La des­me­su­ra ex­cep­cio­nal

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR MI­GUEL JU­RA­DO Ar­qui­tec­to. Edi­tor ad­jun­to de ARQ.

Gran­di­lo­cuen­te, exa­ge­ra­do, ex­pre­sio­nis­ta, fas­cis­ta. Nin­guno de es­tos ca­li­fi­ca­ti­vos ter­mi­na por describir ca­bal­men­te a Fran­cis­co Salamone, un ar­qui­tec­to ita­lo-ar­gen­tino que, en cua­tro años, cons­tru­yó unos 60 edi­fi­cios sin­gu­la­res en dis­tin­tos pun­tos de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Una ar­qui­tec­tu­ra ex­cep­cio­nal ne­ce­si­ta de un ar­qui­tec­to y de un tiem­po ex­cep­cio­na­les. Eso ocu­rrió en­tre 1936 y 1940, una par­te de la tris­te­men­te cé­le­bre Dé­ca­da In­fa­me. En ese lap­so, Salamone aca­pa­ró una por­ción im­por­tan­te, aun­que mar­gi­nal, de los en­car­gos de la go­ber­na­ción de Ma­nuel Fres­co, un po­lí­ti­co con­ser­va­dor par­ti­da­rio del cor­po­ra­ti­vis­mo que ejer­cía el dic­ta­dor Pri­mo de Ri­ve­ra en Es­pa­ña. Salamone tu­vo suer­te y con­tac­tos, tam­bién su mé­to­do le sir­vió pa­ra im­po­ner­se. Ofre­cía edi­fi­cios a pre­cio ce­rra­do, los di­se­ña­ba y cons­truía. Al pa­re­cer, el es­ti­lo era lo que me­nos le im­por­ta­ba a la ad­mi­nis­tra­ción de Fres­co, aun­que to­dos las ar­qui­tec­tu­ras mo­nu­men­ta­les, las que lue­go se lla­ma­ron fas­cis­tas, eran la mo­da de esa épo­ca. Los gran­des edi­fi­cios de una pro­vin­cia que se con­cen­tró en la obra pú­bli­ca no le to­ca­ron a Salamone. Esas eran pa­ra Ale­jan­dro Bus­ti­llo, el fa­mo­so ar­qui­tec­to del Ban­co Na­ción, el Ho­tel LlaoL­lao y el com­ple­jo de Pla­ya Bris­tol en Mar del Pla­ta. Ale­jan­dro era her­mano de Jo­sé Ma­ría, agró­no­mo y mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas de Fres­co. Los con­tac­tos fa­mi­lia­res de Salamone no da­ban pa­ra tan­to. Apro­xi­ma­da­men­te 25 mu­ni­ci­pios bo­nae­ren­ses re­ci­bie­ron su obras, so­bre to­dos los do­mi­na­dos por los con­ser­va­do­res de pu­ra ce­pa (los ra­di­ca­les es­ta­ban pros­cri­tos). Li­bre del con­trol es­ti­lís­ti­co del Es­ta­do, Salamone dio rien­da suel­ta a una crea­ti­vi­dad y au­da­cia que no se ha­bía vis­to an­tes. Nin­gún pre­cep­to clá­si­co, nin­gu­na tra­di­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca lo re­tu­vie­ron. So­lo un le­jano im­pul­so es­cul­tó­ri­co pa­re­ce ha­ber ali­men­ta­do su in­ven­ti­va. Vein­te años an­tes, el ex­pre­sio­nis­mo ale­mán ha­bía en­sa­ya­do una de­for­ma­ción de la reali­dad en es­cul­tu­ras y pin­tu­ras que ape­la­ban a exal­tar los sen­ti­mien­tos. Ese es el ca­mino que pa­re­ce ha­ber re­co­rri­do Salamone en su so­le­dad de crea­dor. Fue un mo­men­to sin­gu­lar que sir­vió pa­ra des­cu­brir a un ar­qui­tec­to que se per­mi­tió ser dis­tin­to. Pa­sa po­cas ve­ces.

MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.