ÚL­TI­MAS HO­RAS DE NE­RÓN

Os­qui Guzmán lle­va por pri­me­ra vez al tea­tro pú­bli­co un tex­to de Ale­jan­dro Aco­bino. Eno­bar­bo tra­ba­ja so­bre la fi­gu­ra del em­pe­ra­dor y el tea­tro de su épo­ca.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR MER­CE­DES MÉN­DEZ

Ne­rón, que to­da­vía es re­cor­da­do co­mo el em­pe­ra­dor más sal­va­je y vio­len­to del Im­pe­rio Ro­mano, po­dría ha­ber si­do ape­nas un ni­ño in­com­pren­di­do que que­ría de­di­car­se al tea­tro en vez de a go­ber­nar. De ese ma­len­ten­di­do, se es­cri­bió la his­to­ria: las per­se­cu­cio­nes a los cris­tia­nos, las muer­tes en se­rie, el ase­si­na­to, in­clu­so, de su pro­pia ma­dre y has­ta el in­cen­dio de Ro­ma, mien­tras él –in­con­mo­vi­ble– to­ca­ba la lira. To­do po­dría ha­ber si­do la consecuencia de no es­cu­char la ne­ce­si­dad de un hom­bre de ex­pre­sar­se ar­tís­ti­ca­men­te. Ape­nas al­gu­nos da­tos de la his­to­ria le al­can­za­ron al es­cri­tor Ale­jan­dro Aco­bino pa­ra es­cri­bir en el 2000 Eno­bar­bo, una pie­za que re­cién es­te año lo­gra es­tre­nar­se, de la mano de su ami­go Os­qui Guzmán y sie­te años des­pués de la muer­te de su au­tor. El es­pec­tácu­lo que se pre­sen­ta en el Tea­tro Cer­van­tes es un des­plie­gue de las ca­pa­ci­da­des del jue­go tea­tral pa­ra lle­gar a una lec­tu­ra in­ci­si­va so­bre el po­der, la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca y to­das sus po­si­bles vin­cu­la­cio­nes, en mu­chos ca­sos pa­re­ci­das y crue­les. Aco­bino po­ne en es­ce­na a un Ne­rón aniña­do que ni si­quie­ra pue­de ca­mi­nar con los tra­jes lar­gos y re­car­ga­dos de la Ro­ma im­pe­rial; a Agri­pi­na, su ma­dre per­ver­sa que lo so­me­te se­xual­men­te; a Sé­ne­ca, el in­te­lec­tual de la épo­ca que se las in­ge­nia pa­ra es­tar siem­pre cer­ca del po­der y bus­ca ar­gu­men­tos pa­ra jus­ti­fi­car la bar­ba­rie; a Pe­tro­nio, el es­cri­tor de El Sa­ti­ri­cón, ami­go de Ne­rón y el ver­da­de­ro ar­tis­ta de la épo­ca y, fi­nal­men­te, al es­cla­vo At­ti­cus, un hom­bre que gra­cias a en­ten­der el po­der de la re­tó­ri­ca, es de­cir, el ar­te de la po­lí­ti­ca, lo­gra pa­sar de es­cla­vo a Mi­nis­tro de Cul­tu­ra. “Aco (así se re­fe­rían a Ale­jan­dro Aco­bino en el am­bien­te tea­tral) me ha­bla­ba de una obra que es­ta­ba es­cri­bien­do, so­bre un es­cla­vo que ha­bía apren­di­do la re­tó­ri­ca de Sé­ne­ca y me de­cía que yo ha­ría el es­cla­vo per­fec­to, por­que es el que na­rra la his­to­ria y el que lo­gra es­ca­lar. La obra re­fle­ja una in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca, mues­tra un Ne­rón que en­tien­de al tea­tro co­mo una ac­ti­vi­dad no­ble y lo ve co­mo un ar­te que se po­ne en gue­rra con los es­pec­tácu­los de ese im­pe­rio, don­de lo que pre­do­mi­na­ba era un cir­co vio­len­to, de apues­tas y san­gre. Fren­te a eso, Ne­rón bus­ca la sen­si­bi­li­dad del ar­te del ac­tor, la poe­sía, la mú­si­ca. Se mues­tran dos mo­dos de en­ten­der la cul­tu­ra: una po­pu­lar de ma­sas y otra de eli­te, en la que el tea­tro es un ob­je­to y no un ele­men­to de trans­for­ma­ción, que era lo que que­ría Ne­rón: transformar a un pue­blo bru­to e in­cul­to”, di­ce Os­qui Guzmán, di­rec­tor y uno de los ac­to­res de es­ta obra, jun­to a Pa­blo Fus­co, Ma­nuel Fa­ne­go, Le­ti­cia Gon­zá­lez de Le­llis, Ja­vier Lo­ren­zo, Fer­nan­do Mi­gue­les y Pa­blo Sei­jo. En el uni­ver­so de Eno­bar­bo la irre­ve­ren­cia es un có­di­go es­té­ti­co que par­te de la ac­tua­ción y se des­plie­ga en to­da la pues­ta. Los personajes se ma­no­sean, se gol­pean, se ata­can y se re­con­ci­lian bru­tal­men­te, mien­tras dis­cu­ten so­bre el ar­te de la re­tó­ri­ca y có­mo go­ber­nar Ro­ma. Los ac­to­res se su­man sin in­hi­bi­cio­nes a esa pro­pues­ta lú­di­ca: bai­lan, can­tan, se arras­tran, se lan­zan uvas por el ai­re y tra­tan de evo­car has­ta el ex­tre­mo el bes­tial mun­do ro­mano. “Lo pri­me­ro que nos plan­tea­mos es que es­ta­mos re­pre­sen­tan­do personajes que no exis­ten en es­te tiem­po, en­ton­ces nos los te­ne­mos que in­ven­tar. No po­de­mos mo­ver­nos co­mo per­so­nas de es­ta épo­ca, te­ne­mos que crear un ges­to nue­vo. Hi­ci­mos ha­blar al tex­to des­de el cuer­po y lo gro­tes­co se im­pu­so en su pro­pues­ta fí­si­ca, ver­bal, en los so­ni­dos, en las mi­ra­das. La ac­tua­ción fun­cio­na co­mo un ca­che­ta­zo, co­mo si fue­ra la úni­ca for­ma de in­gre­sar a ese mun­do”, cuen­ta el di­rec­tor, pa­ra quien Aco­bino ha­bía es­cri­to es­pe­cial­men­te es­ta obra de tea­tro. Fi­nal­men­te, cuan­do lle­gan las úl­ti­mas ho­ras de vi­da de Ne­rón y los ca­dá­ve­res se acu­mu­lan por to­do el reino, los re­pre­sen­tan­tes del ar­te de la po­lí­ti­ca y la lí­ri­ca ter­mi­nan sien­do tan bru­ta­les co­mo las cos­tum­bres sal­va­jes del pue­blo al que Ne­rón que­ría edu­car. Pa­ra Os­qui Guzmán, el per­so­na­je del es­cla­vo que se vuel­ve un en­gra­na­je de la his­to­ria fun­cio­na co­mo una ana­lo­gía al rol del obre­ro en la vi­da mo­der­na: “Aco­bino lo­gra ins­ta­lar la pre­gun­ta co­mo una se­mi­lla mal­di­ta. Nos di­ce: ‘Es­to nos pa­sa y nos vie­ne pa­san­do, apren­da­mos aun­que sea a leer cuál es la en­fer­me­dad’. Sé­ne­ca era tan va­lo­ra­do en su mo­men­to por­que era un es­toi­co. Al­guien que pa­ra man­te­ner el eje del im­pe­rio plan­tea­ba ideas co­mo dis­fru­tar de la vi­da, pe­ro sin tan­tos ex­ce­sos, pa­re­cía un hom­bre con el ojo pues­to en la jus­ti­cia, con sus li­bros re­sol­vía pro­ble­mas co­ti­dia­nos de la gen­te, con­flic­tos en­tre ve­ci­nos, di­le­mas amo­ro­sos. Pe­ro Aco­bino lo ex­po­ne co­mo al­guien que vi­ve del pa­la­cio, una per­so­na a quien sa­can del exi­lio y pue­de vol­ver a co­mer fai­sán. Él quie­re sos­te­ner esa vi­da, quie­re es­tar cer­ca del po­der, no quie­re per­der los pri­vi­le­gios y se bus­ca ar­gu­men­tos, des­de la po­lí­ti­ca, pa­ra sos­te­ner­los”. En la es­ce­na des­ca­ra­da de Eno­bar­bo, hay al­go que une al mun­do an­ti­guo con la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea: la ne­ce­si­dad más pri­ma­ria de, siem­pre, es­ca­par del ham­bre.

Es­te tex­to de Aco­bino nun­ca ha­bía si­do lle­va­do a es­ce­na, y Os­qui Guzmán de­ci­dió di­ri­gir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.