LO QUE EL AR­TE PUE­DE CON LA VIO­LEN­CIA DE GÉ­NE­RO

A par­tir de tes­ti­mo­nios de mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas re­co­gi­dos en las re­des, Ana Ga­llar­do creó los di­bu­jos que aho­ra se ex­hi­ben en una con­mo­ve­do­ra mues­tra.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR JU­LIA VILLARO

On­ce rec­tán­gu­los ne­gros que ocu­pan la ma­yor par­te de los muros. La dis­po­si­ción de es­tos pa­pe­les gran­des, cu­bier­tos de gra­fi­to –en los que so­lo al acer­car­nos po­dre­mos co­men­zar a ad­ver­tir ma­ti­ces, de­ta­lles, su­ti­les di­fe­ren­cias– es de una sen­ci­llez tan con­tun­den­te que nos de­ja sin alien­to, ape­nas in­gre­sa­mos a la sa­la de la ga­le­ría Ruth Ben­za­car. De le­jos, sin aden­trar­nos to­da­vía en esos de­ta­lles, los Di­bu­jos tex­tua­les de Ana Ga­llar­do son co­mo ta­pias so­bre pa­re­des va­cías. Ta­pa­de­ras pe­ga­das con cin­ta, pa­pe­les pin­ta­dos has­ta el bor­de, mo­no­cro­mos ma­té­ri­cos, opa­cos, que le­jos de ofre­cer­nos al­gún re­fle­jo pa­re­cen tra­gar­se to­das las lu­ces, de­jar­nos a la som­bra, una som­bra que muy de a po­co va des­ple­gan­do su va­rie­dad de gri­ses. Nue­ve de las on­ce pie­zas lle­van un bre­ve tex­to es­cri­to en la par­te ba­ja de la obra. La cruel­dad de las pe­que­ñas his­to­rias que anidan en ca­da una de esas pa­la­bras ilu­mi­na – de una luz vio­len­ta– las sel­vas de gra­fi­to que Ga­llar­do ha pin­ta­do ca­pa so­bre ca­pa. En­tre la tra­ma de gri­ses el blan­co aso­ma en con­ta­das oca­sio­nes, a ve­ces co­mo ma­te­ria y a ve­ces co­mo va­cío. Hay una es­pe­cie de ten­sión en­tre el de­cir y el no de­cir que se jue­ga al in­te­rior de ca­da uno de esos pa­pe­les. La ar­tis­ta po­ne el cuer­po (que es, li­te­ral- men­te, el úni­co mo­do en que pue­de lle­var­se ade­lan­te el tra­ba­jo de cu­brir en­te­ra­men­te con gra­fi­to pa­pe­les de esas di­men­sio­nes) pa­ra ter­mi­nar de de­cir aque­llo pa­ra lo que las pa­la­bras no al­can­zan; pe­ro las pa­la­bras deben ser di­chas. Por­que una sel­va de gra­fi­to pue­de ser mu­chas co­sas, pe­ro un ar­ma –un ins­tru­men­to, di­ce el dic­cio­na­rio, des­ti­na­do a ata­car o a de­fen­der­se– den­tro del cuer­po de una mu­jer o de una ni­ña (de un es­pa­cio, en to­do ca­so, que de­be­ría ser cui­da­do y ama­do co­mo un tem­plo de la na­tu­ra­le­za) es siem­pre una for­ma de vio­len­cia. Los tex­tos que in­te­gran es­tos di­bu­jos son tes­ti­mo­nios. La ar­tis­ta los es­cu­cha, los lee, los re­co­ge de las re­des, de dis­tin­tas fuen­tes. Los tes­ti­mo­nios pro­vie­nen de di­ver­sos lu­ga­res, pe­ro las pa­la­bras que uti­li­zan só­lo co­rres­pon­den a dos cam­pos se­mán­ti­cos –be­bé, ma­dre, mu­jer, te­nien­te, ar­ma–. Por res­pe­to ha­cia aque­llas vo­ces, Ga­llar­do los ha­ce anó­ni­mos. Pe­ro no los des­per­so­na­li­za. A esas vo­ces –las vo­ces de tan­tas mu­je­res y ni­ñas de La­ti­noa­mé­ri­ca que re­la­tan esos he­chos, sus he­chos, con la cru­de­za que so­lo pue­den te­ner, an­te ellos, quie­nes los han vi­vi­do– Ga­llar­do les do­na, en par­te, su cuer­po. Ca­da tra­zo rea­li­za­do so­bre esos pa­pe­les ofre­ce un cobijo a aque­llas vo­ces. Po­ner el cuer­po y ofre­cer cobijo o al­gu­na for­ma del afec­to son re­cur­sos re­cu­rren­tes de la ar­tis­ta. Ya sean vi­deos, di­bu­jos o pie­zas de ce­rá­mi­ca, las obras de Ga­llar­do son siem­pre ex­pe­rien­cia, afec­ti­va y vin­cu­lar, pues­ta en ac­to, o en ma­te­ria. Vi­sual­men­te, sus rec­tán­gu­los ne­gros so­bre pa­red blan­ca son una suer­te de ca­che­ta­da al ojo. Es lo opues­to a la obra co­mo ven­ta­na por la que ha­ce cin­co si­glos cla­ma­ba Al­ber­ti (no po­dría, a es­ta al­tu­ra del par­ti­do, ser­lo de otro mo­do) pe­ro tam­bién de aquel cua­dra­do ne­gro so­bre fon­do blan­co al que vi­sual­men­te –y de le­jos– las for­mas lo em­pa­ren­tan, con que ha­ce po­co más de cien años Ká­si­mir Ma­le­vich pe­día al cua­dro de­jar de de­cir. “Es­ta mo­no­cro­mía de de­nun­cia es tam­bién de­cla­ra­ción de ar­tis­ta –di­ce Ale­jan­dra Agua­do en uno de los dos tex­tos que acom­pa­ñan la mues­tra–. De una pro­duc­ción que si bien ex­hi­be su inevi­ta­bi­li­dad y su im­pe­ran­te ne­ce­si­dad ex­pre­si­va en la su­per­fi­cie di­bu­ja­da, con­fie­sa su ago­ta­mien­to y su desáni­mo y la ne­ce­si­dad de exi­gir­se, an­te la na­tu­ra­le­za de los he­chos, ser fun­da­men­tal­men­te su por­ta­voz. La opa­ci­dad de sus tra­ba­jos es ne­ga­ción de to­do lo que no sea pa- ra Ga­llar­do es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, es cen­su­ra de ar­tis­ta, ta­cha­du­ra ago­ta­da en las de­ce­nas de car­bo­ni­llas que hi­cie­ron del pa­pel una mo­nu­men­tal na­tu­ra­le­za que­ma­da”. En la opa­ci­dad de es­tos rec­tán­gu­los mo­no­cro­má­ti­cos, ni la vi­da ni el si­len­cio se pro­yec­tan: el es­pa­cio si­nuo­so, fron­do­so, ta­pa­do, que se abre en es­tas obras, es ape­nas una hen­di­ja. Por esa hen­di­ja fi­ni­ta pa­san las vo­ces que Ga­llar­do eli­ge es­cri­bir en una ti­po­gra­fía fla­ca, un tan­to des­nu­tri­da, le­tras blan­cas cu­ya luz re­bo­ta co­mo un es­truen­do en­tre los gri­ses. Cuen­ta la ar­tis­ta que es­tas obras son el re­sul­ta­do de dos pro­yec­tos que ha­bían si­do con­ce­bi­dos de for­ma al­go in­de­pen­dien­te: por un la­do una se­rie de di­bu­jos tes­ti­mo­nia­les so­bre ex­pe­rien­cias de vio­len­cia y tra­ta; por el otro el de­seo de sa­lir a bus­car las vo­ces de otras mu­je­res, sus con­tem­po­rá­neas, sus coe­tá­neas. (Y eso, la ca­pa­ci­dad de si­tuar­se ba­jo la piel de esas otras, que tam­bién pu­die­ron ser ella, es tam­bién un mo­do de po­ner el cuer­po). En esas vo­ces apa­re­cie­ron es­tos di­bu­jos, pa­ra los que aca­so el gra­fi­to sea la ma­te­ria más afín con que dar for­ma a las me­mo­rias, he­chas de me­tal y tie­rra; de vio­len­cia de bo­ta irrum­pien­do en el co­ra­zón de una ca­sa, de una fa­mi­lia, de un na­ci­mien­to, de un cuer­po. “Qué más que una ce­re­mo­nia –es­cri­be Ga­brie­la Ca­be­zón Cá­ma­ra en el otro tex­to que in­te­gra la mues­tra– una que cla­ma por jus­ti­cia, una ce­re­mo­nia nue­va, una que in­ven­ta con el cuer­po la ar­tis­ta po­nién­do­lo con sus tra­zos, con su ha­cer­se par­te de la obra o con ha­cer la obra par­te de sí ba­jo el car­bón cons­tan­te y mu­do, una ce­re­mo­nia de pol­vo y si­len­cio, de po­quí­si­mas pa­la­bras que se de­jan vis­lum­brar en la sel­va ne­gra de Ga­llar­do, una ce­re­mo­nia de la que nos ha­ce­mos par­te con so­lo mi­rar­la”. Aca­so na­da. Aca­so sean só­lo ce­re­mo­nias lo úni­co que pue­da ha­cer el ar­te con la vio­len­cia: cons­truir a par­tir de la des­truc­ción, ta­par pa­ra ha­cer vi­si­ble. Cu­brir de tra­zos (co­mo quien arro­pa sua­ve­men­te la fra­gi­li­dad de un re­cién na­ci­do) tan­tas vo­ces des­nu­das. De­ta­lles de los “Di­bu­jos tex­tua­les”, on­ce pie­zas mo­no­cro­mas de gran for­ma­to que cu­bren las pa­re­des de la ga­le­ría Ruth Ben­za­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.