PAYADORES POS­MO­DER­NOS

Crio­llos de boi­na o som­bre­ro se jun­tan en ba­res por­te­ños pa­ra ati­zar el fue­go de es­ta vie­ja tra­di­ción gau­ches­ca, que na­ce y mue­re en es­ce­na.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR IRE­NE AMUCHÁSTEGUI

Ados cua­dras de Cons­ti­tu­ción, es­ta no­che el res­tau­ran­te Las Pal­me­ras es un en­cla­ve pai­sano. La es­ce­na pue­de re­sul­tar un po­co irreal pa­ra quien aca­ba de ba­jar del Me­tro­bus. Crio­llos de boi­na o som­bre­ro, cor­ba­tín al cue­llo y al­par­ga­tas, mez­cla­dos en­tre los pa­rro­quia­nos, cru­zan co­men­ta­rios y sa­lu­dos de me­sa a me­sa. Mien­tras el pa­trón des­pa­cha una abun­dan­te pro­vi­sión de em­pa­na­das de mon­don­go, en las si­llas ve­ci­nas dos ami­gos co­men­tan en­tre ellos que un ter­ce­ro “pe­le­chó: aho­ra tie­ne tro­pi­lla de un so­lo pe­lo...”. Es no­che de pa­ya­da, el sa­lón es­tá col­ma­do y el cli­ma, efer­ves­cen­te, por­que se apro­xi­ma el con­tra­pun­to: Ema­nuel Ga­bot­to –35 años, hi­jo y nie­to de payadores– vs. Da­vid To­kar –36, cré­di­to de San Vi­cen­te–. Tra­di­cio­na­lis­tas, cu­rio­sos, una tu­ris­ta ru­sa y más payadores con­for­man el au­di­to­rio. En­tre ellos es­pe­ra tam­bién el cé­le­bre Jo­sé Cur­be­lo, a quien to­dos co­no­cen co­mo “el Tío”; es­ta no­che él no im­pro­vi­sa, sino que vino a alen­tar (“Ten­go me­dio si­glo lar­go de pul­sar la gui­ta­rra, hay que dar­le la ban­de­ra a otro pa­ra que si­ga con ella: hoy ten­go el pri­vi­le­gio de ser es­pec­ta­dor”). El ar­te in­me­mo­rial del ver­si­fi­ca­dor re­pen­tis­ta tie­ne su lar­ga tra­di­ción lo­cal en la pa­ya­da crio­lla, cons­trui­da en dé­ci­mas acom­pa­ña­das por mi­lon­ga co­mo for­ma dis­tin­ti­va aun­que no úni­ca. El ori­gen se pier­de en el tiem­po. La “Ad­ver­ten­cia eti­mo­ló­gi­ca” que pro­lo­ga El Pa­ya­dor, de Leo­pol­do Lu­go­nes, con­sig­na: “Las vo­ces pa­ya­dor y pa­ya­da, que sig­ni­fi­can, res­pec­ti­va­men­te, tro­va­dor y ten­sión pro­ce­den de la len­gua pro­ven­zal, co­mo de­bía es­pe­rar­se, al ser ella, por ex­ce­len­cia, la ‘len­gua de los tro­va­do­res’ (...). Los tro­va­do­res solían lla­mar­se a sí mis­mos pre­ya­do­res: li­te­ral­men­te ro­ga­do­res o re­za­do­res de sus da­mas; y es­ta voz con­cu­rrió, sin du­da, con fuer­za pre­do­mi­nan­te, a la for­ma­ción del de­ri­va­do ac­ti­vo de pa­ya­da, pa­ya­dor (...). Pa­ya­dor quie­re de­cir, pues, tro­va­dor en los me­jo­res sen­ti­dos”. El can­to del pa­ya­dor en el cir­co crio­llo (Víc­tor Di San­to, 1987) des­mien­te una ima­gen cris­ta­li­za­da por el ideal li­te­ra­rio: “Las le­tras ar­gen­ti­nas lo des­cri­ben cru­zan­do la di­la­ta­da lla­nu­ra con la gui­ta­rra ter­cia­da a la es­pal­da, cual una no­via ata­da a su des­tino, can­tan­do en ye­rras, fo­go­nes y pul­pe­rías, sin ima­gi­nar­le otra ta­rea que ras­guear la gui­ta­rra y an­dar de pa­go en pa­go des­gra­nan­do ver­sos”. Di San­to lo des­cri­bió, en cam­bio, co­mo “uno más en­tre los de su cla­se”, ha­bi­tua­do a to­dos los queha­ce­res del cam­po, aun­que do­ta­do de la in­fre­cuen­te ca­pa­ci­dad de la im­pro­vi­sa­ción, con­di­ción que lo con­vir­tió en ra­ra ex­cep­ción en­tre mu­chos otros can­to­res, aun­que su voz so­na­ra rús­ti­ca y su ha­bi­li­dad co­mo gui­ta­rre­ro al­can­za­ra so­lo pa­ra acom­pa­ñar­se. Bea­triz Sei­bel (El can­tar del pa­ya­dor, Ed. Del Sol, 1988) re­cu­pe­ra una dé­ci­ma de Car­los Mo­li­na: “Hay mo­zos di­ver­ti­do­res,/ di­cha­ra­che­ros, tra­vie­sos,/ y al­gu­nos creen que son esos/ ver­da­de­ros payadores;/ yo no les nie­go valores/ pe­ro fal­ta bi­za­rría,/ si no en­cres­pan la poe­sía/ co­mo las pie­dras de un ce­rro,/ se­rán co­mo di­jo Fie­rro,/ can­to­res de fan­ta­sía”. Las gran­des cues­tio­nes uni­ver­sa­les y el sen­ci­llo mun­do ru­ral, que la me­tá­fo­ra en­tre­ve­ra con asi­dui­dad, son te­mas del pa­ya­dor. La se­rie­dad del asun­to, que a ve­ces lo vuel­ve so­lem­ne, otras no ex­clu­ye el hu­mor ni la pi­car­día. La ve­lo­ci­dad en la im­pro­vi­sa­ción es un atri­bu­to cla­ve, del que po­día jac­tar­se Ga­bino Ezeiza en su fa­mo­sa con­tien­da de 1894 con Pa­blo Váz­quez: “La de­sigual­dad exis­te,/ bien se pue­de cal­cu­lar,/ que yo im­pro­vi­so li­ge­ro/ y us­ted se po­ne a pen­sar”. El pa­ya­dor ur­bano, pro­fe­sio­nal, es­tre­lla de tea­tros y cir­co, tie­ne su fi­gu­ra cen­tral en Ga­bino y su cul­mi­na­ción en­tre 1890 y 1915. El fin de su apo­geo coin­ci­de con la muer­te de otra le­yen­da, Jo­sé Be­ti­not­ti, y el ad­ve­ni­mien­to del tan­go-can­ción con Mi no­che tris­te, de 1916; lo que, re­tros­pec­ti­va­men­te, Ho­me­ro Man­zi lee­ría co­mo un simbólico re­le­vo al re­crear pa­ra el ci­ne la vi­da de Be­ti­not­ti. La pe­lí­cu­la se lla­mó El úl­ti­mo pa­ya­dor, y des­de lue­go, Be­ti­not­ti no lo fue. En ji­ne­tea­das, fes­ti­va­les, cen­tros tra­di­cio­na­lis­tas, clu­bes y sa­lo­nes de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en en­cuen­tros lo­ca­les y re­gio­na­les –en los que se reúnen im­pro­vi­sa­do­res de to­do el con­ti­nen­te–, hoy la pa­ya­da si­gue te­nien­do vi­gen­cia. Con­tra la pers­pec­ti­va de su su­pues­ta ex­tin­ción, se prolonga en un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal pal­pa­ble. Fi­gu­ras de esa re­no­va­ción, Ga­bot­to y To­kar ac­túan en los es­pa­cios con­ven­cio­na­les y, con al­gu­na fre­cuen­cia, bri­llan en cros­so­ver con ra­pe­ros. Pe­ro ade­más son los or­ga­ni­za­do­res de un Cer­ta­men Fe­de­ral, que es­te fin de se­ma­na ce­le­bra su se­gun­da edi­ción, y coor­di­nan ta­lle­res de for­ma­ción que con­vo­can apren­di­ces con ex­pec­ta­ti­vas y re­co­rri­dos di­ver­sos. En la an­te­sa­la de su con­tra­pun­to, ma­tean en el fon­do del sa­lón de Las Pal­me­ras. –Los ta­lle­res y el cer­ta­men de payadores no­ve­les pa­re­cen des­men­tir la idea de un ar­te en re­ti­ra­da. ¿Es así? –Ema­nuel Ga­bot­to: Es­ta­mos en un mo­men­to bas­tan­te par­ti­cu­lar, creo que se es­tá vol­vien­do un po­co a la raíz. Diez años atrás no ha­bía la can­ti­dad de jó­ve­nes que hay aho­ra in­tere­sa­dos en de­di­car­se al ar­te pa­ya­do­ril. Des­pués, el des­tino di­rá: el tí­tu­lo de pa­ya­dor te lo da el ca­mino.

–¿Có­mo se for­ma­ron us­te­des? En­ton­ces no ha­bía ta­lle­res… –E.G.: Yo ten­go abue­lo y ma­má payadores. Arran­qué a los diez. Soy de Do­lo­res, ciu­dad de payadores, y mu­chos de ellos fue­ron mis maes­tros. –Da­vid To­kar: Yo em­pe­cé a pa­yar a los die­ci­ocho, pe­ro ya des­de los on­ce an­da­ba con la gui­ta­rra. De­cía dé­ci­mas sin sa­ber que eran dé­ci­mas. Y las com­po­nía, mal, tam­bién. Tu­vi­mos que apren­der mal y des­pués apren­der bien. Cre­ci­mos es­cu­chan­do, ad­mi­ran­do a los gran­des. Yo los veía muy le­ja­nos y la vi­da me ha da­do el pre­mio de lle­gar a com­par­tir es­ce­na­rios con ellos. De ellos re­ci­bi­mos la mís­ti­ca, que es el sos­tén in­vi­si­ble: la his­to­ria de los vie­jos payadores, có­mo se fun­dó es­to, que no fue cues­tión de aga­rrar una gui­ta­rra e im­pro­vi­sar por­que sí, sino que de­trás hay una ale­gría que pue­de can­tar, una tris­te­za que pue­de can­tar. Nos mos­tra­ron que con no­so­tros no na­ció na­da, sino que ve­nía del tiem­po de an­tes. Nos mos­tra­ron có­mo se pa­ra un pa­ya­dor fren­te al es­ce­na­rio, y fren­te a la vi­da. –Si­guen apren­dien­do de ellos. –D.T.: Siem­pre que Cur­be­lo va a im­pro­vi­sar, sa­be­mos que al­gún ha­llaz­go crea­ti­vo, poé­ti­co, in­ge­nio­so va a te­ner. Uno siem­pre es­tá aten­to a esas pa­ya­das, co­mo las de Mar­ta Suint, las de Soc­co­da­to, los re­fe­ren­tes, sin tam­po­co es­tar des­aten­to a las que sur­gen, por­que hay gen­te jo­ven, que vie­ne de otro am­bien­te, con un len­gua­je nue­vo, y apa­re­ce lo ines­pe­ra­do que te sor­pren­de. Ca­da pa­ya­da tie­ne su mis­te­rio. –¿Tam­bién la pa­ya­da de es­ta no­che? –D.T.: De re­pen­te, pen­sás que va a ser un diá­lo­go cor­dial y en la se­gun­da dé­ci­ma sur­gió un con­tra­pun­to. Por lo ge­ne­ral el pú­bli­co lo es­pe­ra. Cuan­do sa­le lin­do es cuan­do se lu­cen los dos. –E.G.: El ar­te na­ce y mue­re en el mo­men­to. Una co­sa es leer­lo, pe­ro si es­tu­vis­te ahí, aun­que seas pú­bli­co, fuis­te pro­ta­go­nis­ta de la pa­ya­da, con si­len­cio, con aplau­sos, con mi­ra­das, con co­men­ta­rios. Des­de Ga­bino Ezeiza has­ta los nue­vos, siem­pre al­go se res­ca­ta. To­dos te­ne­mos al­go que apor­tar al bien en co­mún, el ar­te del pa­ya­dor, los nom­bres pro­pios que­dan de­trás. Más allá de nues­tros sue­ños, sa­be­mos que an­tes pa­sa­ron mu­chos y van a se­guir pa­san­do, nues­tro pro­pó­si­to es de­jar un le­ga­do pa­ra que es­te ar­te si­ga enamo­ran­do ge­ne­ra­cio­nes. Ga­bot­to y To­kar de­jan el ma­te, to­man la gui­ta­rra y atra­vie­san el sa­lón pa­ra abrir la ve­la­da, que in­vo­lu­cra ac­ti­va­men­te al pú­bli­co: des­de las me­sas pro­po­nen “pies for­za­dos” pa­ra in­cluir en las dé­ci­mas, y te­mas de im­pro­vi­sa­ción. La in­ven­ti­va de los ar­tis­tas desata aplau­sos. Al­gu­nos jó­ve­nes payadores pa­san al fren­te, pa­ra fo­guear­se. El ve­te­rano Al­do Cru­be­llier, otro de los maes­tros pre­sen­tes, elogia a los su­ce­so­res: “Ya po­de­mos mar­char­nos tran­qui­los”. Un pa­ya­dor chi­leno se po­ne de pie pa­ra ri­mar un brin­dis. Has­ta que Ga­bot­to, jun­to a To­kar, pun­tea una mi­lon­ga y se lan­za a la pe­lea de fon­do: “Des­pués que can­tó Lu­ciano/ y des­pués que can­to Arón/ lle­ga la con­fron­ta­ción/ y por más que sea mi her­mano/ me pon­go un guan­te en la mano/ pa­ra ini­ciar mi qui­me­ra/y voy a abrir la tran­que­ra/ ya que es­ta­mos los dos jun­tos…/ ¡Que co­mien­ce el con­tra­pun­to/ y que sea lo que Dios quie­ra…!”

GUI­LLER­MO RO­DRI­GUEZ ADAMI

Las “No­ches Pa­ya­do­ras” de Las Pal­me­ras se ce­le­bran una vez por mes. La pró­xi­ma es es­te jueves 6 de di­ciem­bre, a las 20.30, en Bra­sil 859.

GUI­LLER­MO RO­DRI­GUEZ ADAMI

Ema­nuel Ga­bot­to y Da­vid To­kar en las pa­ya­das de Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.