi­ja­ban la pre­sen­cia del Es­ta­do, aun­que de for­mas cu­rio­sas: ac­tual­men­te, al cos­ta­do del enor­me Cris­to de Salamone, re­lo­jea, a ve­ces, una va­ca, por el mo­men­to es­pec­ta­do­ra úni­ca, pri­vi­le­gia­da, del Tim Bur­ton-show con sa­bor na­cio­nal. El Cris­to es so­la­men­te una mues­tra de unas 70 cons­truc­cio­nes que Salamone eri­gió en tan só­lo cua­tro años, en­tre 1936 y 1940, a lo lar­go de 25 mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Salamone fue un crea­dor de altares ur­ba­nos”, ase­ve­ra Ser­gio Ló­pez Mar­tí­nez, ar­qui­tec­to y par­te del equi­po téc­ni­co de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Mo­nu­men­tos, de Lu­ga­res y de Bie­nes His­tó­ri­cos. “Reali­zó las por­ta­das de los ce­men­te­rios rom­pien­do con el pa­ra­dig­ma de lo que se­ría el pro­pi­lo (vo­lu­men ar­qui­tec­tó­ni­co in­de­pen­dien­te) de un ce­men­te­rio has­ta ese mo­men­to en nues­tro país (se ob­ser­va en los cam­po­san­tos de Re­co­le­ta, Cha­ca­ri­ta, Flo­res o La Pla­ta), es de­cir, un pór­ti­co ‘trans­pa­ren­te’ con co­lum­nas y un es­pa­cio va­cío en su in­te­rior. Co­mo una Acró­po­lis. Azul te­nía un pór­ti­co de ese ti­po y se lo man­dó a de­rrum­bar y vol­ver a ha­cer, por Salamone”.

Di­se­ño des­de el ai­re

Mu­chas de las cons­truc­cio­nes de es­te ori­gi­nal in­ge­nie­ro y ar­qui­tec­to cum­plen 80 años: es el ca­so del pa­la­cio mu­ni­ci­pal de La­pri­da y de su fa­bu­lo­sa pla­za Pe­dro Pereyra. De ella se su­po re­cien­te­men­te –gra­cias a las imá­ge­nes ob­ser­va­das des­de un dron y por el tra­ba­jo de las ar­qui­tec­tas Ana­lía Wal­ter y Ma­ria­na At­ta­na­sio– que el ex­cén­tri­co, fas­ci­nan­te “mo­nu­men­to-ma­ce­te­ro” cen­tral de la pla­za es, en reali­dad, una ro­sa de los vien­tos (un sím­bo­lo cir­cu­lar que se­ña­la los pun­tos car­di­na­les). “Mi abue­lo iba con su avio­ne­ta de un pue­blo a otro, ins­pec­cio­nan­do las obras”, co­men­ta a Ñ Ma­ría Te­re­sa Salamone Croft, des­cen­dien­te di­rec­ta del ar­qui­tec­to. “Sin su avio­ne­ta no hu­bie­ra po­di­do rea­li­zar tan­tos tra­ba­jos si­mul­tá­neos. La pi­lo­tea­ba él mis­mo. An­tes de te­ner­la dur­mió has­ta en las es­ta­cio­nes de tre­nes que to­da­vía fun­cio­na­ban. Mi abue­lo era un ob­se­si­vo: no po­día pa­rar de cons­truir. Te­nía su ca­rác­ter; un ca­rác­ter bra­vo. Pe­ro así co­mo era exi­gen­te, di­fí­cil, era igual­men­te ge­ne­ro­so”. Cuen­ta su nie­ta que a los asis­ten­tes cer­ca-

nos y lea­les, Salamone les re­ga­ló una ca­sa. La obra –ar­qui­tec­tó­ni­ca, mo­bi­lia­ria, lu­mí­ni­ca, es­ce­no­grá­fi­ca– del crea­dor si­ci­liano fue, du­ran­te cua­tro años, par­te de un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co cos­to­so, im­pul­sa­do por el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res Ma­nuel Fres­co du­ran­te la pre­si­den­cia de Agus­tín Pe­dro Jus­to (Na­va­rro, 1888-Bue­nos Ai­res, 1971, sim­pa­ti­zan­te fas­cis­ta per­te­ne­cien­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta Na­cio­nal, PDN). Ase­gu­ra Ló­pez Mar­tí­nez que Fres­co te­nía en su des­pa­cho una fo­to de Hitler y otra de Mus­so­li­ni. Fue es­te go­ber­na­dor quien ade­más de ima­gi­nar Mar del Pla­ta co­mo des­tino tu­rís­ti­co, le en­car­gó al ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Bus­ti­llo la cons­truc­ción de su Ca­sino y del Ho­tel Pro­vin­cial, así co­mo tam­bién la del ho­tel Llao-Llao de Ba­ri­lo­che (Bus­ti­llo te­nía dos her­ma­nos mi­nis­tros en ese mo­men­to). Pe­ro Fres­co tam­bién ima­gi­nó una pam­pa nue­va crea­da ba­jo el le­ma “Dios, Pa­tria y Ho­gar”. Dios, pen­só, es­ta­ría pre­sen­te en los ce­men­te­rios, a tra­vés de es­tos in­men­sos Cris­tos de Salamone (ba­sa­dos en una obra en­car­ga­da al ar­tis­ta San­tia­go Chie­ri­co por el mis­mo ar­qui­tec­to): el hé­roe cristiano, tes­ti­go y an­fi­trión al fi­nal de la vi­da de ca­da ciu­da­dano de la zo­na. La Pa­tria se ma­ni­fes­ta­ría en los mu­ni­ci­pios que Salamone pen­só y cons­tru­yó, com­ple­jos edi­fi­cios de pun­tas afi­la­das siem­pre con una to­rre (in­va­ria­ble­men­te más al­ta que la de las igle­sias), siem­pre un re­loj: la pa­tria era el or­den, la re­gu­la­ción, el con­trol, la efi­cien­cia; la ins­ti­tu­ción bo­nae­ren­se de atis­bo de­có. Y el ho­gar, el ho­gar de ca­da fa­mi­lia ar­gen­ti­na, pen­só Fres­co, es­ta­ría en­rai­za­do en aque­llos em­pla­za­mien­tos en don­de ha­bía tra­ba­jo. ¿Pe­ro qué tra­ba­jo po­día ha­ber en la Pam­pa de los años 30 del si­glo pa­sa­do? Pa­ra desa­rro­llar más ocu­pa­cio­nes, pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía, pen­só el en­ton­ces go­ber­na­dor Fres­co, era ne­ce­sa­rio or­ga­ni­zar –ade­más de ho­te­les de tu­ris­mo, co­mo el Llao-Llao o el Pro­vin­cial de Mar del Pla­ta- una in­dus­tria al­re­de­dor de las va­cas, una ca­de­na ga­na­de­ra: era ne­ce­sa­rio fun­dar ma­ta­de­ros. El ho­gar y la fa­mi­lia es­ta­rían allí en don­de hu­bie­ra ma­ta­de­ros, pen­só Fres­co. Era par­te de un plan de ar­qui­tec­tu­ra hi­gie­nis­ta –has­ta ese mo­men­to los ma­ta­de­ros cons­ti­tuían es­pa­cios bas­tan­te desasea­dos. El plan de Fres­co res­pon­día tam­bién al cli­ma de épo­ca: fue en los años 30, cuan­do se co­men­za­ron a tra­zar las pri­me­ras ru­tas na­cio­na­les (an­tes, el me­dio de trans­por­te era el fe­rro­ca­rril) y a fun­dar no­dos ur­ba­nos, pre­sen­cia es­ta­tal. Salamone –sos­tie­nen al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas co­mo Eze­quiel Hil­bert, au­tor del do­cu­men­tal Mun­do Salamone–, ga­nó las li­ci­ta­cio­nes de las cons­truc­cio­nes por con­cur­so. Otros co­men­tan que fue gra­cias al en­car­go di­rec­to del go­ber­na­dor. Ló­pez Mar­tí­nez men­cio­na que el crea­dor era ami­go per­so­nal de Fres­co pe­ro que arre­gla­ba con ca­da mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia bo­nae­ren­se las cons­truc­cio­nes que allí se eri­gi­rían. Salamone se de­di­có, en con­se­cuen­cia, du­ran­te cua­tro años, a crear fan­tás­ti­cos ma­ta­de­ros, cons­truc­cio­nes to­tal­men­te ines­pe­ra­das, prác­ti­ca­men­te pro­ve­nien­tes de la cien­cia fic­ción. Aún se ven, er­gui­dos en me­dio de la pla­ni­cie, a me­dias de­caí­dos pe­ro en pie. Gru­pos de fi­lo­sas cu­chi­llas gi­gan­tes orien­ta­das ha­cia el cie­lo, sur­gi­das en me­dio de la na­da: se­ña­la­ron y fun­da­ron en los años 30 el des­tino de las va­cas, y de la zo­na. Aho­ra, en al­gu­nos de ellos –co­mo por ejem­plo en Azul, en don­de se lle­ga al ma­ta­de­ro por un so­li­ta­rio ca­mino, es­ci­sión de la ru­ta– sus ras­gos dis­tin­ti­vos des­apa­re­cie­ron: la pa­la­bra “Ma­ta­de­ro” (tan tí­pi­ca de es­tas cons­truc­cio­nes de Salamone, con una ti­po­gra­fía ori­gi­nal cau­ti­van­te, crea­da por él mis­mo) ya no es­tá en el edi­fi­cio. “Des­de fi­nes

de los 90 la pa­la­bra no es­tá más ahí”, se­ña­la el cui­da­dor del edi­fi­cio, ro­dea­do de una jau­ría de ce­lo­sos pe­rros guar­dia­nes. “Un día, du­ran­te el me­ne­mis­mo, las le­tras des­apa­re­cie­ron. Na­die sa­be quién se las lle­vó”. Las le­tras eran de 1,50 de al­to x 0,80 de an­cho, rea­li­za­das con hor­mi­gón y me­tal: pe­sa­das. Ac­tual­men­te fun­cio­na en el ex-ma­ta­de­ro una coope­ra­ti­va apí­co­la. “Por lo me­nos los tra­ba­ja­do­res cui­dan y man­tie­nen el edi­fi­cio”, re­fle­xio­na el cen­ti­ne­la, de boi­na y bo­tas de go­ma.

¿Pe­li­gro de ex­tin­ción?

Pe­que­ños, fa­bu­lo­sos, ex­cén­tri­cos ma­ta­de­ros aquí y allá, es­par­ci­dos por el sur de la pro­vin­cia, fo­men­tan­do el tra­ba­jo pa­ra fun­dar ho­ga­res en la (ca­si) de­sier­ta re­gión: no so­lo eran úti­les co­mo ge­ne­ra­do­res la­bo­ra­les sino que tam­bién in­di­ca­ban el lí­mi­te en­tre la ur­ba­ni­dad, la “ilus­tra­ción”, y los pue­blos ori­gi­na­rios, los ha­bi­tan­tes pri­me­ros, en­ten­di­dos en­ton­ces co­mo barbarie. Los ma­ta­de­ros, los cris­tos, los mu­ni­ci­pios y las pla­zas de Salamone ex­pre­san tam­bién el de­seo de ha­bi­tar tie­rras to­da­vía en dispu­ta, des­de esa lí­nea del país ha­cia el sur geo­grá­fi­co: son una de­cla­ra­ción de po­se­sión. Sa­lli­que­ló, 528 ki­ló­me­tros de Ca­pi­tal Fe­de­ral: la ro­tun­da cruz blan­ca, ra­cio­na­lis­ta y de­có es la puer­ta del ce­men­te­rio del pue­blo. Aquí no hay Cris­to: hay sín­te­sis. Y una es­truc­tu­ra ní­ti­da, lím­pi­da, pa­ra re­ci­bir los cuer­pos, los “res­tos” de los ha­bi­tan­tes y po­blar, po­blar (otro de los ob­je­ti­vos del go­bierno de Fres­co), ya sea con vi­vos o con muer­tos: los cuer­pos, en­te­rra­dos o en ac­ción, tam­bién de­li­mi­tan te­rri­to­rios, per­te­nen­cia. E hi­gie­ne. A tra­vés de la puer­ta-cruz pue­de ob­ser­var­se, en di­rec­to, en un ter­cer plano, una “Pie­tá”: la na­tu­ra­lis­ta es­cul­tu­ra de Ma­ría, do­lo­ro­sa, sos­te­nien­do en sus bra­zos al hi­jo fa­lle­ci­do. El ma­ta­de­ro del pue­blo –una de las más pe­que­ñas y ex­qui­si­tas jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas de Salamone– fue re-inau­gu­ra­do en 2014 co­mo un cen­tro cul­tu­ral de­di­ca­do a la obra del si­ci­liano. Ac­tual­men­te sus puer­tas es­tán ce­rra­das: “Se per­die­ron las lla­ves y no hay co­pia”, co­men­ta el cui­da­dor... Las fo­tos que ex­pli­can su his­to­ria, se en­cuen­tran en el in­te­rior del es­pa­cio des­a­li­nea­das o caí­das. Son vi­si­bles so­lo a tra­vés de los vi­drios de las ven­ta­nas. Y el edi­fi­cio, de­li­ca­tes­sen, re­sis­te. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do en un pro­yec­to pa­ra pre­ser­var, de dis­tin­tas ma­ne­ras, la obra de Salamone, y tam­bién pre­pa­ran­do un li­bro es­pe­cial por los 80 años de la crea­ción de sus tra­ba­jos, que se pu­bli­ca­rá el año pró­xi­mo”, co­men­ta Te­re­sa An­cho­re­na, di­rec­to­ra de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Mo­nu­men­tos, de Lu­ga­res y Bie­nes His­tó­ri­cos. Por su par­te, Ri­car­do Ló­pez Göt­tig, director pro­vin­cial de Mu­seos y Pre­ser­va­ción Pa­tri­mo- nial, co­men­ta que las obras de Salamone tie­ne de­cla­ra­to­ria y pro­tec­ción pro­vin­cial y na­cio­nal. “En 2004 se reali­zó por de­cre­to el Pro­gra­ma de Pre­ser­va­ción de obras pú­bli­cas, in­ge­nie­ría y ar­qui­tec­tu­ra, por me­dio del que 112 obras per­te­ne­cien­tes a 98 par­ti­dos bo­nae­ren­ses fue­ron in­cor­po­ra­das al Pro­gra­ma de pre­ser­va­ción. Mu­chas de ellas tie­nen au­to­ría de Salamone”. Pe­lle­gri­ni, 501 ki­ló­me­tros des­de Ca­pi­tal: el des­co­mu­nal pa­la­cio mu­ni­ci­pal –con las si­llas, si­llo­nes, me­sas, es­cri­to­rios, lám­pa­ras, ac­ce­so­rios y has­ta las mis­mas bal­do­sas de la pla­za cen­tral di­se­ña­dos por el ar­qui­tec­to, na­da que­da aquí li­bra­do al azar– co­ro­na el pue­blo tran­qui­lo, ama­ble, plá­ci­do. Ac­tual mu­ni­ci­pio, sus tra­ba­ja­do­res re­ci­ben, or­gu­llo­sos, a to­do el que quie­ra ob­ser­var de cer­ca la obra de Salamone: son to­tal­men­te ex­cep­cio­na­les los si­llo­nes y es­cri­to­rios cir­cu­la­res del con­ce­jo mu­ni­ci­pal, crea­dos por el ar­qui­tec­to, al igual que los fu­tu­ris­tas ban­cos de la pla­za. Que­rien­do ir más allá, tre­po, as­cien­do den­tro de la al­tí­si­ma to­rre mu­ni­ci­pal, con la in­ten­ción de lle­gar has­ta el fi­nal, has­ta las agu­jas del tí­pi­co re­loj de­có sa­la­mó­ni­co. La es­ca­le­ra se ha­ce ca­da vez más es­tre­cha, y lue­go ya no es es­ca­le­ra sino tan só­lo gan­chos de hie­rro. En el úl­ti­mo tra­mo me es­pe­ran pa­lo­mas muer­tas y ca­bles: el re­loj es­tá por fue­ra y un po­co más arri­ba. Ya no hay có­mo tre­par. Pe­ro la vis­ta del ho­ri­zon­te –tal co­mo lo con­tem­pló Salamone– des­de la to­rre, va­le la pe­na. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia sa­la­mó­ni­ca más fue­ra de tiem­po y lu­gar se con­cre­ta en Car­hué, a 539 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de la Pro­vin­cia: uno de los cua­tro pun­tos re­le­van­tes en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se de la fron­te­ra en­tre el “de­sier­to” y la “ci­vi­li­za­ción”, jun­to a Tren­que Lau­quen, Gua­mi­ní y Puán. Fue allí, don­de las tro­pas del mi­nis­tro de Gue­rra y Ma­ri­na Adol­fo Al­si­na, ba­jo la pre­si­den­cia de Ni­co­lás Ave­lla­ne­da (1874-1880), avan­zó con más po­ten­cia en 1876, de­bi­do al em­pla­za­mien­to es­tra­té­gi­co del po­bla­do. La mí­ti­ca “zan­ja de Al­si­na” se en­cuen­tra cer­ca: los mi­li­ta­res la cons­tru­ye­ron a fi­nes del si­glo XIX con la in­ten­ción de am­pliar la fron­te­ra ha­cia el sud­oes­te de la pro­vin­cia. Unas dé­ca­das más tar­de lle­ga­rían Fres­co y Salamone pa­ra em­pla­zar, en las ori­llas del la­go Epe­cuén (lo­ca­li­dad de Car­hué), al “Cris­to del la­go”. En­car­ga­do a Chie­ri­co, el Cris­to sir­vió pa­ra se­ña­lar la bi­fur­ca­ción en­tre el ca­mino ha­cia Vi­lla Epe­cuén y el viejo ce­men­te­rio. Sin em­bar­go, con la tre­men­da inun­da­ción sin re­torno que de­jó a Epe­cuén ba­jo las aguas en 1985, con­vir­tién­do­la en un po­bla­do-fan­tas­ma, el Cris­to fue un lí­mi­te: cuen­tan los lu­ga­re­ños que no quie­ren mo­ver el Cris­to de ese em­pla­za­mien­to, ni aun cuan­do ne­ce­si­ta res­tau­ra­ción, ni aun­que cons­ti­tu­ya un ob­je­to pa­tri­mo­nial. De­cla­ran

que fue ese Cris­to, el que de­tu­vo el agua; que gra­cias a él la ciu­dad de Car­hué no se inun­dó. Ac­tual­men­te en rui­nas, de­vas­ta­da y de­sér­ti­ca, ba­ña­da en sal, lo que an­tes fue Vi­lla Epe­cuén –fla­man­te bal­nea­rio en 1921– son aho­ra res­tos, los hue­sos de una ciu­dad: fó­si­les de ca­sas, igle­sias, es­cue­las, pla­zas. En el ca­mino, el an­ti­guo ma­ta­de­ro cons­trui­do por Salamone sir­ve co­mo una se­ñal te­rro­rí­fi­ca: co­mu­ni­ca que to­do lo que el agua sa­la­da to­có fue muer­to. Los ha­bi­tan­tes hu­ye­ron. Los ár­bo­les per­ma­ne­cen, du­ros y se­cos. Tan só­lo se es­cu­chan pá­ja­ros, las olas del la­go cre­ci­do rom­pien­do con­tra los es­com­bros y el cru­jir de los res­tos del ma­ta­de­ro que, po­co a po­co, caen a pe­da­zos. Es­to es mu­cho más que cien­cia fic­ción: la ima­gi­na­ción se ve su­pe­ra­da. La ti­po­gra­fía mar­ca “Ma­ta­de­ro”, de­rrum­ba­da so­bre la tie­rra: quie­bre, fra­ca­so, hun­di­mien­to. “Los re­cur­sos pa­ra res­tau­rar un bien o mo­nu­men­to de­be apor­tar­los ca­da mu­ni­ci­pio –co­men­ta Ló­pez Mar­tí­nez– en ges­tión jun­to a la Pro­vin­cia y a la Na­ción. A ni­vel na­cio­nal, exis­te un pre­su­pues­to que no lo ma­ne­ja la Co­mi­sión sino la Di­rec­ción General del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas: de acuer­do al di­ne­ro dis­po­ni­ble anual­men­te, ellos de­ci­den qué de­be eje­cu­tar­se. Es­to in­clu­ye tam­bién in­cen­dios en es­cue­las, inun­da­cio­nes… Por su­pues­to, no abar­ca so­la­men­te al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral”. Res­pec­to al Ma­ta­de­ro sa­la­mó­ni­co de Epe­cuén, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que “hay más de 2.000 mo­nu­men­tos en to­do el país. Sin em­bar­go, es­ta­mos tra­ba­jan­do aho­ra en es­tas obras de Salamone, pa­ra pla­ni­fi­car qué pue­de res­ca­tar­se, en es­te ca­so, de es­ta cons­truc­ción”: la ubi­ca­ción en­tre la­gos y la hu­me­dad no ayu­dan. Y ade­más, hay van­da­lis­mo. ¿Es el po­der del agua y del vien­to, la inun­da­ción, lo que ma­ta a lo vi­vo y lo muer­to aquí, en la en­tra­da a Vi­lla Epe­cuén? ¿O es la vo­lun­tad de ol­vi­do de una o va­rias tra­ge­dias? El an­tes pu­jan­te ma­ta­de­ro aho­ra mues­tra sus pa­re­des agu­je­rea­das, graf­fi­tea­das, con ba­su­ra y plás­ti­co en su in­te­rior. La ti­po­gra­fía que des­cri­bía “Ma­ta­de­ro” se des­plo­ma so­bre el pi­so: he­rrum­bro­sa, co­mo ca­yó, que­dó. En la Pro­vin­cia, al­gu­nas de las obras de Salamone son pues­tas al va­lor con cui­da­do: La­pri­da es ejem­plo de ello. Allí, el Mu­ni­ci­pio con­tri­bu­ye, co­mo tam­bién en Bal­car­ce, en don­de hay un fa­bu­lo­so cen­tro cul­tu­ral que in­ten­ta res­ca­tar “la tor­ta de Salamone”, una fas­ci­nan­te cons­truc­ción cir­cu­lar an­te­rior­men­te ubi­ca­da en la pla­za cen­tral, que fue ti­ra­da aba­jo. Se la de­rrum­bó por ca­pri­cho: en los años 40 un in­ten­den­te la con­si­de­ró un “ade­fe­sio”. Pe­ro pa­ra es­te tris­te ma­ta­de­ro que qui­so cons­ti­tuir la mo­der­ni­dad de una pla­ni­cie su­re­ña –con vo­lun­tad de ser Holly­wood, una mi­ni-Ro­ma, con el de­seo de cons­ti­tuir el eje-so­vié­ti­co bo­nae­ren­se–, pro­nos­ti­can u po­co de ol­vi­do, y al­go de pre­ser­va­ción. Cuen­tan que du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, la cons­truc­ción de ca­na­les de rie­go erró­neos pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los cam­pos, des­pla­zó el agua ha­cia el pue­blo, bo­rrán­do­lo del ma­pa. El agua y la am­bi­ción se lle­va­ron la co­mu­ni­dad a la tum­ba. Salamone y su obra ates­ti­guan.

HER­NÁN RO­JAS

Es­cue­la Nor­mal de Bal­car­ce.

MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

Ban­cos del “sa­lón de ple­nos” del Con­sis­to­rio de La­pri­da. Mue­bles di­se­ña­dos por Salamone en­tre 1936 y 1940.

En uno de los des­pa­chos del edi­fi­cio mu­ni­ci­pal de Pe­lle­gri­ni, asien­tos di­se­ña­dos por Salamone con cuer­po y bra­zos de ma­de­ra ma­ci­za y tres res­pal­dos en cue­ro co­lor sue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.